Cinco homicidios en El Hatillo en menos de 15 días

En menos de siete meses se han reportado 16 homicidios en el municipio El Hatillo | Foto: Vannesa Tarantino

El Hatillo, el municipio que en los últimos años ha sido considerado como el menos violento de la Gran Capital, entre los meses de junio y julio de 2018 una cuenta de cinco asesinatos tiene a los vecinos de la zona consternados: sicariato, venganza y un enfrentamiento de bandas han sido los móviles de los casos.

La data de Monitor de Víctimas indica que de mayo de 2017 a 2018 en se registraron 16 homicidios en el municipio mirandino. De esa cantidad 11 han sido en lo que va de año, por lo que más estos cinco ocurridos entre junio y julio hace que se tripliquen esos cinco que se reportaron en el último semestre de 2017.

Francisco Maciano Sorsez, un hombre de 68 años, fue asesinado por venganza en el baño de su vivienda, presuntamente por “sapo”, como afirmaba un escrito en una pared, pues había denunciado que un vigilante de su urbanización de 19 años ingresó a su vivienda y robó un par de herramientas.

El hecho se registró en la urbanización La Unión, calle Bracamonte del municipio El Hatillo el 26 de junio. En la ducha de su baño quedó su cadáver tirado, atado de pies y manos, y con varias puñaladas en el tórax. El vigilante no actuó solo, sino con un cómplice, también de 19 años. Ambos fueron detenidos por las autoridades.

Diez días despúes, exactamente el 7 de julio, dos hombres nuevamente perdieron la vida en el municipio mirandino . En esta ocasión, las víctimas fueron identificadas como Edward Alexander Montiel Laza y Cristian Eduardo Ruiz León, de 31 años de edad. Murieron en una balacera entre bandas rivales en Turgua, en la zona rural.

Lea también: Murió hombre al estallarle una granada en los Valles del Tuy

Familiares de Ruiz León informaron desde la morgue de Bello Monte que este se encontraba en su casa y salió a las 8 de la noche a comprar comida, cuando presuntamente quedó atrapado en medio de la línea de fuego. Sin embargo, funcionarios de la Policía de El Hatillo indicaron que ambos tenían registros policiales y uno de ellos estaba prófugo de la justicia: Edward Montiel se fugó de los calabozos de Polihatillo en marzo de 2017, donde se encontraba detenido por su presunta vinculación con un robo agravado y por el delito de porte ilícito de armas.

Esta semana, en los últimos dos días se han reportado dos homicidios más para formar una lista de cinco: Gabriel Andrés de Mendonça de Sá, de 33,  fue localizado la mañana del 9 de julio con varios tiros en su cuerpo, maniatado y sin zapatos en el sector El Encantado.

El ingeniero en informática había desaparecido el pasado domingo cuando salió a hacer ejercicios físicos, al parecer en ese momento fue secuestrado por un grupo de delincuentes. Funcionarios policiales inicialmente manejaron el caso como un secuestro, sin embargo tras haber comunicación entre los presuntos secuestradores y la familia el móvil fue descartado.

Fuentes policiales, apuntan a la tesis del sicariato por una deuda. Al parecer Gabriel de Mendonça debía varios miles de dólares a una organización vinculada con la minería de criptomonedas.

En menos de 24 horas, Douglas José Liendo Ocando, un arquitecto de 58 años,  fue encontrado  por su esposa María Dolores Molina con varias heridas provenientes de un objeto contundente. Estaba en la sala de su quinta ubicada en la urbanización Lomas del Halcón, en la calle San Pablo del municipio hatillano.

El arquitecto trabajaba de forma independiente en un negocio de bienes raíces y estaba en proceso de divorcio. Para el momento vestía de shorts, por lo que se sospecha que el crimen pudo haberse cometido el día lunes, pues Liendo no fue a buscar a una de sus hijas para llevarla al fútbol, como le tocaba.

Las cámaras de seguridad de la urbanización mostraron que dos hombres ingresaron a pie a la vivienda, cometieron el crimen y salieron; se llevaron con ellos el objeto con que dieron muerte al arquitecto. Además de matarlo, le robaron un vehículo marca Chevrolet, modelo Sport Wagon de color azul.

El crimen es investigado por el Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc), sin embargo, se presume que el móvil sería la venganza, pues supuestamente conocía a sus asesinos.

El Pitazo

Deja un comentario