¡GENIAL! La historia de Goldman Sachs y el burro Nicolai

Dos judíos en el Shtetel (pueblito donde vivían los judíos en Europa Oriental) le compraron un burro a un agricultor en 100 rublos.
El campesino ruso se comprometió a entregar el burro al día siguiente pero a la mañana siguiente, se dirigió a los dos hombres y les dijo:

‘Lo siento Sr. Goldman, pero tengo malas noticias: el burro ha muerto.’
Su compañero Sachs respondió: “Bueno sólo nos devuelve el dinero que le hemos pagado. ‘
El granjero les contestó: “No se puede hacer eso. Lo siento, ya he gastado ese dinero .. ‘
Abe Sachs y David Goldman le pidieron al agricultor que los excusara por un minuto mientras que los dos socios discutieron la situación entre ellos mismos.

Después de una breve conversación uno de ellos le dijo,
‘OK entonces, sólo nos trae el burro muerto’
El granjero quedó sorprendido y afirmó: “¿Está loco ?? …. ¿Qué va a hacer con un burro muerto?
Goldman dijo, ‘Muy sencillo, vamos a rifarlo..’
El granjero dijo: “No se puede rifar un burro muerto”.
Goldman sonrió y calmadamente dijo “Claro que sí. Míranos. Simplemente no le diremos a nadie que esté muerto.”
El agricultor sacudió la cabeza con disgusto, pero como había cobrado por el burro, se comprometió a entregar el cadáver el mismo día.
Un mes más tarde, el granjero se encontró con los dos y les preguntó:
“¿Qué pasó con ese burro muerto?”
Ellos le respondieron: “Lo sorteamos hemos vendido 500 tickets a 2 rublos cada uno, con una utilidad de 898 rublos.
El granjero dijo: “¿No se han quejado?…
Y Goldman dijo: ‘Sólo el tipo que ganó. Así que le devolvimos sus 2 rublos.
Los dos socios fueron a EE.UU. y comenzaron un pequeño banco que llamaron ‘Goldman Sachs’.

About Editor

Comentarios

comentarios