JOSÉ DOMINGO BLANCO (MINGO): El galló pelón en cadena


“La Desmemoria
y Cuentos…”

 El miércoles en la noche me reí mucho con un programa de humor que pasaron ¡Y en cadena nacional! Buenazos los chistes. Y ni se diga la capacidad de decir cantinfladas del comediante.

Eran insólitas sus frases; muchas, las he escuchado hasta el cansancio en los últimos tres lustros porque, han calado tanto, que los adeptos y adictos a los chistes malos de estos payasitos, luego de escucharlas, las repiten en cualquier contexto, normalmente, cuando quieren escurrir el bulto y librarse de responsabilidades. A eso han quedado reducidas esas expresiones. Pues, volviendo al tema del show del miércoles, debo reconocer que no escatimaron para propinarnos a los espectadores mucha diversión: ¡Todo un espectáculo! Qué excelente manejo del sarcasmo, del cinismo, la improvisación y la ironía. Qué capacidad de decir mucho para no decir nada…qué derroche, en tiempos de austeridad forzosa. El Gallo Pelón en cadena, pues. No, perdón: ¡qué melodrama! “Aventuras de la imaginación”, con Nicolás Maduro…para coger palco.

El opening, del que sólo pudimos ser testigos tácitos gracias a la excelente descripción que hiciera el colega Edgar López en su reseña, estuvo aderezado -según cuenta López- de disfraces de próceres, patinadores repartiendo volantes, arepitas socialistas y joropo del recio cuya letra era toda una oda nacionalista -¿o tendríamos que agregarle una jota?- exhortando a los gringos para que retornen a su home; pero me pregunto ¿qué gringos? porque aquí hasta los criollitos quieren irse al “home sweet home” de los yanquis. Y la consigna que, según nos cuenta, repetían tres doñitas entusiastas: “Con harina, leche y pañales nos quieren dominar: en el cielo manda Chávez y en la tierra, Nicolás”. Para morirse de la risa, ¿o no?

El show arrancó rindiendo un tributo silencioso a la memoria de quien, pareciera, fue la única víctima del hampa -¡su hampa!- el pasado 2014. En Venezuela, durante el año que apenas acaba de culminar, no solo murió el diputado Serra. Cientos de venezolanos perdieron la vida en manos de delincuentes a los que el gobierno no termina de controlar sino, por el contrario, con los que pareciera coquetear y aupar. Me molestó, pese a la comicidad con la que había arrancado el espectáculo, lo irónico de sus comentarios. Pensé en las familias enlutadas que, también en 2014, y no con la celeridad con la que aprehendieron a los responsables del crimen del diputado Serra, todavía claman para que también se haga justicia.

Cuando estaba a punto de apagar el televisor, otra frase del comediante llamó mi atención. Maduro habló de su “tour”. Así como lo oyen: dijo tour; no gira. ¡Se delató Nicolás! Pensé. La reciente gira fue más de placer que de negocios. Total, imagino, Maduro debe justificarlo como las merecidas vacaciones navideñas para la familia ¡con todos los gastos ilimitados pagos, sin trámites Cadivi y a dólar a 6,30 como el que sólo se dispondrá -¡y que!- para comida y alimento en 2015! según contó para deleite de la audiencia. Después, minutos huecos para solo remontar al pasado. Demasiado tiempo dedicado a discurrir y atacar a los mismos de siempre. Pero bueno, se entiende: era la única manera de ganar tiempo. “La Desmemoria y Cuentos” era un trago muy amargo para Maduro porque representaba una cita con la honradez, con la honestidad y la sinceridad. Por eso, no tuvo otra opción que volver a los apátridas, a la guerra sucia, a la derecha putrefacta, a las frasecitas de siempre. Un chiste cínico tras otro, para sólo anunciar medidas sociales “fríamente calculadas”, de esas que le han dado resultado a este régimen cuando se trata de un año electoral. ¡Yo te aviso chirulí que iba a hablar en profundidad del aumento de la gasolina o de la devaluación! Esa que medio se infiere luego de escuchar su trabalenguas de la bolsa-subasta o la subasta de bolsas a la que habrá que acudir para conseguir unos dolaritos.

“¡Dios proveerá!” Dijo el comediante y no supe descifrar si la frase quedó incompleta o, en realidad, a quien invocaba por ayuda era a Diosdado. Los comunistas hablan de Dios, solo cuando Marx los pone contra la pared. En esos momentos de pánico es cuando utilizan a Dios como muletilla. Y es cuando pretenden que la gente los reciba como víctimas, así sean unos asesinos. ¿O acaso no tenemos viva la imagen del difunto presidente aferrado al crucifijo, tratando de lucir como el mártir que nunca fue? Comunista, no invoca a Dios.

