Venezuela: El armageddon económico

Marco Tulio Cicerón¿Quo vadis ?

Armagedón es un término bíblico que está expuesto en el misterioso y hermético texto del APOCALIPSIS, capítulo 16, versículo 16. Si bien el vocablo es de origen cristiano, varias religiones y culturas lo han adoptado para referirse generalmente a la destrucción del mundo o al triste fin de los tiempos mediante catástrofes. Quizá, sea muy duro u horroroso el término para aplicárselo a la economía venezolana, pero es la progresiva destrucción del aparato productivo lo que se ha visto continuamente.

El petróleo, ¿ salvador u odioso tirano ?

En efecto, los grandes propagandistas del gobierno desde su llegada en 1999, afirmaban que sacarían a Venezuela del subdesarrollo, y sobre todo que convertirían a Venezuela en una potencia económica. La historia ha sido otra, para aquel año de 1999, el petróleo representaba el 76% de sus exportaciones, para el año 2012 este porcentaje se elevaba al 96%. Esto es, somos cada vez más dependientes del petróleo.

Pero increíblemente, cuando en 1998 trabajaban en la industria petrolera alrededor de 36.000 personas, y se producían más de tres millones de barriles diarios, en el año 2011 ya PDSA la empresa estatal petrolera tenía 121.187 trabajadores. En el año 2013, la producción fue de 2,89 millones de barriles diarios, de éstos se exportaban unos 2,42 millones. Esto es, a pesar de que dependemos más del petróleo se hace más ineficiente e improductiva a PDVSA.

Industrias básicas

Así mismo, nuestro país detentor de grandes reservas de mineral de hierro, ha visto disminuir su extracción en los últimos años. La Siderúrgica del Orinoco, en la época de la república civil y democrática, tenía una excelente gerencia, en los años de la república chavista ha visto caer su producción desde que el gobierno la estatizó, al punto de que en el año 2013 producía tan solo a un 45% de su capacidad. En lo que respecta al aluminio, las industrias procesadoras de bauxita la principal mena para extraer aluminio, disminuyó su producción entre 2012 y 2013 en un 28%, pero al mismo tiempo aumentó su plantilla de trabajadores de 8.606 a 10.169.

Agricultura

De acuerdo a voceros del gobierno –casi siempre mentirosos o exagerados- en efecto, según el gobierno en el año 2010 se producían unas 4.697.784 toneladas de carne en el país lo que equivalía al 80% del consumo nacional. Según la Federación de Ganaderos, para comienzos de 2013 Venezuela ya tenía que importar el 50% de la carne que consumía. En lo que concierne a la leche, la producción de este alimento cayó en 33% en el año 2012 debido al control de precios. No se necesitan muchas cifras para constatar las grandes importaciones de leche cuando uno va de compras a los desabastecidos supermercados citadinos y se topa con que todas las marcas de leche son de Perù, Ecuador, Chile y hasta de países centroamericanos.

Según datos divulgados por algunos agentes del sector privado, nuestro país se abastecía a sí mismo de maíz, materia prima de la harina precocida de maíz a su vez el ingrediente básico para hacer la criolla arepa. Hasta 2007 duró ese autoabastecimiento. Ahora, se está importando además arroz y café.

El turismo en picada; o ¿ quien se arriesga a venir a Venezuela para que lo atraquen o lo maten ?

Nuestra nación posee ciertos atributos como paisajes, playas y hasta montañas como las que rodean a Mérida que son atractivas para los visitantes internos y del extranjero. En 1998 habían visitado al país 685.000 turistas extranjeros, pero en el año 2011 habían descendido a 595.000. Países y regiones como Aruba, Bolivia, Cuba y Honduras que en 1998 recibían menos turistas que Venezuela ahora están recibiendo más. Una de las razones más esgrimidas es la temible inseguridad que se ha apoderado de todo el país.

