Un gran corazón de pétalos de rosas recuerda a equipo de prensa asesinado

Internacionales

EFE

Con un corazón formado con pétalos de rosas que guardaba en su interior tres girasoles amarillos, se rindió  homenaje al equipo de prensa del diario El Comercio, secuestrado en la zona fronteriza con Colombia y asesinado en cautiverio.

La Plaza de los Periodistas, al pie del monumento a Eugenio Espejo, en el centro histórico de Quito, acogió a periodistas y solidarios un día después de que se confirmara el asesinato del fotógrafo Paúl Rivas (45 años), el periodista Javier Ortega (32 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años).

Eugenio Espejo es considerado como el precursor del periodismo ecuatoriano y editor del periódico Primicias de la Cultura de Quito.

Junto al corazón, decenas de rosas con tallos largos dirigían sus blancos pétalos hacia un cartel con las fotos de los tres asesinados acompañadas de la leyenda “Nos faltan 3”, en la que un corazón roto reemplaza a la letra “o”, como muestra de dolor por el asesinato de los integrantes del equipo del diario El Comercio.

En el sitio, los asistentes corearon canciones, hicieron sonar tambores y la guitarra y encendieron velas en memoria del equipo de prensa que llegó a la provincia de Esmeraldas, el 25 de marzo y un día después fue secuestrado por grupos disidentes de las FARC, según dijo Ortega desde su cautiverio en un vídeo que circuló en la prensa colombiana.

El expresidente de la Unión Nacional de Periodistas, Vicente Ordóñez, y quien ha estado en las vigilias desde el 27 de marzo, aseveró que mantendrán la vigilancia hasta conocer la verdad de lo que ocurrió en la zona de Mataje, donde, según el ministro del Interior, César Navas, secuestraron al equipo de prensa.

Miembros del equipo de fútbol barrial en el que jugaba Rivas, también acudieron al homenaje de hoy, portando un cartel en el que recordaban que les faltaba uno.

Las muestras de solidaridad se extendieron también a las canchas de fútbol y hoy hubo un minuto de silencio antes de iniciar el partido entre Liga Deportiva Universitaria y El Nacional en memoria del equipo de prensa asesinado y de cuatro militares que fallecieron en ataques en la frontera.

Los jugadores se unieron alrededor del círculo central y guardaron silencio con el fondo del sonido de una trompeta. Alrededor de ellos se formaron un tropel de niños con camisetas blancas, quienes soltaron globos blancos al final del minuto de silencio, relató El Comercio.

En el entretiempo, a través del altavoz, Liga pidió a sus aficionados que aplaudieran en homenaje a las víctimas y en señal de un llamamiento a la paz.

Fuente Original

CategoríasND

Deja un comentario