P&C @DamianPrat: El revendedor surge a causa de la escasez Y ésta por la ruina robo-lucionaria de la producción nacional

No se pueden confundir las causas con los efectos.   Un “revendedor” no podría dedicarse a ofrecer productos al doble, el triple o mas de precio si no fuera por la aguda y prolongada escasez.  Antes que la “revolución”  destruyera “lo productivo venezolano”, nadie compraba a revendedores un kilo de azúcar, una lata de leche, un paquete de jabón de lavar ropa o uno de pañales, como tampoco un saco de cemento.  ¿Por qué?  Sencillo.  Todos lo recordamos.  Porque todos esos productos se podían comprar en bodegas, abastos, mercados y supermercados (o ferreterías en el caso del cemento y las cabillas) sin hacer colas ni andar “cazando donde llegó algo”.  Había producción.

La causa de las colas es la escasez La causa de la especulación es la escasez.  La causa del tal “bachaqueo” es la escasez.   La causa principal del contrabando es la destrucción de valor del bolívar. A la vez, la escasez ha sido causada por varios años contínuos de destrucción de la producción nacional tanto en el agro como en la industria y la agro industria.  ¿Se acuerdan de tantos “¡exprópiese!”?. Bueno, revisemos. Prácticamente todas las fincas invadidas y expropiadas por el gobierno están arruinadas y convertidas en montarrales.  Por eso no hay azúcar ni leche, por ejemplo. Por eso tenemos 5 o 6 años convertidos en importadores de azúcar y leche para citar esos dos casos iguales a otros, cuando por décadas fuimos autosuficientes en ambas cosas y en algunos casos exportadores. Gastando en eso cientos de millones de dólares que habrían podido ser invertidos en crear nuevas industrias para generar decenas de miles de empleos buenos y mas producción nacional. O en seguridad ciudadana.

Han sido años de hostigamiento y persecución a la industria y a los productores del campo.  Ahogándolos.  Esta ruina y escasez de hoy traen las colas pero han sido causadas por el “modelo” fracasado. Súmele, amigo (a) lector, los “controles” exagerados que solo sirven para que los grandes corruptos rojos rojitos cobren comisiones y hagan “negocios” a costa del país usando indignamente el cuento de “la defensa de la patria”.  Por ejemplo, nada ha resultado tan nefasto como el tal “control de cambios”.  ¿Acaso ha frenado siquiera un poquito la “fuga de capitales”?.  Nada.  Y en cambio, ha servido para la gigantesca corrupción del “cadivismo rojo rojíto”.  Aquellos  25 mil millones de dólares que dijo Giordani que se habían llevado los “camaradas” con empresas de maletín.  ¡Y no fueron los únicos!. Esa cuenta corrupta de “los controles” es gigantesca, muchos creen que incuantificable por tanta complicidad.

Dentro del Psuv es “vox populi” que les ordenaron a todos, en las últimas tres semanas, repetir con furia la coba de “la guerra económica” a sabiendas que es un invento.  Que deben decir que “las empresas esconden los productos” para culpar a otros y tratar de ocultar así la responsabilidad del gobierno. La orden incluye cosas tan bobas como que “la oposición manda gente a hacer colas”.  O el “enemigo” inventado mas reciente:  las distribuidoras de alimentos y productos.  Como si el gobierno no tuviera años con miles de funcionarios controlando cada producción de cada fábrica, cada carga, cada camión e incluso hasta cambian el destino de ellas.

Cada vez que yo escucho o tratan de cobearme con el cuento de “la guerra económica”, les pregunto, por ejemplo:

— ¿Por qué la escasez de azúcar sería culpa de una “conspiración” si el 80% de los centrales azucareros están estatizados?.

— ¿Por qué hay tanta escasez de cemento después que el 100% de las fábricas fueron expropiadas y estatizadas?.

—  ¿Por qué hay que comprar tanta leche en otros países si docenas de fincas de ganado lechero fueron “rescatadas”, es decir, estatizadas, y casi todas las plantas pasteurizadoras están tomadas y manejadas por el gobierno?.  ¿Por qué ya no existe la leche pasteurizada de siempre sino sólo la UHT?

—   ¿Por qué no hay cabillas si el 96% de las siderúrgicas (Sidor y las de Sidetur) las maneja el gobierno?.

—  ¿Por qué la escasez y las colas son igual o peor en los Mercal, Pdval, Bicentenarios?.

— Para quienes conocen Guayana Si los “malos” ahora son las empresas distribuidoras, ¿por qué Friosa, el mayor distribuidor de víveres de todo el suroriente y oriente, es hoy, tras 5 años de estatización, una cadena de locales vacíos, en ruinas, salvo cuando hay un “operativo” y “llega algo”?

—  ¿Por qué la única Harina de Maíz que se consigue es Harina Pan de Polar y casi nunca aparecen las otras 8 marcas con mas de 20 plantas que maneja el gobierno?.

— ¿Por qué tenemos seis años importando café de Brasil y Nicaragua – cada vez con cantidades mas altas, tras la estatización y control  por el gobierno del 90% de las torrefactoras?

El gobierno que lo controla todo, que domina a su antojo  (aún violando leyes y la Constitución) todas las instituciones, que atropella “porque me da la gana”, que es amo y señor del 96% de los dólares, manejándolos como quiere mediante los “controles”, que ha estatizado o controla todas las cadenas de producción y comercialización de alimentos y otros productos. Ese gobierno absolutista, siempre justifica su fracaso y el desastre culpando a otros, disfrazándose  de víctima.

¡Ah!.  Por cierto.  ¿Y Pudreval?  ¿Ya lo olvidamos?   52 millones de kilos de comida podrida en los almacenes de BoliPuertos y de PudreVal en 2010.   ¿Y los 50 mil kilos de medicinas cubanas chimbas que dejaron vencerse sin distribuirlas en los almacenes del Sefar en 2012?  ¿Y los cargamentos de pollos con sobreprecio de Argentina que además se pudrieron?   ¡Eso si es “guerra económica”!.  La enorme corrupción y la irresponsabilidad.

TIP  1:  Lecturas indispensables.   1.-   “Carta de Dios a Maduro” (Humor en serio) de Laureano Márquez.   Je je je.  Es imperdible.   “…Les va a costar mucho que yo entienda cómo convirtieron una de mis mejores obras en esta ruina”, cita en un párrafo. Está en Tal Cual del viernes 23. Lo pueden leer en publicoyconfidencial.com   2.-   “Maduro no es Allende ni el Psuv es la UP”, de Fernando Mires.   Documentado análisis.   “El gobierno de Allende fue derrocado por un golpe militar que instauró un gobierno militar. El gobierno de Maduro, en cambio, es un gobierno militar (…)  Si Maduro anda buscando una “derecha fascista”, haría bien en mirar a su alrededor. Pero hoy no vamos a hablar de Diosdado Cabello”, cita.  Lo pueden leer en el blog del autor polisfmires.blogspot.com También en prodavinci.com.   3.-   El documento de los 60 economistas venezolanos.   “La emergencia económica en Venezuela y la necesidad de una nueva política económica en 2015?.  Lo pueden leer en numerosos portales digitales. También en publicoyconfidencial.com

TIP  2:  Leído en twitter.   1.-  @ChuoTorrealba  “La cola es el síntoma. La escasez es la enfermedad. El gobierno es la causa! Marchamos #24EContraelHambreYporElCambio”.  2.-  @ChuoTorrealba  “La censura y autocensura te impidieron ayer ver el Mensaje a la Nación de TODA la oposición unida? Aquí lo tienes!: en Capriles.tv.  3.-   @Rapasq  “Buena o mala, absurda o creíble,  el gobierno tiene una narrativa para abolir toda la democracia venezolana y justificarse a si mismo”.   4.-   @yoanisanchez  #Cuba Roberta Jacobson de visita en la redacción de @14ymedio”   5.-   @Loisinet  “¿Cuándo Nicolás le habla a la burguesía, se dirige a Diosdado?”.   6.-   @Watcher_Ven  “¿El Presidente “obrero” dijo algo anoche de los 3 Sidoristas que mantiene PRESOS? #Guayana #Sidor Dios Proveerá”   7.-   @goyosalazar  “Impedir a 2 ex presidentes latinoamericanos visitar a un preso político exhibe ante el mundo la incivil impudicia de Maduro y su gobierno”.   8.-   @orozcorosam  “11 meses cumple hoy mi hija Geraldíne asesinada por la GNB y aun no hay justicia en su caso como en ninguno de los 46 caídos en protestas”   9.-   @JDLPModa  “Pastrana: El mínimo acto de DD.HH. es tener derecho a visitar un preso. Via @CaracolRadio desde Ramo Verde”.   10.-   @ChuoTorrealba  “Una visión compartida de la crisis y sus soluciones. Documento completo de la MUD, desde el barrio para todo el país!” En publicoyconfidencial.com

“Si mi hijo hubiera tenido el tratamiento no pasaba esto”

“Si mi hijo hubiera tenido el tratamiento no pasaba esto”

Diez meses tardó el Ministerio de Salud en emitir la orden de compra de un medicamento. Daniel Solórzano Martínez, de 4 años, murió en la espera


Por Patricia Marcano

Mañana no será un día grato ni alegre para Dayana Martínez. Desde hace un mes ninguno lo ha sido. El 26 de diciembre falleció su hijo Daniel Alejandro Solórzano Martínez, de 4 años, diagnosticado con Tirosinemia Hepatorenal tipo 1. El pequeño no recibió el tratamiento indicado y murió por complicaciones asociadas a la enfermedad. El Ministerio de Salud no adquirió a tiempo el medicamento. “Estuve 10 meses esperando respuesta. A Daniel no le garantizaron el derecho a la vida ni a la salud”, dice Dayana con impotencia y tristeza. Para ella, la burocracia vulneró los derechos de su hijo.

Daniel nació el 12 de diciembre de 2010, sano, sin indicios de la condición que lo afectaría desde sus primeros meses de vida. El pequeño fue diagnosticado con Tirosinemia Hepatorenal tipo 1 en diciembre de 2013, luego de tres años de episodios diversos. Nunca toleró la leche (fue amamantado hasta casi los 3 años), a los nueve meses un pediatra le notó el abdomen abultado, le hicieron un eco pero los resultados salieron normales; y pasados los dos añitos de edad, sus padres empezaron a notar que tenía todos los dientes con caries. La curiosidad por saber la causa de tantas caries les permitió dar con el diagnóstico.

Visitaron varios odontólogos antes de llegar al hospital Ortopédico Infantil. Allí les informan que Daniel requiere una cirugía, le hacen los exámenes preoperatorios y en los resultados salen elevados los niveles de PT y PTT (indicadores de la coagulación sanguínea). Repiten los exámenes y salen de nuevo alterados. “Lo examinaron y le palparon el hígado y el bazo inflamados. Ahí nos remitieron a un gastroenterólogo en el hospital de niños J.M de Los Ríos”.

Le hicieron pruebas durante meses, fue examinado en gastroenterología, hematología, infectología, oftalmología, endocrinología, nefrología, nutricionista y en genética, donde le tomaron una muestra y la enviaron al Idea (Instituto de Estudios Avanzados).

ÚNICO EN EL PAÍS

La Tirosinemia Hepatorenal tipo 1 es una enfermedad metabólica, incluida en el grupo de los “errores innatos del metabolismo”. La literatura médica explica que los síntomas se manifiestan en los primeros meses de vida y van desde fiebre, vómitos, diarrea, heces con sangre, hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), irritabilidad, somnolencia, aumento del tamaño del bazo, y progresar hacia una falla hepática que puede alterar la coagulación. El riesgo de desarrollar cáncer de hígado es alto.

En diciembre de 2013, Dayana y Carlos Solórzano (papá de Daniel), van al Idea y reciben el diagnóstico. Les explican que se trata de una enfermedad genética, hereditaria y que padre y madre son portadores del gen pero no desarrollaron la enfermedad. Dayana tiene dos hijos más, de 10 y 18 años, de otro papá. Por eso no tienen Tirosinemia.

En el instituto les indicaron que debían llevar al niño al hospital Materno Infantil de Caricuao, a la consulta de enfermedades metabólicas, de la doctora Ana Rosa Colmenares, especialista en errores innatos del metabolismo. “Nos dijeron que ella era la única especialista que podía tratar esto”, acota Dayana.

En enero llevaron a Daniel a la consulta y la doctora Colmenares les precisó el tratamiento: una dieta restringida en fenilalanina y tirosina (aminoácidos), una fórmula especial que sustituía las proteínas animales que no podía comer, y un medicamento llamado NTBC (Orfadin), único fármaco existente en el mundo para tratar la Tirosinemia Hepatorenal tipo 1 y del que no se disponía en el país porque, hasta ese momento, no había en Venezuela ninguna persona diagnosticada con esta patología. Dayana explica que esta enfermedad sí se había diagnosticado antes en el país pero al parecer uno de esos pacientes vive en España y otro falleció, “por eso la doctora nos indica que el único, en ese momento, con la patología era Daniel Solórzano”.

INOPERANCIA, BUROCRACIA, ESCASEZ

“La respuesta del ministro fue que ese medicamento era muy costoso y que el monto le cubría todo el presupuesto anual del ministerio”

El 13 de febrero (2014) la doctora Colmenares envió un informe al Ministerio de Salud, solicitando con urgencia la adquisición de NTBC. La alimentación indicada y este medicamento debían tomarse de por vida. El ministerio les daba gratuitamente la fórmula, pero el fármaco debían comprarlo.

Tras ese comunicado no hubo respuestas del despacho. En mayo, el entonces ministro de Salud, Francisco Armada, acude al Materno Infantil de Caricuao, a unas jornadas de “gobierno de calle hospitalario”, y allí le presentan de nuevo el requerimiento del NTBC, para el único paciente venezolano con Tirosinemia. “La respuesta del ministro fue que ese medicamento era muy costoso y que el monto le cubría todo el presupuesto anual del ministerio”, denunció Dayana.

No se quedaron de brazos cruzados. Fueron a la Defensoría del Pueblo, a Miraflores, Pdvsa, Consulado de Uruguay, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Alimentación, Vicepresidencia, para ver si la compra se conseguía por otro lado o incluso llevar a Daniel al exterior para que lo recibiera. Dayana se unió a otras madres de niños con enfermedades raras, e iban al ministerio de Salud todas las semanas a ver cómo iban sus casos.

En julio, la doctora Ana Rosa Colmenares, médico tratante, envió un informe a la Defensoría del Pueblo, dirigido a Gladys Díaz (defensora que ya conocía la situación), para insistir en la necesidad y urgencia de la compra del medicamento. En el documento, recibido el 17 de julio de 2014 en el organismo, se lee: “El paciente Daniel Solórzano tiene diagnóstico de Tirosinemia Hepatorenal tipo 1, con diagnóstico tardío. Se le indicó manejo dietético el pasado mes de enero pero requiere el tratamiento farmacológico NTBC. El 13 de febrero se solicitó al Ministerio del Poder Popular para la Salud la compra urgente del medicamento, no solo por el diagnóstico sino por la evidencia de nódulos hepáticos que creaban la sospecha de una complicación neoplásica. Se realizó una biopsia hepática donde se descarta la presencia de carcinoma, pero se diagnosticó cirrosis hepática. Existen reportes en la literatura internacional de que el uso oportuno del fármaco puede hacer revertir los nódulos y evita la aparición del carcinoma. No existe otro medicamento que sustituya la función del NTBC. Es el único recurso terapéutico con el que podríamos llegar a ofrecer sobrevida y calidad de vida, pero mientras más tiempo pase, menos probabilidad vamos a tener de garantizar su derecho a la vida y a la salud”.

El silencio continuó. En septiembre cambian al ministro de Salud y llega al despacho Nancy Pérez Sierra. Dayana va a presentar el caso ante una nueva gerencia, aunque una de las funcionarias con las que mantenía contacto, siguió en el equipo de la nueva ministra.

“A finales de noviembre me llaman para avisarme que el ministerio ya tiene un punto de cuenta para la compra del tratamiento, y en diciembre me entregaron la copia”, cuenta Dayana.

El 11 de diciembre de 2014, diez meses después de la primera solicitud, el vicepresidente Jorge Arreaza aprueba el punto de cuenta Nº 051, del Ministerio de Salud y el Cencoex, donde se solicita la aprobación de $ 101.512,85 (equivalentes a Bs 639.530,96) para adquirir 12 frascos de NTBC (Orfadin), de 5 mg, a la empresa Innovative Medicine S.A. Todos los frascos eran para Daniel, alcanzarían para un año y llegarían al país en este mes de enero, aclara su mamá.

PERDIÓ LA CITA

Dayana MartínezLa madre de Daniel Martínez denuncia que el Ministerio de Salud no adquirió a tiempo el medicamento para tratar la rara enfermedad del niño. “Estuve 10 meses esperando respuesta” | Foto: Manuel Alegría

El 12 de diciembre Daniel cumplió 4 años. Le hicieron una fiesta y celebraron, se sentía bien. Dos días después amaneció con inapetencia y quebranto. Mejoró, pero el 16 de diciembre deciden subir a Caracas para llevarlo al Materno Infantil de Caricuao, con su médico tratante. Viven en Guarenas, estado Miranda; allí Dayana tiene una bodega en la que trabaja para mantener a su familia.

