Se cumplen 25 años de la masacre yanomami en Amazonas

25 años se cumplen de la masacre de los yanomamis de Azimut, en el Alto Orinoco.

Han transcurrido 25 años de la famosa y sangrienta masacre de 16 yanomamis por mineros brasileños (garimpeiros), en el municipio Alto Orinoco del estado Amazonas. El Observatorio Indígena Kapé Kapé realizó un foro tipo conversatorio en el auditorio del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, con la participación de los medios de comunicación y la sociedad civil, para rememorar este trágico hecho ocurrido en el campamento de Azimut en la jurisdicción más extensa del Amazonas venezolano.

En esta actividad estuvieron como ponentes José Ariana, Héctor Escander, Ornar Ortiz y Luis Betancourt. Este último le hizo referencia a la historia en la que, a manos de garimpeiros brasileños, murieron de manera violenta 16 personas que pertenecían a esta etnia nómada de la región amazónica: niños, mujeres y ancianos que en principio buscaban defender sus tierras de la minería ilegal, que para esos años estaba en manos solo de los foráneos.

Haciendo memoria, Betancourt contó que este suceso ocurrió en julio del año 1993. “La versión de los hechos se supo por un sobreviviente y la corroboró uno de los garimpeiros detenidos. Estas personas llegaron en grupo al shabono de los yanomamis, los rodearon y les dispararon a diestra y siniestra sin tomar en cuenta que había mujeres niños y ancianos. La orden era aniquilarlos a todos por no estar de acuerdo con las acciones que venían ejecutando en la selva”, relató.

Lea también: Comunidades indígenas podrían quedar sin vacunas por falta de transporte

El también investigador resaltó que la noticia de esta criminal y sangrienta acción se conoció varios días después a través de comunicaciones radiales. La denuncia fue realizada por los defensores de los derechos indígenas ante las diferentes instancias gubernamentales y judiciales, pero con el pasar de los años el caso fue engavetado y hasta nuestros días no hay una respuesta sobre la culpabilidad y responsabilidad de los que cometieron esta terrible masacre.

“Han pasado 25 años de la masacre de Azimut y como si nada, las autoridades tanto venezolanas como brasileñas no han dado respuesta y mucho menos han esclarecido este caso, que involucra a garimpeiros. Al parecer, no les importó y lo quieren borrar de nuestra historia. Seguimos en la lucha para que permanezca latente en el recuerdo de aquellos que conocieron la noticia y de la juventud actual, que debe conocer más de este acontecimiento”, preciso.

Yanomamis en el olvido

A raíz de los hechos acontecidos en 1993 con la masacre de Azimut, fue fundada la Organización de Pueblos Indígenas de Amazonas (Orpia) para defender los derechos de las etnias existentes. Por la falta de apoyo de los gobiernos de turno, sus planteamientos han quedado solo en propuesta. Muchas interrogantes surgieron en este encuentro; los ponentes concluyeron que los yanomamis siguen olvidados porque no han sido atendidos como debe ser.

Observatorio indígena presentó informe sobre los 25 años de la masacre de Azimut.

La investigación realizada por el equipo de Kapé Kapé arrojó que el sector yanomami en el alto Orinoco permanece en la desidia. A pesar de que existe el Plan de Salud Yanomami (Psy), este no cuenta con una supervisión fija y un sistema de salud efectivo; los territorios yanomami están siendo invadidos cada día por la minería ilegal, lo que ha generado degradación de la naturaleza y problemas ambientales en una zonas que están desprotegidas por el estado venezolano.

Cifras que reflejan la cruda realidad

El informe presentado por esta organización para recordar los 25 años de esta masacre sostuvo un elemento muy importante de la actualidad, y es el resultado de una investigación profunda desarrollada sobre lo que está viviendo este pueblo aborigen. Se basa en estadísticas reales y detalladas sobre las enfermedades que presuntamente han venido terminando con la vida de muchos de sus integrantes, a lo cual no se le a dado la debida importancia por parte de las autoridades.

Según lo expuesto por el principal investigador, Luis Betancourt, existe un alto porcentaje de mortalidad en todos los niveles por casos alarmantes de malaria y sarampión en la población yanomami. No hay tratamiento; lo poco que existe se fuga a las minas con fines comerciales. A su juicio el Gobierno oculta esta realidad y no reconoce estas cifras precisas que son resultado de investigaciones efectuadas en todas las comunidades que corresponden a esta etnia.

Permanece impune el asesinato de los 16 yanomamis por garimpeiros brasileños.

Yanomamis mueren por malaria y sarampión, según la investigación realizada por Kapé Kapé.

El Pitazo

Deja un comentario