El bumerán Chávez, de Emili J. Blasco – Antonio Sánchez García

  Antonio Sánchez García

A Aníbal Romero

1

            “Algún día, sí, se escribirá la historia completa, cuando quienes están en un pacto de silencio finalmente hablen. Pero aunque aún hoy se desconozcan muchos detalles, la vedad que intenta taparse – por vergonzosa – es suficientemente manifiesta. Chávez se sirvió tanto de la ayuda de Castro para prolongar su poder en el tiempo, que cuando este se le terminaba puso directamente al régimen cubano como albacea de la revolución venezolana por él emprendida. Desconfiado de su entorno, Chávez se apoyó en vida de tal manera en la labor de Cuba como asesora, espía y gendarme dentro de Venezuela, que ante su muerte no vio otra garantía para la perpetuación de su obra que la permanencia del control cubano. La diferencia entre un momento y otro era que al desaparecer él se marchaba quien podía ejercer de contrapeso y árbitro. El proceso de su enfermedad fue un claro catalizador de esa transición final, en la que el mismo Chávez y su obra quedaron a merced del régimen cubano. Maduro fue entonces aupado, y luego sostenido, por La Habana…”[1]

Cuesta expurgar un párrafo, una frase, unas palabras de un libro tan estremecedor por las brutales revelaciones que entrega a la conciencia de la opinión pública sobre el gran fraude – así lo califica – que ha significado la revolución bolivariana, que al intentarlo se le hace injusticia a todo el resto. No hay una palabra, una coma, un punto que no constituya un testimonio del horror desplegado en Venezuela desde que el teniente coronel Hugo Chávez y sus pandillas asaltaran el Poder del Estado y el control total de la sociedad. Sin otra ambición que el poder por el poder y la subordinación existencial a un padre imaginario idolatrado, en doloroso contraste con progenitores despreciados. Un proceso de vergonzosa desnaturalización contando con la connivencia, la obsecuencia y la alcahuetería de académicos, editores, banqueros, periodistas, jueces, artistas e incluso literatos y filósofos de la notabilidad de viejos aristócratas y altos burgueses.

Las dos razones que obstaculizan el empeño no sólo por citar lo que de suyo merece una lectura in extenso sino por reseñar la obra misma son muy fáciles de establecer: el asombro y la vergüenza. El asombro ante la magnitud del fraude, los montos escalofriantes de sus estafas,  la violencia y brutalidad de sus iniquidades y la absoluta impunidad y desvergüenza con que se cometieron esas espantosas fechorías: narcotráfico, terrorismo internacional, saqueos a manos descubiertas que cubren presupuestos enteros de muchas repúblicas. Sin contar con la odiosa manipulación de mecanismos democráticos sagrados, como los procesos electorales, convertidos en desvergonzados asaltos a mansalva, con saña, en despoblado y con alevosía a la voluntad ciudadana.

La vergüenza por reconocer que ese desafuero, seguramente único en la historia semi milenaria de nuestra América y posiblemente en el mundo, ha tenido lugar ante nuestros ojos, ante la asombrosa pasividad de Europa y los Estados Unidos, así como con la complicidad de todos los gobiernos – sin excepción – de la región y la obsecuencia, la pusilanimidad y la falta de honor de las fuerzas políticas venezolanas que dejaron la reacción de la dignidad y el honor en las manos desesperadas de unos luchadores solitarios – como Franklin Brito – o de unos jóvenes combatientes que apenas salían de la adolescencia.

2

La única experiencia por mi conocida entre el asombro y la vergüenza la viví in situ académica, documentalmente pocos años después de ocurridos sus hechos: el nazismo alemán. La brutal inescrupulosidad, el engaño y la manipulación de masas, la servil subordinación vital a un caudillo megalómano, ególatra y delirante, la esclavización de pueblos enteros, la corrupción, el deshonor, la crueldad, la ilimitada maldad desplegada por las élites de un pueblo extraordinariamente culto y desarrollado.

La narración del descaro y el desparpajo con que Hugo Chávez le ordena a sus secuaces al comienzo mismo de su mandato aliarse a las narcoguerrillas colombianas y emprender asociados con ellos la multinacional empresa del narcotráfico, que les proveería a unos y otros, montos siderales de divisas en monedas fuertes precisamente cuando los Estados Unidos se embarcaban en una guerra frontal contra el flagelo, da cuenta del voluntarismo y la decisión de asomarse al gran mundo del Poder planetario con un ímpetu fáustico, prometeico. Es el mismo ímpetu con que se alía a Irán y a Irak, a Siria y la yihad islámica seguro, como Fidel, su padre putativo y espiritual, que el enemigo principal a enfrentar y combatir son los Estados Unidos. Resuena la observación de viejos comunistas, para quienes el narcotráfico no sólo provee de los medios para estrangular a los yanquis, sus principales consumidores, sino para corromperlos en su médula existencial. ¿Quién dijo que obtener dinero para hacer la revolución y, de paso, gangrenar al capitalismo, era un delito?

No fueron Marx ni Hegel los dioses domésticos de la revolución bolivariana al arribo del chavismo, la versión fraudulenta y hamponil de la revolución socialista del nuevo siglo: fueron Hermes, el griego, y Mercurio, el romano, los dioses de los ladrones. No fueron la emancipación popular ni la dignificación del trabajo, sus motivos conciliares. Fue el dinero. Fueron montañas de dinero. Fueron decenas, cientos, miles, millones, miles de millones de dólares. Fidel despacha a los combatientes que envía a invadir Venezuela en 1966 y 1967 con diez mil dólares contantes y sonantes y en efectivo a cada uno del puñado de guerrilleros. Y el Ché Guevara habrá llevado decenas de miles como para comprarse hasta una finquita desde donde iniciar la conquista de Bolivia, el corazón de América del Sur.

Chávez, lo cuenta Emili Blasco, nada más conquistar el gobierno y reunirse con la cúpula de las FARC – Iván Márquez y Raúl Reyes, entre otros – para aliarse y combatir a Álvaro Uribe y empujar a las narcoguerrillas a la conquista del Poder en Colombia, le ordena a uno de sus secuaces, hacerles entrega de quinientos millones de dólares. No se andaban con chiquitas. Era la revolución petrolera del Siglo XXI.

3

Habituados al montaje cinematográfico de grandes actos de terrorismo y matonaje, robos y asesinatos, asaltos y combates bélicos, no sabemos distinguir si El bumerán Chávez es un guión para algunos de los grandes productores de filmes de acción de Hollywood o el fiel retrato de una de las más poderosas mafias políticas latinoamericanas que se hayan hecho con la principal reserva estratégica de petróleo del mundo. Una nación que liberó a cinco otras naciones y decidió el destino político de todo un continente hace apenas doscientos años. Una nación entonces de poco más de un millón de habitantes cuyos guerreros recorrieron el equivalente a varias veces el diámetro ecuatorial del planeta, a caballo, atravesando montañas gigantescas, ríos descomunales, valles y desiertos sin otro propósito que conquistar la libertad, establecer la igualdad y fundar la república. Logrando al cabo su propósito. En el caso de quien viera usurpado su nombre para servir de mascarón de proa del barco pirata del chavismo, con el saldo trágico de haber dilapidado toda su fortuna y haber muerto con lo puesto. Y un tercio de la población de su provincia sacrificada en el fuego lustrar de la guerra.

El comentario de Emili J. Blasco, estupefacto por los hechos, no puede causarnos más que una gran desazón y una profunda vergüenza: “Quizás lo más extraordinario de la Venezuela chavista haya sido precisamente la sumisión voluntaria a otro país, que además es más pequeño y pobre y está nada menos que a mil cuatrocientos kilómetros de distancia. Revoluciones y caudillismos, movilizaciones populares y represiones se han dado muchas veces en la historia, y cómo no en la latinoamericana. Pero si por algo distintivo debiera figurar el chavismo en los libros es por esa singular subrogación”. [2] Yo diría: avasallamiento.

Carlos Alberto Montaner, citado por Blasco, lo expresó con su profundo conocimiento de la historia cubana: “¿Cómo una pequeña, improductiva y empobrecida isla caribeña, anclada en un herrumbroso pasado soviético borrado de la historia, puede controlar a una nación mucho más grande, moderna, rica, poblada y educada, sin que haya existido una previa guerra de conquista?”. Prosigue Blasco: “Es la pregunta a la que se vuelve continuamente. ¿Por qué Venezuela, un país con un Producto Interior Bruto de casi cuatrocientos mil millones de dólares, acabó tan dependiente de Cuba, con uno de sesenta mil millones?”. [3] Y cita luego a otro gran analista político, el argentino Andrés Oppenheimer: “Cuba manejó” – y sigue manejando, agregamos nosotros – “el Gobierno de Venezuela como ningún país ha manejado los asuntos internos de otro en la reciente memoria de la región”. [4]

Un libro pleno de revelaciones, las más de ellas escalofriantes, de cuya lectura se sale conmovido por el asombro y la vergüenza. Y la terrible y descarnada incógnita del desenlace: ¿Hasta cuando el asombro, hasta cuándo la vergüenza? Como lo cantara el gran bardo judeo americano: “The answer, my friend, is blowing in the wind. The answer is blowing in the wind…”


[1] Emili J. Blasco, El bumerán Chávez. Los fraudes que llevaron al colapso de Venezuela. pág. 44. Washington, Madrid. Abril de 2015.
[2] Ibídem, pág. 44.
[3] Ibid., pág. 45.
[4] Ibid., pág 46.

@sangarccs

Movilnet · cobertura en Faja Petrolífera del Orinoco

Torre Movilnet Faja Petrolífera del Orinoco ¡Café tricolor! El operador del Estado venezolano filial de Cantv, Movilnet, amplía su huella de servicio con la puesta en marcha de una nueva radiobase en la población de Tipuro, Maturín, estado Monagas.

La nueva instalación, que brinda tecnología GSM y UMTS, garantiza estabilidad y capacidad a los servicios de voz y datos que ofrece Movilnet en la zona, a través de la radiobase de Boquerón.

La estación, ya en operaciones, forma parte de las acciones que realiza la empresa para apalancar el Proyecto Orinoco, plan que desarrolla el Estado venezolano en la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez” con el objetivo de aprovechar sus potencialidades no solo en el ámbito petrolero, sino también en los sectores manufacturero, agrícola y agroindustrial. Representa, además, servicios de telecomunicaciones para más de mil familias que hacen vida en Maturín Norte y Boquerón.

Concafe-468x60px_Integrado-Digitel

Con la activación de esta nueva radiobase, Movilnet reafirma sus políticas de apoyo a los sectores estratégicos del Estado, en pro de la construcción del país, y de garantizar a la población venezolana su derecho a la comunicación.

CON-CAFE-468x60

468x60 Lanzamiento NUBE Movistar

240x300 Lanzamiento NUBE Movistar

The post Movilnet · cobertura en Faja Petrolífera del Orinoco appeared first on Con-Cafe.com.

Los coches que sufran un accidente llamarán al 112 de forma automática

Todos los nuevos vehículos en circulación en Europa, a partir del 31 de marzo de 2018, tendrán que incorporar de un dispositivo e-Call, que avisa automáticamente a un centro de emergencia (112) de que se ha producido un accidente y le envía un paquete de datos básicos sobre el accidente. Así los servicios ganarán un tiempo precioso para la asistencia de urgencia y el rescate de los heridos. El sistema también permitirá que el 112 conecte de inmediato con el interior de los vehículos para que los técnicos de emergencias evalúen la situación de los pasajeros conscientes.

Seguir leyendo.

El teclado sirve para diagnosticar enfermedades neurodegenerativas

Un acto tan mecánico y breve como es el de pulsar una tecla tras otra puede servir para detectar enfermedades neurodegenerativas. Eso es lo que ha demostrado un grupo de investigadores, que han creado un sistema que analiza patrones al teclear en el ordenador, detectando el deterioro en las habilidades psicomotoras. Ya lo han probado con personas sanas y ahora lo están investigando con enfermos de párkinson.

Seguir leyendo.