En el Materno Infantil le hicieron unos exámenes de sangre y salieron alterados. Al día siguiente lo llevaron en ambulancia al J.M de Los Ríos para que lo viera un gastroenterólogo y un oncólogo. Le hicieron un eco abdominal y las imágenes mostraron un posible tumor en el hígado. Para estar más seguros, los médicos piden hacerle una resonancia magnética antes del 29 de diciembre, día de su próxima cita. El 23 de diciembre le hacen el estudio. Estaba mejor y le dan de alta. El 25 de diciembre amanece de nuevo con inapetencia, dolores abdominales y decaimiento. Lo llevaron a un hospital en Guarenas (vomitó sangre) y lo estabilizan. Deciden subir de nuevo a Caracas, al J.M de los Ríos por ser el más cercano y estuvieron siempre en contacto con su doctora.

“Lo atendieron en la emergencia. Daniel estaba estable, pero necesitaba transfusiones de sangre. Se lo hicieron. Luego nos dijeron que ya no había sangre en el hospital y empezamos a sufrir. Hablamos con la doctora Colmenares, ella consiguió la sangre en el Materno de Caricuao y su papá salió, a la 1 de la mañana, a buscarla. A Daniel le dio otro dolor en la madrugada y volvió a sangrar. La hemoglobina se le fue bajando, bajó mucho, y a las 4:45 de la mañana le dio un paro cardíaco”.

Mientras Dayana cuenta lo ocurrido se le salen las lágrimas. Respira, y aferrada a la foto de Daniel agarra fuerzas y sigue. Sigue porque quiere que se investigue “por qué no le garantizaron su derecho a la vida y a la salud. Por qué le violaron todos sus derechos”.

Hace pública la denuncia porque quiere dejar un precedente, “en la memoria de Daniel Solórzano, para que otros niños y otras mamás no pasen por el dolor que yo estoy pasando”. Lamenta que su papá no haya estado en la despedida porque durante toda la noche estuvo buscando tubos para la extracción de sangre, haciendo exámenes por fuera y buscando sangre porque en el hospital no había tubos, ni reactivos, ni reservas de sangre.

Pide al defensor del pueblo, Tarek Wiliam Saab, a la fiscal, Luisa Ortega, y a Diosdado Cabello que investiguen lo ocurrido con Daniel, la actuación de todos los involucrados en las gestiones y por qué no llegó a tiempo el medicamento. “La vida de un niño no creo que tenga precio en un país donde Pdvsa es del pueblo. Si mi hijo hubiera tenido el tratamiento no pasaba esto”.

El 30 de diciembre Dayana le avisó a una funcionaria del Ministerio de Salud con la que mantenía contacto, Carmen Guédez, que su hijo falleció y que no realizaran la compra del medicamento. “Me respondió que lo sabían y que el 29 habían hecho las gestiones para que el laboratorio no cobrara ese dinero. Yo estuve diez meses esperando por unos trámites burocráticos, cínicos e inhumanos, pero para hacer la devolución tardaron pocos días”, señaló indignada. Propone que ese dinero aprobado y que no se usó, llegue a hospitales como el J.M de Los Ríos, donde vivió la escasez de insumos médicos, y aclara no estar en contra del gobierno. “Soy bien chavista, chavista comprobada. No estoy en contra de la revolución sino en contra de los trámites burocráticos”.

En la Defensoría del Pueblo le informaron que van a hacer unas mesas técnicas para crear una resolución que impida que estos hechos se repitan. Dayana, quien tiene 39 años, exige ir más allá, por eso esta semana acudirá al Ministerio Público.

El reto de toda la disidencia es una unidad compacta

El reto de toda la disidencia es una unidad compacta

Sólo la propia democracia puede borrar esta locura de modelo prolongada en un tiempo torturantemente largo


Por Rubén Osorio Canales 

Creo que si algo quedó claro de la larga perorata de Mauro en lo que se llamó presentación de la memoria y cuenta, que de eso poco o nada hubo, es que todo lo dicho allí define este año como un año electoral crucial para el gobierno así crean tener el sartén por el mango. Los hechos más puntuales en función de ese año electoral, fueron el anuncio de un primer aumento de un quince por ciento del salario mínimo, ridículo pero aumento al fin, la promesa del ingreso de trescientos mil pensionados nuevos en el sistema y todo aquello referente a la profundización del populismo que durante diecisiete años pusieron en marcha. No creo que sea confiable la tesis según la cual el gobierno está arruinado y sin dinero para repartir a su clientela. Poco les importan las consecuencias que esa política pueda tener porque para esa cúpula lo único que vale es sembrarse en el poder a cualquier costo. Para remontar la cuesta electoral este gobierno tiene el aumento del precio de la gasolina, la venta de activos de la nación, el pasticho parlamentario con el que tiene sometida, a la oposición y al país, los tribunales, el sistema de justicia a su servicio, la defensoría del pueblo   y la máquina para fabricar dinero inorgánico. Desde luego estamos en presencia de una autocracia cívico castrense cuyo objetivo no es reconciliar al país, ni hacer que todos podamos vivir y desarrollarnos en un margen de libertad real, tampoco mejorar la salud, ni la educación, ni todas esas cosas que nos pretenden vender como acciones del socialismo, lo único que tiene interés para ellos, es el cronograma electoral en momentos en los que han sentido en carne propia el desencanto de sus seguidores y demostrado con ello su gran debilidad. Si a eso sumamos que desde la oposición no se ha generado todavía la propuesta de un modelo creíble para un cambio en paz y sin violencia, si las reacciones y convocatorias para salir a protestar puntual y democráticamente, están cubiertas en ocasiones por una pátina de ambigüedad, no creemos, y lo digo de todo corazón, que la oposición organizada en la MUD, pueda capitalizar todo el descontento que ha manifestado un grueso contingente de sus seguidores.

“Estamos en presencia de una autocracia cívico castrense cuyo objetivo no es reconciliar al país”

Medidas como las referidas al comienzo de este trabajo, en un pueblo que por desgracia se acostumbró a pedir, que ama cobijarse en el manto paternalista de los gobiernos populistas, surten su efecto y no me cabe la menor duda que hará su efecto en el grueso de los desencantados que tendrían la intención de abstenerse. Por eso mismo sostengo que si alguien tiene que abrir las compuertas de su territorio, elaborar un discurso de verdad incluyente, que le permita al pueblo descontento olvidar aquella consigna con que maceró el resentimiento social como es el “no volverán” repetido sin cansancio durante más de diecisiete años,   es a la oposición.

Es verdad que el gobierno no sirve, que sus tretas y engaños han quedado al descubierto, que no hay un solo miembro del tren gubernamental con ideas importantes y la fuerza suficiente para sugerir cambios, más allá de un ejercicio retórico hueco y vacío de contenido, como el que un día si y otro también sale de la insinceridad de algunos de sus miembros, cuando proclaman que hay que rectificar y al mismo tiempo defender la revolución, como si aquí hubiese habido alguna revolución. Llamado sin fuerza porque si haber arruinado a un país, haberlo reducido a la vergüenza de mendigar después de haber dilapidado la inmensa fortuna que nos dio el petróleo, y llevarlo a no producir lo que se come y así hacerlo más dependiente, es una revolución, entonces nadie en este país la quiere.

No voy a decir que esta es la última oportunidad de la democracia, porque ella es un libro abierto que, aun extraviada como está, sabe hacerse presente en el momento menos pensado, pero de lo que si estoy seguro es que el reto que tiene toda la disidencia, es uno solo y no es otro que reunirse en una unidad compacta capaz de elaborar un programa basado en el sentido común y con las razones profundas de la democracia que, con su solo enunciado, pueda borrar esta locura de modelo prolongada en un tiempo torturantemente largo.

Acaparamiento doméstico: Ahora presos por comprar comida

Acaparamiento doméstico: Ahora presos por comprar comida

Cualquier legislación vigente o proyectada para establecer el fulano acaparamiento doméstico debe ser inmediatamente eliminada por vía legislativa, judicial o mediante ley habilitante que la derogue


Por Jesús Silva R.

La decreciente producción de bienes y servicios que experimenta Venezuela ocurre en una extensa variedad de productos, desde la leche, la carne y otros alimentos; pasando por medicinas, pañales hasta llegar a otras líneas de producción como los materiales de construcción, entre ellos el cemento; e inclusive auto repuestos, partes o accesorios de vehículos como la batería tan difícil de encontrar en nuestros tiempos.

Tales circunstancias describen un escenario preocupante, por tal motivo es comprensible que en esta situación, los venezolanos actuemos en legítima defensa en procura de la supervivencia. En este contexto, hay que entender que El Derecho Constitucional es una ciencia eminentemente protectora de los derechos humanos y por ello legislar sobre un supuesto delito de acaparamiento doméstico es equivalente a criminalizar el derecho de la gente a sobrevivir.

Otra conducta es el aprovisionamiento personal o del hogar (totalmente lícito y constitucional), o la compra de un número mayor de determinados productos en cantidad que supera a la del consumo inmediato está justificado jurídicamente cuando el fenómeno de la escasez o desabastecimiento o acaparamiento se convierte en un hecho público, notorio, comunicacional y vivido por millones de venezolanos. Cualquiera que sea el origen de la adversidad, el resultado es el mismo: ausencia o insuficiencia de productos esenciales, lo que hace del supuesto delito de “acaparamiento doméstico” un delito imposible de cometer en el escenario económico actual porque la Constitución ampara al ciudadano a velar por sus derechos en tiempos donde ninguna entidad logra garantizarlos, tales como: alimentación, salud, transporte, entre otros. Recordemos que lo doméstico es lo que pertenece a las actividades del hogar o grupo familiar.

“Ya sea como resultado de una guerra económica o de cualquier otro motivo, millones de venezolanos percibimos que muchos productos no se encuentran fácilmente”

Únicamente en casos, donde un ciudadano almacene inmensas cantidades de productos (toneladas) que evidentemente supera lo requerido para proteger a su grupo familiar y se observa un evidente propósito de venta, el acaparamiento estaría demostrado, pero obviamente no tendría característica de doméstico, sino comercial. Es de especial pertinencia considerar estatuido en la Constitución, en cuanto a seguridad alimentaria (artículo 305), derecho a la vivienda (artículo 82) y el derecho a la salud, (artículo 84), entre otros.

Urge tener en cuenta, que frente a un estado de necesidad, es decir, el requerimiento de la población por obtener estos productos ya sea para alimentarse (leche, carne, etc.), para sanar enfermedades (medicinas), para construir o reparar viviendas (cemento) o para mantener operativo su medio de transporte (auto partes), es inexigible jurídicamente que el pueblo no compre dos o más de estos bienes si ha vivido la experiencia de no encontrarlos por largo tiempo, pues se trata de un acto de supervivencia frente a una situación de amenaza o daño inminente contra su propia persona y su grupo familiar.

En resumidas cuentas, ya sea como resultado de una guerra económica o de cualquier otro motivo, millones de venezolanos percibimos que muchos productos no se encuentran fácilmente disponibles para adquirirlos, pues al parecer hace falta recorrer diversas tiendas o establecimientos para tal vez encontrarlos. Eso sin mencionar la especulación y el sobreprecio de muchos comerciantes que juegan con la necesidad. Nuestro Derecho Constitucional ampara el aprovisionamiento personal y del hogar, para evitar atravesar calamidades peores y daños irreparables. Cualquier legislación vigente o proyectada para establecer el fulano acaparamiento doméstico debe ser inmediatamente eliminada por vía legislativa, judicial o mediante ley habilitante que la derogue ante un evidente vicio de inconstitucionalidad que golpea los más sagrados derechos del pueblo de Venezuela, dicho en criollo, el derecho a comer y satisfacer sus necesidades vitales, al igual que protegerse de riesgos frente a posibles ausencias de bienes esenciales.

Como soy abiertamente marxista revolucionario, con reflexivas adaptaciones al mundo del siglo XXI, cito palabras de Engels en el funeral de Marx: “Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión”.

Maduro y el socialismo de Dios proveerá

Maduro y el socialismo de Dios proveerá

Tres fracasos en muy poco tiempo signan el naufragio de la “robolución”


Por Manuel Malaver

Tres fracasos en los escasos 38 días que cuentan de diciembre a enero, han determinado el fin del socialismo petrolero y el ingreso del país a una suerte de naufragio que Maduro ha calificado como de “ Dios proveerá ”.

En orden cronológico los articularía: 1) La decisión del gobierno cubano de descongelar sus relaciones con Estados Unidos y empezar un proceso que puede, en el corto plazo, instalar embajadas en Washington y La Habana, y en el largo, poner fin al embargo estadounidense a Cuba que rige desde 1960.- 2) El fracaso colosal de la reciente gira de Maduro por China, Rusia y el Medio Oriente buscando un crédito jumbo para medio recuperar las maltrechas finanzas nacionales. 3) La negativa de los países de la OPEP (menos Irán) a oír hablar siquiera de recortes en la producción de crudo para recuperar los precios, añadiendo (¿cómo premio de consolación?) que un petróleo a 100 dólares no se conocerá en decenas de años.

Seguramente cuando ya Maduro no esté mundo, o haya abandonado la política, y de los años en que destruyó los vestigios de lo que quedaba de la economía venezolana solo recuerde que, algunas veces, hablaba con un pajarito, o que viajaba en unos jets que alquilaba por 500 mil dólares diarios al gobierno cubano, o que era muy elogiado entre presidentes, jefes de Estado, príncipes y reyes por lo cuidada y abundosa de su cabellera negra.

“Un petróleo a 100 dólares no se conocerá en decenas de años”

“También me gustaba vestir bien” se diría “y con trajes de marca, que, por lo general, me recomendaban Rafael Ramírez, Cilia, el camarada Ruperti, o los muchachos de la televisión, Winston y Roque. Última moda, sí señor. Aunque si había que irse por lo étnico, ahí estaba yo, luciendo mi turbante árabe, o mis plumas de Inca boliviano.

Los camaradas cubanos… ¡Qué decepción!… O mejor dicho… ¡Qué traición!..

Sacarnos el jugo de esa manera para después decirnos: “Chao chiguire” o “si te he visto no me acuerdo”. Menos mal que el “presidente eterno” ya había fallecido. No diría que se hubiera muerto, pero sí que habría sufrido mucho, demasiado. Ver impotente como Raúl le daba un golpe de Estado a Fidel, porque eso fue lo que pasó, le dio un golpe, no a su hermano, a su padre, aprovechándose que ya los años no le daban, y sacándolo de juego, sin permitirle hablar, ni escribir una palabra, una sola palabra… Traición, traición.

Me acuerdo de la noche, de la fatídica noche, en que me enteré. Yo estaba en una Cumbre, creo que la 47 de jefes de Estado del Mercosur. Un una ciudad argentina, Paraná, en plena selva amazónica. ¿Amazónica? ¿Eso no queda muy al sur? Bueno, donde quedara. Lo cierto es que, estaba en mi habitación del hotel jugando una partida de truco con el canciller porteño, Héctor Timerman. E irrumpe Rafael Ramírez en la habitación, y sin mediar palabras, empieza a gritar: “Nicolás, Nicolás, lee esta vaina” y me da un papel.

La verdad es que no lo podía creer, leía el papel y no lo podía creer. Lo leía y lo leía y no lo podía creer. Me acuerdo que Timerman decía: “¿Qué pasa, qué pasa?” Y en eso entra Cristina, como una loca, y dice, más bien grita: “Héctor, llama a la cancillería y confírmame esto”. ¿Pero qué tengo que confirmar? pregunta Héctor. Y Cristina: “Boludo, lo que están gritando todos los medios en el mundo, páginas web y redes sociales, que Cuba y Estados Unidos acaban de restablecer relaciones diplomáticas. No joda y ustedes jugando truco. Lo anunciaron Obama y Raúl en trasmisión simultánea”.

El canciller sale y regresa en minutos, 10, 15, 20 y dice: “Confirmado, absolutamente confirmado” y de un lado se oye: “Nos jodió el negro”. Y de otro: “El negro no, Raúl”.

“¡Dios mío, tanto, tanto dinero que yo creo pudo alcanzar los 200.000 millones de dólares!”

Quiero contar ahora, pasados tantos años, que después me enteré que el gobierno de Raúl había contactado a los gringos a las pocas horas de expirar el “presidente eterno”, cuando aún no se habían secado las lágrimas de cocodrilo que derramaron por su muerte. También que los imperialistas aceptaron pero con el compromiso, que también debían cumplir los mediadores canadienses y el Papa, que ni el gobierno de Venezuela, ni el de Brasil, (ni ningún gobierno latinoamericano) fueran informado del inicio de las negociaciones. Y fíjense ustedes que el traidor de Raúl lo cumplió al pie de la letra, puesto todos los presidentes del Mercosur (creo que menos Pepe Mujica que era medio obamista) pasaron la noche estupefactos.

