Trabajadores venezolanos cumplen 17 días de protesta sin respuesta a reclamos

Nacionales

Fuente: EFE

Los trabajadores públicos de Venezuela no cesan en sus demandas por mejores ingresos salariales y hoy cumplieron 17 días en las calles de varias ciudades del país sin ninguna respuesta por parte del Ejecutivo de Nicolás Maduro.

En Caracas, médicos y enfermeros, en paro parcial desde que comenzó el conflicto, volvieron a pedir sueldos equiparados a la canasta básica alimentaria de Venezuela, que ronda los 300 millones de bolívares (2.500 ó 120 dólares según las tasas oficiales de cambio).

El presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, informó que los galenos se sumaron al paro y que el gremio maneja una propuesta que va desde los 200 hasta los 420 salarios mínimos, que se ubica en 5.196.000 bolívares mensuales y no alcanza en la actualidad para comprar una bolsa de detergente.

Natera aseguró que esta “es la continuación del paro que inició el Gobierno” del presidente chavista Nicolás Maduro, puesto que no cumple con el mandato constitucional de “garantizarle la vida al venezolano”.

Enfermeros, bioanalistas, farmacéuticos y médicos acordaron el martes arreciar sus protestas hasta que sean atendidas sus demandas, aunque reiteraron que la paralización de actividades no incluye a las urgencias e inmunizaciones.

En los estados Mérida (oeste), Vargas (norte) y Aragua (noroeste) también se registraron manifestaciones de trabajadores de la salud en demanda de mejores salarios y dotación de centros hospitalarios.

El jefe gremial de los médicos de Aragua, Ramón Rubio, dijo a periodistas que el paro tiene como finalidad “hacer un llamado al Gobierno nacional y a los Gobiernos regionales sobre la grave crisis humanitaria” que viven los trabajadores de la salud.

En tanto, los empleados de la estatal Corpoelec se manifestaron en las calles para exigir que sus sueldos sean incrementados en al menos 6 salarios mínimos, dijo a periodistas Joaquín Malavé, secretario general de la Organización de los Trabajadores de la empresa eléctrica.

Además, Malavé exigió que el llamado “bono de guerra”, una ayuda económica que el Gobierno entrega a las familias más pobres, pase de 700.000 a 25.000.000 de bolívares (de 6 o 0,28 dólares a 208 o 10 dólares, respectivamente, según las tasas oficiales de cambio).

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el planeta, sufre una grave crisis económica que se traduce en escasez e hiperinflación, un fenómeno que pulverizó el poder de compra de los trabajadores.

El Parlamento venezolano, que controla la oposición, cifró en 2,8 % la inflación diaria, en 128,4 % la de junio y en 46.306 % la interanual entre junio de 2017 y el mismo mes de este año.

Mientras que hoy informó que la actividad económica del país se contrajo 12 % en los primeros tres meses de 2018, y que técnicamente Venezuela entró en “depresión económica” tras encadenar 12 trimestres de caídas de la economía. EFE

Fuente Original

Deja un comentario