Argentina bajo el agua: Una superficie equivalente a Corea del Sur está inundada

59bbf3ace9180fd3468b4567

 

El pasado 9 y 10 de septiembre, mientras el huracán Irma arrasaba con el Caribe y Florida, en Argentina 10 provincias se veían fuertemente afectadas por un temporal. Las inundaciones alcanzaron campos y ciudades. Sin embargo este hecho hizo emerger un problema del pasado: hace meses que enormes extensiones se encuentran bajo el agua.

Según un primer informe de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) publicado en el portal Mundo Empresarial, un total de 8 millones de hectáreas eran las afectadas. “Prácticamente toda la cuenca del río Salado, desde la desembocadura en la bahía Samborombón extendiéndose hasta zonas de La Pampa y sur de Córdoba, pasando por todo el oeste de Buenos Aires”, indicó el estudio de la entidad.

No obstante, datos más recientes publicados por el diario ‘Ámbito Financiero’ apuntan que la superficie bajo el agua alcanza los 10 millones de hectáreas. El equivalente al territorio de Corea del Sur y apenas un poco menos que el de Cuba.

En un país como Argentina, dedicado en gran parte a la producción agropecuaria, esto supone un problema no solo social, sino también económico. Según Carbap en toda la región de la llamada pampa húmeda (que incluye regiones de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y Santa Fe) se ha visto condicionada casi un tercio de la producción agropecuaria: 25% de la agricultura y 34% del rodeo vacuno de todo el país.

¿Cambio climático o modelo agropecuario?

A la hora de analizar cuáles son las causas de esta situación surgen diversas explicaciones. “Hay dos grandes bandos”, los que sostienen que “se trata de un cambio en el régimen de lluvias que hace que caiga más agua en zonas donde no hay obras de infraestructura como para que se drene adecuadamente” y quienes apuntan que se trata de “una consecuencia del compactamiento de los suelos producto del modelo de explotación rural”, explicó en diálogo con RT el sociólogo Rolando García.

En ese primer “bando” se ubica el presidente de Carbap, Matías De Velazco, quien declaró al diario ‘Página/12’ que “el modelo de producción no tiene nada que ver con esto” y aunque “hay gente que cree que los suelos absorben menos que antes, no es así”. Por eso opinó que “la única solución son las obras hídricas, que van a llevar años y van a atravesar gobiernos”.

Sin embargo para Miguel Ángel Taboada, director de Suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), aseguró que “hubo años en que llovió lo mismo o más, como el 2001, y no tenías media provincia inundada”. Desde su perspectiva hubo una transformación “en los últimos 25 años” en la que “desaparecieron 8 millones de hectáreas de pasturas y 5 millones de hectáreas de bosque, que consumían muchísima agua por año”.

La “agriculturización” de Argentina

“El problema de las inundaciones en la región pampeana es un tema ya histórico. Incluso hay un libro del siglo XIX de Florentino Ameghino que habla de las inundaciones y la seca”, sostuvo el ingeniero agrónomo Manuel Martino. Consultado por RT resaltó que las inundaciones “no se pueden atribuir a un solo factor”.

Martino, que además es parte del Movimiento de Trabajadores Excluidos Rural, analizó que el cambio climático influye y “lo podemos observar por el hecho de que hay una mayor temperatura que genera inviernos suaves con menos heladas” a lo que se suman lluvias que “son muy intensas”. Por ejemplo lo que antes llovía en un año “se da en tres o cuatro meses generando un colapso de los suelos”.

Para seguir leyendo pulse aquí

About Editor

Comentarios

comentarios