Pecado humanista


Hay palabras que el chavista repite en una suerte de mantra que quizás tiene por objeto convencer a otros de lo que no son, o de convencerse a sí mismos de lo que menos son; o ambas cosas. A veces me convenzo de que realmente creen el embuste de sus discursos y anacrónicas y estereotipadas consignas. A veces pienso que no son más que una pose –muy pueril por cierto- para tratar de engañar a terceros. Patria, pueblo, humanista, revolución, socialismo, libertad, patriota…
Por momentos pareciera que realmente creen que siguiendo los consejos de Joseph Goebbels, repitiendo millones de veces una sarta de mentiras, tienen convencido al resto del mundo de que son patriotas, socialistas, humanistas, revolucionarios que luchan por la libertad del pueblo que tanto aman y por la patria. Nos dieron patria, dicen, lo que sea que esto signifique. Las palabras “pueblo, humanista, patria” se aparecen por lo menos una vez en cada frase de todo revolucionario humanista socialista. Pero en ocasiones creo que los convencidos con la reiteración goebbelsiana son ellos mismos. Se sugestionaron al punto de jurar que realmente son lo que dicen ser y ya ni el bloqueo de sus cuentas repletas con los dólares del pueblo y la patria en los paraísos fiscales logra sacarlos del trance autohipnótico.
Con toda seguridad, el primo-testaferro de Rafael Ramírez, el patriota socialista Diego Salazar, pensaba en la patria y el pueblo cuando abría su primera cuenta bancaria humanista en Andorra, en la que las autoridades andorranas le bloquearon solamente $ 200 millones de los miles de millones de dólares que por ella habían pasado, provenientes del mayor desfalco en la historia: el de PDVSA por parte de la famigliaRamírez Carreño, según citan distintos medios. O cuando le pagaba la propina de 100.000 euros al trabajador del Hotel Crillón de París, hecho que inició la investigación policial que condujo a sus cuentas secretas, en primer lugar, cuando ese trabajador declaró el ingreso al Fisco.
Con toda seguridad también, en el bienestar de la patria y el pueblo pensaba Rafael Lacava, alcalde de Puerto Cabello, cuando estableció a toda su familia en una mansión dell más costoso barrio de Barcelona, España, para que su hijo de 10 años pudiera entrenar fútbol en las escuelas del Barca, y cada vez que paga 45 mil euros anuales al mejor colegio de Cataluña para que sus hijos estudien allí. Luchador social humanista en Puerto Cabello, burgués capitalista salvaje en España. Los revolucionarios hacen  milagros con sus humildes sueldos de servidores públicos. ¡Esto es socialismoooo!
Y sin duda en el bienestar del pueblo y de la patria pensaban los seis ex altos funcionarios chavistas que escondieron sus botines en el Banco de Madrid, subsidiario de la Banca Privada Andorrana; como lo hicieron Marco Torres y Alejandro Andrade cuando desviaron $14.000 millones al HSBC de Suiza.
En la patria y el pueblo pensaba Jaquelín Faría cuando “recuperó” el Guaire y lo hizo potable y navegable, con los $ 6.000 millones que recibió y desaparecieron.
En la patria y el pueblo pensaban los 40 ladrones de Bolipuertos, cuando Alí Babá García Plaza compró la chatarra española a quién sabe cuántas veces su precio de mercado; dónde por cierto, debe haber habido riña por la repartición del botín, pues García Plaza tuvo que huir apresuradamente a cantarle el Alma Llanera en Inglés a los gringos.
En el bienestar de la patria y del pueblo pensaban los 7 sancionados por Obama, junto a los 56 anteriores, cuando abrían las cuentas que luego les congelaron con los reales que con mucho amor humanista y socialista le robaron al mismo pueblo y a la misma patria.
En la patria y el pueblo pensaban los bolichicos de Derwick cuando le tumbaron $ 2.000 millones a la Corpoelec de la famiglia Chávez, a cambio de chatarra vendida como plantas eléctricas que nadie vio.
En la patria y el pueblo, sin lugar a dudas, pensaron los dueños de las empresas de maletín que se robaron $ 25.000 millones en CADIVI, según denunció Jorge Giordani (quien también lo hizo por amor al pueblo y la patria que hay que mantener pobres), de quienes todavía se desconoce hasta la identidad.
Y mejor paremos de contar, pues no es necesario un recuento exhaustivo de las felonías humanistas de los chavistas para demostrar lo que ya está demostrado y todo el orbe conoce.
Las noticias de los últimos meses han puesto en evidencia la verdadera naturaleza del revolucionario, en especial, del chavista. El saqueo del país ya es notitia criminis, y está contabilizado por los servicios de inteligencia de otros países, incluyendo EEUU, España, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Israel y Japón, entre otros, y por firmas internacionales de investigación financiera; para no mencionar a los profesionales venezolanos que arduamente han investigado el expolio.
Mientras los venezolanos hacemos colas para comprar comida, jabón, champú y papel tualé (si los conseguimos), y nuestros hermanos mueren de cáncer y otras enfermedades porque no hay dólares para importar medicamentos, la banca mundial está de bote en bote con $ 400 mil millones depositados por la boliburguesía que los recibió como justa compensación por sus sacrificios por el pueblo y la patria.
Pero la culpa, dicen los humanistas del régimen, son los raspacupos que cambiaron sus míseros cupos en dólares preferenciales para comer, y no los raspapaís que -al igual que cuando recibían el apartamento en un bloque de viviendas del INAVI- se robaron hasta las pocetas y lavamanos para luego esconderlos en Andorra y el Imperio.
Hay que ser servidores de Satanás para cometer lo que trasciende la categoría de delito y se sitúa como pecado mortal ante Dios y los hombres. Para poder dormir en posesión del dinero robado a ese pueblo que hoy muere como consecuencia de ese robo; pueblo al que hoy obligan a humillaciones de marcaje, colas, huellas dactilares, presentación de identificación para poder comprar la escasa comida y medicinas.
Henry Ventura, Ministrillo de Salud, en un ejercicio de cinismo criminal y déficit neuronal, declaró: “con este nuevo sistema vamos a demostrar si es que es verdad que la gente se enferma”, cuando anunció el racionamiento de medicinas. Corroborando así que pueden dormir mientras otros mueren como consecuencia de la ambición insaciable de riquezas de sus hermanos. Quizás los venezolanos nos enfermamos por afición y entretenimiento, pero la enfermedad del socialista humanista es mucho peor e incurable: es gangrena del alma putrefacta, necrosamiento de la sensibilidad humana, maldad ilimitada, en pocas palabras. Que sólo los conduce a la justicia del hombre y a la de Dios. Ambas les llegarán. Con absoluta seguridad.
Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

Chapuzón en río del gobernador Henri Falcón… con sombrero y todo

Se llama Henri Falcón y es un gobernador un tanto polémico de Venezuela.
Tiene sus detractores y tiene sus defensores.
Muchos hablan mal de él pero también otros muchos hablan muy bien de su capacidad gerencial.

Hoy dando un rodeo a vuelo de drone por las redes sociales nos conseguimos con esta curiosa foto. Una gráfica puesta nada menos (o nada más) por el mismísimo gobernador del estado Lara Henri Falcón en su cuenta de Twitter.
Foto del gobernador del estado Lara Henri Falcón
Henri Falcón gobernador estado Lara – Foto Twitter
 Ahí está pues metido en un pequeño pozo de río en algún sitio de las montañas de Morán y El Tocuyo.
Dándose una especie de chapuzón, baño breve,  o hidroterapia de refrescamiento criollo… eso si, con sombrero y todo. 
Sea como sea, el mandamás del estado Lara, que se califica de progresista (nada mal eh) ha estado muy activo estos días recorriendo las montañas de Morán y El Tocuyo, enmarcado en lo que se denomina Plan Camino Al Campo según ha venido informando a través de sus tuits. Y ha sido precisamente en una de esas caminatas cuando decidió refrescarse. 

Palabras claves: “henri falcon”, “estado lara”, “henri falcon twitter”. 

EL GOLPE MILITAR. Por: Antonio Sánchez García @sangarccs


EL GOLPE MILITAR


Antonio Sánchez García
 @sangarccs

“Toda dictadura es oprobiosa y deprimente, porque representa a una minoría entronizada por la fuerza en el poder. Todo régimen dictatorial, para mantener su inestable equilibrio, debe recurrir a métodos de barbarie que angustian al espíritu ciudadano y repugnan a las conciencias limpias.”
General Carlos Prats González, Memorias. [1]
            Una cosa es la teoría y otra, muy distinta, la práctica. Que a los mil días del establecimiento del gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular el proceso se había estancado en un callejón sin salida, que estábamos al borde de un golpe de Estado que se aproximaba a pasos agigantados, posiblemente no hubiera nadie en Chile que lo dudara. Hay momentos en que el reloj de la historia se detiene y la vida se mueve como en cámara lenta. Para precipitarse en horas y reventar ante nuestros espantados ojos de un instante al otro. Pero como solemos reaccionar ante las catástrofes cantadas e inminentes, el comportamiento natural impulsa a cerrar los ojos y esconder la cabeza. Es el síndrome del avestruz.

            Allende estaba solo. A pesar de la masiva movilización de respaldo que se dirigió a La Moneda el 29 de junio de 1973, ante el globo de ensayo del golpe de Estado para el que faltaban exactamente setenta y cuatro días, frustrado entonces por la intervención en contrario de Augusto Pinochet, la llave de seguridad de un gobierno asediado que se sostenía con alfileres. Todos hicimos como que la amenaza letal había sido conjurada, todos aclamamos a Allende sin comprender que ya estaba rodeado de una inmensa soledad, todos aplaudimos al general Prat y al general Pinochet, aquel condenado a muerte ya por entonces y el otro elegido por los dioses para la gran traición. Cosa que entonces nadie, absolutamente nadie sabía. Ni siquiera los protagonistas. Todos volvimos cabizbajos, llenos de siniestras premoniciones, a mal dormir esa y las setenta noches siguientes.

            En esos setenta y un día la vida de todos los chilenos quedó suspendida, en vilo, como detenida en el espacio y el tiempo por un conjuro. El golpe se había hecho inevitable. El gobierno de Salvador Allende no daba para más: estaba exangüe, exhausto, agotado. Allende había jugado todas sus cartas. La última era impensable e irrealizable: la renuncia. Los más ingenuos, los más impacientes, entre los que me contaba, creíamos que podía ser evitado empujando hacia el abismo. Aceitando los cachivaches con los que creíamos que podíamos enfrentar a un ejército profesional y perfectamente consciente del papel que le correspondía en la tragedia: ser la implacable fuerza de choque del tirano.

Los más conscientes, obviamente los más pesimistas, intentaban vanamente  darle los últimos alientos a Salvador Allende, el mártir, buscando desesperadamente pero sin asomar su angustia una hendidura, un paso que diera a una salida honorable: rendirse pero mediante la democrática expresión de un plebiscito. Cuando en su último encuentro, el 8 de septiembre, le comentó al general Prats que en pocos días llamaría a un Plebiscito, que sabía perdido, éste le comentó con sorprendida amargura: “Perdone Presidente, usted está nadando en un mar de ilusiones. ¿Cómo puede hablar de un plebiscito, que tardará 30 o 60 días en implementarse, si tiene que afrontar un Pronunciamiento Militar antes de diez días?” (Ibid, pág. 510.). Sucedió, pero en tres días. Setenta y dos horas.
El pueblo estaba como atragantado. Ni preparado ni dispuesto para iniciar una guerra civil, la única verdadera preocupación del príncipe mártir y del tirano al acecho. El mártir, porque era consciente del devastador poder de fuego de la reacción: fuerzas armadas compactas y verticales, absolutamente unánimes, poder judicial sin hiatos legitimando la intervención, parlamento, empresariado, clase dominante, medios de comunicación cónsonas en que había llegado la hora de las armas. El tirano, porque le temía al poder devastador del pueblo, si está dispuesto a guerrear por sus derechos. Y él sabía que el respaldo popular de Allende, así no fuera mayoritario, estaba intacto y que tras suyo había esperanzas y un auténtico convencimiento. Lo que no sabía era que Allende ya había tomado la decisión más trascendental de su vida: sacrificar su vida en aras de evitar una tragedia, suicidarse a cambio de la paz, seguro de que el futuro se abriría en grandes alamedas, como lo comunicara al comprobar la verdadera y devastadora dimensión del golpe de Estado, en su última alocución:  En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la Patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe. La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada. Este es un momento duro y difícil: es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor. Pagaré con mi vida la defensa de los principios que son caros a esta Patria. Caerá un baldón sobre aquellos que han vulnerado sus compromisos, faltando a su palabra… rota la doctrina de las Fuerzas Armadas. El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni debe dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor.” Pocas horas después demostraría ser un hombre de palabra, un hombre cabal: se quitaba la vida.
            Escuché ese discurso poco después de las 8 de esa mañana, mientras me dirigía al centro de investigaciones socioeconómicas de la Universidad de Chile, en donde trabajaba. Me quedó absolutamente en claro que no había nada que hacer, que el temido golpe de Estado por fin se estaba produciendo, que el monstruo había tomado su gran decisión. Allende había sido claro y explícito: prefería ser acribillado en La Moneda o quitarse la vida antes que rendirse. Pero sabiendo la inutilidad de toda resistencia recomendaba mantenerse en los sitios de trabajo o regresar a los hogares. Era el gran estadista al final del camino. Poco después, sus cuatro edecanes le harían saber que las fuerzas armadas actuaban absolutamente unidas y bajo un mando único, lo que hacía inútil cualquier resistencia. Ante el asalto de un comando del ejército al palacio de gobierno, inmediatamente después del bombardeo, ordenó a los suyos retirarse sin hacer resistencia y se disparó una ráfaga de su fusil ametralladora bajo la barbilla.
            Hoy, a cuarenta y dos años de esa tragedia, me atrevo a afirmar que salvo los generales a cargo de la operación y los comandantes de fuerza, muy pocos sospechaban en Chile la extensión, la profundidad, el alcance y el proyecto de país que se escondía detrás del golpe. Y que nadie, salvo posiblemente el último en adherir a la conjura, Augusto Pinochet, sabía de los verdaderos plazos y perspectivas que lo animaban. Sólo los más afiebrados de entre los ultra derechistas, aquellos que conminaban a un Jakartazo, tenían conciencia de lo que se nos venía encima a los chilenos. Los civiles de todos los sectores – empresariales, académicos, eclesiásticos, políticos – que se habían opuesto al proyecto de la Unidad Popular esperaban retomar el control del país y devolver las fuerzas armadas a sus cuarteles tras recuperar el control de la situación. Con los menores costos en pérdidas de vidas humanas imaginable. Finalmente, y en términos estrictamente políticos, el gobierno de Salvador Allende apenas traspasaba la barrera del 40%. La inmensa mayoría del país quería volver a la normalidad y terminar por darle un portazo a la catástrofe. La inestabilidad era insoportable, la odiosidad y el ambiente bélico eran inaguantables, la extinción de toda perspectiva de futuro. intolerable, la inflación y el desabastecimiento de los bienes más esenciales – la leche, el pan, la carne, los medios de higiene, la gasolina, los repuestos – habían alcanzado cotas hasta entonces inéditas y pronto los chilenos no tendrían literalmente qué comer, cómo sobrevivir ni a qué dedicarse. Estábamos tocando fondo. Por primera vez en nuestras vidas. Pinochet confesaría más tarde que al ver la desesperación de las colas supo que el golpe se había hecho inevitable.

