San Fernando de Apure se inundó de protestas

Jubilados y pensionados protestaron en el paseo Libertador en San Fernando de Apure.

Jubilados y pensionados protestaron en el paseo Libertador en San Fernando de Apure.

Jubilados, pensionados, trabajadores activos de la gobernación de Apure; comerciantes del mercado municipal y enfermeras del hospital central de la ciudad se hicieron sentir en protesta por diversas razones en Apure.

Este miércoles 11 de julio amaneció de golpe en la capital del estado Apure. Bien temprano un grupo de pensionados, jubilados y trabajadores activos del ejecutivo regional trancaron un canal del Paseo Libertador o boulevard para exigir que el banco Caroní les liberara sus mensualidades que, según denunciaban, no han podido cobrar desde más de un mes “porque en el banco nos dicen que se robaron unos equipos y unos cables y por eso no pueden hacer ningún tipo de operaciones”. Los protestantes, la mayoría de la tercera edad, apuntaban que ya están cansados de esta situación porque no pueden comprar comida ni sus medicamentos. Hasta el mediodía la gerente de la entidad financiera no les había dado una respuesta certera. Advirtieron que si para este jueves el problema no se solventaba volverían a trancar la avenida.

Casi en simultáneo se desarrollaba en otra zona de la ciudad una marcha protagonizada por vendedores, comerciantes y trabajadores del mercado municipal de San Fernando. Reaccionaron ante la medida de cierre anunciada por la alcaldesa Ofelia Padrón hace más de un mes “según ella obedeciendo a una orden presidencial”. La clausura del viejo mercado, en condiciones deplorables, incluye el traslado de más de 480 comerciantes a uno nuevo que no es tan grande como el anterior. Tiene una data de construcción de hace 15 años y actualmente se está reacondicionando en toda su infraestructura. Los vendedores entregaron tres documentos. Uno en la alcaldía, otro en la gobernación y otro papel y solicitud de palabra en el Consejo Legislativo Estadal. Manifiestan que el cambio traería un colapso total porque en el nuevo mercado, ubicado al sur de la ciudad, apenas tiene una capacidad para 175 puestos y ya algunos están ocupados desde hace tiempo.

Para rematar, también en horas de la mañana, en el principal hospital del sur de Venezuela las enfermeras volvían a alzar sus pancartas de protesta. Desde el viernes 6 de julio estas profesionales de la salud de la capital apureña decidieron reaccionar para unirse a la protesta nacional. En esta oportunidad ratificaron que mantienen su postura y que siguen en pie de lucha hasta lograr que el gobierno responda satisfactoriamente a sus demandas salariales y de condiciones de trabajo.

En las tres manifestaciones hubo presencia policial. Sin embargo, las mismas se desarrollaron con suma normalidad sin ningún tipo de inconvenientes.

Alexander Medina / Radio Fe y Alegría Noticias

El Tiempo

Deja un comentario