La Policía del Pensamiento y Venezuela

- Editorial -
Usted no ve a la policía del pensamiento.
Pero siente su presencia en la atmósfera.   
Ellos cierran programas de radio. De televisión. Multan las portadas de los periódicos. 

Practican el deporte patriótico de la coacción massmediática. Ser-forzados. 
La policía del pensamiento es un virus, conocido también como los nuevos directores de conciencia política. O comisarios políticos
Torquemadas modernos del Estado alguacil. Encargados de asfixiar el gel mediático, como diría el periodista César Miguel Rondón. 

Cómic front pages sobre la policia de pensamiento en Venezuela
Policía del pensamiento – press art cómic técnica photoshop. 


Y el punto en todo esto es, que mientras los venezolanos siguen cerveza en mano, la policía del pensamiento estrecha con presiones arbitrarias (1) su círculo contra las libertades: de prensa, de información y de opinión / expresión. 

Lo de las presiones arbitrarias se refiere a la utilización de esa Ley de Responsabilidad social – tan subjetiva ella- y convenientemente aplicable a un determinado sector de la galaxia de Gutenberg electrónica nacional. 

Pero aquí no ha pasado nada. Porque nadie sabe o se da cuenta – o se hacen los locos – sobre aquello de lo que van realmente las cosas respecto a la libertad de información y demás etcéteras relacionados.  

Juego de Ouroboros. Juego de censura y hardcore político. 
La historia de la Policía del Pensamiento (directores de conciencia o censores políticos) es una historia larga, que viene con el nacimiento de la Tercera Sección en la Rusia de Nicolás I. Y está muy bien contada en el libro de J. M. Coetzee: contra la censura o ensayos de la pasión por silenciar

Todos los países de algún modo u otro tienen pues su policía del pensamiento. Los controladores en la sombra. 
Y la de aquí se está volviendo muy eficiente. 
Vaya que sí. 

(1) censura. coacción. desinformación tipo gris. 
Palabras claves: “la policia del pensamiento”. “contra la censura”. “j m coetzee”. 

Comentarios