            Al mediodía del 11 de septiembre esas divagaciones sobre la naturaleza del golpe habían sido despejadas. El cruento, quirúrgico y demoledor bombardeo a La Moneda por tierra y aire que posiblemente nadie esperaba terminó por aclarar las cosas: eso era un golpe. Eso era el golpe. Imponer manu militari el orden, acorralar, perseguir, aprehender, encarcelar y asesinar a todos aquellos que pretendieran oponerse mediante acciones concretas a las decisiones de la Junta Militar de Gobierno. Con la mayor eficacia, la mayor profundidad, la más absoluta radicalidad y en el menor tiempo. Erradicar las pretensiones socialistas del corazón y la mente de los chilenos, acabar con partidos y militantes que las animaban, volver a imponer la disciplina, el acatamiento, la obediencia al poder político militar que venía a rescatar la institucionalidad republicana. Y liquidar cualquier pretensión en contrario. Una guerra abierta y declarada, letal y fratricida contra cualquier veleidad marxista leninista. Una guerra que impondría sus propósitos, siguiendo con la mayor fidelidad los principios republicanos asentados en el Escudo Nacional con una clara, sencilla e inequívoca voluntad de poder: POR LA RAZÓN O LA FUERZA. Ante el horror desatado y para él incomprensible, escribe el general Prats la misma noche del golpe: “Por qué los demócratas sinceros del gobierno y de la oposición no fueron capaces de divisar el abismo a que se precipitaba el país?”. Por una muy sencilla razón: Dios ciega a quienes quiere perder.  

            Marx, en uno de sus más brillantes escritos políticos, El 18 Brumario de Luis Bonaparte, parafraseó la famosa frase de Hegel según el cual la historia se repite, agregando sin ningún sarcasmo que si el original era una tragedia, su repetición solía ser una farsa. Si transcurridos los mismos mil días de gobierno que condujeran en Chile a la tragedia del 11 de septiembre de 1973 se produjo en Venezuela lo que, lejos de toda verdad irrecusable algunos consideran un golpe de Estado, ese, el del 11 de abril de 2002 habría sido en cuanto supuesto golpe de Estado,  sin duda ninguna, una farsa. Como también ha terminado siéndolo esta sedicente revolución bolivariana, farsesca comedia convertida en satrapía de la revolución cubana. No obstante lo cual cabe preguntarse por nuestro desenlace: ¿cómo y cuándo llegará a su fin esta pesadilla?

            Es la angustiosa pregunta que todos nos estamos haciendo.

                       

60 DÍAS DESAPARECIDO / Sin pistas de Alcedo Mora asistente de Gobernación de Mérida

EL NACIONAL – 27 DE ABRIL 2015 – 12:44 AM

Transcurridos 49 días de la desaparición de Alcedo Mora Márquez su familia vive la incertidumbre de no conocer su paradero ni la suerte que corrió. Nadie ha vuelto a verlo desde la mañana del sábado 27 de febrero, cuando salió de su casa en la calle Campo de Oro, en la ciudad de Mérida, para iniciar la jornada del día como asistente del secretario de la gobernación del estado, Luis Martínez.
Ese día también tenía previsto asistir a una reunión y al final de la tarde llevar a su hija de 10 años de edad a una clase de música.
Luis Mora, uno de los tres hijos del desaparecido, reconstruyó los últimos contactos que tuvo su padre con allegados, y dijo que ese día Alcedo envió un mensaje de texto a un amigo, a quien le dijo que se estaba trasladando de los Pueblos del Sur y que se estaba agotando la batería del celular.

Al concluir el día, Mora no volvió a su casa. La familia se extrañó y se preocupó porque suele notificarles cuando va a pasar días ausente por reuniones de trabajo.
El domingo al mediodía un amigo contactó a Mora vía telefónica. Indicó que le sintió la voz quebrada, le pareció que estaba cansado y apurado. El hombre solo le dijo: “Todo bien. Voy subiendo a la finca”.
Después de eso hubo breves conversaciones o mensajes intercambiados con amigos hasta el lunes, cuando el teléfono de Mora estuvo apagado. No fue sino hasta el miércoles cuando volvieron a activar el aparato. Ese día uno de sus hijos comenzó a llamarlo insistentemente y aunque atendían la llamada nadie hablaba.
La última comunicación la recibió Simón Mora el 4 de marzo, en la que expresó: “En lo que termine te llamo” y hasta ahora no ha habido más contactos.
Desde ese celular redactaron mensajes con palabras y expresiones que Alcedo Mora no usa, asegura su hijo Luis. Por ejemplo, un texto indicaba: “Todo bien, rodilla en tierra como nuestro comandante eterno”, y en otro decía: “Estoy reunido con camaradas”.
El hombre es “revolucionario desde antes de Chávez”, en palabras de su hijo.
Denuncia y amenazas. Luis Mora recuerda que seis meses antes de la desaparición de su padre él hizo una denuncia sobre hechos de corrupción en el llenadero de Pdvsa en El Vigía. A consecuencia de esas revelaciones hubo varias detenciones. Luego Mora recibió una llamada desde Caracas, en la que le decían que se cuidara porque lo implicarían en un secuestro.
Más tarde comenzó a ser perseguido por los ocupantes de una camioneta negra. En una oportunidad los hombres le dijeron: “¡Maldito viejo, si no te quedas quieto te vamos a matar!”.
Al desaparecer, la familia lo buscó en sectores donde acostumbra a participar en reuniones y en vista de que no había rastros de él y nadie lo había visto, el 5 de marzo su hijo Simón Mora hizo la denuncia en el Cicpc de Mérida y luego en el Ministerio Público, que designó al fiscal 48º con competencia nacional, Orlando Padrón, para el caso. Otros organismos como el GAES, el Sebin y la DIM tienen conocimiento de la desaparición de Alcedo Mora.
La pesquisa del Cicpc está centrada en el rastreo telefónico de las llamadas que recibió y que hizo el desaparecido, así como a realizar entrevistas en los sitios en los que estuvo el 27 de febrero.  
Con el apoyo de amigos y de compañeros del desaparecido, el 10 de abril la familia Mora hizo una protesta frente a la Fiscalía Superior de Mérida, donde fueron recibidos por la titular del despacho, Raquel del Valle Pérez, quien garantizó que el caso se está trabajando con el apoyo del Cicpc.

Activista popular
Alcedo Mora Márquez nació hace 56 años en Playones, estado Mérida. Es un activista popular revolucionario responsable de las organizaciones Tercer Camino, PRV FALN, Ruptura y vocero del Secretariado de Colectivos de Mérida. Escribe poemas, cuentos, novelas y ensayos, además redacta artículos para la página Aporrea. Al momento de su desaparición estaba trabajando en la preparación de tres libros.
Laboró en el departamento de Seguridad e Higiene Industrial en CVG desde marzo de 1979 hasta diciembre de 1984. Asumió el cargo de asistente del secretario de la Gobernación de Mérida en agosto de 2013.

sguerrero@el-nacional.com
http://www.el-nacional.com/sucesos/pistas-asistente-Gobernacion-Merida_0_616138484.html

Huir con infantil disimulo, haciendo el aguaje de que se va de frente, sería la fórmula de escapar dejando el pelero, según se deduciría de pifias de funcionarios de la República Bolivariana (RB), tras la serie de enredos que embotan sus cabezas. Esa arriesgada maniobra se probaría en medio de desesperos polìticos en otros lugares, donde recibiría el nombre de “Laurello” en homenaje a Martin Emmerling, nacido en Nuremberg (Alemania) en 1885, y quien andaba hacia delante mientras miraba hacia atrás. Éste había comenzado a demostrar su extraña habilidad en Europa, y en 1921 llegó a EEUU donde constituiría atracción del Coney Island.
Por Josué Fernández Alvarado
http://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

El drama de los gobernantes de la “RB” entraría en complicaciones, en pleno desarrollo, con el ingreso en puertas a la lista repudiada internacionalmente de funcionarios de narco-estados, debido a la acumulación de denuncias originadas por el militar retirado Eladio Aponte, quien ya se sabía que serviría de valioso apoyo incondicional en el Tribunal Supremo de Justicia. Si tales imputaciones fueran menores, igualmente se les mencionaría como ejecutores de terrorismo judicial, y persecución inhumana de personas acusadas como enemigas del régimen, sin pruebas que lo demostraran. Dentro del país, no se pondrían en claro esos graves señalamientos contra jefes militares y dirigentes oficialistas, de acuerdo con la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, al anunciar que su despacho no abriría una investigación por considerar que las declaraciones del ex magistrado “no eran suficientes”.
Sin embargo, en menos de nada, la prensa traería a sus primeras páginas al gobernador de Portuguesa, Wilmar Castro, validando las declaraciones del ex magistrado al afirmar que “Este señor (Aponte Aponte) sabe cosas y puede decirlas”. Y la libreta de los periodistas se seguiría llenando allí, al escuchar de la misma fuente sus incitaciones al delito -al parecer carente de temores a expedientes de la Fiscalía General de la República-, llamando a “hacerle huelga a Henri Falcón (gobernador de Lara), hay que hacerle huelga a Pablo Pérez (Zulia), hay que hacerle huelga al malandro majunche de Miranda (Henrique Capriles), que no está gobernando”.
En una de esas de aclarar para oscurecer, Wilmar Castro antes había referido sus presunciones de “muertes selectivas” en los asesinatos de dos personajes de notoriedad en la “RB”, la de Jesús Aguilarte, ex gobernador de Apure, y la del general retirado Wilmer Moreno, quien fue cercano colaborador en inteligencia militar gubernamental. Pero, el calificado vocero causaría el mayor impacto público al revelar que el partido del gobierno se prepara para tres escenarios con miras a las elecciones del 7-0: “Con un (Hugo) Chávez debilitado, sin Chávez y la suspensión de los comicios”, debido al clima político”.
A partir de entonces, cabrían menos dudas aún sobre las conspiraciones de militares en Cuba para definir una eventual interrupción del “proceso” que sufre la “RB” con otro capítulo de “gorilas” acorde a la tradición de dictaduras latinoamericanas. Dilma Rousseff y Cristina Kirchner negarían su apoyo a esa aventura. En onda preocupante también andaría China, la cual “corre el riesgo de perder miles de millones de dólares si Venezuela se desestabiliza, y a largo plazo teme perder la actual relación preferencial que tiene con Caracas si el gobierno cambia y Venezuela comienza a mirar a otros lugares…” así lo contarían en documentos filtrados de WikiLeaks.

IMCA tomó con danzas los espacios de la ciudad

imca

NP Alcaldía de Iribarren

En el marco del Día Internacional  de La Danza, a celebrarse este miércoles 29, la Alcaldía de Iribarren tomó espacios no convencionales de la ciudad para escenificar bailes urbanos.

En la primera jornada cultural denominada “Intervención Urbana”, a cargo del Instituto Municipal de Cultura y Arte (IMCA), diversos grupos musicales bailaron, aprovechando  el pare de los semáforos. La presentación era tan breve como el intervalo entre la luz roja y la verde.

Desde tempranas horas, las agrupaciones ocuparon  los espacios públicos para sorprender  a los conductores con un momento cultural y recreativo. La directora del Imca, Valentina Castellanos, manifestó que esto forma parte de la gestión  cultural del alcalde Alfredo Ramos, quien construye una ciudad abierta.

La avenida La Salle  y el terminal de pasajeros fueron algunos de los sitios que sirvieron de escenario.

imca 2

“Es una invitación a todos los iribarrenses a bailar juntos en el mes de la danza, quisimos innovar y por ello estamos llevando cultura directamente a los ciudadanos”, afirmó Castellanos. Agregó que las actividades culturales tradicionalmente se hacen en teatros y sitios cerrados, en cambio de esta manera se involucran a los habitantes de las comunidades en forma espontánea.

El Pastor Oropeza dijo “No”

La directiva del hospital Pastor Oropeza del seguro social a través de un escrito dio  un no rotundo  en respuesta a  la solicitud del IMCA para realizar allí la  muestra de bailes  urbanos.

La información fue suministrada por Valentina Castellanos, quien manifestó que el objetivo era llevar un momento de distracción y alegría tanto  a  familiares como a los pacientes que esperan por largos periodos  en las áreas externas de emergencia. “Pudo más la ideología partidista que el bienestar de la ciudadanía”, cuestionó.

Señaló que caso contrario ocurrió en los centros de asistencia médica Ascardio y el hospital “Antonio María Pineda”, donde los directivos agradecieron la jornada y exaltaron lo importante  de llevar alegría en momentos de tensión y preocupación.

La entrada IMCA tomó con danzas los espacios de la ciudad aparece primero en Barquisimeto.com.

Google y los grandes editores europeos firman un acuerdo

Google y ocho de los principales editores de noticias de Europa han anunciado un amplio acuerdo para fomentar “el periodismo de alta calidad a través de tecnología e innovación”, según asegura en una nota el buscador. La iniciativa, que incluye la creación por parte de Google de un fondo de 150 millones de euros en tres años “para proyectos que muestren nuevas formas de pensar en la práctica del periodismo digital”, supone la creación de una alianza denominada Digital News Initiative (DNI). Los socios fundadores son EL PAÍS (España), Les Echos (Francia), FAZ (Alemania), The Financial Times (Reino Unido), The Guardian (Reino Unido), NRC Media (Holanda), La Stampa (Italia) y Die Zeit (Alemania), junto a organizaciones del sector periodístico como European Journalism Centre (EJC), Global Editors Network (GEN) e International News Media Association (INMA). El anuncio se realizará hoy en la conferencia sobre medios digitales que celebra The Financial Times en Londres.

Seguir leyendo.

El bien supremo

Alberto Barrera Tyszka

Cuando en diciembre del año 2013 se realizó una reunión en Miraflores, donde por fin coincidieron gobernadores y alcaldes de la oposición con el gobierno central, Nicolás Maduro justificó ese encuentro asegurando que él creía “en la paz como bien supremo”.

Un año y medio después, la paz en Venezuela es una herida. Está hecha mierda. Da susto. Da tristeza. Da vergüenza.

¿Cuál imagen puede ser más puntual, más exacta? ¿Un hombre delgado y verde, en el pasillo de un hospital, esperando un turno para ser operado? ¿La esposa de un policía, que ya no es esposa sino viuda, llorando a las puertas de la morgue?

¿La cola inmensa de gente, en cualquier lugar del país, esperando un turno para poder comprar jabón o harina de maíz? ¿Los jóvenes o los tuiteros que están presos por protestar? ¿La cantidad de estudiantes cuya única idea de futuro es huir del país? ¿80% de los venezolanos que, según una investigación de tres importantes universidades, no puede comer completo?…

Un año y medio después, la paz de Nicolás Maduro lleva uniforme y tiene permiso para disparar contra las manifestaciones.

