Así perdió esta mujer más de 50 kilos (y su desayuno es potente)

Una cosa es decirlo, y otra es hacerlo. Una cosa es hablar de qué hay que hacer para adelgazar, y otra es ver cómo alguien lo ha conseguido. Como los casos de pérdida de peso real, con fotos de antes y después, son tan inspiradores, hoy te contamos el caso de Bailey Ryan, quien transformó su vida después de perder más de 54 kilos.

La joven lo hizo sin recurrir ni a cirugía ni a dietas de moda: comenzó a comer alimentos integrales y se puso a trabajar de verdad para cambiar por fuera y por dento. Documentó su progreso en su perfil de Instagram, donde ya acumula más de 68.900 seguidores. Ryan ha inspirado a miles de personas a comenzar sus propios caminos de alimentación saludable y pérdida de peso. Ahora, Tyan, que se dedica a ser coach nutricional, ha contado cómo fue todo su proceso a ‘PopSugar’.

Tras eliminar todos los alimentos procesados de su dieta, durante el primer mes, adelgazó nada menos que 10,5 kilos

“Mi adelgazamiento comenzó cuando me di cuenta de cómo me estaba aislando por mi peso. Rechazaba las invitaciones para salir con amigos y evitaba a mi familia porque me sentía tan mal conmigo misma. Estaba agotado todo el tiempo y me sentía cansada continuamente. Me pasaba el día libre recuperándome del trabajo en el sofá y alternando entre dormir y comer compulsivamente”, señala.

El primer mes decidió eliminar todos los alimentos procesados ​​de su dieta, y solo con ello adelgazó nada menos que 10,5 kilos. “Estaba durmiendo mejor, tenía más energía y comencé a ver que había vida más allá”. Perdió 54,5 kilos durante el siguiente año y medio.

Un cambio en la alimentación

Ryan recurrió a una empresa de asesoramiento nutricional para que le enseñaran a comer y a perder peso de forma saludable. “Fue el punto de inflexión que terminó devolviéndome a la vida y de vuelta a mí misma. No solo me ayudó a evitar cualquier tipo de dieta de yo-yo, sino que me enseñó a comer, a comprar e, incluso, a cocinar.

Hasta entonces, su alimentación se basaba en alimentos envasados, congelados o precocinados. “Mis habilidades culinarias eran tirar fideos en una cacerola para hervir y luego agregar salsa mientras descongelaba pan de ajo en el horno”.

Su desayuno es potente: huevos revueltos, proteína generalmente en forma de salchicha de pollo, medio aguacate y verduras

¿Qué es lo que come ahora? “Empiezo con un desayuno con huevos revueltos, proteína generalmente en forma de salchicha de pollo, medio aguacate y verduras (espinaca, brócoli o pimientos salteados). El resto del día me baso en alimentos integrales y comidas proteicas, grasas saludables y más vegetales“, cuenta. No se complica mucho al cocinar, pues casi todo es hecho a la parrilla (o plancha), marinado con diferentes especias o aceites para no aburrise. También utiliza mucho el horno.

No cuenta calorías y hace ejercicio

Una vez que aprendes a comer y a cuidarte, no es necesario contar calorías. “Me siento afortunada de haber aprendido al comienzo de mi ‘viaje’ que lo que debía hacer era comer alimentos reales. He evitado la cultura de la dieta en el sentido de que no confío en una aplicación que me diga cuánto necesito comer para adelgazar. Lo que más he aprendido es que debo usar la comida como combustible”.

Hace yoga, cardio y entrenamiento con pesas de tres a cuatro veces por semana. Todo ello sumado a las largas caminatas que da con sus dos perros

La comida real se ha convertido en una especie de base para ella, para su día a día: “No es complicada y tiene más sentido para mí y para mi salud mental y física en general”.

También hizo ejercicio. “Nadé, comencé a practicar yoga, probé spinning, salí en bicicleta… Comencé a correr, entrené y luego completé mi primera media maratón. Me uní a un gimnasio e hice entrenamiento con pesas. Era tan liberador ver todo lo que mi cuerpo era capaz de hacer, y siempre, cuando pesaba 136 kilos, me había sentido tan insegura ejercitándome frente a cualquier persona“.

Tras probar de todo un poco, ya tiene su rutina: yoga, cardio y entrenamiento con pesas de tres a cuatro veces por semana. Todo ello sumado a las largas caminatas que se con sus dos perros, algo que se ha convertido en su “forma favorita de comenzar el día”.

Ryan anima a todo el mundo a comer de forma saludable y a que esto se convierta en una forma de vida, no a una ‘operación bikini‘.

Ir a la Fuente Original

Deja un comentario