Devaluaciones sucesivas

En septiembre de 2010 el bolívar fue devaluado, pasando de 2,15 unidades de bolívar por un dólar, a un sistema dual de cambio de Bs. 2,60 y Bs. 4,30 dependiendo del tipo de transacción que se podía realizar. El viernes 8 de febrero el gobierno de Nicolás Maduro informó de nuevas medidas que implicaron otra devaluación de facto. En efecto, el Ministro Jorge Giordani (hoy caído en desgracia, solo lo sigue Héctor Navarro, otro fracasado) informaron que el dólar de Bs. 4,30 pasaba a Bs. 6,30. Total, una devaluación de golpe y porrazo de un 46,5%. .

En el siguiente año, el gobierno volvió a devaluar la moneda, y a vender dólares a dos tasas diferentes: Bs. 6,30 para estudiantes, casos especiales, jubilaciones y pensiones, gastos consulares y diplomáticos, salud, y alimentación; y a Bs. 11,30 llamada tasa SICAD para viajeros , remesas familiares y divisas para las líneas aéreas. Recientemente se sacó otra tasa llamada SICAD II la cual ha llegado a Bs. 49,oo. Pero el BCV la administra con cuentagotas.

Como si fuera poco este nefasto panorama, el dólar paralelo el dólar que no da papá gobierno, o padrastro BCV, está en la actualidad por encima de los Bs. 150 por unidad.

Una dama fue presidente del Banco Central de Venezuela, pero por poquísimo tiempo: se atrevió a declarar: ¡qué habían extraído ilegalmente mediante empresas de maletín más de 25.000 millones de US $! También sabemos todos que al BCV le extrajeron legalmente (modificaron su ley que lo rige más de seis veces) más de 13.000 millones de US $ para crear un Fondo de Desarrollo Nacional, y a PDVSA le obligaron a dar a este instituto gran parte de las divisas que recibe por conceptos de exportación. En estos momentos, las reservas internacionales del BCV están en un monto que ronda los US $ 21.000 millones. Insuficientes para el servicio de la deuda externa para el 2015 y sobre todo para mantener un control de cambios.

El salario mínimo real bien ¡mínimo!

No hay duda que ya nuestro país es una de las economías más inflacionarias del mundo, en el año 2013 la inflación anualizada superó el 50% y en el año 2014 el 60%. Esta destrucción del poder de compra pulveriza cualquier salario. Y, sin embargo, el gobierno de Maduro, sin ningún ápice de vergüenza, ha declarado que Venezuela tiene el salario mínimo más elevado de América Latina. A este respecto, algunos economistas han explicado que este sueldo sería el primero más elevado de la América Latina pero a la tasa inalcanzable por la mayoría de los venezolanos que es la de Bs. 6,30, y en realidad si se

 

calcula a un tipo de cambio ponderado como lo han hecho los estudiosos de la materia, a Bs.26,7 resulta que en dólares es 157 US $ mucho más bajo que el de Argentina (US $ 450) y el de Colombia (US $ 318). ¿ A quién tratan de engañar, por favor ? ¿ Se puede aumentar el salario mínimo real, devaluando, expropiando a las empresas, y decretando aumentos de sueldos sin correspondencia con la productividad ? No. Es imposible, los salarios responden a la productividad y a la disponibilidad de bienes de consumo.

El desempleo

Para septiembre de 2014 el desempleo ronda en una tasa aceptable de 7%, pero existen según las mismas fuentes oficiales más de cinco millones de personas empleadas en el sector informal de baja productividad y pocos ingresos. Si urgamos en las estadísticas del propio Instituto Nacional de Estadistica, podremos ver que en 1999 año de inauguración de este régimen despótico y populista, había para el segundo semestre de aquel año 1.319.796 empleados públicos, en la actualidad para el primer semestre de 2014 hay 2.689.579 otro truco populista que lo paga la población entera con inflación, desabastecimiento, y trabajo haciendo colas buscando alimentos y medicinas.

Comentarios