La idea de que la violencia es la única forma de garantizar la paz no es novedosa. Ha estado al servicio, durante buena parte de la historia, de la explotación y de la esclavitud, de las tiranías y de las guerras.

Desde sus inicios, el gobierno de Maduro ha apelado constantemente a este argumento. Maduro asumió la presidencia y se declaró, instantáneamente, víctima de una guerra. Su fragilidad electoral definió un proyecto de fuerza que sentenció que gran parte de los ciudadanos pasaban a ser sus enemigos.

Una de las prioridades fundamentales de estos dos primeros años del gobierno de Maduro ha sido la legitimación de la violencia. El oficialismo se ha empeñado arduamente en lograr que la represión y la censura formen parte de nuestra normalidad.

Esta semana, por ejemplo, la Asamblea Nacional se dedicó a debatir sobre una supuesta campaña mediática en contra de la honra de Diosdado Cabello. Se trata de una discusión insólita en un país donde no se consigue Eutirox y donde los policías marchan para que el Estado los defienda.

Pero es un procedimiento coherente para que la sociedad perciba que es natural que Cabello demande a varios medios de comunicación, todos ellos independientes y cuestionadores del gobierno.

Es un método delirante y perverso. Una farsa descarada. Hace poco, el mismo Diosdado Cabello acusó a Felipe González de haber “dirigido grupos paramilitares para asesinar personas”. No ha presentado una prueba. ¿No debería el ex presidente español plantear una demanda?

Hace dos meses, Diosdado Cabello acusó a Antonio Ledezma y a Julio Borges de tener un plan para “eliminar físicamente” a Leopoldo López. VTV reprodujo la noticia. ¿Le sale demanda?

También responsabilizó a Lorent Saleh de la muerte de Robert Serra. Y escribió en su cuenta de Twitter que Henrique Capriles era un mafioso y un asesino. Nunca ha presentado una sola evidencia.

¿La justicia no debería hacer algo con un caso así? ¿Se puede demandar a todos los que retuitearon al presidente de la AN? ¿Se pueden declarar non gratas las cuerdas vocales de Diosdado Cabello?

En nombre de la paz, acorralan a los medios y a los periodistas. En nombre de la paz, organizan maniobras militares. En nombre de la paz, encarcelan a alcaldes. En nombre de la paz, se quedan con los dólares. Y todavía hay un chavismo cándido que cree en el nacionalismo, que se emociona con las consignas, que sigue pensando que esto es una revolución.

Vivimos dentro de un espejismo absurdo. El gobierno desarrolla un modelo que –según las viejas y atinadas palabras del historiador Martin Malia– “no es un ataque contra abusos específicos del capitalismo, sino contra la realidad. Es una tentativa de abolir el mundo real, un intento condenado a largo plazo, pero que durante un determinado período consigue crear un mundo surrealista definido por esta paradoja: la ineficiencia, la penuria y la violencia se presentan como el bien supremo”.

Con alegría, ritmo y movimiento barquisimetanos disfrutan del Domingo Activo

IMG_20150426_092435

NP Alcaldía de Iribarren

Barquisimetanos siguen incorporándose voluntariamente al Domingo Activo que cada fin de semana ofrece la Alcaldía de Iribarren a través del Instituto Municipal de Deporte y Recreación (Imderi)), donde se le da vida deportiva al Boulevard Oscar D´ León (ubicado en la Av. Los Leones del este de la ciudad) con actividades para el disfrute de todos los ciudadanos.

Desde las 8:30 de la mañana comenzaron a llegar jóvenes y adultos para arrancar la jornada con una sesión de yoga ofrecida por Adriana Pifano, donde los participantes conectaron cuerpo, alma y mente, por medio de la concentración al aire libre.

IMG_20150426_095006

Más tarde, con alegría, ritmo y movimiento Anuar Guaidó y Enmanuel Gimenez pusieron a bailar a todos los presentes, incluyendo entrenamientos funcionales, libo dance, aeróbics, tae bo y acrobacia en telas, cortesía de Sport Lara Center  y Acro Fitness  que se unieron al apoyo de esta iniciativa.

“Buscamos que los ciudadanos puedan disfrutar de estos espacios de manera sana y segura, gracias al apoyo que cada semana la Policía Municipal de Iribarren ofrece en las actividades que se convocan desde el ente municipal”. Así lo informó Gabriel Lugo, director de Alta Competencia Imderi. Al mismo tiempo, invitó a los iribarrenses a involucrarse en los eventos que cada día se promocionan a través de las redes sociales de @deportesbqto.

Por su parte, Lugo declaró que, en lo que va de año, más de 2000 personas han asistido al Domingo Activo y cada fin de semana se suman familias con sus hijos para disfrutar en sana compañía.

La entrada Con alegría, ritmo y movimiento barquisimetanos disfrutan del Domingo Activo aparece primero en Barquisimeto.com.

EDITORIAL: Será vía mango

[unable to retrieve full-text content]

No hay tanta fruta para comunicar los clamores de la gente EDE Parece que la única forma de llamar la atención del Presidente es lanzándole un mango. Le sirvió a una señora esta semana y, bendecida por el populismo, terminó hasta con una casa. La exprimera dama, María Isabel Rodríguez, se atrevió a tirar un

The post EDITORIAL: Será vía mango appeared first on La Razón.

Héctor Manrique hizo ‘delirar’ al público larense entre aplausos y ovaciones

1

La actuación del primer actor venezolano Héctor Manrique durante la pieza teatral “Sangre en el Diván” deslumbró al público barquisimetano 

El pasado domingo 26 de abril, los barquisimetanos acudieron a la cita pautada con el primer actor venezolano Héctor Manrique, quien interpreta de forma magistral al Doctor Edmundo Chirinos en la pieza teatral “Sangre en el Diván”, una adaptación del libro escrito por la acuciosa periodista Ibéyise Pacheco.

2

A las cinco de la tarde, las puertas del Teatro Juares se abrieron para recibir al público larense ávido de buenas historias. Veinte minutos después, observamos cómo Manrique irrumpía en el escenario cuasi desnudo, repitiendo una y otra vez la frase “Yo estoy bien”. El inicio de la obra fue severamente interrumpido por la cuña del Gobierno Progresista de Lara -no una, sino dos veces- creando molestia entre los asistentes y el actor. Sin embargo, el personaje del “Dr. Chirinos” tomó fuerzas de ese desagradable episodio y salió airoso de la situación, demostrando el profesionalismo que caracteriza al intérprete.

Delirios en el diván

3

Recordemos que “Sangre en el Diván” se centra en el capítulo titulado El delirio, donde Chirinos intenta reconstruir la historia desde su perversa psiquis, relatando su vida y colocándose como protagonista de eventos trascendentales en los últimos 60 años del país. Episodios como su primer amor, sus hijos, sus pacientes (entre ellos, el ex presidente venezolano Hugo Chávez) y el asesinato de la estudiante Roxana Vargas, son algunos de los relatos que Manrique relata con una gracia y una fuerza inigualable.

Desde Barquisimeto.com aplaudimos de pie al primer actor y a ImI Producciones por otorgarle a la ciudad crepuscular obras tan impactantes y majestuosas como ésta. ¡Que sigan los éxitos!

4

 

La entrada Héctor Manrique hizo ‘delirar’ al público larense entre aplausos y ovaciones aparece primero en Barquisimeto.com.

Entre sumas y restas las misiones educativas lidian con deuda social

Durante 2003 el Presidente Chávez lanzó las tres misiones vertebrales del sistema educativo que tenían como objetivo disminuir la exclusión que dejaba la escuela tradicional


Gabriela Rojas

El Presidente Hugo Chávez la calificó como “la misión madre, la misión primigenia”. La creación de la Misión Robinson, en 2003, marcó el inicio del lanzamiento del sistema de misiones educativas; tanto Robinson I, II y III como Ribas y Sucre nacieron con el objetivo de saldar una deuda social con la población excluida del sistema formal, a través de la reincorporación de venezolanos de cualquier edad en los diferentes niveles de escolaridad.

Para algunos investigadores se trata de un sistema que paralelizó la educación sin resolver el problema de fondo, lo que las hace vulnerables a debilitarse en el tiempo. A la vez, los datos oficiales muestran una importante disminución en el registro de los últimos tres años. Pero en voz de sus beneficiarios, las misiones se convirtieron en la única posibilidad para formarse y avanzar a una mejor calidad de vida.

Yo-Si-PuedoLa Memoria y Cuenta 2014 del Ministerio de Educación revela 8.732 inscritos en la Misión Robinson I | Foto Vicepresidencia

Los Robinsonianos

La noche del 28 de octubre de 2005, el entonces Presidente de la República, Hugo Chávez, se mostraba plenamente satisfecho del logro que estaba por anunciar: Venezuela era declarada territorio libre de analfabetismo por la Unesco.

5% de analfabetismoLa cifra era digna de destacar: 1.482.000 personas habían sido alfabetizadas a través del programa “Yo sí puedo”. La mayoría del grupo de alfabetizados (41%) eran personas entre 41 y 59 años de edad, y otro 26% correspondía a 388 mil venezolanos entre 26 y 40 años que habían aprendido a leer y a escribir, según datos registrados por el Ministerio de Educación.

Pero las cifras obtenidas en el Censo 2011 permitieron hacer un corte de cuenta sobre este logro. Seis años después nuevamente aparecían 1.418.000 venezolanos que no sabían leer ni escribir.

La lectura que hace Luis Bravo Jáuregui, investigador del informe Memoria Educativa Venezolana, sobre los números que dio el Instituto Nacional de Estadística (INE) es que “significa que tenemos casi la misma cantidad de analfabetos que teníamos en el año 2003 cuando se lanzó la Misión Robinson I, lo que representaría un grave retroceso”.

El INE señaló que aún quedaba 5% de la población sin saber leer ni escribir. Pero en los cuatro años siguientes no ha sido una prioridad solventarlo como lo fue en 2003 porque la Memoria y Cuenta 2014 del despacho educativo revela 8.732 inscritos en la Misión Robinson I, 124.067 personas que forman parte de Robinson II (diseñada para completar el 6to grado); y 12.592 más inscritos en Robinson III, lo que da un aproximado de apenas 145 mil personas dentro del programa.

Mision-RibasExpertos indicican quela Misión Ribas es el programa con mejor cobertura entre su población objetivo y la población alcanzada | AVN

El Nuevo Republicano

Cuatro meses después de la Misión Robinson, la posibilidad de prosecución escolar se materializó con el lanzamiento de la Misión Ribas para completar el bachillerato, uno de los niveles en el que históricamente se registran mayores índices de deserción del sistema formal.

La convocatoria que hizo el Presidente Chávez fue masiva: en tres años desde su lanzamiento pasó de 430.000 personas a 1.207.000 inscritos. Para el período 2013-2014 el registro marca 125 mil personas, según Memoria y Cuenta del ME.

El informe Misiones Sociales del Ministerio de Comunicación e Información (Minci) indica que hasta 2014 se habían graduado 822.853 bachilleres. Luisa Amelia Acosta se cuenta entre ellos. “Formé parte de la primera cohorte. Apenas me enteré que Chávez estaba llamando a la gente para que terminara el bachillerato sentí que era mi oportunidad”.

Acosta ingresó a la Misión Ribas a los 45 años de edad. Asistía a clases los fines de semana en el Liceo Gregorio Rondón, en Maturín estado Monagas. Otros 25 compañeros de edades similares estudiaban con ella. “Siempre me sentí bien, no me sentía vieja para estar estudiando porque nos apoyaban y los profesores veían tus capacidades para evaluar. En tres años obtuve mi título de bachiller”.

“Creo que de otra manera no hubiese estudiado”

La Encuesta de Condiciones de Vida 2014, realizada por la UCV, Ucab, USB y el Laboratorio de Ciencias Sociales de Venezuela (Lacso), señala que de las tres misiones educativas, Ribas es el programa con mejor cobertura entre su población objetivo y la población alcanzada (sólo le resta 2,7%).

Ese primer impulso llevó a Acosta a continuar sus estudios a través de la Misión Sucre. Cursó cinco años de la carrera Gestión Ambiental en la Aldea Universitaria Rafael María Peña Saavedra, en Maturín. “Creo que de otra manera no hubiese estudiado. Siempre estuve entusiasmadísima aunque ya tenía mis 50 años. Pensaba: ‘ni siquiera eso se me presentó antes en mi vida, cuando era más joven’ porque veía a los muchachos recién graduados de bachiller estudiando conmigo y ahí todos éramos iguales”, narra.

El investigador Luis Bravo explica que la información oficial disponible sobre las misiones revela que en total se ha reducido el ingreso en 300 mil personas para el período 2013-2014 en comparación con el 2012-2013.

“Hay una caída en la contabilidad de las misiones que resulta crónica porque quisieron hacerlo un sistema principal de inclusión a la escolaridad pero eso es insostenible. El problema es que fue una oferta que se le hizo al país y hay que cumplirla porque peor que las misiones es que no haya misiones”, argumenta Bravo.

Tito Lacruz, investigador y director de la escuela de Ciencias Sociales de la Ucab, señala que las misiones continuamente presentan picos y bajas en su trayectoria histórica porque nacieron con una utilidad práctica asociada a lo electoral, algo que manifestó expresamente el propio Presidente Chávez en 2004, luego de realizarse el referéndum revocatorio.

“Tenemos casi la misma cantidad de analfabetos que teníamos en el año 2003 cuando se lanzó la Misión Robinson I”

Y no sólo en palabras, también se evidenció en inversión. El reciente Informe general sobre la consulta por la calidad educativa destaca que el gasto social en educación alcanzó 6,6% del Producto Interno Bruto en 2004. El documento muestra un gráfico con un paréntesis denominado “expansión de las misiones educativas” entre 2004 y 2009, año que marcó su pico más alto con 7,3% de inversión. El año siguiente registra su mayor caída con 5,5%.

“Lo podemos ver en el surgimiento de nuevas misiones que luego desaparecen o cambian de nombre, o se unen y se transforman en otra cosa. Llegué a contabilizar unas 30 misiones y si revisas hay unas que se les pierde la pista”, agrega Lacruz.