Pero sobre todos nosotros, los venezolanos, que fuimos los más jodidos y burlados, porque hay que ver los reales que se gastaron durante 10 años para levantar aquel dinosaurio, para sacarlo de la tumba, donde yacía medio enterrado y ya muerto, y darle aquella dosis o transfusión de 125 barrilles diarios de petróleo cuya mitad (todo el mundo lo sabe) era liquidada en el mercado spot, y la refinería de Cienfuegos que se llevó más de mil millones dólares, y las misiones Barrio Adentro y tantas otras, y las triangulaciones, y el dinero líquido, y las urbanizaciones, y la modernización del tendido eléctrico. ¡Dios mío, tanto, tanto dinero que yo creo pudo alcanzar los 200.000 millones de dólares!

Sí, recursos que se dilapidaron, se tiraron al mar, o más bien, a las fauces de aquellos dictadores insaciables y, con los cuales, pudimos solucionarle tantos problemas a nuestros pobres, a nuestros sufridos pobres. Pero nadie lo advirtió, y menos el “presidente eterno”, que en todo acertó, menos en la traición que nos caería desde La Habana. Bueno, dicen que los maridos cornudos son los últimos en enterarse.

Pero con todo lo doloroso que pudo ser, el acto de la traición de Raúl Castro, no fue el único ni traumático que me sucedería en la tragedia que viví en los 38 días que corrieron de diciembre del 2014 a enero del 2015, pues me esperaban, la puñalada trapera de los chinos, de los que llamaban “los camaradas chinos”, y de seguidas, cuando aún no nos reponíamos, el “atentado ” de los árabes, “de los hermanos árabes”.

Y otra vez, qué fortuna que el “presidente eterno” no estuviera vivo, porque de seguro, si no hubiera muerto de un patatus, si pienso que la deserción de aliados tan íntimos y cercanos le habrían arruinado la salud para siempre.

“Siguió lo peor, y vino cuando me “sugirió” que fuera al Fondo Monetario”

Empiezo relatando lo especialmente cruel que resultó el “camarada” Ji Jinping en las dos reuniones que sostuvimos, y en las cuales, asomé nos concediera un préstamo, crédito o financiamiento de 10.000 a 15.000 millones de dólares para aliviar las colapsadas cuentas nacionales, y con un aval que fuera de extensión del Fondo Chino, o de más participación (sin adelantos) en la Faja Petrolífera.

Si les cuento que empezó preguntándome cómo se habían evaporado en tres años el total de 20.000 millones de dólares del Fondo, y si me había dado cuenta que las garantías del mismo se había hecho espuma con un petróleo que se iría a 20 dólares el barril en los próximos 20 años, que qué había pasado con los casos de corrupción que lo espalillaron, y si era cierto que el único preso era un chino, un triste chino, pues les diría poco.

Porque siguió lo peor, y vino cuando me “sugirió” que fuera al Fondo Monetario y negociara un acuerdo con el FMI, y después cuando, al final, propuso que podían darnos 5000 millones de los verdes pero a cambio de una participación del 30 por ciento en PDVSA, le entregáramos tierra venezolana hasta 10 millones de hectáreas para desarrollarlas como campesinos chinos y traspaso de todas las empresas de la CVG.

Oh, vergüenza de vergüenza, humillación de humillaciones que de, todas maneras, fue digerible comparado con la petición de Rouhaní, el presidente de Irán, de que Cilia usara burka, o shador -qué se yo cómo llamaba esa vaina!- en Teherán, y con la frase que me zumbó el jequecito de los Emiratos en Qatar, de que por qué no nos dedicamos a desarrollar la agricultura en vez de estar viviendo de las regalías petroleras… ¡Desgraciado!

En definitiva, que último acto de la tragedia, que, de todas maneras, esperó por un epílogo, como fue la tristemente célebre “Memoria y Cuenta” que me obligaron a presentar a los venezolanos talibanes del proceso como Cabello, Adán Chávez, el Negro Aristóbulo, García Carneiro, Tarek El Aisami, el purgantico de Arreaza, Bernal y demás alcaldes y gobernadores incursos en delitos de cualquier naturaleza, pienso yo.

“Aquel fue mi último acto de gobierno, pues desde entonces, la agarré por viajar”

Y muy asustados, y amenazándome con golpes de Estado, o los colectivos, o con lanzar las turbas a la calle y no dejar piedra sobre piedra. “De aquí no se mueve nadie” me decía Cabello por teléfono “porque no nos vamos a dejar joder”.

Y no los “dejé joder”, haciendo el ridículo de mi vida, asistiendo a la Asamblea Nacional, y hablando de un país que no existía, con estadísticas falsas y trucadas que no creía nadie y diciendo aquella inocentada que recorrió el mundo: “Dios proveerá”.

Puedo afirmar que aquel fue mi último acto de gobierno, pues desde entonces, la agarré por viajar, por no perder ninguna invitación -y hasta invitándome- a países extranjeros, y cuanto más lejos mejor, Burundi, Burkina Fasso, Nueva Zelanda, Australia, lejos, lejos.

Y así hasta que un día me informaron que me habían dado un golpe de Estado, o me habían ganado unas elecciones (no recuerdo bien) y que ya no era más presidente.

Y me quedé por aquí, dando vueltas, por Kartum, Kabul, Islamabad, y Prasanty Nalayan, pueblo del sur de la India donde nació, vivió y murió mi amado maestro. Satya Say Baba. Muy escondido, si señor y casi sin recursos. Pero Dios proveerá.

Así es como el gobierno se encarga de la distribución de los productos en el país

Texto: @RonnaRisquez Infografía: @AdrianitaN

Runrunes

La Superintendencia Nacional Agroalimentaria decide a dónde van los productos.

El sistema le permite saber los inventarios de los productores nacionales, a quién se le despachó, cuánto se despachó y en qué fecha.

  1. Todos los alimentos, medicamentos, productos de limpieza y aseo personal que se comercializan en el país deben tener un permiso de circulación que otorga la Superintendencia Nacional Agroalimentaria, anteriormente Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), que depende del Viceministerio del Sistema Socialista de Alimentación. Este requisito es indispensable para la distribución de los alimentos.
  2. El mecanismo para obtener el permiso de distribución de los productos opera mediante un sistema denominado Guía Única de Movilización de la Superintendencia Nacional de Agroalimentaria, que permite al Gobierno controlar y vigilar la producción y el despacho de todos los alimentos que circulan en el territorio nacional, mediante la emisión de guías de movilización.
  3. El Sistema Integral de Control Agroalimentario (SICA) es la plataforma tecnológica que funciona a través de internet, administrada por la Superintendencia Nacional de Silos y Depósitos Agrícolas (SADA), donde todos los integrantes de la cadena agroalimentaria (productores, distribuidores, comerciantes, importadores y consumidores) deben inscribirse y proporcionar la información sobre la movilización de alimentos, para obtener las guías de movilización que les permitirán realizar la distribución de los productos.
  4. El sistema de guías de movilización comenzó a aplicarse en 2008 solo en los estados fronterizos como Táchira, Apure, Zulia y Barinas, con el objetivo de detener el contrabando de productos de la cesta básica, luego se extendió a todo el país. Recientemente fueron incorporados otros rubros como medicamentos, productos de limpieza y aseo personal, cabillas y cemento, entre otros.
  5. Las guías SADA de movilización definen a qué clientes se les despacha y a qué clientes no.
  6. Para cada despacho, sea de materias primas o productos terminados, se solicita una Guía de Movilización. En el caso de los productos terminados se informa también las toneladas métricas de productos regulados que lleva el camión, su origen y destino, placas del vehículo y nombre del chofer, entre otros datos requeridos por el SICA.
  7. La empresa productora factura al cliente y espera su confirmación. Luego ingresa al sistema (SICA) toda la información sobre la mercancía que va a despachar. Allí la empresa productora de alimentos solicita la autorización del despacho por parte del SADA y espera la guía de movilización para distribuir los productos a los clientes a los que le facturó.
  8. En ese trámite la empresa debe llenar un formato (SICA) en el que indica: el tipo de productos que tiene disponible, a qué clientes pretende despachárselos y en qué cantidades. Luego el SADA autoriza o no la distribución.
  9. Si el SADA no autoriza la guía de despacho, se bloquea el acceso al sistema y se debe anular la factura. La mercancía se factura de nuevo a otro cliente.
  10. Sólo con estas aprobaciones se puede imprimir la guía y entregársela al conductor vehículo que hará la distribución.
  11. El transportista debe llevar la guía de movilización permitida por el SADA durante la distribución de los productos. Si no la tiene o hay alguna inconsistencia en los datos, el camión puede ser retenido por la Guardia Nacional Bolivariana.
  12. Cuando el camión con la mercancía llega a su destino (comercio, planta, almacén, entre otros) el transportista debe entregar la guía a las personas responsables en ese lugar. Estos ingresan nuevamente al SICA para reportar la recepción de los productos. El proceso tiene operación de apertura y cierre de la guía de movilización.
  13. Las redes de Pdval, Mercal y Bicentenario (propiedad del Estado) también requieren guías de movilización.
  14. El sistema le permite saber al SADA los inventarios de los productores nacionales. Saber a quién se le despachó, cuánto se despachó y en qué fecha.
  15. El SADA se reúne con los sindicatos y trabaja con la GNB.
  16. Algunas empresas aseguran que el sistema de guías de movilización retrasa los despachos.
  17. Táchira, Mérida, Trujillo, Apure y Barinas son los estados con más rechazos de guías de distribución. En proporción reciben menos aprobaciones del SADA para la distribución de alimentos.

México lindo y querido… pero quiere el mercado petrolero de Venezuela

México nada de andarse por las ramas. Ya lo dijo claro y raspado: estamos listos para reemplazar al petróleo venezolano. Y lo dijo sin pestañear siquiera.
Cuando Ildefonso Guajardo, ministro de Economía mexicana, postuló -en el último Foro Económico Mundial de Davos 2015- a su país para ser el reemplazo del crudo de Venezuela en el mercado de Latinoamérica pues lo único que estaba subrayando era la grave situación de la administración-Maduro.

front page cómic - México y petróleo de Venezuela
México quiere mercado petrolero de Venezuela

Así de simple.

Ildefonso Guajardo dio a entender el total declive de Venezuela y la futura pérdida de su influencia geopolítica y geoestratégica en la región.
No se pueden pasar desapercibidas las declaraciones del ministro de economía mexicano presentándose como un X-Men de la crisis del petróleo.
En geoestrategia petrolera nada se dice al azar. Aquí no se trata de buenos chicos boys scouts del petróleo ayudando a otros boys scouts que terminaron perdiendo el rumbo. Nada de eso. Existe el canibalismo petrolero así se llame situación de relevo.

México quiere el mercado petrolero de Venezuela del Caribe. Más nada. 

El Estado mexicano quiere aprovechar la situación para aumentar su presencia geopolítica en la región. Y lógicamente tiene todo a su favor. Un mercado ya hecho y servido en bandeja de plata por Venezuela país que no podrá, tarde o temprano, seguir en su papel de don-regalón. 

…a Venezuela le va a ser imposible, en algún momento, mantener el apoyo económico que viene dando principalmente a los países del Caribe. (I. Guajardo en Davos)

México estuvo en Davos cuadrando con sus socios lo que haya que cuadrar. O sea, todo.
Y así lo dijo claramente en ese foro mundial de economía. Sin andarse por las ramas: estamos listos para reemplazar al petróleo venezolano.
Es la zancadilla en el fútbol… pero con extensión de mano para ayudar al caído y quedar bien. Un sin-querer-queriendo.
Palabras claves: “petroleo venezuela”, “ildefonso guajardo”, “mexico venezuela”, “mexico petroleo venezuela”.   

Clodovaldo Hernández: entre el cinismo y el "no más"

En otras ocasiones hemos comentado los escritos de este escribidor del chavismo, por considerarlos como ejemplo de la degradación moral que ha promovido el régimen. Hoy publica un artículo en El Universal en el cual ensalza la astucia de Nicolás Maduro, sin preocuparse mucho del aspecto ético de lo que dice. Al mismo tiempo parece querer decirnos, como Mano é Piedra, que está listo para echar tierrita y no jugar más para el equipo del desastre.  
Menciona lo siguiente:
1.   a Maduro lo desprecian aun de peor manera porque, como bien se sabe, manejaba un autobús.
Mi comentario: Mentira, chico. Los venezolanos desprecian a Maduro porque era un chofer reposero, no porque era un chofer. Lo desprecian porque es un corrupto, al aceptar ser presidente sin tener las credenciales mínimas para serlo. Lo desprecian porque, una vez llegado a la presidencia, ha destruido lo que Chávez no tuvo tiempo de destruir. Al decir lo que dices estás tratando, una vez más, de introducir el odio de clases en lo que es una justa indignación colectiva en contra del tarado.
2.  El Presidente llegó a su segundo mensaje anual ante la Asamblea Nacional en una situación crítica: precio del petróleo en caída libre, desabastecimiento, escasez, inflación… solo malas noticias por decir y sin mucho de dónde agarrarse. Y, a pesar de todo eso, logró escapar ileso del trance e, incluso, pasar a la ofensiva en varios planos. Son señales de que el mandatario maneja ya eficazmente ciertos recursos en los que su padre político era un verdadero artista. En el lugar de la oposición, yo pondría cuidado, en vez de  perder el tiempo escribiendo tuits burlescos y ultrajantes.
Mi comentario: eres un cínico, chico. Celebras que Maduro haya “engañado” al país con su “astucia”, sin darte cuenta de que lo que se le pedía al difunto y lo que se le pide al payaso son respuestas a la crisis nacional que ellos mismos crearon. No que fueran artistas del engaño y de la socarronería. No seas inmoral, chico.
3.   Analicemos a grandes rasgos: Maduro tenía que anunciar recortes drásticos en eso que suele llamarse “el gasto social”, pero, por el contrario, anunció aumentos salariales y de pensiones, mejoras en becas y más viviendas. Tenía que anunciar una maxidevaluación y mareó a la audiencia con una cuestión ahí de tres tipos de cambio, que dejó a unos cuantos sacando cuentas con los dedos. Tenía que anunciar unas medidas concretas para  capear el temporal de la baja de los precios petroleros, y terminó predicando con el libro de Filipenses. Es el tipo de cosas que hacía Chávez, apoyándose en su genio político y su dominio histriónico. El presidente Maduro no llega a esos niveles (él mismo lo sabe y lo dice abiertamente), pero se nota que está haciendo un gran esfuerzo.
Mi comentario: Lo que dices, Clodovaldo, es indecente. Celebras que Maduro haya mareado a la audiencia y se haya empeñado en acentuar sus desastrosas políticas de subsidios y despilfarro. Eso sí, dices, lo hizo imitando el “genio” político del difunto. Tan genial era el difunto, Clodovaldo, que se bajó los calzones frente a los cubanos, quienes lo utilizaron como marioneta y le exprimieron hasta el tuétano, desechándolo una vez que ya no servía sus propósitos. Lo mismo que hacen ahora con el payaso.
4.  Maduro no se conformó con salir bien librado de lo que pudo ser un episodio terrorífico. Se dio el lujo de golpear duro a la oposición por la irresponsable actuación en los días de la guarimba, en 2014.  Paralelamente, hizo nuevos llamados al diálogo y anunció comisiones para buscar consenso en asuntos espinosos. Luego, en un acto cercano a la magia (porque rozó la irrealidad) se remontó a los tiempos en los que Mario Silva era “el señor de la noche” y puso al aire en cadena nacional y en momentos de máxima expectativa uno de esos diálogos escatológicos en los que el ala pirómana de la oposición muestra sus peores llagas.
Mi comentario: Elogias, Clodovaldo, a un irresponsable que se dedicó a distraer la atención del país de sus verdaderos problemas atacando a la oposición, hablando de diálogos irrealizables y de consensos ilusorios para ganar tiempo y extender por algunos meses su agonía. Ello te hace cómplice del gran crimen que la pandilla ha cometido contra el país. Los has aupado todo el tiempo y caerás politicamente con ellos. Te sale Zimbabue.
5.  Habrá que esperar las encuestas para saber qué pasó con el mensaje presidencial en el movedizo terreno de la opinión pública, pero escuché a gente en la calle que hablaba más que nada del aumento salarial y de los bocones que estaban planificando, por teléfono, un saqueo y una matazón. “¿Viste el video que puso Maduro?”, se preguntaban algunos y yo, no sé por qué, me acordé de La Hojilla.
Mi comentario: Es decir, Clodovaldo, que todo se reduce al impacto del alza salarial y a los chismes sobre conspiraciones. Pareciera que, al final, con esa referencia a La Hojilla, te estás cansando tú también de tanta necedad y pretendes ser irónico a costa del régimen. Pero, como decía Luis Herrera Campins: Tarde piaste, pajarito.
  
Sobre este mismo tema opina Elías Pino Iturrieta hoy, así:

La superficialidad del discurso que generalmente pronuncia el presidente Maduro, semejante a la de su antecesor, puede conducirnos a pensar que se distingue por una vaciedad de fácil digestión que no deja de ser atractiva para los oyentes crédulos, pero no hay tal vaciedad. Sus lugares comunes y sus referencias bélicas encubren un proyecto de dominación sin paliativos, cuya pista se sigue reflexionando en torno a las palabras que no utiliza, es decir, sobre los males que no está dispuesto a corregir porque, si desaparecen, se le va la vida al orador y a sus compinches.

