Entre anuncios y aumentos, la crisis continúa creciendo

Foto: Prensa Presidencial

El cuento de nunca acabar en Venezuela es la crisis política, social y económica. Mientras el panorama empeora, el mandatario nacional se dedica a sólo colocar “curitas” a una herida enorme que requiere sutura. Pues tal es la magnitud de la crisis, que las recientes medidas anunciadas por Maduro, terminan costándole aún más caro al país y desde luego a los ciudadanos.

Adry Perdomo/ Venezuela Al Día 

Para Nicolás Maduro, el remedio termina siendo peor que la enfermedad, razón por la que ninguna de las leyes económicas o ideas “poco brillantes” para menguar la crisis termina siendo efectiva. Pues a falta de coherencia, dirección,  y medidas concretas que ataquen el problema de raíz, Venezuela mantendrá el cataclismo hasta terminar de forma “trágica y sin recuperación”.

Maduro-leyes

Maduro anunció el Plan para la Paz y la Prosperidad Económica conformado por tres medidas, una gestión y ocho propuestas de leyes sometidas a consideración y aprobación de la ANC;

1.Aumento de sueldos 

Para medianamente compensar los estragos de la inflación el Ejecutivo decretó un aumento de 40 % del salario mínimo y le sumó dos unidades tributarias al bono de alimentación. El sueldo básico pasó a 136 mil bolívares y el cestaticket subió a 189 mil bolívares, para un ingreso mínimo integral de 325 mil bolívares. Este es el cuarto aumento de salario que se hace en lo que va de 2017 y el décimo séptimo del actual período presidencial. Las consecuencias no hay que pensarlas mucho; los precios se disparan, el poder adquisitivo desaparece, desabastecimiento incontrolado y el aumento queda igual o peor en la balanza, pues el venezolano pasó a ser cinco veces más pobres.

Resultado de imagen para crisis en venezuela

2. Incentivos al uso de banca electrónica

Para atacar la escasez de dinero en efectivo, Maduro aprobó una reducción de 5 % del IVA para las transacciones de compra venta, cuyo pago se realice a través de medios electrónicos. Los servicios públicos también serán pagados por medios electrónicos. El estallido de la crisis en efectivo se da por segunda vez, y es que este problema surgió gracias a la medida de cambio del cono monetario inesperado del presidente.

Resultado de imagen para banca electronica en venezuela

La inflación ha llegado a tal punto, que la emisión de los nuevos billetes terminó siendo “insuficiente”. Con el “mientras tanto” del gobierno para disminuir el problema del dinero, se viene el pésimo funcionamiento de la banca electrónica y el evidente colapso de puntos de venta, “todos lo utilizan, todo se colapsa”.

3. Diversificación de la canasta de monedas

Los precios de la cesta petrolera venezolana se mantienen muy por debajo de los niveles deseados de 80-100 $/b que necesita el gobierno para cuadrar las cuentas. Por si fuera poco, la extracción de crudos sigue cayendo, lo cual reduce aún más el menguado ingreso en petrodólares. La solución que el gobierno ha encontrado para la escasez de divisas es dejar de subastar dólares en el Dicom para adoptar un nuevo sistema de pagos internacionales a través de una canasta de monedas que incluye yuanes, rupias y rublos. Al suspenderse las subastas de Dicom, el dólar se hará aún más escaso y su precio seguirá aumentado.

4. Extender pagos de la deuda externa

Venezuela pagó en agosto $705 millones en servicio de deuda y deberá pagar en septiembre $228,8 millones, en octubre $1.634 millones y en noviembre $1.890 millones. El estancamiento de los precios del petróleo y la caída en la extracción de crudos no permiten generar la cantidad de divisas suficientes para cubrir todos los pagos pendientes. De hecho, el gobierno ha reducido drásticamente las importaciones y ha subordinado la deuda comercial al pago de la deuda financiera, pero los números indican que ya no puede mantener ese ritmo de pagos.

Resultado de imagen para deuda externa de venezuela

– ¿ Y las leyes? – 

Por otra parte, y para colmo del asunto, Maduro presentó ocho proyectos de Ley a la ilegítima Asamblea Constituyente, órgano que de acuerdo a las leyes es “ilegítima y fraudulenta” en vista de no haber sido convocada por el pueblo, por encima de ello, instalada a pesar de haber cometido fraude, todos los actos que se generen y decisiones tomadas dentro de ella “son nulos”. Razón por la hay incertidumbre e inseguridad jurídica, y desde luego los inversionistas “no se acercarán al país”.

Ley de Abastecimiento Soberano y Precios Acordados, Ley de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Ley para la Promoción y Protección de Inversiones, Ley de Regulación y Funcionamiento para las Casas de Cambio, Ley de Impuesto a las grandes fortunas y patrimonio, Ley de Régimen Tributario para Desarrollo del Arco Minero, Ley de Régimen Especial Tributario para la protección social del pueblo, Ley de Creación del Consorcio Agroalimentario. Ocho proyectos que además de ser “pérdida de tiempo y papel y tinta” mantienen la creencia limitante de creer que con más controles se superará la severa crisis económica “y no es así”. Simplemente constituyen un instrumento para la dominación política y no para el estímulo de la inversión y la producción.

Con más controles y tributos solo se empeorará el clima de inversión y se afectará aún más el desempeño de la economía, la cual necesita estímulos fiscales, monetarios, financieros, cambiarios, de flexibilización de precios, protección de los derechos de propiedad y seguridad jurídica.

Con información de El Estímulo 

Venezuela Al Día

Ir a la fuente

About Editor

Comentarios

comentarios