Remate

Es el momento de reafirmar nuestra convicción democrática y de lucha; es la hora de rematar el triunfo logrado el 15 de octubre pasado.

En los comicios regionales logramos poner contra la cuerda al oficialismo en la entidad, Anzoátegui; ahora no podemos aflojar y dejar respirar al mal gobierno en el reto comicial actual.

Permítanme hacer referencia al mundo del boxeo, si un peleador coloca en las cuerdas a su rival y le asesta un duro golpe, no debe dejarlo respirar.

Si permite que su oponente respire y antes de escuchar las campanadas del fin del round se reincorpore, entonces podemos aseverar que perdió la oportunidad de lograr el nocaut.

Los barceloneses tienen esa misma oportunidad, luego del 15 de octubre le dieron un derechazo al hígado a un régimen que se jactaba de ser invencible.

Y ahora, con un PSUV adolorido por el resultado electoral pasado, las fuerzas de la oposición en Barcelona, como en el resto de Anzoátegui, tienen que ir por el remate victorioso.

Quedarse en sus casas, dejarse convencer por la abstención, sumarse a los apáticos es permitir que ese oficialismo que nos somete al hambre y a la inflación pueda salirse con la suya.

Los demócratas tenemos que asimilar el papel que nos toca jugar, tenemos que dar un paso al frente y acudir a los centros de votación para terminar de noquear al mal gobierno de los cómplices de Maduro.

Quedarnos con los brazos cruzados es lo que esperan los candidatos de Maduro, los nuevos Aristóbulo que el régimen mandó para Barcelona y Puerto La Cruz.

Estas líneas son para invitarlos a seguir en el medio del ring, a no desmayar y reforzar nuestra lucha y resistencia, en continuar en la defensa de nuestros principios y dignidad como pueblo.

Vamos por el remate, tenemos la obligación moral de consolidar el cambio en Anzoátegui, con la elección de Antonio Barreto Sira quedó demostrado que si el pueblo vota no hay trampa que valga.

¡Vamos, anótate al triunfo! Vota en las municipales, elige la opción que representa el futuro de bienestar. Liberemos a nuestras ciudades de los malos gobiernos rojos.

Tenemos que cambiar, seguir el ejemplo de fuerza y constancia que ya evidenciamos el pasado 15 de octubre. Sí se puede y lo volveremos hacer.

Juntos le diremos a Maduro, con la voz de los votos, que nuestro estado no quiere nada con él ni con sus compinches convertidos en candidato de la miseria, la escasez y la destrucción.

Sacaremos de las alcaldías a aquellos que sumieron a nuestras ciudades y pueblo en la basura, en la negligencia, en el desgobierno y en la corrupción; los echaremos para darle paso a un era nueva, de trabajo, movimiento y esperanzas.

¡Epa! No te quedes en tu casa, qué haces allí. Ve a tu centro de votación y anótate al triunfo, remata al mal gobierno con la fuerza de tu voto. Vamos barcelonés, vamos anzoatiguense.

Sal y vota por la esperanza, vota por un buen gobierno que sí dé soluciones a las necesidades de un pueblo que le urge acción y eficiencia de verdad.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Ir a la fuente

Leave a Reply