Documental “Pedales Veloces” disponible en Youtube

Foto Making Off (Héctor y Olga megáfono)

El cortometraje documental Pedales Veloces de la realizadora y productora audiovisual Lucy González estará disponible en su canal de Youtube PEDALES VELOCES, desde este 26 de enero, en el marco de la celebración los 94 años de edad del ciclista larense Héctor Alvarado.

 
El proyecto relata la dedicación del reconocido ciclista retirado y entrenador técnico del Velódromo de Barquisimeto que lleva su nombre, mediante una herencia o legado a sus colegas entrenadores y seguidores.

 
La participación en el documental cuenta con la presencia de Héctor Alvarado, Olga
purroy, Edgar Purroy, Mario Figueroa, Jairo Madrid, Danis Yépez, Ángel Pulgar e
integrantes de la Escuela Central de Ciclismo del estado Lara. La estructura está contada en tres partes una primera que introduce al espacio de Héctor y su personalidad, al carácter de Olga y presenta a los entrenadores, una segunda sobre la nostalgia del pasar de los años, y una tercera del entrenamiento, expresión en la pista y manifestación de creencias.

 
El Documental ha recibido los siguientes reconocimientos: Mejor Cortometraje
Documental Regional en el 9no Festival de Cortometrajes de Barquisimeto 2013.
Mención Especial en el XII Festival Manuel Trujillo Durán 2014. – Selección Oficial 4to FICAIJ 2014. Selección Oficial del Encuentro Nacional de Cortometrajes Académicos A CORTO PLAZO 2014. Selección Oficial en ELCO 2014. En el Festival de Cine de Maracaibo 2014 y CARACAS DOC 2014.

 
Desde Barquisimeto.com le deseamos muchísimo éxito a Lucy González con este maravilloso proyecto digital.

Foto Making Off (Héctor)

La entrada Documental “Pedales Veloces” disponible en Youtube aparece primero en Barquisimeto.com.

Los Domingos Activos iniciaron con buen pie en el 2015

IMG_4715

Con total éxito se llevó a cabo el primer Domingo Activo como oferta recreacional y deportiva que desarrolla el Instituto Municipal de Deporte y Recreación de Iribarren desde el pasado año, con el objetivo de rescatar los espacios públicos del municipio y convertirlos en sitios para que familias y deportistas puedan disfrutar tranquilamente de la ciudad.

Con una participación aproximada de 150 personas comenzaron las actividades preparadas para los ciudadanos, entre yoga, aeróbic, bailoterapia, tae bo y entrenamientos funcionales. También  se dieron cita un grupo de ciclistas y patinadores que desde las 8:30 am se concentraron en el Boulevard Oscar D´ León de Barquisimeto.

Daniel Antequera, presidente de Imderi agradeció a las personas que hacen vida deportiva en la ciudad que cada domingo se han ido sumando  al programa deportivo de manera voluntaria. “Ellos lo hacen gratuitamente como un aporte a la ciudad, si todos ponemos nuestro granito de arena ganaremos una oferta deportiva para todos los barquisimetanos”. También comentó que para el 2015 están convencidos que será el paso para la reafirmación de esta política pública que desde el ente municipal llevan a cabo.

Por su parte, la participante Joselyn Rodríguez, mencionó que esta iniciativa deportiva por parte de la alcaldía de Iribarren le parece excelente ya que  “a veces no nos damos cuenta que tenemos buenos espacios en la ciudad y no lo aprovechamos como ciudadanos, es una oportunidad de compartir en familia y conocer nuevas personas”.

A partir de este fin de semana, serán todos los domingos que habilitarán este espacio de la Av. Los Leones, simultáneamente en la Redoma El Obelisco desde las 8:00 am para llevar deporte a los iribarrenses.

IMG_4691

La entrada Los Domingos Activos iniciaron con buen pie en el 2015 aparece primero en Barquisimeto.com.

Rafael Enrique Casal, constructor de país


Por Luis Manuel Aguana

“Rafael Enrique Casal Heredia / Nació en Acarigua / Médico Cirujano de la Universidad de Carabobo / Postgrado en Radiología en el Instituto Mexicano del Seguro Social / Profesor de Radiología de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo / Profesor de Postgrado de la Universidad Arturo Michelena / Ex Presidente del Colegio de Médicos del Estado Carabobo / Ex Presidente de la Sociedad Venezolana de Radiología / Ex Concejal del Distrito Valencia / Ex Senador de la República”.

Así escribió Rafael Enrique de su puño y letra su resumen curricular en un papel a mano alzada que aún conservo, para su presentación en el Foro Constituyente en El Nacional donde sería el primer orador y este escribidor haría de moderador. Y fue un resumen bien resumido, valga la redundancia, porque dijo muy poco de sí, y fue muchísimo más que eso…

Político experimentado, amante de la fiesta taurina, pero sobre todo un venezolano integral, consustanciado con los problemas de su región adoptiva, Carabobo, pero sin olvidar nunca su tierra portugueseña.

Pero quisiera hacer de esta nota algo más que el modesto recuerdo de un amigo por ese venezolano excepcional, a quien Dios decidió traer a su compañía en esta hora donde más lo necesitamos.

Quisiera referirme a la lucha de sus últimos años, porque Rafael Enrique luego de participar del hecho político de la democracia que se construyo a partir de 1959, había caído en cuenta desde hacia muchísimos años -como pocos de su generación-, que el país no cambiaria si sus regiones eran el patio trasero de Caracas. Y Rafael abrazó y fue parte del esfuerzo que se comenzó a realizar hace más de 10 años con el Proyecto País Venezuela, siendo uno de sus principales promotores e impulsores, no solo en su Estado, sino en el país.

Nadie como Rafael Enrique como Senador de la Republica y representante de su Estado en un Congreso bicameral debió ser testigo de los desplantes centralistas de los gobiernos en detrimento de las regiones. Nadie como él, profesional calificado de la salud, debió vivir las carencias de su región al ver el desmantelamiento de su sistema asistencial y las enfermedades permanentes de sus habitantes. Nadie como él podía constatar que de un Estado, el mayor emporio industrial del país, se sustraían todos los días los recursos y no se les devolvía a sus habitantes sino las migajas. Mucha riqueza entregada y poca la disfrutada por quienes la producen. Hay que vivir eso para luchar por eso. Y se entregó en cuerpo y alma a cambiar ese modelo, ese sistema político expoliador y hacer todo lo que estuviera a su alcance para revertir el sentido de las cosas a favor de la gente que produce y que reclama esa injusticia.

Y en eso nos hicimos compañeros de ruta, de ideales, de un Proyecto. De aspirar un país mejor, de consolidar un sueño que pudieran disfrutar las próximas generaciones. Rafael sabía que no vería ese cambio y contagiaba esa aspiración como lo pueden recordar todos quienes que le conocimos.

Pero Rafael Enrique no tenía porque hacer eso. Cualquier otro en su condición de edad y logros se hubiera conformado con retirarse a disfrutar de sus nietos, pero no Rafael Enrique. Un espíritu reformador, apasionado por su país tenía que trabajar por mejorarlo hasta el final. Y eso hizo. Se dedico a convocar a las mejores mentes de su Estado, universitarios, empresarios, comerciantes, colegas, vecinos en Asambleas y todo aquel que pudiera comprender el alcance de lo que proponemos. Que si cambiamos el modelo político estructural, cada región tendría mejores oportunidades de desarrollarse. Y tenía razón, tenemos razón.

Ciertamente ha sido un duro golpe para todos nosotros la pérdida de un personaje de la trascendencia de Rafael Enrique Casal. Pero una vez un sacerdote me dijo para consolarme por el fallecimiento de alguien muy cercano, que cuando Dios hace cosas como esa lo hace por un bien mucho mayor. Nunca lo acepté pero lo comprendí. Dicen que hay que aceptar los designios del Señor porque son parte de un plan mucho mayor que los humanos somos incapaces de comprender.

Quiero pensar que Rafael Enrique está convenciendo a Dios que en ese plan le de a Venezuela una oportunidad para salir adelante. Y habiendo conocido a ese extraordinario personaje, estoy seguro que ahora mismo lo está haciendo.  Y estoy seguro que el Creador por la gracia de ese hijo que llamó a su lado y por su bondad infinita de amor por nuestro país, de ese ejemplo que dejo sembrado Rafael, estará multiplicando para el futuro a muchos Rafael Enrique para la gloria de su Estado y de Venezuela.

El mejor homenaje que podemos hacerle a Rafael Enrique Casal quienes creemos en lo que el creyó y luchó en los últimos años de su vida, es continuar su ejemplo de virtudes republicanas, haciendo realidad la Rebelión de la Regiones en manos de la gente de toda Venezuela. Perdimos a Rafael Enrique pero reafirmamos una causa.

Siempre había querido saber que se hubiera sentido conocer personalmente a los constructores de un país. Conocer, aprender e interactuar con un personaje como Rómulo Gallegos, como Rómulo Betancourt, como Andrés Eloy Blanco. A esos políticos de verdad serios, honestos y curtidos, con un extraordinario sentido de grandeza para su país y de servicio verdadero por la democracia. Pues ya me puedo morir tranquilo, conocí a Rafael Enrique Casal…

 Caracas, 25 de Enero de 2015

Twitter:@laguana

JOSÉ DOMINGO BLANCO (MINGO): El galló pelón en cadena


“La Desmemoria
y Cuentos…”

 El miércoles en la noche me reí mucho con un programa de humor que pasaron ¡Y en cadena nacional! Buenazos los chistes. Y ni se diga la capacidad de decir cantinfladas del comediante.

Eran insólitas sus frases; muchas, las he escuchado hasta el cansancio en los últimos tres lustros porque, han calado tanto, que los adeptos y adictos a los chistes malos de estos payasitos, luego de escucharlas, las repiten en cualquier contexto, normalmente, cuando quieren escurrir el bulto y librarse de responsabilidades. A eso han quedado reducidas esas expresiones. Pues, volviendo al tema del show del miércoles, debo reconocer que no escatimaron para propinarnos a los espectadores mucha diversión: ¡Todo un espectáculo! Qué excelente manejo del sarcasmo, del cinismo, la improvisación y la ironía. Qué capacidad de decir mucho para no decir nada…qué derroche, en tiempos de austeridad forzosa. El Gallo Pelón en cadena, pues. No, perdón: ¡qué melodrama! “Aventuras de la imaginación”, con Nicolás Maduro…para coger palco.

El opening, del que sólo pudimos ser testigos tácitos gracias a la excelente descripción que hiciera el colega Edgar López en su reseña, estuvo aderezado -según cuenta López- de disfraces de próceres, patinadores repartiendo volantes, arepitas socialistas y joropo del recio cuya letra era toda una oda nacionalista -¿o tendríamos que agregarle una jota?- exhortando a los gringos para que retornen a su home; pero me pregunto ¿qué gringos? porque aquí hasta los criollitos quieren irse al “home sweet home” de los yanquis. Y la consigna que, según nos cuenta, repetían tres doñitas entusiastas: “Con harina, leche y pañales nos quieren dominar: en el cielo manda Chávez y en la tierra, Nicolás”. Para morirse de la risa, ¿o no?

El show arrancó rindiendo un tributo silencioso a la memoria de quien, pareciera, fue la única víctima del hampa -¡su hampa!- el pasado 2014. En Venezuela, durante el año que apenas acaba de culminar, no solo murió el diputado Serra. Cientos de venezolanos perdieron la vida en manos de delincuentes a los que el gobierno no termina de controlar sino, por el contrario, con los que pareciera coquetear y aupar. Me molestó, pese a la comicidad con la que había arrancado el espectáculo, lo irónico de sus comentarios. Pensé en las familias enlutadas que, también en 2014, y no con la celeridad con la que aprehendieron a los responsables del crimen del diputado Serra, todavía claman para que también se haga justicia.

Cuando estaba a punto de apagar el televisor, otra frase del comediante llamó mi atención. Maduro habló de su “tour”. Así como lo oyen: dijo tour; no gira. ¡Se delató Nicolás! Pensé. La reciente gira fue más de placer que de negocios. Total, imagino, Maduro debe justificarlo como las merecidas vacaciones navideñas para la familia ¡con todos los gastos ilimitados pagos, sin trámites Cadivi y a dólar a 6,30 como el que sólo se dispondrá -¡y que!- para comida y alimento en 2015! según contó para deleite de la audiencia. Después, minutos huecos para solo remontar al pasado. Demasiado tiempo dedicado a discurrir y atacar a los mismos de siempre. Pero bueno, se entiende: era la única manera de ganar tiempo. “La Desmemoria y Cuentos” era un trago muy amargo para Maduro porque representaba una cita con la honradez, con la honestidad y la sinceridad. Por eso, no tuvo otra opción que volver a los apátridas, a la guerra sucia, a la derecha putrefacta, a las frasecitas de siempre. Un chiste cínico tras otro, para sólo anunciar medidas sociales “fríamente calculadas”, de esas que le han dado resultado a este régimen cuando se trata de un año electoral. ¡Yo te aviso chirulí que iba a hablar en profundidad del aumento de la gasolina o de la devaluación! Esa que medio se infiere luego de escuchar su trabalenguas de la bolsa-subasta o la subasta de bolsas a la que habrá que acudir para conseguir unos dolaritos.

“¡Dios proveerá!” Dijo el comediante y no supe descifrar si la frase quedó incompleta o, en realidad, a quien invocaba por ayuda era a Diosdado. Los comunistas hablan de Dios, solo cuando Marx los pone contra la pared. En esos momentos de pánico es cuando utilizan a Dios como muletilla. Y es cuando pretenden que la gente los reciba como víctimas, así sean unos asesinos. ¿O acaso no tenemos viva la imagen del difunto presidente aferrado al crucifijo, tratando de lucir como el mártir que nunca fue? Comunista, no invoca a Dios.

Luego me surgió una duda: ¿será que Maduro lo que nos ofreció fue su Memoria y Cuentos pero, la del año que viene? ¿La del 2016? Porque, al final, habló mucho para no decir nada.
La prioridad de este régimen no es la producción, es el populismo. La prioridad no fue anunciar las medidas económicas que se necesitan para resolver el problemón que se nos avecina. Aunque aplicarlas significase admitir los errores. Chávez, durante su gobierno, aplicó la doctrina Betancourt: el petróleo sobre la política. Éste que lo suplanta, pareciera no actuar distinto. Una vez más queda demostrada la incompetencia de Maduro. No es apto para el cargo y sus asesores son una pandilla de psicópatas, mediocres, resentidos y oportunistas. ¿Y la MUD? Convoca para el sábado una marcha de las ollas vacías: otro chiste en una época en la que tendríamos que ponernos serios.

Maduro, una vez más, se apegó al guión. Y su discurso, pese a lo bucólico, no queda sino para lanzarlo, una vez más, por el albañal.

José Domingo Blanco

“Burguesía parasitaria” es roja y quebró el país

“Todo lo que toca el nefasto
régimen, lo arruina…”

El 15% de incremento salarial murió al nacer devorado por el aumento de la gasolina (silencio sobre el petróleo regalado a Cuba y Petrocaribe) y por la enorme devaluación.

Dos fotografías publicadas en La Patilla el día en que Maduro presentó su “memoria y cuentos” revelan, por sí solas, las mentiras y la corrupción del régimen. La primera gráfica capta “el festín de camionetas de lujo” de quienes aupaban en la AN los embustes e insultos del “orador”, y la segunda: vista aérea de una cola gigantesca alrededor del mercado Bicentenario de la Plaza Venezuela.

Maduro bramaba en la AN sobre las “dificultades” que la “guerra económica” de la “burguesía parasitaria” de la “derecha”, han hecho pasar a la economía venezolana, y mientras el FMI pronostica para Venezuela en 2015 una caída del PIB del 7% , el cínico Maduro aseguraba que este año “será el de la renovación económica”. Poniéndose la soga en su propio cuello, Nicolás recordó que “el ingreso de nuestro país en 15 años se quintuplicó” y a sabiendas de que la mayoría de esos ingresos fueron dilapidados en corrupción(de la cual surgió la boliburquesía parasitaria chavista); en la regaladera obsesiva de Chávez y de Maduro a sus compinches del continente; en cachivaches y armas de guerra adquiridas a China y Rusia, Maduro dijo que más del 60% de esa inmensa riqueza había sido invertida “en lo social”.

