Los destinos más seguros de América Latina para emigrar

El clima político, social y económico en Venezuela ha obligado a los venezolanos a buscar nuevas oportunidades fuera de la frontera, que les permita obtener la calidad de vida que lamentablemente no conseguirán mientras el Gobierno “revolucionario” se mantenga en el poder.

Redacción Venezuela Al Día 

Gran parte de los criollos previamente al viaje, estudian las posibilidades económicas, de estadía, seguridad y desde luego la posición en que se ubica el país de preferencia en materia de seguridad ciudadana, beneficios y oportunidades.

El Índice Mundial de Seguridad Interna y Policía (WISPI, por sus siglas en inglés), quien analiza la eficiencia en materia de seguridad de los países en cuatro campos; capacidad, proceso, legitimidad y resultados. Refiere que Uruguay es el país de América Latina mejor posicionado, de los 127 países incluidos en el ranking mundial, Uruguay se encuentra en el puesto 35.

Mientras que Chile como segunda opción ocupa el puesto 43, dispone además de seguridad, una economía sólida a pesar de los problemas que han presentado durante años. El siguiente es Panamá quien se ubica en el puesto 73, en este país hay variedad de ofertas laborales, y su economía ofrece bienestar y estabilidad.

Argentina ubicado en el puesto 77, repleto de variedad y  donde se brinda educación y servicios de salud gratuitos para nacionales y extranjeros. Y por último Ecuador en el número 79, ostenta una sólida producción nacional por lo que el costo de los alimentos, bienes y servicios suele ser muy económico.

¿Lo mejor de todo?

Es que si no dispones de suficiente dinero, puedes llegar a ellos a través de Autobus a través de Rutas de América, Rutas Ormeño  y Rutas El Bolivariano, lo único que debes contar es con una serie de requisitos como; Certificado de fiebre amarilla, se recomienda tener el pasaporte vigente, equipaje de hasta 20 kilogramos, los impuestos de salida en los terminales de cada país corren por cuenta de cada pasajero.

Venezuela Al Día

Ir a la fuente