Las personas auténticas llevan el aroma de: “inolvidables”

Solo si tenemos la dicha de tener a una persona auténtica en nuestras vidas, o mejor aún, lo somos, entenderemos que es inevitable que dejen huellas en nosotros.

La gente auténtica se caracteriza por no tener la necesidad de sentirse aceptados por otros, se aman lo suficiente como para no tener que adaptarse a patrones externos con la condición de recibir amor de otros, aun así, van por la vida despertando pasiones, muchos sentirán admiración, amor empatía, mientras otros, por las mismas causas sentirán rechazo, desagrado y hasta envidia.

Maestroviejo.es

Ir a la fuente

About Editor

Comentarios

comentarios