Supremacía blanca en Champions League con etiqueta bicampeona

Foto: AFP
COMPARTE

La respuesta de la Juventus no se hizo esperar, luego del golpe rival recuperó la posesión del balón, hasta que apenas ocho minutos después del grito de apertura en el marcador igualó las acciones con un gol que quedará en la memoria de los espectadores y desde su realización prometió ser objeto de debates acerca de si será considerado el mejor de las finales europeas.

Mario Mandzukic finalizó una jugada de ensueño donde el  balón se paseó en el aire de Cardiff desde un poco después de la mitad de la cancha entre cuatro jugadores sin tocar el césped del Millenium Stadium hasta terminar en las redes detrás de Navas producto de una volea acrobática del croata.

El roce físico fue el protagonista principal durante el resto de la primera mitad, luego del desgaste en los 30 minutos iniciales el ritmo disminuyó de ambos costados de la cancha y el resultado se mantuvo hasta el descanso.

PRESIÓN MADRIDISTA

El comienzo del complemento tuvo una variable definitiva en el compromiso, la presión en cancha rival del Real Madrid. Con este cambio en actitud táctica, la oncena dirigida por Zinedine Zidane tomó el control de la esférica y con ella de la noche en Gales.

Marcelo y Modric probaron suerte desde fuera del área ante la férrea marca juventina, comandada por la “BBC” Azurra, pero fue un intento del sorpresivo Casemiro desde unos 35 metros de distancia luego de impactar un lento balón suelto proveniente del área grande y desviado levemente por Sami Khedira que le dio la ventaja a los de la capital española al 60.

Tres minutos después con el mediocampo perdido y en medio de la confusión del segundo tanto recibido, los italianos recibieron el tercero y mortal impacto. Cristiano selló dos logros: el título para el Madrid y su indetenible camino al quinto Balón de Oro, con duodécimo gol en la edición 2016/2017 de la Champions con el que quedó líder en la tabla por encima de Lionel Messi.

Ya con el partido resuelto, el canterano Marco Asensio completó la goleada al definir un centro de Marcelo luego de un desborde del brasileño. 4 a 1 y reyes de Europa de la mano de Zidane por segunda temporada seguida.