Bajo la línea educativa nació la Misión Vuelvan Caras que luego se convirtió en Gran Misión Ché Guevara, para consolidar la formación en oficios y llevar a cabo proyectos socioproductivos. Muy similar fue la Misión Saber y Trabajo que intentaba rescatar las escuelas técnicas y la capacitación en saberes populares. También crearon la Misión Alma Mater para la conformación de universidades territoriales y nuevos institutos experimentales.

La continuidad entre una y otra se interrumpe por la constante transformación o unificación de propósitos entre diferentes misiones a lo que se suman los cambios de dependencia de los ministerios a los cuales se adscriben. Sólo Ribas y Sucre han mantenido el esquema original porque Robinson ha derivado en tres etapas e incluso tiene una versión internacional de cooperación para alfabetizar en otros países suramericanos.


Si quieres contactar al autor de esta historia escribe a: gabriela@larazon.net

Guillermo Morón: “El mismo pueblo retomará el curso normal de la historia”

El historiador considera que “esto que vivimos es un proceso histórico muy feo, pero ya pasará. Estoy seguro que la democracia regresará a Venezuela”.


Myriam Mosquera 

Guillermo Morón, historiador de 89 años de edad cumplidos el pasado 8 de febrero, con más de 70 libros publicados, no es pesimista a pesar de estar nuestro país, según sus propias palabras, en la etapa más difícil de la historia venezolana.

Envuelto en su amplia sapiencia, está seguro, y así lo confesó a “La Razón”, que este proceso histórico “marcado por la inoperancia”, será transitorio. “Todo esto pasará pronto y solo tendremos un mal recuerdo”, dijo.

Eso sí, aclara con extrema lucidez: “Este período histórico es muy feo, el más feo de toda la historia de Venezuela, pero el pueblo siempre recupera su proceso democrático, de manera normal”.

El actual gobierno ha elevado a Chávez a la categoría de “Libertador” y lo equipara con Simón Bolívar. Lo hacen llamar indistintamente “el nuevo Libertador” o “el Libertador de la nueva independencia”. ¿Esa apreciación histórica es correcta?

— Eso es una estupidez, el Libertador de nuestro continente es uno solo y ese es Simón Bolívar, no hay otro. Se murió hace mucho tiempo y no va a resucitar. Todos esos que los gobiernos quieren convertir en héroes han fracasado en Venezuela.

¿Qué opina de la tendencia del gobierno a promover el culto a Chávez, al extremo de convertirse en una exaltación casi religiosa?

— Eso es algo pasajero. Chávez no ocupa ningún lugar importante en la historia de Venezuela. Estas son cosas de una tiranía como la que tenemos actualmente.

“Aquí lo que hay es mucho espanto con esto que no es ninguna revolución”

¿A algún otro ex gobernante venezolano, a lo largo de nuestra historia, se le ha colocado en un mausoleo especial como ha ocurrido con Chávez en el llamado “Cuartel de la Montaña”?

— Se intentó con Guzmán Blanco y cuando desapareció le tumbaron hasta las estatuas. Guzmán Blanco se hizo levantar estatuas que fueron derribadas luego de morir. Cuando dejó de gobernar el pueblo tumbó todas sus estatuas.

¿Con Chávez pasará lo mismo?

— Por supuesto. Cuando esto pase hasta los restos, si es que están por allí, se los regresarán a su pueblo, que es donde deberían estar.

Para los efectos de la rigurosidad histórica, ¿cuál es la fecha cierta de la muerte de Chávez, si en realidad no se conoce su acta de defunción, que es el documento fundamental en estos casos?

— Aparecerá el acta de defunción oportunamente, eso sí lo creo.

Oficialmente se ha dicho que Chávez falleció el día 5 de marzo de 2013, aunque mucha gente lo ha puesto en duda por la forma misteriosa en que el gobierno ocultó información sobre el tema. ¿Qué opina usted al respecto?

— La historia se escribe en la oportunidad que debe escribirse. Cuando pase esta catástrofe, los historiadores volverán a escribir la historia como debe ser. Ya se conocerá su fecha de muerte. Esto ocurre también en Bolivia, dicen que Evo Morales será pasajero y el otro, el de Nicaragua también lo será. Todo pasa y la historia sigue su ritmo normal. La historia siempre escribe los acontecimientos a ritmo normal. Lo de la muerte de Chávez es pura propaganda. Esa muerte fue tratada políticamente. La historia será documentada, como debe ser, pero también se le dará importancia a un líder que fue Chávez, porque sí lo fue, pero de ninguna manera en la exageración que hablan ahora. Con Simón Bolívar ocurrió lo mismo, muchos historiadores han escrito cosas exageradas de él. Fue un genio e hizo muchas cosas, pero también tuvo grandes equivocaciones. La historia se escribe siempre a posteriori.

La nacionalidad de un presidente sí es relevante

Así como no se conoce aún el acta de defunción de Chávez, también se desconoce la partida de nacimiento del actual presidente, Nicolás Maduro, quién en lugar de exhibir ese documento como lo hicieron Carlos Andrés Pérez o Barack Obama cuando pusieron en duda su nacionalidad, lo que ha hecho es desentenderse del asunto. ¿Qué opinión tiene usted sobre ese tema?

— Es una estupidez innecesaria. Todos sabemos que este jefe de Estado nació por allí en Colombia, pero también es venezolano. El hecho de haber nacido en Colombia no significa que no sea venezolano. Los colombianos que nacen en Venezuela son venezolanos.

“La verdad no se puede ocultar por mucho tiempo”

¿Conoce usted la investigación del parlamentario Walter Márquez en los archivos de Colombia sobre la nacionalidad de Maduro? ¿A qué se debe que las instituciones del Estado y la Fuerza Armada no han tenido mayor interés en aclarar la nacionalidad del jefe de Estado o es que este es un tema irrelevante?

— Sí la conozco y fui muy amigo de Walter Márquez, es un hombre serio y buen investigador. Estas investigaciones son muy firmes y pronto las tendremos. La verdad no se puede ocultar por mucho tiempo. El hecho que a este gobierno y a sus Fuerzas Armadas le signifique que esto es irrelevante, esto no tiene nada que ver. Conocer la nacionalidad de un presidente sí es relevante. Yo creo que pronto, pese a tantas calamidades que padecemos con este gobierno, sabremos la verdad de todo esto. Este gobierno será pasajero, quizás yo no lo vea, yo ya estoy muy anciano y pronto puedo morir, pero mis hijos, nietos y hasta usted misma, verán que esto acabará pronto.

Chávez, el culpable de esta calamidad

¿Cuál es realmente el legado de Hugo Chávez, del que tanto se habla?

— Ninguno. Chávez es el culpable de esta calamidad. La herencia de Chávez es esta escasez, que no se consigue ni siquiera harina, ni pan, ni comida, ni nada. Esto se va a reconocer después, porque en este momento esos que se llaman sus sucesores se escudan en Chávez.

¿Cuál es realmente la dimensión histórica de Nicolás Maduro, el sucesor de Hugo Chávez? ¿Qué opinión tiene de ese dirigente político y a qué personaje de nuestra historia se le parece?

— Ninguna. Cuando pase este gobierno, Nicolás Maduro desaparecerá por completo y aparecerá a pie de página en la historia venezolana. En la historia solo aparecerá una simple nota del mal gobierno de Maduro.

“Cuando pase esta catástrofe, los historiadores volverán a escribir la historia como debe ser”

Maduro es un dirigente político malo, muy torpe y es también culpable de todas estas calamidades que pasamos los venezolanos. Tenemos robos todos los días y hay hambre en el pueblo venezolano. Este señor no se parece a ningún personaje de nuestra historia, no se parece a nadie en específico.

Muertos, robos y mucha hambre

¿Luego de dieciséis años la llamada “revolución bolivariana” está aún vigente o entró en decadencia y está en fase terminal?

— Aquí lo que hay es mucho espanto con esto que no es ninguna revolución. Muchos muertos, muchos robos y mucha hambre. Hay un acorralamiento hacia el pueblo. Esto que vivimos es un proceso histórico muy feo, pero ya pasará y el mismo pueblo retomará el curso normal de la historia. Estoy seguro que la democracia regresará a Venezuela.

¿Encuentra algún parecido entre el post chavismo y el post gomecismo?

— En absoluto. El post gomecismo fue nada menos que Eleazar López Contreras e Isaías Medina, políticos que reconstituyeron todo este país. Estos dos señores restablecieron la democracia en Venezuela. López Contreras se quitó dos años para quedarse gobernando cinco y eso que tenía siete, según la Constitución. Su labor fue extraordinaria, porque Gómez dejó este país mal. Restituyó la democracia, fue seguido por el fundador de la democracia venezolana como lo fue Isaías Medina Angarita, que en su mandato no hubo ni siquiera un preso político, los partidos, todos sin excepción, mandaron en su gobierno. Esa también fue una época extraordinaria.

¿Venezuela se encuentra en un momento difícil de nuestra historia? ¿Podría ser trágico y sangriento el desenlace de la actual etapa histórica que vive el país?

— No creo, a pesar de estar en estos momentos en una etapa muy difícil, pero es que hay reacciones importantes en la juventud, en la oposición, en el exterior. Vienen acontecimientos muy importantes para Venezuela, la visita del senado español, la llegada de Felipe González, Europa está enterada de todo lo que pasa en Venezuela.

Una herencia de terror

¿Más nunca tendremos otro Chávez, ni otro Maduro?

Más nunca, eso te lo aseguro. Son tan malos ambos, la herencia que han dejado es terrorífica. El pueblo lo sabe, ante esta cosa tan espantosa que está ocurriendo, ya tenemos reacciones frente a esta tiranía.

¿Cómo historiador nunca le tocó una etapa así?

— Nunca lo había vivido, y eso que tengo 89 años, estoy muy anciano.

¿No piensa escribir sobre esta situación?

— No… ¡Qué va!… Yo ya tengo 71 libros publicados en varios idiomas, la historia de Venezuela es la mía, la que yo escribí y es la que ha recorrido el mundo entero. Además, chica… yo ya estoy de reposo, me la paso en la casa, salgo muy poco, a veces a algunas diligencias.

La herencia que ha dejado el chavismo “es terrorífica”

¿En qué se entretiene ahora?

— Ahora lo que hago es leer y si escribo algo, son notas muy personales. Yo ya estoy muy viejo…


Un genio sinvergüenza

¿Cómo se explica que muchos intelectuales estén apoyando la presidencia de Maduro, incluyendo figuras de derecha como su ex compañero de la fracción parlamentaria del Movimiento Desarrollista, José Antonio Abreu?

— José Antonio Abreu es un magnifico director de orquesta y músico, pero a nivel político siempre ha sido un dócil, al servicio del gobierno de turno. Sin duda es un genio musical, no hay confundir la gimnasia con la magnesia, pero políticamente es un sinvergüenza.

Voto selectivo contra los colaboracionistas

Lilian Tintori (3rd L), wife of Venezuela’s jailed opposition leader Leopoldo Lopez, and Mitzy de Ledezma (2nd R), wife of arrested Caracas metropolitan mayor Antonio Ledezma, hold signed petitions while standing next to (L to R) former Spanish Prime Minister Jose Maria Aznar, former Colombian President Andres Pastrana, former Mexican President Felipe Calderon and former Bolivian President Jorge Quiroga in Panama City April 9, 2015. Twenty-five former presidents signed a petition asking for the liberation of political prisoners in Venezuela and in support of democracy, according to local media. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Es imposible ganar las elecciones con un CNE vendido. Esto es verdad, pero también lo es que debemos usar todas las formas de lucha para darle un viraje a la situación.


Jesús Antonio Petit da Costa

Ya está creado el clima internacional favorable al cambio político en Venezuela. Lo han creado los 30 expresidentes de América Latina y España que han suscrito la “Declaración de Panamá sobre Venezuela”, en la cual le imputan al régimen la violación flagrante y brutal de la Carta Democrática. Lo ha creado Estados Unidos con las sanciones impuestas a siete de los gobernantes de Venezuela por sus crímenes contra los derechos humanos. Lo han creado los pronunciamientos sucesivos del Congreso de España, los Senados de Chile y Colombia y el Parlamento Europeo, los cuales denuncian lo mismo y demandan la libertad de los presos políticos. Ha consolidado la opinión adversa contra la tiranía el lenguaje barriobajero empleado por Maduro, que lo descalifica para ejercer el cargo por indignidad. Y lo último por ahora: la declaración de “persona no-grata” a Felipe González, hecha por una Asamblea Nacional presidida inconstitucionalmente por un militar, todo con desplantes de perdonavidas.

Ya está claro para la comunidad internacional: 1) Que los venezolanos estamos bajo una tiranía cruel e inhumana; 2) Que esta tiranía la ejerce un gobierno títere de Cuba, a cuyas instrucciones obedece por renuncia de la soberanía; 3) Que esta tiranía ha llevado al país al colapso económico, consecuencia de la implantación progresiva del modelo comunista cubano, corrupto e ineficiente (“la alteración constitucional y democrática que sufre Venezuela se profundiza en el plano de lo económico y social, en razón, por una parte, de los señalamientos y evidencias que suministran gobiernos e instituciones financieras internacionales sobre actos de corrupción y lavado de dinero agravados que comprometen a altos funcionarios y jerarcas militares venezolanos y, por otra parte, al constatarse el derrumbe de la economía venezolana”); 4) Que las fuerzas militares, en lugar de defender la soberanía, se han convertido en un ejército de ocupación que persigue y reprime salvajemente a los ciudadanos; 5) Que la tiranía utiliza a la delincuencia organizada, en forma de bandas para-militares, como fuerza de choque para intimidar a los ciudadanos a fin de que no protesten y matarlos a sangre fría si lo hacen (“la existencia de grupos para-estatales armados y de apoyo al gobierno en un ambiente de total impunidad”); y, 6) Que Maduro es indigno del cargo por su conducta y su lenguaje vulgar y soez, incompatible con la dignidad del cargo.

