¿Qué hay detrás de la venta de bonos Pdvsa a Goldman Sachs?

EFE/ARCHIVO/Justin Lane

La compra de bonos Pdvsa por la compañía estadounidense Goldman Sachs a un precio de remate ha dejado inquietudes sobre los verdaderos intereses detrás de la polémica transacción.

Daniela Martin/Venezuela Al Dia

La noticia, dada a conocer por The Wall Street Journal revelaba un pago de 865 millones de dólares por unos bonos de la estatal Pdvsa, que presentaban un valor nominal de 2.800 millones con fecha de vencimiento en 2022.

Con ello, solo se confirmaba el descuento del 69% que se había establecido en este negocio, en el que se pagaba 31 centavos por dólar.

Expertos en materia económica así como la oposición venezolana rechazaron la compra por parte de la firma inversora, a la que acusaron de “oportunista”, por aprovecharse de la situación crítica en Venezuela, que podría generarles un rendimiento financiero de hasta 40% al año.

Goldman Sachs salió al paso de los ataques y en su defensa, señaló a través de un comunicado que entendían la “compleja y cambiante situación en Venezuela”, acordando que esto “debía mejorar”. 

“Hemos hecho esta inversión en parte porque creemos que lo va a hacer”, exponía la empresa, de la que se había comentado anteriormente que estaba elevando su exposición a activos venezolanos en los últimos meses apostando por la caída del gobierno de Maduro, lo que según sus cálculos podría duplicar el valor de la deuda venezolana en el mercado secundario.

Porqué el gobierno remata

Goldman Sachs, oportunista o rescatista, también conoce que Venezuela es buen pagador y su inversión estará bien asegurada. Lo que resulta incomprensible, es cómo el gobierno venezolano, sumido en una crisis económica, con una gravísima falta de liquidez monetaria aplica un negocio como este.

Algunos economistas, como el diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra refieren que el remate se da por el nivel de endeudamiento en que el gobierno madurista ha dejado al país.

“El problema no es Goldman Sachs sino quienes nos endeudaron y arruinaron. Y quienes como Sanguino lesionaron el patrimonio púbico”, dijo el parlamentario al dejar ver su molestia con tal negocio entre el Banco Central de Venezuela (BCV) y el banco estadounidense con sede en Nueva York.

Sin embargo, pese a la evidente deuda externa que comanda Maduro, la desesperación del gobierno de contar con dólares para liquidar en el nuevo sistema de cambio, también representa un factor importante en la transacción. 

A Maduro, quien tiene sobre sus hombros hacerle frente a los vencimientos de la deuda externa, se le suma además la necesidad de darle auge a la venta de divisas en el mercado interno, Dicom, las próximas semanas.

Es así, como la operación estaría dando oxígeno al gobierno de Maduro en medio de las mayores crisis económicas vividas por el país. Claro que, también estaría dejando un precedente negativo en cuanto a futuros negocios entre un posible gobierno opositor y Goldman Sachs.

Venezuela Al Día

Ir a la fuente