Para reforzar tamaña mentira, mostró una gráfica borrosa e ilegible, de las diluídas cifras inventadas por su amanuenses. Añadió haber “invertido seis veces más en educación y nueve veces más en salud”, omitiendo las cifras de deserción escolar, la virtual eliminación del Plan de Alimentación Escolar, escuelas derruidas y maestros con sueldos miserables. “¿Cuál es el avance de un país donde 1.700.000 jóvenes no estudian ni trabajan?” Le pregunta el diputado Julio Borges a Maduro. Baste ver las cifras sobre el incumplimiento de Venezuela de las metas del Milenio del PNUD y del desmantelamiento que hizo Chávez del sistema nacional de Salud para crear “Barrio Adentro” (hoy en ruinas). Los médicos de los hospitales del país reportan que no cuentan con insumos (no hay medicinas, así que pacientes con cáncer y otras enfermedades mueren sin tratamiento). Por no haber, no hay jabón para lavarse las manos, ni guantes, ni cepillos, ni sal yodada, ni nada. El desabastecimiento obliga a cambiar las dietas de los pacientes de hospitales y clínicas: “Ya no reciben proteínas, ni lácteos, ni verduras, ni frutas variadas”. En sus “cuentos” en la AN, Maduro volvió a culpar de la escasez a “distribuidores y mayoristas. “¿Como puedes decir que el gobierno controla 74% de toda la comercialización de productos básicos, pero son “otros” los culpables de la escasez?”, vuelve a preguntar Julio Borges a Maduro, y añade: “Maduro: pregúntales a tus panas de Brasil, Ecuador, Bolivia o Nicaragua si ellos tienen esta tragedia de largas colas y la gigantesca inflación de 100% en alimentos”? Todo lo que toca el régimen, lo arruina: ahí están los “exprópiese” que acabaron con nuestra agricultura: Agropatria, hoy un cadáver, nació destruyendo a la próspera Agroisleña (cuando fue expropiada, Chávez prometió “más alimentos a menor precio”); y la confi scada Friosa, que alimentaba a Guayana, hoy es una ruina con neveras dañadas y anaqueles vacíos.

No aprenden: con la recién confiscada Distribuidora Herrera (varios de sus directivos están detenidos) se repite el robo y fracaso oficiales. “¿Cuál es el avance social de un país -inquiere de nuevo Borges a Maduro- en el que los precios de los alimentos han crecido 246% en dos años, miles viven en refugios, se construyen muchas menos viviendas de las anunciadas y hubo 25.000 muertes violentas en 2014?”

Dejó el invisible 6,30, dizque para medicinas y alimentos que, de haber sido usado para ese fin, los anaqueles de mercados y farmacias no estarían vacíos. La corrupción oficial con el control cambiario es tan escandalosa, que el humorista EDO la grafica así: “El dólar a 6,30 será para rubros alimenticios. Por ejemplo, los guisos”. La ruina de Venezuela no es por la caída del petróleo (ningún país petrolero está en quiebra), sino por los 16 años en los que no ha habido rendición de cuentas sobre en qué se gastaron los más de un millón de millones de dólares recibidos. En esos años, vimos surgir unos boliburgueses parasitarios que cayeron sobre la riqueza nacional como una plaga de langostas.

Maduro está derrotado dentro y fuera del país (Dieterich´s dixit). En su viaje a Bolivia, Dilma Roussef prácticamente le esquivó el saludo y Evo no le mostró la efusividad de siempre. Del muy costoso viaje a China, Rusia y países árabes, vino con las manos tan vacías como las arcas nacionales. Ahora corroído por el miedo y la debilidad de su tambaleante gobierno, la respuesta de Maduro a los problemas del país es cada vez más represiva e irracional: como la de detener a un estudiante que pacíficamente repartía café a quienes hacían cola en uno de los mercados Bicentenario, y en los vasitos de cartón había escrito:

“No te acostumbres, podemos vivir mejor”.

¡Y podremos!.


Marta Colomina

Dieciséis años de incompetencia

Capriles canta en coro con salidistas que querían clavarle un puñal

 

 

Some people at the demonstration worried about the low turnout. “There’s not a lot of people,” Diana Colorado, a 45-year-old electric engineer from Caracas, said at the march. “Everyone has become apathetic. They’ve lost faith in the politicians. The change they’d been hoping for never came.” At the Chacaito plaza where the opposition rally ended, a block from where Lopez was arrested last year, about a hundred young protesters remained at 2:45 p.m. and were surrounded by about twice as many riot police as they chanted “resistance.”

Venezuela Opposition March Ends After Police Scuffles (Bloomberg News, 24 de enero de 2015)

_____________________________________________________________________________________________________

 

Cada vez son más ralas las concentraciones de la oposición en Venezuela. (Las del oficialismo también). Sumadas todas las marchas y contramarchas convocadas desde que Jesús “Nos vamos p’a la calle” Torrealba se encargara como Coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática, no alcanzan a igualar una manifestación mediana de las de 2002 a 2004. Esta vez, en un arranque de ingenio, a alguien se le ocurrió bautizar la de ayer como “de las ollas vacías”, tal vez en alusión a las que cocinan la imaginación estratégica opositora. Antes de la exigua demostración, la MUD lanzó la consigna de cornetear y cacerolear en todo el país la “Memoria y Cuenta” de Nicolás Maduro—“Dios proveerá”—, quien ha vuelto a coger el avión para regresar corriendo a Arabia Saudita. Respuesta a tal convocatoria: silencio nacional.

Ya había pasado lo mismo con una invitación parecida del profundo estratega Antonio Ledezma, cuando prescribió cacerolas y corneteo para anular la aprobación de la Ley Orgánica de Educación, publicada en Gaceta Oficial el 15 de agosto de 2009. Para ser justos, debe anotarse que un análisis posterior le llevó a recetar algo más contundente: “un referendo abrogatorio que derogue la Ley Orgánica de Educación ya firmada este sábado por el presidente de la República Hugo Chávez Frías”. Todavía ignoraba que la Constitución norma en su Artículo 74: “No podrán ser sometidas a referendo abrogatorio las leyes (…) que protejan, garanticen o desarrollen los derechos humanos…“, y no había meditado sobre la posibilidad de que el obsecuente Tribunal Supremo de Justicia sentenciaría innecesariamente que la educación es un derecho humano, pues ya está dicho en el Artículo 102 del texto constitucional: “La educación es un derecho humano y un deber social fundamental…”

Luego de demostrar el 14 de enero que sus dotes oratorias han mejorado mucho—en una rueda de prensa fustigadora del gobierno e informándonos que hay carestía e inflación en Venezuela, lo que no sabíamos—, Henrique Capriles Radonski señaló el remedio: “debe haber una movilización reivindicativa; tenemos que lograr que el pueblo sea escuchado. De acuerdo a los planes que se organicen, yo acompañaré a esa movilización desde cualquier estado del país, y tenemos un conjunto de acciones que presentaremos en próximas horas”, aclarando que las presentaría en primer lugar a los partidos políticos y después, of course, al pueblo. (Hasta en esto imita a Chávez; cuando se preparaba el proyecto de enmienda que le permitiría elegirse indefinidamente, el difunto líder concedió graciosamente: “Les doy mi autorización al Partido Socialista Unido de Venezuela y al pueblo venezolano [en ese orden] para que inicien el debate para la enmienda constitucional…”)

La olla de una manifestación vacía

La olla de una manifestación vacía

Bueno, el ingenioso récipe de Capriles se materializó en la “Marcha de las Ollas Vacías”, que con su solo nombre prometía en brillante ocurrencia táctica tumbar a Maduro. (En la misma alocución del 14 de enero, el doble excandidato presidencial declaró que éste era “el momento perfecto para cambiar de gobierno”). Naturalmente, es de la suprema importancia que Capriles acompañe estas novedosas prácticas “desde cualquier estado del país”; su personal asistencia a estas cosas sería providencial. También anunció que se había puesto de acuerdo con los “salidistas” (sin aludirlos por este nombre); es decir, por quienes, según él, “muchas veces te ponen la mano en el hombro y después le están clavando el puñal en la espalda”. (El 16 de enero de 2013, cuando tomaba posesión como Gobernador de Miranda, en declaraciones que cerró así: “Venezuela cuenta con el Flaco, con este servidor”). Trece años llevamos ya de manifestaciones, movilizaciones, marchas, concentraciones, protestas, corneteos y cacerolazos, pero ahora la cosa será dirigida por “el Flaco”; ahora estamos hechos.

………

Desde diciembre de 1998, la dirigencia opositora venezolana no ha dado pie con bola ante el chavismo. Primero, se sumió en un estado catatónico, en una crisis de vergüenza. Cuando vinieron las votaciones de constituyente, Henry Ramos Allup intentó elegirse por el estado Apure ¡por iniciativa propia!; no quería que se le confundiera con un adeco. Luego, organizada en la Coordinadora Democrática—señora ya fallecida cuya única hija es la Mesa de la Unidad Democrática—, se dedicó a tropezar una y otra vez. El 19 de agosto de 2004 alguien escribió:

Si tuviéramos, Dios no lo permita, un pariente con tan grave dolencia que ameritara la atención de toda una junta médica; si este cuerpo de facultativos intentase primero una cierta terapéutica y con ella provoca a nuestro familiar un paro cardiaco; si a continuación prescribe un segundo tratamiento que le causa una crisis renal aguda; si, finalmente, aplica aún una tercera prescripción que desencadena en nuestro deudo un accidente cerebro-vascular, con toda seguridad no le querremos más como médicos. Y ésta es la estructura del problema con la Coordinadora Democrática. La constelación que se formó alrededor de ella, no sin méritos que hemos reconocido, nos llevó primero a la tragedia de abril de 2002, luego a la sangría suicida del paro, finalmente a la enervante derrota del revocatorio. (Para no agregar al inventario una nutrida colección de derrotas menores). No hay vuelta de hoja. No podemos atender más nunca a esa dirigencia. (Bofetada terapéutica, en la Carta Semanal #100 de doctorpolítico).

En la misma vena, ahora incluyendo en el juicio a la MUD, el mismo autor puso en Las élites culposas:

Y ésa es la tragedia política de Venezuela: que sufre la más perniciosa dominación de nuestra historia—invasiva, retrógrada, ideologizada, intolerante, abusiva, ventajista—mientras los opositores profesionales se muestran incapaces de refutarla en su discurso y superarla, pues en el fondo emplean, seguramente con mayor urbanidad, el mismo protocolo de política de poder afirmada en la excusa de una ideología cualquiera que, como todas, es medicina obsoleta, pretenciosa, errada e ineficaz. Su producto es mediocre.

………

Acá se ha advertido insistentemente sobre este preocupante fenómeno. (Ver, por ejemplo, MUD: marca de camisas de fuerza o MUD, MUD, MUD, es hora de partir). Y también se ha sugerido una salida al problema en más de una ocasión; la más reciente es del 8 de octubre del año pasado: El mercado político nacional. Pero este año debe haber elecciones para una nueva Asamblea Nacional, y sería un golpe de viento afortunado que el oficialismo pierda el control del poder Legislativo Nacional. Es bastante probable que la oposición obtenga mayoría de curules, vistos los niveles de desaprobación del gobierno y su pernicioso y obsoleto modelo en las encuestas. De darse este resultado, tal cosa se lograría no porque los dirigentes opositores tengan algo en la bola, sino por la terca incompetencia de los socialistas. A pesar de tal cosa, se trataría de un obvio mal menor, y hay mucha gente que se conformaría con eso.

En el horizonte, sin embargo, aparecerán tarde o temprano voces no alineadas en la polarización, con discurso transideológico, el necesario en Venezuela y todo el mundo. Porque es que más que oposición, lo que se necesita es superposición. LEA

___________________

Corrupción y mentiras

HUMBERTO MARCANO RODRÍGUEZPor ser un régimen corrupto tiene que ser forajido y mentiroso, este régimen castro-comunista que no solamente ha convertido a Venezuela en el país de las colas y del NO HAY, también somos   el hazmerreír a nivel mundial por el constante engaño de “vamos hacer, pero nada se hace”, todo se destruye y es así como a una empresa   como PDVSA una de las más grande y floreciente empresa petrolera del mundo la hayan llevado en tan corto tiempo a la ruina casi total, arrastrando una monstruosa deuda que la incapacita para dedicarse a lo que toda empresa   petrolera es su cometido, explorar, producir , refinar y mercadear de tres millones de barriles de   crudo que se producían en el 2002 con 42.000 empleados y obreros y planes concretos para producir para el 2006 seis millones de crudo, ahora con 140.000 empleados y obreros apenas   produce 2.250.000 barriles diarios.

 

El fracasado ingeniero mecánico antiguo empleado del montón en INELECTRA, convertido en obra y gracias de este corrupto régimen, en presidente   de PDVSA, en uno de sus delirantes e inconscientes planes etéreos prometió las   siguientes metas   a cumplir en su fantasía “siembra petrolera” para el año 2012:

 

Para esa fecha la industria estaría produciendo 5.837.000 barriles diarios de crudo, pero finalizando el año 2014 la producción apenas llega a la cifra de 2.250.000 barriles   diarios. Abandonaron miserablemente la producción de petróleo liviano en la costa oriental de Lago de Maracaibo y ahora se le compra a Argelia.

 

Para el año 2010 el proyecto Mariscal Sucre en Península de Paria, estaría produciendo la cantidad de 11.5000 millones de pies cúbicos de gas diarios, estaría ya lista y en funcionamiento una planta de licuefacción en Guiria y se podrían exportar a Colombia un promedio de 1.200 millones de pies cúbicos de gas diarios, y se tendrían alrededor de 500.000 vehículos   a gas, resultados: No se ha construido la tal planta, apenas se producen 4.500 millones de pies cúbicos de gas diarios del sub suelo, no del proyecto Mariscal Sucre, solo 65.000 vehículos hay a gas en el país, y es Colombia la que le está vendiendo gas a Venezuela, para el uso doméstico e industrial del Zulia, así   como le vende electricidad, cuando en tiempo de la democracia era Venezuela la que le vendía electricidad a Colombia.

 

Se construirían tres nuevas refinerías en Cabruta, Caripito y Barinas, mentira total, no solo no se han construido, no hay planes para ello y las actuales de Bajo Grande Maracaibo, Amuay y Cardón en Falcón, El Palito en Carabobo y la de Guaraguao en Puerto La Cruz se encuentran en pésimas condiciones por total falta de mantenimiento, de hecho durante todo el año 2014 y el comienzo de este se le ha   estado comprando grandes cantidades de gasolina, componentes para su elaboración a empresas   de EUA.

 

Se comprometió que se construirían dos modernas ciudades en la faja del 0rinoco, falso ni movimientos de tierra existen.

Se modernizaría a flota petrolera   con la adquisición de 758 tanqueros ( Una de la más poderosas empresas marítimas del mundo es la MAERSK LINE, sumando todos sus tanqueros, gaseros, mineraleros y buques   de carga, ni en sueño alcanza esta cantidad), resultados para   el 2014 apenas PDVSA posee 23 tanqueros   de los cuales varios están fuera de servicio por obsoletos y falta de mantenimiento obligatorio de acuerdo a las leyes marítimas internacionales, apenas 42 se han mandado a construir en España, Argentina, Irán y China, construcciones que se han visto envueltas en todas clase de líos por falta de pagos, sobre precios, demoras fraudulentas, porque de esa manera mantienen el gran negocio que es el fletamento o alquiler de buques por las grandes comisiones que ello   conlleva.

 

Como ya se ha dicho en otras oportunidades PDVSA es la única empresa petrolera del mundo ahogada en gigantescas deudas tanto externas   como internas, la primera sobre pasa los 60.000 millones de dólares y la segunda alcanza los 40.000 millones   de dólares, se calcula que ha recibido del Banco Central más   de 700.000 millones   de bolívares (dinero inorgánico) para hacer frente a fallas en su circulante, es una empresa que cambió la meritocracia por la corrupción encontrándose actualmente politizada donde prevalece la pertenencia al PSUV ante que el tecnicismo.

 

OTROS

Cuando el ilegítimo e ilegal detentador de la presidencia estaba en la memoria y cuento en la Asamblea Nacional, después que leyó los decretos sobre los pírricos aumentos y habló sobre otras medidas económicas dijo, “Dios proveerá”, lo que hay que entender que no tenía   conciencia de lo que estaba decretando y que algo tan delicado como es la economía de un país, para él es como el pensamiento del “filosofo” Eudomar Santos, como va viniendo vamos viendo, decretamos aumentos y después veremos, ¿Será que la impresora del Banco Central va seguir   funcionando?. Ya el barril de petróleo llegó a 39 dólares, que si bien es cierto en   enero y febrero aún se estará cobrando el entregado en noviembre y diciembre a los precios de aquel momento, ¿Qué va suceder a partir del mes de marzo? De inmediato confesó que los recursos para los aumentos saldrían de créditos   adicionales que solicitará a la Asamblea Nacional, a confesión de partes   relevo de pruebas; esto significa el fracaso de su gira vacacional con sus 70 acompañantes, que vino con las manos vacías, a propósito el avión utilizado, es una nave de matrícula cubana   comprada por el régimen a Rusia y regalada a los Castros y que se la alquilan cada vez que sale de viaje, de allí el costo de la gira que dicen los expertos sobrepasó los tres millones de dólares. (Cuando Rómulo Betancourt fue Presidente Constitucional de la República de Venezuela, realizo dos viajes a USA acompañado de su esposa y existen pruebas documentales que el pasaje de su esposa lo pagó él de su sueldo)

 

¡Donde estarán las 650 millones de toneladas de alimentos que el “general” Carlos Osorio declaró que   tenían almacenadas para ponerlas   a la venta en toda Venezuela, porque las colas   son cada día más largas tanto en auto mercados, como en abastos y farmacias, por lo que  cada día se acrecienta más la escasez, es tan grave la situación que en los mercados municipales de Caracas, los llamados libres, ante la presencia de administradores, fiscales y delegados de precios justos la especulación en los precios de artículos alcanzan cifras astronómicas.