Luego me surgió una duda: ¿será que Maduro lo que nos ofreció fue su Memoria y Cuentos pero, la del año que viene? ¿La del 2016? Porque, al final, habló mucho para no decir nada.
La prioridad de este régimen no es la producción, es el populismo. La prioridad no fue anunciar las medidas económicas que se necesitan para resolver el problemón que se nos avecina. Aunque aplicarlas significase admitir los errores. Chávez, durante su gobierno, aplicó la doctrina Betancourt: el petróleo sobre la política. Éste que lo suplanta, pareciera no actuar distinto. Una vez más queda demostrada la incompetencia de Maduro. No es apto para el cargo y sus asesores son una pandilla de psicópatas, mediocres, resentidos y oportunistas. ¿Y la MUD? Convoca para el sábado una marcha de las ollas vacías: otro chiste en una época en la que tendríamos que ponernos serios.

Maduro, una vez más, se apegó al guión. Y su discurso, pese a lo bucólico, no queda sino para lanzarlo, una vez más, por el albañal.

José Domingo Blanco

“Burguesía parasitaria” es roja y quebró el país

“Todo lo que toca el nefasto
régimen, lo arruina…”

El 15% de incremento salarial murió al nacer devorado por el aumento de la gasolina (silencio sobre el petróleo regalado a Cuba y Petrocaribe) y por la enorme devaluación.

Dos fotografías publicadas en La Patilla el día en que Maduro presentó su “memoria y cuentos” revelan, por sí solas, las mentiras y la corrupción del régimen. La primera gráfica capta “el festín de camionetas de lujo” de quienes aupaban en la AN los embustes e insultos del “orador”, y la segunda: vista aérea de una cola gigantesca alrededor del mercado Bicentenario de la Plaza Venezuela.

Maduro bramaba en la AN sobre las “dificultades” que la “guerra económica” de la “burguesía parasitaria” de la “derecha”, han hecho pasar a la economía venezolana, y mientras el FMI pronostica para Venezuela en 2015 una caída del PIB del 7% , el cínico Maduro aseguraba que este año “será el de la renovación económica”. Poniéndose la soga en su propio cuello, Nicolás recordó que “el ingreso de nuestro país en 15 años se quintuplicó” y a sabiendas de que la mayoría de esos ingresos fueron dilapidados en corrupción(de la cual surgió la boliburquesía parasitaria chavista); en la regaladera obsesiva de Chávez y de Maduro a sus compinches del continente; en cachivaches y armas de guerra adquiridas a China y Rusia, Maduro dijo que más del 60% de esa inmensa riqueza había sido invertida “en lo social”.

Para reforzar tamaña mentira, mostró una gráfica borrosa e ilegible, de las diluídas cifras inventadas por su amanuenses. Añadió haber “invertido seis veces más en educación y nueve veces más en salud”, omitiendo las cifras de deserción escolar, la virtual eliminación del Plan de Alimentación Escolar, escuelas derruidas y maestros con sueldos miserables. “¿Cuál es el avance de un país donde 1.700.000 jóvenes no estudian ni trabajan?” Le pregunta el diputado Julio Borges a Maduro. Baste ver las cifras sobre el incumplimiento de Venezuela de las metas del Milenio del PNUD y del desmantelamiento que hizo Chávez del sistema nacional de Salud para crear “Barrio Adentro” (hoy en ruinas). Los médicos de los hospitales del país reportan que no cuentan con insumos (no hay medicinas, así que pacientes con cáncer y otras enfermedades mueren sin tratamiento). Por no haber, no hay jabón para lavarse las manos, ni guantes, ni cepillos, ni sal yodada, ni nada. El desabastecimiento obliga a cambiar las dietas de los pacientes de hospitales y clínicas: “Ya no reciben proteínas, ni lácteos, ni verduras, ni frutas variadas”. En sus “cuentos” en la AN, Maduro volvió a culpar de la escasez a “distribuidores y mayoristas. “¿Como puedes decir que el gobierno controla 74% de toda la comercialización de productos básicos, pero son “otros” los culpables de la escasez?”, vuelve a preguntar Julio Borges a Maduro, y añade: “Maduro: pregúntales a tus panas de Brasil, Ecuador, Bolivia o Nicaragua si ellos tienen esta tragedia de largas colas y la gigantesca inflación de 100% en alimentos”? Todo lo que toca el régimen, lo arruina: ahí están los “exprópiese” que acabaron con nuestra agricultura: Agropatria, hoy un cadáver, nació destruyendo a la próspera Agroisleña (cuando fue expropiada, Chávez prometió “más alimentos a menor precio”); y la confi scada Friosa, que alimentaba a Guayana, hoy es una ruina con neveras dañadas y anaqueles vacíos.