Todos estos hechos son constitutivos de ilegitimidad de ejercicio. Ante la comunidad internacional Maduro está deslegitimado por su ejercicio violatorio de la Carta Democrática y por su indignidad, lo cual agrava su situación debido a su ilegitimidad de origen: 1) Por su nacionalidad, ya que mantiene oculta su partida de nacimiento; 2) Por la inconstitucionalidad de la sucesión en el cargo, ya que mantiene oculto el certificado de defunción del difunto; y, 3) Por el fraude electoral consumado en su elección, que no ha convalidado el colaboracionismo de la MUD. Conclusión: Maduro adolece de ilegitimidad absoluta, tanto de origen como de ejercicio.

Creado el clima internacional, lo cual significa que ha sido neutralizado el escudo externo de protección de la tiranía, queda ahora apartar el escudo interno: la MUD. ¿Cómo hacerlo? Sugiero que aprovechemos las elecciones parlamentarias con este fin. Ya sabemos que es imposible ganarlas con un CNE vendido, un registro electoral viciado y todo un sistema electoral diseñado para el fraude. Esto es verdad, pero también lo es que debemos usar todas las formas de lucha para darle un viraje a la situación. ¿Y cómo usar las elecciones parlamentarias en este sentido? Propongo que, apartando a la MUD, pongamos la renuncia de Maduro en el centro del debate. Convertir la campaña electoral en una movilización de masas que tenga por objetivo la renuncia de Maduro. Obliguemos a cada candidato a definirse: si hace de la renuncia de Maduro el tema de su campaña, sumándose a la movilización general, se le tiene por opositor y se le da el voto; y al que no lo haga, se le sabotea su elección por colaboracionista, postulando en su circuito electoral un rival que se sume a la movilización de masas o, si ello no fuere posible, convocando a la abstención en ese circuito para castigar al colaboracionista. Sería la estrategia del voto selectivo, cuyo objetivo verdadero sería forzar la renuncia de Maduro mediante la movilización popular, con el pueblo en la calle.

http://jesuspetitdacosta.blogspot.com

@petitdacosta


‘Maglev’, el tren que vuela

Ajeno y lejano a las polémicas electorales sobre el AVE, otro tren de alta velocidad atravesaba el pasado martes el plácido paisaje del monte Fuji. Al símbolo del Japón inmemorial lo vuelve a retar un ingenio humano, un tren de levitación magnética o maglev, que acaba de batir el récord mundial al alcanzar un pico de velocidad de 603 km/h y mantenerse durante 11 segundos por encima de los 600. Un periodista de la agencia France Press que viajaba en uno de sus once coches comparó el vértigo que sintió con el acelerón al de un despegue. Y no eso lo único en lo que este tren se parece a un avión.

Seguir leyendo.

Causas de la crisis y la debacle de la economía nacional

El uso que el chavismo oficial ha hecho de rentismo petrolero es de tal naturaleza, que no constituye una exageración afirmar que hoy somos un país más rentista y parasitario que antes.


Oscar Battaglini

El chavismo oficial, a semejanza del puntofijismo, también ha elaborado planes con la aparente intencionalidad de acometer la transformación de la economía nacional, la cual ha permanecido bajo el dominio del parasitismo rentístico petrolero que la ha caracterizado durante más de un siglo.

De esos planes cabe mencionar:

—El plan de desarrollo económico y social de la Nación, 2007-2013.

—El plan de desarrollo del eje Apure-Orinoco.

—El plan “socialista” para la región de Guayana.

—El “plan de la patria”, etc.

Con anterioridad a todos estos “planes de desarrollo”, el doctor J.J. Montilla, siendo ministro de Agricultura, le presentó al gobierno de Chávez el Proyecto agrícola que había venido madurando durante años sin encontrar el apoyo requerido, razón por la que se vio forzado a renunciar a su cargo de Ministro.

Demás está decir que así como “los planes de la Nación” del puntofijismo jamás se cumplieron en la práctica, los del chavismo oficial también corrieron la misma suerte. A esto se debe, en parte, que ambas opciones políticas no les haya quedado más remedio que adoptar al rentismo petrolero como el modelo económico de sus respectivas gestiones gubernamentales. De esa manera el país quedó condenado definitivamente a vivir parasitariamente de un recurso financiero (de un excedente económico) no producido intercongruente y con el cual se ha podido cubrir artificialmente el gasto que el funcionamiento general de la sociedad impone.

Bajo la administración puntofijista la renta petrolera fue usada básicamente para cubrir las demandas de las siguientes actividades: 1.- el gasto burocrático de la Administración Central y del resto de administración del Estado; 2.- el gasto clientelar con propósitos electoralistas. Fue de esta manera como AD y Copei se dotaron de consenso y se hicieron con la hegemonía política en Venezuela durante 40 años corridos; 3.- el financiamiento de la corrupción mediante la política cambiaria del dólar a 4,30 bs, el negocio bancario, las importaciones masivas irrestrictas (de todo tipo de bienes), las operaciones financieras especulativas y el peculado común y corriente.

En cuanto al chavismo oficial, podría decirse que ha hecho un uso de la renta petrolera que no difiere mayormente de lo señalado en el caso anterior, salvo en las dimensiones que han alcanzado cada uno de esos ítems bajo el régimen chavista. Veamos: 1.- El gasto burocrático que a la llegada de Chávez al poder era de unos 800 mil empleados y ahora es de aproximadamente 3 millones de funcionarios públicos; 2.- El gasto clientelar hipertrofiado por los ingentes recursos financieros del Estado que se destinan al mantenimiento de mas de 3 millones de nuevos pensionados del Seguro Social, de las numerosas “misiones”, Consejos comunales, etc. Creados por el chavismo oficial con propósitos igualmente político-electorales 3.- El reparto de considerables sumas de dinero en Sur América, el Caribe y otras latitudes con el fin de comprar apoyos políticos y diplomáticos en el exterior; 4.- El financiamiento de la corrupción que últimamente ha alcanzado niveles inusitados, como lo demuestran las denuncias realizadas en el exterior (EEUU, Suiza, España, Andorra, etc) sobre cuentas bancarias y otros efectos de venezolanos vinculados al gobierno chavista.

El peculado, el tráfico de influencias, el cobro de comisiones y la tentadora política cambiaria (sobre todo la que se realiza alrededor del dólar a 6,30), son, como en los viejos tiempos, sus principales mecanismos operativos.

El uso que el chavismo oficial ha hecho de rentismo petrolero es de tal naturaleza, que no constituye una exageración afirmar que hoy somos un país más rentista y parasitario que antes. El sólo hecho de que los ingresos del país por concepto de sus exportaciones esté ya casi al 90%, es una clara evidencia de lo que estamos afirmando.

Es bajo el influjo de esa situación y el vacío dejado por el abandono de sus “planes de desarrollo”, que Chávez toma la decisión de gobernar sobre la base de las “Leyes Habilitantes” que en la práctica se convirtieron en un mecanismo que se ajustaba perfectamente a su manera autoritaria, caudillesca y “pirata” de gobernar pero que al país no le hicieron ningún bien; en primer lugar, por el carácter inconexo y disparatado de las decisiones y medidas económicas que se tomaron por esta vía; y en segundo lugar, porque lo que se propone hacer al no corresponderse con un plan estratégico de crecimiento y desarrollo de nuestra economía, no podían conducir a un resultado distinto al desastre que está actualmente presente.

De esa acción gubernamental, surgieron muchas leyes que en la medida en que se cumplieron no produjeron un resultado favorable sino todo lo contrario. Este es el caso, por ejemplo, de las leyes de pesca y de tierra que prácticamente acabaron con la pesca y la agricultura en Venezuela. En el ámbito del petróleo, para lo único que sirvió lo dispuesto en esta materia en la Ley Habilitante de Chávez, fue adelantar todo lo concerniente a la implementación de las empresas mixtas, mediantes las cuales el régimen chavista le otorgó a los consorcios internacionales que venían operando en Venezuela desde la época de la “Apertura petrolera” de Caldera (II) pasaron a ser socios del Estado Venezolano con derecho a tomar parte en la definición de la política petrolera Nacional.

Después vendría la “política” de las expropiaciones estatizadora de tierras (de fundos) y de empresas de todo tipo de particulares, que como en el caso anterior tampoco ha ejercido un efecto positivo en la actividad económica interna. Tanto es así, que hasta las mismas propiedades que han sido objeto de medidas de expropiación lucen hoy inactivas y en estado de quiebra. Al mismo tiempo y en correspondencia con esa “política”, el gobierno puso en vigencia una serie de medidas restrictivas que le han causado un grave daño a la actividad económica nacional y, en particular, a la actividad productiva propiamente dicha. He aquí algunas de ellas: un rígido control de precios; sanciones diversas y severas; sanciones excesivas al otorgamiento de dólares para la importación de insumos para la actividad productiva, etc.

Se comprende perfectamente que es en el conjunto de estos elementos donde radican las verdaderas causas: 1.- de la crisis y la debacle de la economía nacional. 2.- el deterioro generalizado de las condiciones de vida de todos los venezolanos. A eso se debe, para decirlo en términos más concretos aún, la recesión por la que atraviesa la economía nacional; la desbocada hiperinflación y la escasez que nos afecta gravemente. Esa es la realidad que los subterfugios del chavismo gubernamental pretende ocultar.


La guerra económica existe

La ausencia de agua mineral en los comercios es un ejemplo del sabotaje empresarial y desestabilizador monopólico.


Julián Rivas

Los opositores abordan la guerra económica como un asunto irreal, supuesto, incluso como una excusa del gobierno ante las colas. “La guerra económica según el gobierno”, alegan en sus noticieros, irresponsablemente, increíble. ¡Qué infelices estos opositores! Por eso es que la oposición va a ser derrotada ineluctablemente en las elecciones parlamentarias. El pueblo les pasará la factura completica.

Los economistas perrorabiosos en Venezuela son caraduras. Desde Emeterio Gómez hasta los más recientes, llámese José Guerra o García Banchs, fallan y luego no se excusan. Si los aprendices de brujo, que son los economistas burgueses, como decía Galbraith, fueran regidos por los códigos de los médicos, ya los economistas farsantes habrían sido enjuiciados por malas predicciones.

El otro día Guerra señaló que el economista Marrero fue un estudiante de 10 puntos. Guerra se graduó con 12 puntos, según afirman en la UCV. De la mano de Douglas Bravo pasó a las del sionismo internacional, caprilistas. Le creció la familia, justificaría Galbraith. Quiere ser diputado por Valle-Coche. Va a ganar el día de San Gatán.

El capitalismo es como una religión. Existen cosas inexplicables para los economistas burgueses y todos los apologetas del capital. Cuestión de fe podría decirse. Por eso es que se despliega la guerra económica y los economistas, los columnistas y articulistas burgueses son tan osados, o arrastrados, que dicen que eso no existe.

En la economía venezolana y latinoamericana en general predominan los monopolios. Les voy a poner un ejemplo de las perversiones que por mucho tiempo son vistas  como naturales en la economía. Venezuela es el sexto o séptimo país del mundo en recursos hídricos, especialmente el agua dulce. Entonces, ¿cómo es posible que hoy en los anaqueles de panaderías de Venezuela no se consiga agua mineral, o en todo caso agua tratada para consumo humano?

Aquí es donde la puerca tuerce el rabo. El mundo real es distinto al mundo ideal con que los economistas burgueses quieren seguir engañando a la humanidad. Hay que desenmascararlos para la emancipación.

Recuerdo a Patarata, un portugués que llegó en los años 70 al estado Apure. Es el padre del famoso pan de Achaguas. Murió hace poco. Fuimos amigos. Un amigo común le decía que estaba preocupado. Cuarenta años en Venezuela, no había aprendido español y se le había olvidado el portugués. Él con su gorra del Ché Guevara y el negocio lleno de montones de billetes por causa del pan.

“Vamos a montar una planta de agua mineral en Guachara, asociémonos”, decía Patarata. “Pero, Patarata, tú te has enriquecido con el pan”, ripostaba el amigo. “No, el agua es mejor negocio”, sostenía Patarata. “Bueno, por el agua hoy se hacen guerras en el mundo”, comentaba el amigo.

Lo cuento por lo que veo hoy. Hasta con el agua hay guerra económica. ¿Cuál es la excusa para que no haya agua en los comercios? Agua abunda en Apure. ¿Ustedes se imaginan que no se ofrezca gasolina en Venezuela, que la produce el Estado? Fin de mundo. Pero, ¿qué alegan los monopolios de la Polar y Coca Cola para explicar por qué no hay agua en los anaqueles de los comercios?

Este es el capitalismo y la clase de burguesía parasitaria que abunda en América Latina, muy articulada al capital transnacional gringo. Coca Cola Femsa, amarrada al ex presidente Fox, está entre las corporaciones que puja para que en México se privatice el agua. Este es el capitalismo monopolista. No hay otro. Y es el mismo modelo que promueve la oposición venezolana, uribista y progringa.

Mi sugerencia es que el agua en Venezuela sea comercializada  por el propio pueblo. Esta tierra de gracia corresponde a las mayorías populares. Es una buena manera de sacar de pobres a muchos compatriotas, de dar poder a las comunidades.

Recuerdo el agua de los lados de Caripito, en la vía hacia Casanay. El agua de La Pepita, qué maravilla, hasta se puede vender en Europa, en el Medio Oriente. Agua es lo que abunda en el Turimiquire, entre Sucre y Monagas. Estos días hemos caminado por esos lados de Oriente y cotejamos que el agua de esas montañas es una maravilla, con calidad de exportación.

Pero por un inexplicable proceso (a no ser que jurunguemos la lucha de clases con las obras de Marx, Swezzi y Baran) los monopolios de Polar y Coca Cola han ofrecido la idea de que son los únicos que pueden vender agua de calidad en Venezuela. Eso debe acabarse y esta es la coyuntura.

Esa idea de la libre concurrencia en el mercado, con la que lamentablemente se ha apuntalado toda esa parafernalia burguesa-capitalista de la libre iniciativa individual, es pura palabrería.

Turroni, un viejo economista, nos advierte que en el capitalismo abundan los casos en los que el valor social es inferior al valor privado. Triste la práctica de la burguesía monopólica. Eso pasa con el agua. Coca Cola y Polar son los machos. ¿Dónde está escrito eso?