 

Ya los voceros del régimen han manifestado que no habrá dólares para los empresarios que fabrican artículos de aseo e higiene tanto personal como del hogar, lo que significa que aunado a la escasez los precios de estos se elevaran.

 

Nicolás Maduro habló de nombrar una comisión para que estudie sobre el aumento de la gasolina, con la intención de que la gente se pronuncie al respecto, pero no dijo nada  sobre la principal   cuestión del asunto en cuanto a la quiebra económica, se trata de los 350.000 barriles de crudo y refinados que se le regalan a Cuba, a los países chulos del ALBA y   de PETROCARIBE, solo el hecho de cesar esa regaladera sería   suficiente para comenzar a  enderezar la economía del país, pero para eso se necesita poseer lo que no se tiene y sacar a los invasores cubanos del país.

hjmrodriguez@gmail.com   —   Twitter:@Hmarcanor

CUANDO LA DICTADURA Y LA OPRESIÓN SE HACEN LEY, LA REBELIÓN ES UN SAGRADO DERECHO

Los colaboracionistas bolivarianos

philippe_petain_1El término “colaboracionismo” lo acuñó el más emblemático de los colaboracionistas, el héroe de Verdun, Mariscal Philippe Pétain, presidente del régimen de Vichy que gobernó parte del territorio de Francia ocupado por Alemania hace exactamente, este mes de junio, 67 años. El exhorto de Pétain a la “colaboración” de los franceses tornó el vocablo en un estigma. Colaboracionismo adquiere entonces en su más extrema acepción la sinonimia de traición.

No existe una sola clase de colaboracionismo. A raíz de la invasión alemana a Francia, el secretario general del Partido Comunista, Maurice Thorez, se negó a luchar contra un país que era aliado de la Unión Soviética y huyó de Francia. Diputados comunistas de la Asamblea Nacional también fueron declarados traidores y enviados a una prisión en Argelia. Una vez que la Unión Soviética es invadida por Hitler y se une a los países Aliados los dirigentes comunistas pasan a ser héroes de la resistencia.

Desde que el presidente Chávez dividió a la nación en “patriotas” y “traidores”, el concepto de colaboracionismo ha venido adquiriendo una particular significación. ¿Qué otra cosa puede ser para la masa bolivariana el disidente que el presidente Chávez califica permanente y genéricamente de “lacayo del imperialismo” y apátrida, sino un colaboracionista? Sin embargo, en ocho años de gobierno bolivariano no ha habido un solo juicio con algún valor jurídico que condene a un solo venezolano de la oposición como traidor o colaboracionista de un Estado extranjero. En el verano de 1944, cuando las tropas alemanas huyeron de la Francia liberada, los tribunales condenaron por colaboracionistas a 6.763 personas; 1.500 fueron ejecutadas.


La otra cara

El colaboracionismo adquiere expresión y contenido cuando se asocia a aquellos que sin ser militantes del movimiento que llega al poder, por diferentes razones se someten, pasiva o activamente, a la voluntad de un hombre fuerte. En todos los países ocupados por Alemania y Japón hubo colaboracionistas. Todas las dictaduras y autocracias latinoamericanas cultivaron sus propios colaboracionistas.

Las motivaciones o razones para colaborar con un régimen opresor adquieren diferentes formas. En los inicios de la Venezuela bolivariana muchos fueron seducidos por la posibilidad de cambios que ofrecía una revolución supuestamente democrática. En el proceso se han ido transformando en disidentes. La simpatía y convicción ideológica son también motivaciones.

Dirigentes políticos, empresarios e intelectuales de Francia de los años 30 creyeron que el nazismo era un mal menor comparado con el desorden de la Tercera República. En EE UU hubo tanta simpatía por el movimiento nazi que el gobierno hubo de regular el lobby financiado por Alemania. Desde entonces los agentes que actúan en nombre de extranjeros deben registrarse en el Departamento de Justicia.

Una Europa nazi-fascista ejerció un especial atractivo de orden y progreso que preocupó a EE UU, Gran Bretaña y a la Unión Soviética. El miedo es otro factor que motiva a colaboradores pasivos y activos. A medida que crece el miedo crecen los colaboradores pero también los que se resisten.

Los más activos y despreciables colaboracionistas del régimen de Vichy fueron los que formaron parte de la Milicia dirigida por el general francés Joseph Darnand. Un grupo, que por estar integrado por franceses legionarios, fueron más eficientes en combatir la Resistencia que la SS. Sus miembros gozaban de privilegios que se traducían en buenos salarios y alimentos escasos a los cuales no tenía acceso la población. Después de la guerra Darnand y muchos de sus compañeros milicianos fueron perseguidos, detenidos y algunos condenados a muerte.

Muy pocos lograron escapar al odio que provocaron en la población. Por muchos años Francia vivió lo que se ha dado en llamar el Síndrome Vichy o le passé qui ne passe pas (el pasado que no pasa).


Mentes cautivas

Los intelectuales no fueron una excepción y también sucumbieron al colaboracionismo. El año pasado el renombrado escritor alemán, Günter Grass, premio Nóbel de Literatura, reconocido mundialmente por su obra profundamente pacifista confesó que había pertenecido a la Waffen-SS en su juventud, el temible brazo militar de la GESTAPO que estuvo integrado por centenares de miles de voluntarios extranjeros colaboracionistas.

Francois Mitterand, el líder socialista de la posguerra que ejerció la presidencia de Francia, reconoció en los últimos años de su vida que había sido funcionario del régimen de Vichy. Entre colaboracionistas intelectuales se destacaron, entre otros, los casos del filósofo Martin Heidegger y el escritor francés Robert Brasillach. Después de la guerra no se le permitió a Heidegger enseñar hasta el año 1951. Brasillach, tuvo menos suerte, su más activa e ideológica participación lo llevó a la muerte por ejecución.

La relación entre Francia y Alemania durante la guerra fue motivo de especulaciones políticas y filosóficas que se asemejan a los comentarios nacionales e internacionales que han provocado la extraña dependencia entre la Venezuela bolivariana y la Cuba castrista. En esta relación en la cual la percepción generalizada es que un país domina ideológicamente al otro es posible identificar casos que tarde o temprano serán percibidos o juzgados como colaboracionismo. El número de cubanos en áreas relacionadas con la seguridad nacional no deja margen para la duda.

En 1945, Jean Paul Sartre, se refirió a “curiosas metáforas” que presentaban la relación política franco-germánica como un juego sexual en el cual Francia representaba el papel de la mujer. La mentalidad del colaboracionista, decía Sartre, es femenina, reconoce su debilidad y usa las mismas armas de una mujer. El colaboracionista es, en consecuencia, taimado, encantador y seductor. Como en las relaciones feudales de una sierva y el amo, el colaboracionista sabe que la fuente del poder de aquel es la fuerza.


El criollo

Así como no hubiera sido posible la consolidación de la revolución bolivariana y la colaboración de Cuba sin la participación de José Vicente Rangel, la alianza que encabezó el mariscal Philippe Pétain con Alemania no hubiera sido posible sin un hombre como Pierre Laval. De origen provinciano, Laval se graduó de abogado y ejerció en París donde se destacó como un astuto político socialista y oportunista. Inicialmente fue viceprimer ministro y luego primer ministro del régimen de Vichy. Laval fue el instrumento clave del colaboracionismo con Alemania. El primer político francés que luego de la ocupación alemana de Francia se entrevistó con Hitler fue Laval. De esta reunión, en octubre de 1940, surge la alianza colaboracionista franco-alemana que perdurará hasta la liberación de París, en agosto de 1944.

Pero la semblanza con la realidad venezolana no se agota allí. A pesar de las permanentes acusaciones de “vendidos al imperialismo” que el oficialismo le endilga a la oposición indiscriminadamente, incluso a los jóvenes estudiantes, el régimen bolivariano no puede escapar de su propia celada. Los factores históricos y conceptuales del colaboracionismo han calado tanto en la imaginación de grandes sectores que será difícil desentenderse de ellos con facilidad.

Por último es necesario destacar que el colaboracionismo, por principio general, sobreviene después del ascenso al poder de un líder mesiánico. Así como no se le pudo endilgar el mote de colaboracionista a Goering, Borman o Speer, que lucharon al lado del Führer desde el principio no se podría hablar de colaboracionismo en casos como los de Diosdado Cabello, Jesse Chacón o Nicolás Maduro. No son estas las circunstancias de José Vicente Rangel, Jorge Rodríguez o Luisa Estella Morales, por sólo mencionar tres ejemplos. Tampoco el de Tobías Nóbrega quien está aprendiendo cuál es la verdadera diferencia entre un respaldo con convicción y el de un simple colaboracionista.

[*] Orlando Ochoa Terán / E-mail: o.ochoa@worldnet.att.net

Es golpista el Artc. 333 de la CNRBV?

CARTAHoy 23 de Enero, Maduro desde las escalinatas de El Calvario, en Caracas, y dirigiéndose a sus copartidarios insistía reiteradamente en afirmar que él era el Presidente legítimo y constitucional de Venezuela. Por qué lo hace? Por qué esa insistencia en afirmar que él es legítimo, que su régimen es legítimo? “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, reza la conseja popular.  A qué fantasmas le tiene miedo? De qué lo acusa su conciencia? Será que él sabe, en su fuero interno, que ha engañado a Venezuela, no una vez sino varias veces? Que él sabe que constitucionalmente no podría haber ocupado la Presidencia de la Asamblea Nacional, que tampoco habría podido ser Canciller ni Vicepresidente Ejecutivo, y mucho menos Presidente de la República?. Lo acusa su conciencia de haber jurado en falso, de que mientras juraba “respetar la Constitución…” la estaba violando?. Que habría cometido perjurio grave?.
Dónde está su legitimidad de origen?
El sabe muy bien, como también lo sabe todo el mundo en Venezuela, tirios y troyanos, que ni la palabra del difunto Hugo Chávez, ni su voluntad, por muy admiradas que fueran, NO podían estar por encima de la Carta Magna, del contrato político y social que se dieron los venezolanos. Que tales nombramientos serían írritos. Que los Artículos 41 y 227 de la Constitución Nacional son muy claros y taxativos.
Los violó Maduro? El sabe muy bien que al violarlos no tiene ningún derecho a ser Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional y que tal pretensión es espúrea; y en la FAN también lo saben. Como también saben que esta burla, esta payasada, está llegando a su final y que la Patria se los reclama con insistencia y demanda su respeto. Llegó el momento de voltear esta vergonzosa y perniciosa página de nuestra historia.
Todos sabemos que ni siquiera basta la legitimidad de origen, si ése fuese el caso. Hitler ganó las elecciones en buena lid, con el respaldo popular del 95 o/o de los alemanes, y llenando todos los requisitos legales exigidos; sin embargo todos sabemos en que derivó. Acaso fue legítimo su desempeño? No nos llevó a un holocausto y a una espantosa conflagración mundial que se pudo haber evitado si se hubiese actuado a tiempo con firmeza y determinación ante sus primeras tropelías y anexiones? (Fijémonos como pareciera que el Mundo asimiló la lección ante el caso de Rusia – Crimea – Ukrania). Hitler no hubiera llegado tan lejos si no fuese por la política de “apaciguamiento” del Primer Ministro inglés Arthur Neville Chamberlain, como ahora en nuestra Patria lo ha sido la colaboracionista MUD. (“La Oposición Oficialista”). Pero llegó  la hora de la verdad. Se cayeron las vendas y las máscaras. Llegó la hora de hacer valer la Constitución Nacional. Evitemos y confrontemos el irrespeto a nuestra nacionalidad, el pisoteo de nuestra Soberanía Nacional por parte de los que usurparon el poder, la anomia inducida desde arriba y el caos que puede apoderarse de la Nación. No hay otra, si queremos tener Patria.
Está sobradamente probado que
ESTE REGIMEN ES ILEGITIMO TANTO DE ORIGEN COMO POR DESEMPENO. (Véase “PANDEMONIUM E ILEGITIMIDAD”, del 20/1/2015). La Constitución ha sido derogada de hecho. El régimen ha violado 180 de los 350 artículos de la CNRBV. Nos corresponde a los ciudadanos de Venezuela, civiles y militares, rescatar el hilo constitucional hoy roto, y enderezar el rumbo del País.
ARTICULO 333 de la CONSTITUCION NACIONAL DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA:
“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
Acaso el Artículo 333 constitucional es golpista, como pareciera afirmarlo Nicolás Maduro?

Carlos Alberto Montaner: Maduro huye hacia delante

Carlos Alberto Montaner2Maduro anunció su nueva estrategia para enfrentarse a la catástrofe venezolana. Insiste en los errores de siempre. No va a rectificar. Mintió. Inventó culpables y conspiraciones. Optó por huir hacia delante. Lo hizo tras un inútil recorrido en busca de recursos por varios países, incluida China. Apenas consiguió unos pocos créditos y la vaga promesa de ciertas inversiones. Ya no le creen. Incluso, los que tienen ciertas simpatías ideológicas tampoco le creen. Por eso le han cerrado el grifo.

Maduro gira infructuosaHacen bien en no confiar en el chavismo. Nadie ignora que esta patulea de incapaces, además de maltratar severamente a la población, y de convertir al país en un narcoestado terriblemente corrupto –el más podrido de América Latina de acuerdo con Transparencia Internacional–, ha malgastado miles de millones de petrodólares. ¿Cuántos? Para que el azorado lector se haga una idea: la cifra es mayor que la suma de todos los ingresos recibidos por el Estado venezolano desde que Simón Bolívar consiguió la independencia en el primer cuarto del siglo XIX.

Si los chavistas hubieran sabido y querido gobernar razonablemente, tras una década del barril de petróleo a cien dólares, Venezuela hoy sería un país del primer mundo y no una sociedad en plena descomposición, donde las personas se pelean a puñetazos en los supermercados y las farmacias por adquirir un poco de leche o una ampolleta de insulina.

¿Cómo llegaron a este desastre? Tomen nota los españoles: además del catastrófico padrinazgo cubano, siguieron de cerca los consejos de los profesores comunistas Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, hoy en Madrid al frente del partido Podemos. Estos personajes llegaron a tener despacho en Miraflores, la casa de gobierno en Venezuela, desde donde pontificaban y recetaban a sus anchas.

Dos pillos y un iluminadoDurante más de seis años, y al costo de varios millones de dólares que recibieron por sus asesorías, los jóvenes “expertos” académicos españoles enseñaron a los chavistas a demoler sin compasión la economía de la nación más rica de América Latina.

Arribaron a Caracas borrachos de populismo marxista, sin la menor experiencia empresarial –lo que se traduce en que ignoran cómo se crea, conserva o malgasta la riqueza–, convencidos de que la principal tarea de los gobiernos es igualar a las personas por abajo. Objetivo, por cierto, que lograron con creces. Hoy el país es una inmensa pocilga colectiva.

¿Y ahora qué va a pasar en Venezuela? Un experto en seguridad lo ha vaticinado en un tono sombrío: el chavismo –me ha dicho– no marcha hacia una revolución o contrarrevolución política, sino hacia un saqueo nacional, monstruoso y definitivo, que llegará a los hoteles y a las casas suntuosas, donde quiera que haya comida.

Saqueo 76509Venezuela va hacia el caos, regido por la ley del más fuerte, con cien mil Kalashnikovs, pistolas y cuchillos empuñados por la gente de rompe y rasga. Esos mismos que en el 2014 asesinaron a 25000 personas para despojarlas de los teléfonos móviles, las billeteras y los anillos, ahora acompañados por una enorme turba que se robará televisores, enseres domésticos y todo lo que encuentre a su paso.

¿Por qué no? Eso fue lo que aprendieron de Hugo Chávez en aquellos paseos televisados en los que el difunto militar repetía alegremente el fatídico “exprópiese” ante cualquier bien que le llamara la atención, mientras sus cómplices, vestidos de rojo, reían y aplaudían irresponsablemente. El teniente coronel les enseñó que en la contemporánea selva urbana no existen los derechos de propiedad. Sencillamente, el dueño es el que tiene la pistola en la mano y está dispuesto a utilizarla. Menudo legado.

Por supuesto, Maduro todavía tendría la posibilidad de impedir este horror. ¿Cómo? Rectificando. Debería comenzar por abrir los calabozos y liberar a los presos políticos, al tiempo que convoca a un urgente diálogo nacional con la oposición –que hoy tiene el 75% de respaldo popular— para darle un vuelco a la situación mediante una inmediata reforma consensuada.

Maduro y castro 912099¿Por qué no lo hace? Probablemente, se lo impiden los narcogenerales que temen por su bolsa y por su vida, la legión de los corruptos que prefiere continuar esquilmando al país, y sus mentores cubanos, que anualmente reciben miles de millones de dólares en subsidios y están dispuestos a pelear hasta el último venezolano por mantener ese vital flujo de recursos.

Atrapado en medio de esas fuerzas, Nicolás Maduro marcha a paso firme hacia el precipicio.

