Destituyen a jefe de seguridad del Razetti tras agresión

Miruska Reyes

 Reunión con autoridades duró casi cinco horas en anexo infantil

Reunión con autoridades duró casi cinco horas en anexo infantil Foto: Miruska Reyes

Barcelona.- Luego de las agresiones que  sufrió una residente de Pediatría del anexo infantil del hospital Razetti de Barcelona la noche de este jueves, ayer fue destituido el jefe de seguridad del recinto, Glen Chaguán.    

Así quedó establecido por el jefe de despacho de la Gobernación del estado Anzoátegui, Argimiro Aponte, tras exigencias del personal de salud en una asamblea general desarrollada en la sala de espera del centro pediátrico Tobías Guevara.      

En la reunión, que empezó a las 9:00 de la mañana y duró casi cinco horas, también participaron integrantes del Colegio de Médicos y  el director del Razetti, Pedro Reyes.

Allí, los galenos igualmente pidieron vigilancia permanente del centro de salud, el cumplimiento del número de visitas permitidas y la inclusión de empleados de seguridad calificados.

Aponte afirmó  que tras remover a Chaguán de sus funciones, esa misma tarde (viernes) se “sentaría con las autoridades de Saludanz y el gobernador Nelson Moreno para plantearles cada una de las solicitudes y así buscar soluciones concretas”.

Más quejas

Los especialistas del anexo aprovecharon la oportunidad para pedir respuestas por las carencias hospitalarias que vive el  hospital  barcelonés.

La jefa de Nefrología Pediátrica, Ricnia Vizcaíno, aseguró que los pacientes renales corren riesgos de morir porque el servicio lleva 18 meses paralizado.

Además, aseguró que existe un déficit de material para realizar diálisis peritoneal. “Sin contar que las máquinas de diálisis se dañaron porque no había  la planta de ósmosis, pero ahora que está, los equipos no sirven ninguno”.  

La jefa de emergencia del centro, Yalu Rodríguez, dijo que atienden más de 100 pacientes diarios y muchas veces “no cuentan ni con una jeringa o yelcos para suministrar los pocos medicamentos que hay en el centro”.

 “Es realmente crítica la situación que vivimos, porque más allá de nuestros conocimientos médicos que ponemos  en práctica, no se  garantiza que el paciente mejore su cuadro clínico si no se le suministran los medicamentos necesarios”.

Rodríguez aseveró que no cuentan con broncodilatadores o antibióticos para tratar infecciones severas o sepsis.

“Y lo más grave es que quienes damos la cara ante las carencias somos los médicos que tenemos que pedirle al familiar del paciente que haga los exámenes fuera porque aquí no hay  algo tan básico como una jeringa”.

En medio de los reclamos, los profesionales pidieron a Aponte que manifestara públicamente  “la  emergencia de salud que existe en el Tobías Guevara”, pero el funcionario  se negó.

“No vamos a declarar que hay crisis porque no es cierto, no existe”, puntualizó.

Gremio   
Representantes de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes (Somir)  rechazaron las agresiones que sufrió la residente Fabiola Hernández por familiares de un paciente fallecido en el anexo infantil. A su vez, parientes del bebé  acudieron  a El Tiempo para denunciar que  hubo negligencia.

About Editor

Comentarios

comentarios