No aprenden: con la recién confiscada Distribuidora Herrera (varios de sus directivos están detenidos) se repite el robo y fracaso oficiales. “¿Cuál es el avance social de un país -inquiere de nuevo Borges a Maduro- en el que los precios de los alimentos han crecido 246% en dos años, miles viven en refugios, se construyen muchas menos viviendas de las anunciadas y hubo 25.000 muertes violentas en 2014?”

Dejó el invisible 6,30, dizque para medicinas y alimentos que, de haber sido usado para ese fin, los anaqueles de mercados y farmacias no estarían vacíos. La corrupción oficial con el control cambiario es tan escandalosa, que el humorista EDO la grafica así: “El dólar a 6,30 será para rubros alimenticios. Por ejemplo, los guisos”. La ruina de Venezuela no es por la caída del petróleo (ningún país petrolero está en quiebra), sino por los 16 años en los que no ha habido rendición de cuentas sobre en qué se gastaron los más de un millón de millones de dólares recibidos. En esos años, vimos surgir unos boliburgueses parasitarios que cayeron sobre la riqueza nacional como una plaga de langostas.

Maduro está derrotado dentro y fuera del país (Dieterich´s dixit). En su viaje a Bolivia, Dilma Roussef prácticamente le esquivó el saludo y Evo no le mostró la efusividad de siempre. Del muy costoso viaje a China, Rusia y países árabes, vino con las manos tan vacías como las arcas nacionales. Ahora corroído por el miedo y la debilidad de su tambaleante gobierno, la respuesta de Maduro a los problemas del país es cada vez más represiva e irracional: como la de detener a un estudiante que pacíficamente repartía café a quienes hacían cola en uno de los mercados Bicentenario, y en los vasitos de cartón había escrito:

“No te acostumbres, podemos vivir mejor”.

¡Y podremos!.


Marta Colomina

Dieciséis años de incompetencia

Capriles canta en coro con salidistas que querían clavarle un puñal

 

 

Some people at the demonstration worried about the low turnout. “There’s not a lot of people,” Diana Colorado, a 45-year-old electric engineer from Caracas, said at the march. “Everyone has become apathetic. They’ve lost faith in the politicians. The change they’d been hoping for never came.” At the Chacaito plaza where the opposition rally ended, a block from where Lopez was arrested last year, about a hundred young protesters remained at 2:45 p.m. and were surrounded by about twice as many riot police as they chanted “resistance.”

Venezuela Opposition March Ends After Police Scuffles (Bloomberg News, 24 de enero de 2015)

_____________________________________________________________________________________________________

 

Cada vez son más ralas las concentraciones de la oposición en Venezuela. (Las del oficialismo también). Sumadas todas las marchas y contramarchas convocadas desde que Jesús “Nos vamos p’a la calle” Torrealba se encargara como Coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática, no alcanzan a igualar una manifestación mediana de las de 2002 a 2004. Esta vez, en un arranque de ingenio, a alguien se le ocurrió bautizar la de ayer como “de las ollas vacías”, tal vez en alusión a las que cocinan la imaginación estratégica opositora. Antes de la exigua demostración, la MUD lanzó la consigna de cornetear y cacerolear en todo el país la “Memoria y Cuenta” de Nicolás Maduro—“Dios proveerá”—, quien ha vuelto a coger el avión para regresar corriendo a Arabia Saudita. Respuesta a tal convocatoria: silencio nacional.

Ya había pasado lo mismo con una invitación parecida del profundo estratega Antonio Ledezma, cuando prescribió cacerolas y corneteo para anular la aprobación de la Ley Orgánica de Educación, publicada en Gaceta Oficial el 15 de agosto de 2009. Para ser justos, debe anotarse que un análisis posterior le llevó a recetar algo más contundente: “un referendo abrogatorio que derogue la Ley Orgánica de Educación ya firmada este sábado por el presidente de la República Hugo Chávez Frías”. Todavía ignoraba que la Constitución norma en su Artículo 74: “No podrán ser sometidas a referendo abrogatorio las leyes (…) que protejan, garanticen o desarrollen los derechos humanos…“, y no había meditado sobre la posibilidad de que el obsecuente Tribunal Supremo de Justicia sentenciaría innecesariamente que la educación es un derecho humano, pues ya está dicho en el Artículo 102 del texto constitucional: “La educación es un derecho humano y un deber social fundamental…”