Cuentos y cuentas de la memoria

Gustavo YepesDespués de unas largas y muy merecidas vacaciones familiares visitando a los panas, finalmente se paró a dar su discurso de memoria y cuento. Como este es el gobierno de las palabras, y con la ayuda de la tecnología, me dediqué a contar las palabras que usó para contar sus cuentos.

En primer lugar, pude constatar que disparó un total de 16.782 palabras para decir muy pocas cosas. El 47% de esas palabras fueron pronombres, adverbios y proposiciones, lo que, según los que saben de eso, yo no sé nada por si acaso, denota una gran pobreza en el lenguaje, sólo comparable a la gran pobreza en que ha sumido a este sufrido país.

Como es usual, las palabras relacionadas con “socialismo” y “revolución” superaron ampliamente, 45 a 18, a las relacionadas con “democracia” y “constitución”.

Mencionó 4 veces a Diosdado y 2 a Dios. No me interesa la opinión del primero, pero el segundo, gracias a la intermediación de Laureano, ya expresó muy claramente la suya. Al galáctico lo mencionó 35 veces y, demostrando que los silencios pueden ser más contundentes que las palabras, no se dignó a mencionar a Fidel, a Raúl, ni a Cuba, creo que por primera vez en una cadena presidencial desde hace muchos años. A Obama lo mencionó 3 veces.

Habló 6 veces de “abastecimiento” y el mismo número de “seguridad”, pero nunca mencionó “desabastecimiento ni “inseguridad, demostrando una vez más su profunda conexión con la realidad del país. Dijo “no” 133 veces. Se refirió a “elecciones” en 13 oportunidades. Dijo “control” en  8 ocasiones y “libertad” una sola vez, por cierto en referencia al “clima de libertades” que vivimos los venezolanos. Pronunció “yo” 86 veces y “nosotros” 32.

Nunca mencionó la palabra “mentira”, pero dijo muchas, muchísimas. Una de ellas se refirió a ese pobre señor que capturaron después de hacer 300 compras en 15 días. Ustedes me van a disculpar, pero a ese caballero, en lugar de someterlo al escarnio público, deberían nominarlo al libro Guiness, después de haberse calado 20 colas diarias durante toda una quincena. Si suponemos que dedicó 8 horas diarias a descansar, comer y hacer sus necesidades, este superhombre hizo  300 colas a un promedio de  42 minutos por cola, echando por el suelo la perversa teoría de que los venezolanos nos pasamos varias horas al día en una sola cola.

Toda esta sarta de mentiras fue apoyada, según la transcripción oficial, por 104 “aplausos”, 24 “gritos de consignas”, 12 “griterías” y 2 “risas”. Un detalle que pude observar es que la transmisión televisiva tuvo un retraso de 10 segundos respecto a la transmisión radial. Yo, que soy un mal pensado, concluyo que eso era para darse tiempo a filtrar cualquier error de los camarógrafos que pudiera incomodar al régimen.

 

Este discurso, en mi opinión, representa una gran oportunidad para la oposición: combatir la mentira con la verdad. Ya el pueblo está claro, pero las cosas en política no hay que asumirlas, hay que difundirlas y repetirlas consistentemente. Si una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad, mucho más poder debe tener una verdad repetida el mismo número de veces.

Energía contra el militarismo dictatorial

Alberto Rodríguez BarreraEl Gobierno de Coalición, entre 1959 y 1964,  se propuso desde un principio hacer buena la tesis del no reconocimiento de los gobiernos de facto, producto del asalto al poder y, en países gobernados constitucionalmente, por minorías armadas.  Y así procedió el gobierno de Venezuela, en una forma coherente y consecuente. La política exterior fue fiel a los módulos democráticos de su política interna.

Para mediados de 1963, la Dirección General de Policía (DIGEPOL) respondió categóricamente a un dictamen de una comisión de la Cámara de Diputados que daba nombres de detenidos pertenecientes a los partidos Comunista y MIR supuestamente torturados. Se dio el caso de un estudiante (joven rico que había cometido atracos, robando automóviles) que asaltó y trató de incendiar el garaje del Ministerio de Relaciones Interiores, siendo luego abofeteado por el mismo policía que lo había desarmado. Dicho policía fue detenido, en seguimiento de la norma firme del gobierno de respetar la dignidad humana y no cometer atropellos (Betancourt recordó que cumplió 20 años con un par de grillos en una prisión de Juan Vicente Gómez, por lo cual no comulgaba con los abusos).

Pero lo que estaba claro era la táctica del partido Comunista y del MIR, manipulando a jóvenes más o menos descentrados mentalmente para asesinar policías y realizar atracos, y que cuando eran apresados montaban en la Cámara de Diputados, con gran escenografía parlamentaria, una comedia sobre supuestas torturas. El gobierno le pedía a las autoridades policiales que se comportaran respetuosamente, pero no cobardemente, ya que la policía tenía el derecho a defenderse.

En el comunicado de la DIGEPOL se admitían las fallas de un organismo nuevo que se estaba enfrentando a un tipo de delito extraño a las tradiciones de Venezuela: el delito cobarde del llamado “tiro de cachito”, y la colocación de tacos de dinamita en obras públicas, entre otras actividades. Así como el gobierno no propiciaba y repudiaba las torturas, afirmaba que “la policía de Venezuela no está constituida por una asociación de carmelitas descalzas, sino por hombres que, por la función que desempeñan en la lucha contra el delito, deben hacer respetar la autoridad de la ley”.

Un caso particular, donde se buscó confundir y atacar al gobierno, fue la detención judicial del editor Miguel Angel Capriles, dueño de una cadena de periódicos y revistas. Fue una decisión de un juez de la República y por acusación que presentara Roberto Gabaldón Márquez, quien había sido representante del partido Unión Republicana Democrática en el Instituto Agrario Nacional; y que para el momento no era persona afecta al gobierno. La Policía Técnica Judicial sólo cumplió con el deber de ejecutar esa disposición judicial. El Presidente Betancourt llamó por teléfono al detenido y estuvieron de acuerdo en que así sucedía dentro de un régimen de derecho.

En materia internacional, el gobierno se afincó en las mejores tradiciones venezolanas y en textos explícitos de la Carta de Bogotá, ley multilateral constitutiva de la Organización de Estados Americanos. Venezuela negó automáticamente el reconocimiento de todos los gobiernos de facto surgidos en la América Latina como resultado del derrocamiento de gobiernos legítimamente constituidos. Se buscaba detener la marea de golpes de estado contra gobiernos constitucionales que reaparecía en América Latina, con alarmante parecido a lo que sucedió en 1948 y preparó la ominosa década del 50.

Durante esa década, en buena parte de las naciones de la América Latina,  no gobernaban los elegidos por el pueblo, sino los autoelectos mediante el asalto y la violencia. En esta política principista Venezuela no estaba acompañada de muchos gobiernos americanos. Inclusive el más poderosos entre ellos, y el más llamado por su propio interés a ejercitar con energía un liderato democrático, los EE UU, había adoptado ante el problema de los golpes de estado una actitud pragmática u oportunista. Venezuela prefirió quedarse sola en compañía de unos pocos gobiernos consecuentes con lineamientos doctrinarios y jurídicos inobjetables, a trajinar la cómoda senda del unanimismo acomodaticio. Sabíamos que nuestra posición era justa; y que en política internacional las herejías, cuando tienen asideros de lógica, adquieren con el tiempo rango de verdades ortodoxas.

Venezuela pidió ante la OEA que se aplicara al gobierno de Cuba las sanciones previstas en el Tratado de Asistencia Recíproca de Río de Janeiro de 1947, a los gobiernos que realizaran actos de agresión contra un país de la comunidad americana. Las evidencias eran incontrastables en el sentido que desde Cuba no sólo se estimulaba por todos los medios imaginables el derrocamiento de nuestro gobierno democrático, sino que eran armas del arsenal bélico de ese país las que fueron transportadas a las costas venezolanas y descubiertas en el litoral de Paraguaná.

En el caso presentado por Venezuela, las pruebas de la agresión cubana eran concluyentes porque no se trataba sólo de fotografías aéreas de armas termonucleares instaladas en Cuba, sino de la evidencia física de las armas mismas trasladadas por el gobierno de Cuba a Venezuela, con documentos y pruebas fehacientes.

En esta política internacional, fuerza extraordinaria le dio al Gobierno de Coalición la manera de conducirse y comportarse el pueblo de Venezuela. En quienes no conocían la reciedumbre de su fibra democrática, produjo asombro la forma como respaldó al régimen constitucional ante los asaltos de los enemigos de todos los matices y tendencias. Este asombro adquiriría dimensión ecuménica, universal,  con motivo de la forma valiente, ordenada y pacífica con que la nación votaría en las elecciones del 1 de diciembre de 1964, y de la forma como las fuerzas de aire, mar y tierra de Venezuela, arma al brazo, garantizaron el derecho de los venezolanos a votar como quisieran y por quien quisieran.

De la misma manera, otro acto relevante en la política exterior fue la continuación de las conversaciones con el gobierno de Gran Bretaña referente a la revisión de los límites con la Guayana Británica, donde se solicitó la devolución del territorio que le fue arrebatado en virtud del laudo arbitral de París de 1899, donde el tribunal se excedió en sus atribuciones y dictó una línea de compromiso y no de derecho. La extensión de ese territorio abarca una superficie de 139.958 kilómetros cuadrados, que Gran Bretaña había reconocido hasta 1840 como perteneciente a Venezuela.

También encuadró dentro del enfoque de las relaciones internacionales el convenio de modus vivendi firmado entre legatarios del gobierno de Venezuela y los de la Santa Sede, convenio que para nada interfirió con el principio constitucional de la libertad y con el derecho tradicional de los venezolanos a profesar y practicar cualquier credo religioso, reconociéndose el derecho del Estado en la escogencia por la Santa Sede de las más altas autoridades de la Iglesia.  Se sustituyeron así los inoperantes cartabones contenidos en la Ley de Patronato Eclesiástico, legislación perteneciente casi a la prehistoria de nuestro derecho, por las normas más flexibles de un moderno modus vivendi cuidadosamente discutido.

Por otra parte,  se suscribió con Colombia, el 7 de agosto de 1963,  el Acta de San Cristóbal, de contenido histórico: por primera vez dos mandatarios de países con extensos límites territoriales comunes se comprometieron a poner en marcha un plan de integración económica que coordinaría y vitalizaría los sistemas de producción en las zonas situadas en torno a los hitos demarcadores de sus respectivos espacios geográficos. Se dio allí un paso eficaz para ponerle cese al cantonalismo aislador y suicida en que han vivido los pueblos de hispanoamérica, olvidándose del lúcido concepto del Libertador: “Sólo la unión de los pueblos latinos de América los hará fuertes y respetables ante las demás naciones”.

Delirios y cegueras

Frente a la escasez, hacer colas en Venezuela se convierte en una profesiónEste proyecto llamado Socialismo del Siglo XXI ha sido el más costoso, corrupto e improductivo en la historia de la humanidad, y ahora que se desploma en picada abismal, nos arrastra a todos con él como pasajeros secuestrados. Los dueños de esta implosión elaborada, los generales de tanto veneno, deberían dormir desde hace tiempo en su propio panteón de pesadilla, pues tanto mal repartido y sembrado, merece una pena que la justicia de los hombres no es capaz por sí sola de otorgar

Deberían sentirse avergonzados, derrotados, pero cómo exigir o esperar esas virtudes. Pena tendría que darles el oprobio al que han llevado al país, a  cada uno de los venezolanos, a cada uno de los que  nacerán pronto y no se merecían un destino de  jaula. Mis opiniones, cálculos y posturas no son las del especialista en cifras y cuadros estadísticos, garabatos que demuestran, dicen los entendidos, tendencias desastrosas, fracasos y  grises perspectivas.

Este proyecto llamado Socialismo del Siglo  XXI ha sido el más costoso, corrupto e improductivo en la historia de la humanidad, y ahora que se desploma en picada abismal,  nos arrastra a todos con él como pasajeros secuestrados.
Los escombros de esta pesadilla los cargamos en la vida de todos  los días. En la calle que ya no se camina, en la plaza sin luz que ya  nadie visita, en la escuela que no enseña, en el hospital donde  sobre todo se muere, en la decapitada justicia, en la mirada, el  sabor, el sonido, el olfato y el gusto, amargos todos ellos.
A éstas, el pensamiento no deja de alterarse; la imagen de la realidad que se posa en los barrotes de nuestros balcones ciudadanos es la que ocupa la naturaleza exuberante frente al  diminutivo social que no hemos podido superar a pesar de alardes y campañas publicitarias sobre las virtudes cívicas del  venezolano. A toda esa intención, no por malsana, se la traga la  selva que nos cuece.
Lo cierto es que hemos sido imaginadores del pasado, propiciadores se diría y en buena medida de aquello, de nuestro caudillismo, de las arengas puebleras, ¡ah, esos andinos sí sabían  gobernar, carajo! Mentiras, gobernaron cien años y qué.
Alborotadores de excentricidades, sí, nuestra historiografía no  logró cambiar el esquema: aquel gustico a monte, a ruana, a  caballo, a polvareda y humedales, persiguiendo un fantasma de  machete en la mano, a un caudillo, hacia no sé dónde, hacia no  sé qué, hacia no sé cuándo. Tierra de gracia. Bochinche y más  bochinche. Barbarie contra civilización.
Porque si no habitara entre nosotros ese fantasma colectivo del  caudillaje, cómo fue que entonces se sembró tanto odio, por qué  se inventaron tantos enemigos, de cuándo acá somos dos sociedades, quién el arquitecto de tanta distancia, quién borró el horizonte, quién plantó esta patraña y quién la riega constante.
Los dueños de esta implosión elaborada, los generales de tanto veneno, deberían dormir desde hace tiempo en su propio panteón de pesadilla, pues tanto mal repartido y sembrado, merece  una pena que la justicia de los hombres no es capaz por sí sola  de otorgar.
Pero no, están aquí tan campantes, gobernando al país, destruyéndolo como si nada; como antes. Y es tal su delirio y su  ceguera, que son incapaces de ver que no tan lejos se divisa un  volcán que ya fumea más que desilusión y escupe bocanadas  de rabia y de desesperanza, que a buenas o por malas deberá  vomitar para finalmente, reposar en su destino de ceniza. Y a  empezar otra vez, como siempre.

clomid in males

Editorial de Luis del Pino del pasado día 9 de noviembre

CARTA¿Se han fijado ustedes alguna vez en lo espectacular que fue la conquista de España por los musulmanes en el año 711? Tarik y Muza comandaban una fuerza militar de unos 30.000 hombres, pero en menos de dos años habían ocupado casi toda la Hispania visigoda, que contaba con entre 3 y 4 millones de habitantes.

¿Cómo es posible que una reducida fuerza expedicionaria se impusiera de manera tan rápida sobre una población cien veces mayor?

La conquista musulmana de la Península Ibérica constituye un buen ejemplo de cómo un estado aparentemente fuerte, puede disolverse como un azucarillo cuando el egoísmo de sus elites dirigentes se antepone al bien común. Tarik y Muza conquistaron España porque en realidad no había nadie que pudiera, quisiera y supiera impedírselo.

Por lo que respecta a la población, la realidad es que a nadie le importaba demasiado si los musulmanes conquistaban el país o no. Al fin y al cabo, la única consecuencia práctica de la invasión consistiría en cambiar a un señor por otro. Por lo demás, habría que seguir arando los campos igual que antes, trabajando igual que antes de sol a sol y soportando igual que antes a una nobleza militar sustentada por la misma masa de siervos.

Algunos sectores de la población, de hecho, salían ganando con la invasión. Es el caso de los judíos, que eran conscientes de que la conquista musulmana traería consigo la derogación de la dura legislación anti-judía visigótica, por lo que acogieron a los invasores con los brazos abiertos.

Y en cuanto a la nobleza visigoda (que era la única que podía salir perdiendo, al verse sustituida por los conquistadores), estaba demasiado dividida como para poder articular una defensa, a pesar de contar con una abrumadora superioridad numérica. El enfrentamiento entre los partidarios de Don Rodrigo y los hijos de Witiza tenía al país prácticamente sumergido en la guerra civil. Y los invasores musulmanes aprovecharon la ocasión para hacerse con las riendas.

Salvo algunos conatos de resistencia, como Mérida (que tuvo que ser sitiada) o Zaragoza (donde los hombre fueron ahorcados y las mujeres esclavizadas, por negarse a la entrega de la ciudad), lo cierto es que la mayor parte del territorio se ocupó sin apenas combate. Muchos nobles locales, por ejemplo en Orihuela o en Tarazona, optaron por el vasallaje o la conversión al Islam y aceptaron la conquista para conservar sus posesiones..

Sea como fuere, el caso es que la invasión musulmana ilustra con qué facilidad puede conquistarse un estado cuando la mayor parte de su población no tiene nada que defender, y aquellos que sí tienen algo que perder han perdido la voluntad de defenderse.

No he podido evitar acordarme de ese episodio al leer esta semana una catarata de declaraciones sorprendentemente conciliadoras para con Podemos, a quien el CIS acaba de confirmar como primera fuerza ya en intención directa de voto.

