Julio Castellanos: El oasis exige carro e’ drácula

 

thumbnailjuliocastellanos

 

En días pasados, los vecinos de la Urbanización Popular “El Oasis”, en Tocuyito, se enteraron de la recepción, por parte de algunos miembros del CLAP, de los tickets de la asistencia pública denominada “Niño Jesús” y los regalos para los niños que prometió Nicolás Maduro. Para su sorpresa, nada de eso llegó a sus manos. Preguntaron a los encargados y no les dieron respuesta. Alguien cobró por ellos, alguien se cogió lo ancho dejando lo angosto para los demás en medio de tantas dificultades económicas.

La señora Ligia Ascanio, una de las afectadas junto a las otras 400 familias de esta comunidad que denuncia estar excluida, tuvo la iniciativa de organizar a los vecinos para llevar el reclamo tanto a la Alcaldía de Libertador como a la Gobernación de Carabobo, de hecho, fue muy enfática conmigo diciéndome “Aquí se necesita que venga el Carro e’ Drácula. Que investiguen y agarren a los aprovechadores”. Suscribo totalmente sus palabras. Esta comunidad tiene a sus espaldas todos los sufrimientos posibles: aguas negras desbordadas, calles llenas de huecos (en las que aún hay concreto) y otras calles auténticamente de tierra, las bolsas de CLAP llegan una vez a la cuaresma y, cuando llegan, vienen mochas.

He sido testigo de cómo las pocas bodegas que hay en “El Oasis” han ido quebrando. La falta de efectivo, la falta de mercancía y los altísimos costos de los productos ha destruido la poca actividad comercial. Los bodegueros, que son buenos amigos, hacen todo a su alcance para seguir trayendo productos a la comunidad, pero algunos dirigentes del CLAP y de las UBCH los atosigan como si fuesen ellos los culpables de la hiperinflación.

Debe decirse también que “El Oasis” tiene graves problemas de iluminación vial, el transporte público cada vez es más escaso, hay muchas familias que viven en condiciones muy duras, en hogares construidos endeblemente, sufriendo las de Caín cuando llueve y pasando roncha por el hacinamiento en sus hogares. Y para completar, de un tiempo para acá, hasta el humo del vertedero a cielo abierto “La Guasima” lo tienen que respirar sus habitantes. Que, dicho sea de paso, si algún niño se llega a enfermar, no se encuentra ni medicinas para atenderlos, ni vacunas para prevenirlo.

Los vecinos no están pidiendo favores a las autoridades, están pidiendo acciones contra quienes integrando un CLAP o una UBCH se apropian de lo ajeno. Los habitantes de la comunidad, incluso, solicitan al gobernador Rafael Lacava que asista a una Asamblea de Vecinos de “El Oasis” para que escuche de viva voz todo lo que este pueblo tiene que decir. Muchos de ellos guardan la esperanza de tener justicia. Sr. Gobernador, no permita que ellos terminen por creer que en vez de haber llegado a la Gobernación Rafael Lacava arribó “La Pava Macha”. Estoy a su disposición para lograr el enlace con estos vecinos y que pueda darse ese careo con la verdad. #HablemosClaro

Julio Castellanos / jcclozada@gmail.com / @rockypolitica