¿Qué ciencia tiene envasar agua, que abunda en Venezuela? Sólo hay que conseguir el envase. Por estas cosas es que la MUD y Fedecámaras se van a llevar una derrota catastrófica.

Venezuela no va a quebrar. Nuestro país es un país emergente. Poderoso. No tenemos ninguna pretensión excepcionalista al decir eso. Nosotros los venezolanos vamos a construir una nueva economía, popular, que aspira a hacer viable el ideal socialista. Se equivocan los opositores perrorabiosos que juegan a la guerra económica.

Vean que nuestras autoridades han impulsado un plan de vigencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en el cual participan miembros y no miembros de este organismo. También están captando inversiones para desarrollar nuevos espacios de la economía. La Faja Petrolífera del Orinoco es un ejemplo. Y el agua una oportunidad. De eso se trata. A Venezuela no la para nadie, y menos los agentes de Washington.

¡Gringos, go home! 


Gran iniciativa de Transparencia Venezuela contra la corrupción chavista


Transparencia Venezuela lanza “Misión Impunidad” y revela qué ha pasado con los principales señalados por corrupción en Venezuela

Los delitos contra el patrimonio público no prescriben
Contando con el apoyo de un grupo de destacados periodistas venezolanos, la ONG deja en evidencia la ausencia de justicia en torno a los mayores escándalos de corrupción en el país. Son catorce informes actualizados de casos que conmovieron a la opinión pública y cinco videos/entrevistas a los periodistas que hicieron las investigaciones. 
La impunidad te golpea todos los días. Está en la madre que no consigue leche para su hijo, en el paciente que recorre sin suerte las farmacias buscando medicinas para mitigar su enfermedad, en la falta de cabillas para construir una casa, en los apagones que dejan a oscuras a las familias venezolanas.
Para evitar que la corrupción siga avanzando en medio del silencio, Transparencia Venezuela lanza la “Misión Impunidad”, un espacio donde saca a la luz los casos de corrupción que han sacudido a la sociedad venezolana en los últimos años, destacando la ausencia de castigos contra los presuntos responsables de estos hechos.
Transparencia Venezuela convocó a un grupo de destacados periodistas venezolanos, autores de las investigaciones que han dejado al descubierto una serie de escándalos de corrupción, para hacerle seguimiento a esos casos y determinar si las autoridades han aplicado sanciones contra los supuestos culpables de estas irregularidades.
El resultado de las averiguaciones periodísticas desarrolladas para “Misión Impunidad” es demoledor. Acusados de haber estafado a la nación, hoy ocupan cargos en el Alto Gobierno, forman parte de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se sientan en la Asamblea Nacional y hasta representan al país en el exterior. Mientras, los venezolanos sufren a diario los efectos de aquellas desviaciones que costaron miles de millones de dólares a la República.
La corrupción es mala. Pero con impunidad, es doblemente mala. El artículo 271 de la Constitución establece que no prescribirán las acciones judiciales dirigidas a sanciones los delitos contra el patrimonio público. Con “Misión Impunidad”, Transparencia Venezuela busca convertir en letra viva el texto de la Carta Magna, y llamar la atención del país para señalar a quienes cometen abusos y exigir justicia.
Te invitamos a Misión Impunidad en  http://transparencia.org.ve/impunidad/

Transparencia Venezuela

La impunidad no es una palabra vacía, abstracta. La impunidad está en el niño que no puede tomar leche, en el paciente que no consigue los calmantes para su dolor, en los apagones que afectan a las familias. Para evitar que la impunidad también sea olvido, Transparencia Venezuela convocó a un grupo de destacados periodistas venezolanos para responder qué ha pasado con los escándalos de corrupción que han sacudido al país en los últimos años. Así nace la Misión Impunidad, para exponer a los posibles corruptos y exigir justicia en el país.
Corrupción sin remedios
farmacosLissette Cardona – Por lo menos 400.000 kilos de medicamentos se vencieron entre 2.010 y 2.014 sin cumplir su función: curar o paliar las dolencias de quienes sufren alguna enfermedad. Los fármacos no fueron distribuidos a los hospitales del país. Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
El Guiso del PAE
PAEJesús Yajure – Un informe especial de la Contraloría General reveló en 2013 que el Programa de Alimentación Escolar (PAE), gestionado por el Ministerio de Educación, funcionaba sin los mínimos controles fiscales. En el documento también se destacó que empresas cooperativas inflaban facturas.  Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
Venezuela la produce y Colombia se la toma
SidorLisseth Boon – La leche en polvo que importa, empaqueta y distribuye la empresa estatal venezolana Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas, La Casa C.A (adscrita al Ministerio para la Alimentación, Minpal, y que se encarga de comprar 60% del producto que se consume en Venezuela), se va de contrabando a Colombia. Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
Rangel Ávalos & CIA
SidorJoseph Poliszuk – A los tribunales de Caracas nunca les llamó la atención que en el registro mercantil de la empresa Proyectos y Obras Maga figurara el nombre de Oswaldo Chacón, el cuñado del alcalde. Tampoco que esa y otras empresas de la misma gente se llevaran no uno ni dos, sino 360 contratos por obras y servicios que asignó el propio Rangel Ávalos a dedo. Sin licitación. Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
La maquinaria roja busca los votos
farmacosFabiola Zerpa – Documentos y entrevistas con empleados y ex funcionarios, de la empresa estatal Petróleos de Venezuela revelaron una red de organización que involucraba a varias gerencias, en la organización y disposición de recursos, trabajadores e instalaciones de la compañía para garantizar una efectiva movilización de electores simpatizantes del partido oficial PSUV, durante las elecciones de 2005 a 2010. Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
Corrupción Judicial: La impunidad vive en Ciudad Lebrún
lebrunJuan Francisco Alonso – “Como Pedro por su casa”. Así se pasea la impunidad por los terrenos de la capitalina urbanización Lebrún, cerca de Petare, adquiridos en 2005 por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a un costo de más de 78 millones de bolívares (78 mil millones de los antiguos)Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
Los “vivos” que se metieron en el mausoleo de Bolivar
farmacosLisseth Boon – Representantes de los organismos públicos encargados de la construcción del nuevo panteón para Simón Bolívar forman parte del entorno íntimo del ministro Francisco “Farruco” Sesto, hombre de confianza del presidente Hugo Chávez que asumió la edificación del nuevo panteón como director de la Oficina de Planes y Proyectos Especiales de la Presidencia. Valiéndose también del cargo de Ministro para la Cultura que ejercía entonces, benefició a su entorno de colegas, socios y amigos. Más info aquí
banner-transparenciaweb-07
¿Y qué pasó con CADIVI?
SidorDavid González – El Presidente Nicolás Maduro informó que constituirá una comisión presidencial que investigará cómo se vulneró el sistema de control cambiario establecido en Venezuela desde 2003. La medida fue una admisión desde el más alto nivel del Estado de que la corrupción anidó en las entregas de divisas preferenciales, 25 millardos de dólares según cálculos del ex ministro de Planificación. Más info aquí
De PDVAL a Pudreval
SidorFernando Tineo – Desde 2007 y 2008 se vienen cometiendo irregularidades en la compra de alimentos por parte del Estado, específicamente desde que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) asumió las riendas de la llamada “soberanía alimentaria”. Más info aquí
Un ejercito de hierro tras el dorado venezolano
SidorFabiola Zerpa – El “Plan de trabajo del Acuerdo Marco de Prospección Geológica Nacional de Venezuela” fue suscrito por China y Venezuela, implicó una cesión de la prospección de minerales en su territorio a un socio comercial, es decir cesión de información vital y la soberanía sobre sus recursos. Ninguna de las partes difundió el monto del acuerdo, ni tampoco contestaron solicitudes de entrevistas para conocerlo. Más info aquí
La fiebre del oro arrasa la selva
farmacosFabiola Zerpa – A raíz de una operación militar para desalojar a los mineros, la situación de la minería ilegal de oro y sus consecuencias ambientales y sociales en la cuenca del río Caura, una de las últimas regiones hidrográficas prístinas del país y de mayor biodiversidad, pues allí (en tan solo 5% del territorio nacional) se encuentra 17% de la flora nacional y 32% de las especies animales registradas. Más info aquí
La emergencia eléctrica sirvió para la trampa
SidorCésar Batiz – En el marco del decreto de emergencia eléctrica, la Electricidad de Caracas programó la construcción de varias plantas otorgando la construcción de cinco de ellas en manos de una compañía sin experiencia en el sector eléctrico: Derwick Associates. Recibió más de 200 millones, de los cuales no menos de $50 millones corresponden a sobreprecio. Más info aquí
El tráfico de mineral de hierro en Ferrominera Orinoco
FerromineraClavel  Rangel – La cobertura del caso de corrupción en Ferrominera Orinoco comenzó en noviembre de 2012 con la intervención de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en la gerencia de comercialización por el supuesto tráfico de mineral de hierro. Más info aquí
Sidor y el tráfico de cabillas
SidorClavel  Rangel – Cuatro años después de que iniciara la investigación de la “mafia de las cabillas”, el principal sospechoso quedó en libertad luego de que se le hiciera extensiva una medida de sobreseimiento. Más info aquí
Más de un millardo de dólares en planes de identidad con Cuba
cedulaAdriana Rivera – Cuba ha sido la protagonista de la reforma del sistema de emisión de documentos de identidad en Venezuela. Funcionarios antillanos diseñaron desde el flujo de trabajo en el nuevo Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), hasta los sueldos que los analistas debían cobrar. Más info aquí

La democracia suicida

Saúl Godoy GómezEl camino del hombre honrado está por todas partes rodeado por las
iniquidades de los egoístas y la tiranía de los malvados. Bendito
aquel que, en nombre de la caridad y la buena voluntad, guía a los
débiles por el valle de las sombras, porque en verdad es el guardián
de su hermano y el que encuentra a los niños perdidos. Con terrible
venganza y furiosa ira caeré sobre aquellos que intenten envenenar y
destruir a mis hermanos. Y sabrán que yo soy el Señor cuando ejecute
en ellos mi venganza.
Citado de manera equivocada por el personaje Jules, interpretado por
Samuel l. Jackson en la película Pulp Fiction (1994) del texto
bíblico, Ezequiel 25, 17, tomado del libro El Dolor de Dios de Slavoj
Žižek y Boris Gunjevic´, 2013.

