Prostituyente

Antonio Barreto Sira

Desde Cantaura.- En el Palacio de Miraflores se diseñó la “prostituyente”, que no es otra cosa que un instrumento paralegal que busca la eternización de Maduro y sus secuaces en el poder.

El invento busca entre otras cosas:

1-. La soberanía no radica en el pueblo: Ya usted dejaría de ser parte del pueblo y se convertiría en una especie de lacayo sujeto a la voluntad de un soberano, que puede ser Maduro o alguno de los titiriteros que mueven las cuerdas del poder en el país.

Mediante este robo de la soberanía popular, el poder político respondería sólo a las exigencias de cuatro o tres sujetadores del poder en Caracas.

2-. Eliminación del voto popular: A través de un sistema de votación de segundo grado y mediante la presión de comisarios políticos distribuidos en todo el país, el régimen de Nicolás Maduro pretende deshacerse de la elección directa, universal y secreta.

Así no correría el riesgo de mantenerse en el subsuelo de la popularidad, porque la decisión no estaría en el pueblo sino de los jerarcas de la dictadura.

3-. Destrucción de la propiedad privada: Maduro lograría el sueño de todo comunista: la eliminación de la propiedad privada. Ya usted dejaría de ser propietario de su casa, carro o terrenito. Usted no podría disponer de sus bienes, por el contrario, estaría supeditado a lo que el Estado decida.

4-. Destrucción de la producción: Sin democracia no hay libertad y sin propiedad privada no existirá libertad de emprendimiento, por ende, los niveles de productividad caerían aún más de lo que hemos visto a la fecha.
Esto seguirá ahondando en la crisis alimentaria presente, con consecuencias terribles para los venezolanos.

5-. Perderíamos a nuestros hijos: La Constituyente educativa, planteada por el régimen, busca entre otras cosas el adoctrinamiento aún más exhaustivo de nuestros hijos, además de que todos perderíamos la patria potestad. Los niños de Venezuela serían hijos del Estado y éste determinaría su futuro, con o sin el beneplácito de sus padres.

6-. Comunas y desinstitucionalización: Con este invento se crearán las comunas que harán desaparecer las gobernaciones y alcaldías. Y además el Gobierno tendrá la facultad de desconocer todo poder que le sea incómodo o rivalice con el Ejecutivo.

7-. Fin de la República: Con la prostituyente la República desaparecería. Maduro inauguraría un régimen al estilo de La Habana, donde las instituciones fueran un chiste para hacer sonreír a un dictador que con puño de hierro haga y deshaga a su voluntad.

8-. Exilio y dolor: La prostituyente generaría un Estado todopoderoso que expulsaría del país a la disidencia, encarcelaría a aquellos que hablemos y defendamos la libertad. Amordazaría aún más a los medios y partearía un régimen de silencio, muerte y desolación.

About Editor

Comentarios

comentarios