El conflicto de Qatar: una inesperada bomba de relojería geopolítica en el Cuerno de África

Todo comenzó como una disputa entre los aliados árabes, pero el enfrentamiento entre Qatar y sus vecinos está amenazando expandirse a todo el Cuerno de África. Cuando Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bahrein, Yemen y las Maldivas declararon a principios de junio que iban a endurecer sus relaciones diplomáticas con Qatar, parecía que iba a ser un asunto de interés exclusivo para la Península Arábiga, sobre todo para la zona del Golfo.

Los sauditas y sus aliados acusaron a Qatar de apoyar el terrorismo internacional. Estados Unidos y su base aérea de Al Udeid en Qatar, miraban con recelo, haciendo solamente maniobras pequeñas de buena fe para asegurarse de que la guerra verbal acabara convirtiéndose en un conflicto abierto.

Pero los países al otro lado del Mar Rojo se han visto arrastrados en la disputa y tras prevaricar por algún tiempo, Eritrea, que hasta entonces había tenido buenas relaciones con Qatar, se pasó al bando de los saudíes y rompió sus relaciones con Qatar.

Una declaración atribuida al gobierno de Eritrea anunciaba la ruptura de las relaciones diplomáticas con Qatar, explicando que la iniciativa de los países del Golfo:

Es un paso en la buena dirección para conseguir la paz y la estabilidad regionales.

La cosa se podría haber quedado ahí, pero las relaciones entre las naciones a ambos lados del Mar Rojo son tan complejas que era poco probable que la cosa se calmara. Los EAU y Arabia Saudita han estado utilizando el puerto eritreo de Assab en su guerra contra los rebeldes Houthi en Yemen. También se dice que Egipto (que forma parte de la alianza saudí) tiene planes de construir una base importante en una isla de Eritrea en el Mar Rojo y que los eritreos tienen unas 400 tropas luchando contra los Huzis (respaldados por Irán).

National 02 Thumb

En estas circunstancias, era muy probable que una ruptura entre la alianza saudí y Qatar se propagase a la región del Cuerno y así ocurrió. Catar había sido un muy generoso con Eritrea y también había desempeñado un papel clave en la mediación fronteriza en el conflicto entre Eritrea y Yibuti que estalló en abril de 2008.

Los límites de la frontera que se disputan se remontan a las arenas coloniales y es algo que no se va a resolver fácilmente.

Aumento de las tensiones por la retirada de Qatar

Los enfrentamientos dejaron a un número de tropas de Yibuti como prisioneros de guerra en Eritrea y Qatar hizo todo lo posible para mediar en este problema y buscar una solución. De hecho, los lazos eran tan estrechos que cuando la delegación de la ONU se reunió con el asesor político del Presidente de Eritrea, Yemane Gebreab, en enero de 2013 y le preguntaron sobre los prisioneros de Guerra de Yibuti, respondió que:

Todo lo referente a la resolución del conflicto con Yibuti solo se puede abordar con la mediación de Catar porque no hace falta ningún otro intermediario.

Qatar fue más allá, desplegando unas 200 tropas a lo largo de la frontera entre Eritrea y Yibuti en un intento de reducir la tensión. Las fuerzas de paz de Qatar solo supervisaban un pequeño sector de la frontera cerca de Ras Dumeira y no estaban en condiciones de observar o prohibir la circulación transfronteriza en las zonas de más al sur, aunque su presencia era importante a nivel simbólico.

Así que cuando los qataríes retiraron sus tropas el 12 y el 13 de junio, hubo una especie de vacío que Eritrea no ha tardado en llenar. Yibuti acusó a los eritreos de mover sus tropas en el territorio en disputa y el canciller de Yibuti Mahamoud Ali Youssouf declaró que el ejército de su país había entrado en “alerta”.

Mal

Un diplomático eritreo de la Unión Africana dijo que la medida se produjo después de que Eritrea hubiera roto relaciones diplomáticas con Qatar y que su país no buscaba la confrontación con Yibuti.

Sin embargo, un escueto comunicado del Ministerio de Información de Eritrea días después describía la retirada de Qatar como “precipitada“. Se dijo que Eritrea se había abstenido de hacer comentarios porque no estaba al tanto de la acción, pero que emitiría un comunicado una vez que tuviera toda la información sobre el evento.

La Unión Africana, que rara vez se manifiesta para comentar o intervenir en alguna disputa entre sus miembros, finalmente movió ficha. Moussa Faki Mahamat, presidente de la Comisión de la Unión Africana, tuiteó que las Unión enviaría una delegación a la frontera Yibuti para supervisar los acontecimientos y trabajar con todas las partes.

Más incertidumbre para el Cuerno

Parece que estos eventos le han sentado bien a Etiopía, que lleva en conflicto con Eritrea desde su propia guerra fronteriza de 1998-2000. Mientras que Eritrea y Djibouti se sacan las garras tras la retirada de Qatar, Etiopía se ha abstenido de tomar partido entre los saudíes y Qatar. Ambas partes han enviado delegaciones a Addis Abeba, sin duda para pedir el apoyo de Etiopía, pero hasta ahora Etiopía se ha mantenido al margen.

Hace poco Etiopía anunciaba que revelaría una nueva política hacia Eritrea, pero no se ha producido nada hasta la fecha. Con su problemático vecino del norte encerrado en una nueva controversia con Yibuti, Etiopía podría pensar que cualquier otra iniciativa por parte de la comunidad internacional puede traer una mejor solución.

Guerra

No sería difícil, por ejemplo, que Addis Abeba tachara a Eritrea de alborotador regional, siempre dispuesto a explotar la debilidad de un vecino. No hay que olvidar que desde la independencia en 1993, Eritrea ha estado involucrado en conflictos con el Yemen, Yibuti y Etiopía: para nada un buen historial.

La ONU y la Unión Africana se están dedicando a tratar de mediar entre Eritrea y Yibuti. Mientras tanto, el conflicto en Yemen continúa teniendo implicaciones para el Cuerno porque los saudíes y los EAU siguen utilizando Eritrea como una base de retaguardia. Los EAU, de hecho, están buscando una base más cercana en Somalia.

Como siempre, es difícil predecir cómo se desarrollarán los acontecimientos, pero las chispas de Arabia pueden acabar haciendo que el Cuerno arda.

The Conversation

The Conversation

Autor: Martin Plaut, investigador sobre el Cuerno de África y África del Sur en el Instituto de Estudios de la Commonweatlth de la Escuela de Estudios Avanzados.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Magnet

Ir a la fuente

About Editor

Comentarios

comentarios