He escuchado con sorpresa a varias de nuestras personalidades
radiales, que se ocupan del tema político, (la televisión es un
desierto chavista) aseverar que la existencia del socialismo del siglo
XXI en nuestro país es una clara prueba de nuestra naturaleza
democrática, de nuestro talante tolerante y abierto y que,
probablemente, esta vocación será confirmada cuando la oposición se
haga con el poder, permitiendo que el chavismo sobreviva como fuerza
política e institucional (le permitiremos a ellos lo que nos
prohibieron a nosotros).
Pues bien, yo no estoy de acuerdo con esa posición, que claramente
representa una exageración del concepto de ser democrático; es más, la
catalogaría como una carencia instintiva muy peligrosa, que complica
la convivencia necesaria entre ideas y doctrinas diversas, en planos
de igualdad y en términos de la discusión democrática.
Ésta es la posición cuasi histérica de los fundamentalistas
democráticos, que son aquellos que aceptarían convivir y compartir su
mesa con asesinos, mentirosos y proxenetas, para demostrase y
demostrar, que ellos sí son demócratas, y de los buenos.
Perder el sentido de la autoconservación, de la dignidad y de las
diferencias es mortal para personas que piensan hacer vida política;
hay incluso un elemento muy mal entendido de lo que significa ser
humano, e incluso cristiano, al confundir al prójimo como un ideal
totalizante, con los mismos deberes y derechos que uno, incluyéndolos
en un gran género humano.
Lamentablemente, en nuestra especie hay individuos que no han
evolucionado como personas humanas, parecen humanos, hablan como
humanos, incluso algunos pueden razonar medianamente y sostener una
conversación coherente, pero es su naturaleza ser inhumanos, porque
matan, destruyen, roban, violan, mienten, traicionan… aún aquellos que
estén vestidos de paltó y corbata, o de sotanas, o de uniformes
militares adornados con medallas de latón o que tengan un título de
Harvard o un apellido de abolengo.
Un demócrata debería poder diferenciar a éstos de las personas y
darles el tratamiento que les corresponde; ser un demócrata no es
equivalente a ser una prostituta y acostarse con quien se le atraviese
en el camino, ser demócrata implica discriminar entre la masa humana y
poder identificar a sus pares, personas que quieren ser o son
ciudadanos, que son respetuosas de los derechos de los demás, que
están dispuestos a velar y trabajar por el bien común, que están
capacitados para la vida en sociedad, que no incordian, que saben
defender sus puntos de vista con decoro y respeto, que son incapaces
de hacerle daño al prójimo o de coartarle sus libertades para
satisfacer sus intereses y gustos, y que no solo hablen de valores y
moral, sino que sus acciones lo demuestren.
Un demócrata sabe defender a su familia y a su sociedad, identificar
quiénes son sus enemigos, quiénes quieren hacerle daño, quiénes son
los impostores que quieren aprovecharse de los medios y libertades que
ofrece la democracia, quiénes son los parásitos sociales que quieren
vivir del trabajo de los demás sin aportar nada.
Si a la democracia se le califica de perfectible es porque sus ideales
y fines se enaltecen con las experiencias y madura con el transcurrir
del tiempo. Estamos de acuerdo en que una cosa es empezar la ruta
democrática, con todos sus peligros y contradicciones, los errores y
caídas serán mayores que en las democracias que han podido
consolidarse y crecer, para los principiantes, los extravíos son
comunes.
Las sociedades que persisten en transitar la ruta republicana verán
que, con el tiempo, las instituciones se fortalecen, los derechos y
deberes ciudadanos se hacen más claros, los mecanismos para protegerla
más efectivos. Las democracias evolucionan, crecen y se vuelven
sofisticadas, tanto en sus mecanismos internos como en las respuestas
que se da a las circunstancias y problemas que les impactan desde el
exterior.
Pero también hay retrocesos, caídas profundas, que son producto
justamente de lo que significa ser una sociedad abierta, es decir que
una democracia puede ser engañada con falsas promesas, por debilidad
estructural y moral puede caer en la corrupción, y aún en el
autoritarismo; pero las verdaderas democracias y los auténticos
demócratas, aprenden de estas trampas, se levantan, hacen control de
daños, corrigen y siguen en su lucha… lo que nunca deben hacer, lo que
jamás debería permitirse, es actuar como idiotas morales aceptando a
criminales y tiranos como demócratas, a sus partidos totalitarios como
organizaciones republicanas, y a sus ideas fundamentalistas como
discursos humanistas.
Las democracias tienen en su seno la semilla de su destrucción, esto
lo han advertido muchos autores y pensadores, como se trata de un
sistema abierto, que fomenta la convivencia, el trabajo en común,
acepta la diversidad, porque en la diversidad está el futuro, el
movimiento, el progreso.
Por eso es muy fácil que de pronto aparezcan individuos y fuerzas que
se aprovechan de estas libertades, precisamente, para destruirla, para
agenciarse del poder político por la vía electoral o de la
representación e inyectar en el sistema el veneno del autoritarismo,
del dogma, del fundamentalismo, del socialismo.
La única cura o antídoto a esta intoxicación es la participación
mayoritaria de la gente, de su trabajo para fortalecer los valores
democráticos, de la discusión libre de las ideas, de la lucha de todos
los días por preservar las libertades ante lideres y situaciones que
pretenden confiscarlas… para ello es necesario utilizar la razón más
que los sentimientos, tener el valor de enfrentar una mentira cuando
ésta pretenda convertirse en verdad, denunciar a los farsantes,
castigar a los delincuentes y no prestarse a componendas oscuras.  Lo
que no se puede hacer y decir a plena luz atenta contra la democracia.
Por todo lo anterior, hay que desarrollar la desconfianza con esos
políticos que quieren ser tan, pero tan democráticos y abiertos, que
empiezan a llamar al conspirador, amigo; al embaucador, ciudadano; al
traidor, patriota; y al asesino, hombre de bien.
Para algunos venezolanos, al mejor estilo renaniano, la política en
democracia impide que uno pueda ser enemigo de alguien, y en una
exageración de la afabilidad, prefieren mil veces vivir como esclavos
bajo la egida de un tirano que salir a enfrentarlo y derrotarlo, esa
incapacidad de oponer resistencia la quieren convertir en una moral.
Un demócrata debería poder distinguir cuando el camino electoral está
agotado y se hace estéril, cuando un régimen debe ser cambiado por
otras vías políticas mucho más militantes y activas que los simples
discursos y concentraciones.
Quien no sepa distinguir un violador de un ciudadano respetuoso de la
ley es un peligro para sí mismo y para la sociedad; quien pretenda
darle derechos sin límite al enemigo, es un loco… y, lamentablemente,
nuestra oposición está llena de lunáticos.
El problema es harto difícil, ya que la democracia da derechos, entre
ellos el derecho a pensar y opinar lo que uno considere es verdad y
justo, y en esto de las opiniones no hay unas mejores que otras; es
por eso que la Constitución y las leyes, que han sido decantadas por
la sociedad en su devenir histórico, que imponen los limites
necesarios para que podamos convivir en sociedad y que otorgan
derechos y exigen deberes, deben ser respetadas y acatadas por todos,
pero más especialmente por quienes son parte de los gobiernos.
Si un gobierno empieza a desconocer la ley, si sus funcionarios
empiezan a pasar por encima la constitución, si un gobernante hace
presos a sus contrincantes políticos y discrimina a una parte de la
población que le reclama justicia y equidad, si un gobernante no toma
acciones cuando el hampa empieza a asesinar policías , de seguro, esa
democracia ha empezado a morir… y expirará mucho más rápido si quienes
se le oponen, insisten en negociar con ese gobierno forajido en vez de
combatirlo con todos los medios posibles.
La democracia no es una excusa para la cobardía, para la no-acción,
para esperar por milagros, para seguir recetas o que alguien, un
extranjero nos arregle la situación; negarse a actuar cuando el país
está sufriendo y nuestro mundo se cae a pedazos es un pecado
bochornoso, y no podemos excusarlo bajo las faldas de la democracia
perfecta, esa, que no existe sino en la mente calenturienta de los
idiotas morales y que nunca tendremos.  – saulgodoy@gmail.com meridian uk news

De bardas, barbas y un “valde”

Humberto Seijas PittalugaAlguien que, por lo que veo, me lee desde los tiempos en que yo escribía acerca de la gramática y el origen, significado y razón de algunas palabras, me hizo llegar algo que escribió un maracucho, el doctor Mervy González, hace ya varios años. Es algo referido a un viejo refrán que todos conocemos: “cuando las bardas de tu vecino veas arder, pon las tuyas en remojo”. Alega el maracucho que —aunque así es como las personas “con una cultura más o menos mediana, incluso (…) verdaderos intelectuales” lo enuncian, lo debido es reemplazar la palabra “bardas” por el sustantivo “barbas”. Alega que “es incongruente y poco racional, que yo tenga que ‘remojar mi cerca, mi vallado, mi bahareque, en tanto que la cerca de mi vecino se quema’”.

 

A fin de “poner las cosas en su lugar”, el autor presenta alegatos, citas y comentarios apropiados para desmontar “a quienes por moda” siguen usando “bardas” en lugar de “barbas”. Y arranca con ejemplos que arrancan en el siglo XV. El inconveniente está en que, entre las citas que pone, el verbo “pelar” aparece más veces que el “arder”; solo con Benito Pérez Galdós, ya para acabar el siglo XIX, aparece el refrán usando el verbo “arder”. Y, lógico, si la acción está referida al pase de una navaja por los cachetes de alguien, hay que usar: “afeitar”, “rasurar”, “pelar” y, con exageración, hasta “esquilar”. Pero si recordamos que en la antigüedad, las propiedades no se separaban con alambre de púas ni malla ciclón, sino mediante setos o vallados —o sea bardas— empieza a parecer más razonable la forma como escribí inicialmente.

 

A todas estas, ya el lector (si es que queda alguien que haya llegado hasta este párrafo) se estará preguntando: “¿Cuál es el piquete que trae Pittaluga hoy con ese comienzo tan insípido?” Simple: recordar que lo sensato es que debamos aprender por experiencia ajena; por notar las aflicciones y los padecimientos de los demás para evitarlos, no encontrarnos en idénticas circunstancias ni caer en los mismos errores. Porque, si no, sufriremos idénticas resultantes. El primer ejemplo que me vino a la mente es el peligro que corre el pueblo español al escuchar los cantos de sirena de “Podemos”, un partido liderado por gente que recibió dineros venezolanos concedidos por el difunto para que lo ensalzaran por España y tratar de que los “logros” de la “revolución pacífica pero armada” conquistaran Hispania. Ya los mensajes populistas de que todos tienen derechos pero no obligaciones, que todo estará mejor cuando no haya ricos y todos sean iguales de pobres, que no hay que ser empresario porque papá Estado se encargará de alimentarte, están cundiendo en la península. Mejor sería que andaluces, gallegos, castellanos y demás grupos hispanos miraran hacia Venezuela y se fijasen en lo triste de nuestra condición, cómo nos están acabando la inseguridad y la corrupción, cómo estamos plenos de penurias y escasos de bienes para la sobrevivencia.

 

Pero también nosotros debemos haber adquirido bastante experiencia en eso de seguir votando por individuos muy vehementes cuando hacen promesas pero que luego, a la hora de administrar y hacerlas buenas, han resultado más que buchiplumas. Este año, aprovechando las elecciones legislativas que se nos vienen, tenemos que poner a remojar las bardas venezolanas. Porque no es ajena la barda —o la barba, escoja usted— que está en peligro; es la propia de cada quien. Hace ya más de 2000 años, Horacio nos recomendaba: “Nam tua res agitur, paries cum proximus ardet, et neglecta solent incendia sumere vires” (Acciona como si fuese cosa tuya cuando la pared de tu vecino arde, los fuegos que son descuidados suelen tomar fuerza).

 

Otrosí

Uno de esos rojos impenitentes que a veces le escriben a uno criticó mi más reciente artículo porque “la utilización del lenguaje no es el más apropiado”, pero no le extraña porque “estamos frente a otro consumado opositor a la Revolución Bolivariana, que utiliza los argumentos más descabellados posibles, no en valde (sic) (…) aparece usted con una gran calva”. Y remata con un “siga mintiendo (…) no caemos en más juegos malavares (sic) del idioma y del falseo de la Historia. Bastante Aprendimos con Chávez”.

 

Al principio, y en razón de la ceguera selectiva, supise que el crítico era uno más del montón y pensé mandarle un par de desplantes como: “soy calvo, a mucha honra; pero usted nunca ha visto a un burro pelón. Le pongo por ejemplo al ilegítimo, que tiene bastante pelo”. O preguntarle, por lo anfibológico de su remate, si lo que aprendió con el inmortal que se murió fue a caer en juegos malabares. Pero al googlear al tipo descubrí que es ingeniero. Supuse, por tanto, que debiera tener algo entre los parietales y hube de contestarle más macizo. Es muy larga la respuesta para reproducirla aquí. Solo transcribo un par de frases: “No se dé mala vida por personas como yo, que no sabemos nada de nada y que no entendemos cómo pueden perderse los billones de dólares que le han entrado a Venezuela en estos 16 años y que no se ven en obra tangible”.  Y “Si mi ‘lenguaje no es el más apropiado’, ¿cómo considera entonces usted el de su presidente (alguien que no ha mostrado la partida de nacimiento todavía), quien le nombra la madre a todo el Poder Legislativo de España en una cadena?”…

hacheseijaspe@gmail.com

Economistas de verdad y economistas gobierneros

Manuel Rodríguez MenaEn su nefasto ejercicio autoritario  del poder político y gubernamental –1999 hasta el día de hoy—,  el  castrochavismo-castromadurismo  ha rebasado todos los extremos y límites de ignorancia, irresponsabilidad, errores,  trastadas,  vicios y defectos, delitos y crímenes, cinismo y descaro  en el campo económico y social. Lo ha hecho a un alto grado de ignominia, oprobio, vileza e infamia, causando la más desastrosa y espantosa crisis económica y social en la historia de Venezuela y de América Latina,  sumiendo a Venezuela en el más bochornoso retroceso al estado de subdesarrollo económico de la primera mitad del siglo pasado, antes de la realización de la Reforma Agraria y de la Industrialización Sustitutiva de Importaciones. Así,  de manera fáctica, sólida y terminante se ha instituido como el peor de los peores gobiernos que ha padecido Venezuela en toda su historia. En consecuencia,  los economistas bien preparados en los aspectos técnicos y bien formadosen los aspectos ortodóxicos y epistemológicos del  ejercicio profesional, por el  riguroso compromiso social y  por la recia militancia cívica que nos impone el correcto ejercicio de nuestra profesión, nos vemos impelidos a persistir en una irreductible actitud cuestionadora  al gobierno y en un enérgico  y grave desacuerdo con opiniones y criterios  de los economistas gobierneros, a quienes, con sobradas razones, podemos considerar como renegados profesionales y cívicos. Y dado el carácter brutalmente antinacional y antisocial de la gestión política y gubernamental del castrochavismo-castromadurismo, cabe plenamente considerar a los economistas que lo defienden y lo apoyan en todo lo que ha hecho, como renegados traidores a la nación a la que pertenecen y a la sociedad en que viven. Todo lo he dicho por cabal convicción y con terminante posición. 

Todo está cambiando

Alfredo MichelenaSe ve venir. Viene creciendo y en muchas partes. La preocupación de la comunidad internacional (CI) por la democracia  y los derechos humanos (DD.HH.) así como la solidaridad con los presos políticos comenzó como una imperceptible resaca que se está convirtiendo en una marea que comienza a humedecer las bases de sustentación del chavismo en el poder.

Tres elementos se conjugaron para establecer las fundaciones de este proceso: la crisis de un modelo socioeconómico inviable, la caída del precio del petróleo y la muerte de Chávez.  Pero el punto de no retorno fue  la articulación de “la salida” con las manifestaciones estudiantiles de 2014.  Esto evidenció el carácter represivo del régimen y alebrestó a una población adormitada.  Lo que preocupó al régimen y a la CI.  Lamentablemente, esta última puede a aceptar la represión y la violación de los DD.HH. si se hace quirúrgicamente y sin mucha bulla.  Pero el régimen cometió graves errores. Creyó que la represión brutal, que enlutó a casi 50 familias, con 3.000 detenidos y cientos de torturados, congelaría la protesta. Y no fue así. Sino que la llevó a otra dimensión, la internacional, a raíz también de otro error: haber encarcelado a Leopoldo López y a Antonio Ledezma, entre otros dirigentes. Ya hubo un primer intento de acceder a esa comunidad, cuando en 2013 le cayeron a golpes a María Corina, a Julio Borges y a otros diputados en el Congreso.

Muchos piensan que “la declaración de Panamá” firmada  por expresidentes no es relevante porque no es vinculante. Pero el tema no es jurídico, es político. Y ellos tienen peso político en sus países.  Tanto que ahora están comenzando las movilizaciones en los parlamentos para protestar por la situación de Venezuela, lo que presiona a los gobiernos hacia una actuación más firme.  El caso más claro es el de Obama y las decisiones del Congreso norteamericano sobre las sanciones a funcionarios venezolanos. Pero hay otros parlamentos que se están pronunciando, como los de Canadá, España, Chile, Brasil,  Costa Rica, Colombia y otros en sus comisiones exteriores caso Perú. 

También lo han hecho públicamente gobiernos como el de Brasil. Dilma afirmó, luego de reunirse con Obama en Panamá, la preocupación de la región por la situación de Venezuela y la necesidad de un diálogo respetuoso entre las partes.  Ya había criticado lo de los presos políticos. En mayor o menor medida en esta línea están los gobiernos sureños de Perú, Uruguay, Paraguay y Chile. El marco internacional está cambiando a favor del rescate de la democracia en Venezuela.