Que Pedro Sánchez diga que no descarta pactos puntuales con Podemos, resulta comprensible, especialmente teniendo en cuenta que casi dos millones de sus electores se han pasado ya a Pablo Iglesias. Que Izquierda Unida lloriquee, un día sí y otro también, implorando un pacto a la formación política de moda, es patético, pero casi obligado, puesto que está siendo absorbida a velocidad de vértigo por Podemos.

Algo más sorprendente ha sido ver a Núñez Feijóo decir que él es “más de Podemos que los de Podemos”; ver a José Antonio Monago reiterar que no le importaría gobernar con Podemos o ver a Cristina Cifuentes afirmar que la aparición de Podemos “tiene más cosas buenas que malas”. Y el remate del tomate ha sido escuchar a Ana Patricia Botín afirmando que la banca y Podemos tienen “un interés común”, que es que España vuelva a la senda del crecimiento.

Podíamos intuir que la encuesta del CIS (o la de Metroscopia, aún más demoledora) iba a tener consecuencias en el terreno político, pero esta especie de rendición preventiva de nuestras elites patrias resulta casi cómica. Porque no olvidemos que la fuerza real de Podemos, su fuerza constatada, es ese 8% de voto obtenido en las pasadas elecciones europeas. Todo lo demás son solo encuestas: muy significativas, pero que no dejan de ser un futurible.

Ver a un partido como el PP, que cuenta con toda la potencia de fuego de su mayoría absoluta, lanzando mensajes conciliadores a un Pablo Iglesias que no tiene más arma que una encuesta, es para troncharse de la risa. E ilustra que Pablo Iglesias podría no encontrar resistencia ninguna en su camino hacia Moncloa.

Como cuando la invasión musulmana, al pueblo llano le importa un comino cambiar uno señores por otros. De hecho, lo más probable es que abra los brazos al conquistador aunque solo sea por afán de desquitarse, porque las humillaciones reales infligidas por los actuales señores duelen siempre mucho más que las humillaciones imaginadas que los señores futuros puedan infligir. Nuestras elites nacionales han conseguido, a base de prepotencias y venalidad, que sus súbditos les tengan verdadero asco, con lo que no van a movilizarse para defenderlas.

Y en cuanto a esas mismas elites, están demasiado ocupadas peleándose por las últimas migajas del botín, como para poder articular ninguna defensa. Frente a ellas, un invasor muy inferior en número, pero decidido y organizado, tiene todas las de ganar. Pasará lo que pasó con la invasión musulmana: que algunos visigodos ayudarán al conquistador, antes de ser ellos mismos sometidos; que otros visigodos optarán por la conversión, acudiendo en socorro del vencedor; y que unos cuantos más se decantarán por el vasallaje, para conservar lo más posible de sus privilegios actuales.

Mientras tanto, Muza Iglesias y Tarik Monedero se parten de la risa en su campamento, viendo cómo el edificio de la casta se desmorona ante sus ojos, sin que tengan siquiera que desenvainar la espada..

 

Patria portátil

GUSTAVO CORONELLa patria es una suma de  lugares, gente e  historia. La naturaleza de estos tres componentes nos intensifican (o atenúan) nuestra identificación con ella.

Soy un amante del Ávila, de los Andes,  de los pequeños pueblos y los grandes ríos. Como decía el Reinaldo Solar de Gallegos, levantarnos cada mañana frente al Ávila nos llenaba de entusiasmo para la tarea. Caminar entre la fría neblina de Santo Domingo era un tónico para nuestro espíritu. Sentarme bajo la sombra de un inmenso árbol de cotoperiz (Talisia olivaeformis) en la placita de algún pueblo de Carabobo, a ver jugar niños venezolanos, nos llenaba de paz espiritual. Admirar con emoción la caída de aguas de La Llovizna, la confluencia del Orinoco y el Caroní, o simplemente caminar por el parque de Cachamay nos llenaba de orgullo, aun sabiendo que esas maravillas no eran obra nuestra sino de la naturaleza. Eran y son parte de la patria.

La conciencia de haber nacido en  la misma tierra de Sucre, Miranda, Bello, Gallegos, el maestro Sojo , Antonio Lauro, Picón Salas, Briceño Iragorry, Antonio Arráiz,  Vidal López, Andrés Galarraga, Jesús Soto o Rodrigo Riera, nos reconfortaba, nos hacía sentir parte de un conglomerado de talentos y nobleza que inspiraba e inspira cada uno de nuestros actos.  Haber compartido trabajos con los humildes y abnegados venezolanos que nos acompañaron por años en nuestras exploraciones geológicas en el interior de Venezuela nos reafirmaba la fe en la naturaleza amable y digna del venezolano. Habernos sentado en los pupitres del Liceo San José para escuchar las enseñanzas de Isaías Ojeda nos había proporcionado un fuerte sentido de pertenencia a una gran familia de gente buena y honorable.

Saber que pertenecíamos a una sociedad que pudo salir de sus fronteras para liberar a otras naciones y que luego supo mezclarse generosamente con miles de europeos desplazados por las guerras para formar una nueva y mejorada sociedad nos llenaba y nos llena de orgullo.  Así como nos llena de dulce nostalgia el recuerdo de nuestra niñez y adolescencia en lo que fue el bello pueblo de Los Teques de las décadas del  cuarenta y del  cincuenta.

Amé y amo a esa Venezuela. Ella es mi patria. Allí nací y allí están los restos de mis antepasados y hermana que me son sagrados. Mucha de ella es inmortal, en términos históricos si no geológicos. El Ávila estará “siempre” allí. Nadie podrá borrar la obra de nuestros grandes héroes ciudadanos. Siempre habrá venezolanos amables y dignos. Los pequeños pueblos de Venezuela nunca perderán su encanto. Esa es la Venezuela que atesoro en mi corazón.

Para verla de nuevo, sin embargo, no puedo regresar a lo que es hoy Venezuela, porque mucha de ella ha desaparecido.  Mucho del paisaje ha sido degradado y profanado por la nueva Venezuela. Vallas insolentes y pertenecientes a una sociedad donde se rinde culto a los villanos ensucia lo que fue alguna vez un paisaje amable. Los parajes andinos están cubiertos de basura y es necesario pensarlo bien antes de ir a un parque, debido a la inseguridad reinante. Estará todavía en pie el frondoso cotoperiz en el pueblecito ? Habrá un banco donde sentarse? Podrán los niños jugar tranquilamente allí?

La gente ha cambiado. Los héroes no son los mismos. Ahora son hasta extranjeros. Hay monumentos al Che Guevara y plazas para Marulanda. El parque Fernando Peñalver ha sido llamado Negra Hipólita, aunque ya existía un parque adyacente con el nombre de la nodriza de Bolívar. Hay una obsesión de exaltar a los desposeídos, a expensas de quienes tienen algo.  Ahora los mártires se llaman Robert Serra o Danilo Anderson o Eliécer Otaiza, aunque sus muertes comparten lo torvo y lo desviado. Los intelectuales de nuevo cuño son de simiricuire: el ensayista Earle Herrera y los poetas  Isaías Rodríguez y Tarek William Saab.

Quienes ocupan los asientos del Congreso/Asamblea Nacional ya no se llaman Andrés Eloy Blanco, Gonzalo Barrios o José Antonio Pérez Díaz, sino Pedro Carreño, Blanca Ekhout o Darío Vivas. Los líderes del gobierno no son ya un López Contreras, Betancourt o Leoni sino un Nicolás Maduro o un fósil  grotesco salido del pleistoceno llamado Diosdado Cabello.

En esta Venezuela de utilería que existe hoy la historia que nos llenaba de orgullo ha sido arbitrariamente revisada. Bolívar es un zambo, Páez un traidor, Betancourt un entreguista, la derrotada invasión cubana por Machurucuto se conmemora como una gesta revolucionaria de la Cubazuela y sus sobrevivientes traidores, como William Izarra,  son héroes nacionales, se casan en Quinta Anauco y pretenden dormir en el Panteón.  En esta Venezuela que asemeja el retrato de Dorian Gray, los valores de la Venezuela que yo amo se han invertido: la meritocracia es una mala palabra, los blancos oligarcas se robaron el dinero que era de los pobres, ser pobre es bueno y ser rico es malo, aunque el difunto usara relojes de $50.000, las victorias electorales de la oposición “son de mierdaaa”, la empresa petrolera vende pollos pero no produce petróleo, el ejército trafica con drogas en lugar de combatir el tráfico de drogas.

Esa no es mi patria, ese es un país creado para una película de horror,  cuyos valores y héroes me son extraños. De allí que mi patria Venezuela la lleve yo a donde vaya,  patria portátil a ser instalada en mi hogar, no importa donde me encuentre.

FRONTERA. Es la colombo venezolana

CARTADesde el cierre de la frontera la situación ha empeorado. Me fui hasta la zona de la aduana de San Antonio del Táchira. Tomé un carro por puesto, para aprovechar la travesía y ver lo que desde los vehículos particulares no se observa. El carro, de una línea de transporte autorizada, estaba casi destartalado. Ni soñar con aire acondicionado ni asientos en buen estado. Todos en el carro íbamos en silencio. Nos vamos acercando a la alcabala de Las Dantas, entre los municipios Junín y Bolívar.
El chofer toma tres billetes de 100 y uno de 50. Los dobla lo más pequeño que puede hasta que queda apenas un cuadrito. Coloca ese bultico prensado en la ventana, entre el vidrio y el metal. Nos paramos en la alcabala. Un joven militar se acerca y saluda con un gesto de cabeza. Observo que es joven y atractivo, cuando se asoma levemente a mirar a los pasajeros; colocando la mano sobre la ventana toma el bultico de billetes, cerrando el puño y diciendo: siga. Luego el militar se voltea hacia una papelera de plástico verde, vieja y sucia, que está justo en la isla, debajo del techito que hay allí. En ella tira el bultico de billetes. Y así sucesivamente pasan cientos de vehículos y transcurre el día, con él y con los otros militares, que al final se reparten el botín que hay en la papelera envejecida. Más que sorpresa, uno siente asco.
Es una danza de delincuentes entre quienes pagan y quienes reciben. Aquellos militares que deshonran el uniforme, aquellos contrabandistas que pagan para corromper a quienes tienen la responsabilidad de cuidar nuestra frontera. Cada uno de los cinco pasajeros paga Bs. 80 por el viaje: en total el chofer recibe Bs. 400. ¿Qué ganancia tiene si le paga Bs. 350 al militar? ¿Qué paga allí? Ah, lo que paga es que el militar no le saque combustible al vehículo. El chofer, al pasar el puente internacional, vende allí la gasolina, obteniendo miles de bolívares diarios. Permitir el paso de las gandolas, cavas y camiones, tiene otro precio. COMBUSTIBLE. Es un acto de inmoralidad pública. La observamos cuando con una manguera los militares sacan la gasolina a ciertos vehículos. Alegan que hay orden de no llevar los tanques llenos al otro lado de la frontera. ¿Qué hacen con la gasolina retenida? Tienen un par de bidones de gasolina con agua, por si acaso los inspeccionan. Así alegan que el combustible fue destruido. La verdad es que la mayoría del combustible pasa a territorio colombiano en vehículos de los militares o de sus grupos de apoyo.
EJÉRCITO. Es a unos metros antes del puente internacional Simón Bolívar, que tiene dos canales en ruta hacia Colombia. En razón de las críticas contra la Guardia Nacional, instalaron allí a funcionarios del Ejército. Ahora la cosa es peor. Los militares se dividieron los canales y el negocio. En el de la izquierda cobra la GNB y en el de la derecha el Ejército. Eso está sincronizado desde mucho antes de entrar a la primera gran alcabala, la de Peracal. El que ya pagó a la GNB va por la izquierda y sólo menciona una clave que le dio un “mosco” cuando pagó. Y los otros por la derecha ya pagaron al Ejército. Todos los días pasan por allí una 12 gandolas sin chuto, sólo a llevar gasolina al otro  lado de la frontera. También, cientos de motos. Ni un moscardón hace ruido ante el desangramiento progresivo de la patria.

El Universo Amazon

La misma empresa que desde los años 90 ha cambiado cómo compramos libros en internet, vende obras de arte y alimentos, produce películas, gana Globos de Oro, contrata a Woody Allen para una serie o desarrolla drones para sus envíos. También ofrece ropa, utensilios de cocina, libros electrónicos, el dispositivo para leerlos, teléfonos móviles de cosecha propia, música o espacio de alojamiento de datos en la nube para la NASA.

Es Amazon y en apenas dos décadas su creador, Jeff Bezos, ha logrado convencer a millones de personas para que usen sus servicios. Su estrategia comercial y de precios es un rompecabezas para cualquier analista: la empresa no para de crecer pero siempre está en números rojos -en el último trimestre de 2014 las pérdidas fueron de 437 millones de dólares netos, a pesar de tener beneficios de 20.580 millones de dólares. Bezos siempre invierte. Bezos siempre inventa. Es uno de los creadores más influyentes de los últimos años y también uno de los que, acostumbrado a romper las reglas del juego, ha causado mayor disrupción en más industrias distintas.

Cuando el sector editorial, perjudicado por la guerra de precios con Amazon, recuperaba el aliento y alcanzaba el ritmo impuesto por este gigante y lograba sellar la paz, la empresa ya había retorcido las tripas del mundo del cine. Cuando la prensa imprimía los últimos titulares sobre su reciente victoria en los Globos de Oro, gracias a la serie Transparent, Bezos anunciaba la firma de Woody Allen para su próxima producción online.

Este imperio construido a partir de lo que Amazon aprende de cada una de las compras que hacen sus clientes ha logrado adentrarse lentamente en los hábitos de millones de internautas. La empresa analiza la información de lo que se compra, cuándo, con cuánta frecuencia, lo que dice del cliente, dónde vive, cuánto tarda en recibir el pedido, si usa descuentos en un envío para alquilar en una película, si recomienda títulos a sus contactos, si comparte libros… todo lo que pasa en Amazon está documentado e informatizado para que la empresa pueda adelantarse a las necesidades del cliente.

Parte de ese futuro está ya, de manera indudable, en la gestión y almacenamiento de datos ‘en la nube’. Amazon trabaja en ello desde hace varios años y Amazon Web Service (AWS), es ya un negocio de 1,500 millones de dólares que ha convencido a instituciones como la Agencia de Inteligencia estadounidense, la CIA, o a competidores como Apple, que guarda parte de los datos vinculados a iTunes en la nube de Amazon. Y AWS, como el Kindle, como el portal Amazon y como gran parte de sus inventos, responde también a la extraña balanza de gastos y beneficios que solo Bezos sabe cuadrar.

“El concepto más importante es que cuando estás creciendo, tus costes deberían hacerlo al mismo ritmo que tus beneficios”, explicó el jefe de tecnología de Amazon, Werner Vogels, en su propio blog. En el caso de la compañía, los costes dependen del número de pedidos. “Si tienes la arquitectura correcta, puedes explotar la economía de escala y tus costes aumentarán menos que tus beneficios. Así el escalamiento del gasto se acaba convirtiendo en tu aliado”.

A finales del año pasado, la revista Wired logró adentrarse en uno de los centros de distribución de Amazon y conocer los robots que han revolucionado las operaciones de la compañía. Gracias a ellos y a una infraestructura sin precedentes en el mundo de las ventas online, Amazon puede prometer entregas en 24 horas en todo el país, incluso en días como el ‘black Friday’ que cada noviembre dispara el gasto en EE UU.

La empresa invirtió 775 millones de dólares en 2012 para adquirir una pequeña compañía de Massachusetts especializada en robots. Las máquinas rastrean una planta con un inventario de 21 millones de ejemplares y ayudan a completar un máximo de 700.000 envíos al día, según los datos proporcionados a Wired. El objetivo de Amazon es que trabajen en almacenes de 26 millones de productos y realicen 1,5 millones de envíos diarios.

Fruto de ese poder logístico, Amazon también ha sido capaz de lanzar su servicio de entrega de alimentos a domicilio. La librería es ahora un supermercado. Sus camiones llevan la compra a miles de usuarios en San Francisco, donde estrenó el programa piloto en 2013 y desde donde puede extenderse a todo el país. De momento, ya ha forzado a la competencia a crear un servicio parecido y Google Express da sus primeros pasos este 2015 en varias ciudades de la costa Este del país. Amazon Fresh cuesta 299 dólares al año y promete la entrega en el mismo día o al día siguiente de medio millón de productos.

Amazon es desde hace años uno de los grandes proveedores de negocio a empresas de reparto como FedEx o UPS y, desde que firmara un acuerdo para hacer entregas en domingo con el servicio público de correos, es también el salvador de este servicio, gravemente afectado por la falta de presupuesto y por el cambio de hábitos de los consumidores. Sin embargo, la empresa ya está desarrollando un sistema de reparto propio en el caso de la compra de alimentos, y las compañías de envíos pueden convertirse pronto en su próxima víctima.

O quizás sean los distribuidores y productoras de cine: Amazon acaba de anunciar que también financiará una obra al año y estrenará en Internet películas que lleven apenas un mes en las salas.