Luego de demostrar el 14 de enero que sus dotes oratorias han mejorado mucho—en una rueda de prensa fustigadora del gobierno e informándonos que hay carestía e inflación en Venezuela, lo que no sabíamos—, Henrique Capriles Radonski señaló el remedio: “debe haber una movilización reivindicativa; tenemos que lograr que el pueblo sea escuchado. De acuerdo a los planes que se organicen, yo acompañaré a esa movilización desde cualquier estado del país, y tenemos un conjunto de acciones que presentaremos en próximas horas”, aclarando que las presentaría en primer lugar a los partidos políticos y después, of course, al pueblo. (Hasta en esto imita a Chávez; cuando se preparaba el proyecto de enmienda que le permitiría elegirse indefinidamente, el difunto líder concedió graciosamente: “Les doy mi autorización al Partido Socialista Unido de Venezuela y al pueblo venezolano [en ese orden] para que inicien el debate para la enmienda constitucional…”)

La olla de una manifestación vacía

La olla de una manifestación vacía

Bueno, el ingenioso récipe de Capriles se materializó en la “Marcha de las Ollas Vacías”, que con su solo nombre prometía en brillante ocurrencia táctica tumbar a Maduro. (En la misma alocución del 14 de enero, el doble excandidato presidencial declaró que éste era “el momento perfecto para cambiar de gobierno”). Naturalmente, es de la suprema importancia que Capriles acompañe estas novedosas prácticas “desde cualquier estado del país”; su personal asistencia a estas cosas sería providencial. También anunció que se había puesto de acuerdo con los “salidistas” (sin aludirlos por este nombre); es decir, por quienes, según él, “muchas veces te ponen la mano en el hombro y después le están clavando el puñal en la espalda”. (El 16 de enero de 2013, cuando tomaba posesión como Gobernador de Miranda, en declaraciones que cerró así: “Venezuela cuenta con el Flaco, con este servidor”). Trece años llevamos ya de manifestaciones, movilizaciones, marchas, concentraciones, protestas, corneteos y cacerolazos, pero ahora la cosa será dirigida por “el Flaco”; ahora estamos hechos.

………

Desde diciembre de 1998, la dirigencia opositora venezolana no ha dado pie con bola ante el chavismo. Primero, se sumió en un estado catatónico, en una crisis de vergüenza. Cuando vinieron las votaciones de constituyente, Henry Ramos Allup intentó elegirse por el estado Apure ¡por iniciativa propia!; no quería que se le confundiera con un adeco. Luego, organizada en la Coordinadora Democrática—señora ya fallecida cuya única hija es la Mesa de la Unidad Democrática—, se dedicó a tropezar una y otra vez. El 19 de agosto de 2004 alguien escribió:

Si tuviéramos, Dios no lo permita, un pariente con tan grave dolencia que ameritara la atención de toda una junta médica; si este cuerpo de facultativos intentase primero una cierta terapéutica y con ella provoca a nuestro familiar un paro cardiaco; si a continuación prescribe un segundo tratamiento que le causa una crisis renal aguda; si, finalmente, aplica aún una tercera prescripción que desencadena en nuestro deudo un accidente cerebro-vascular, con toda seguridad no le querremos más como médicos. Y ésta es la estructura del problema con la Coordinadora Democrática. La constelación que se formó alrededor de ella, no sin méritos que hemos reconocido, nos llevó primero a la tragedia de abril de 2002, luego a la sangría suicida del paro, finalmente a la enervante derrota del revocatorio. (Para no agregar al inventario una nutrida colección de derrotas menores). No hay vuelta de hoja. No podemos atender más nunca a esa dirigencia. (Bofetada terapéutica, en la Carta Semanal #100 de doctorpolítico).

En la misma vena, ahora incluyendo en el juicio a la MUD, el mismo autor puso en Las élites culposas:

Y ésa es la tragedia política de Venezuela: que sufre la más perniciosa dominación de nuestra historia—invasiva, retrógrada, ideologizada, intolerante, abusiva, ventajista—mientras los opositores profesionales se muestran incapaces de refutarla en su discurso y superarla, pues en el fondo emplean, seguramente con mayor urbanidad, el mismo protocolo de política de poder afirmada en la excusa de una ideología cualquiera que, como todas, es medicina obsoleta, pretenciosa, errada e ineficaz. Su producto es mediocre.

………

Acá se ha advertido insistentemente sobre este preocupante fenómeno. (Ver, por ejemplo, MUD: marca de camisas de fuerza o MUD, MUD, MUD, es hora de partir). Y también se ha sugerido una salida al problema en más de una ocasión; la más reciente es del 8 de octubre del año pasado: El mercado político nacional. Pero este año debe haber elecciones para una nueva Asamblea Nacional, y sería un golpe de viento afortunado que el oficialismo pierda el control del poder Legislativo Nacional. Es bastante probable que la oposición obtenga mayoría de curules, vistos los niveles de desaprobación del gobierno y su pernicioso y obsoleto modelo en las encuestas. De darse este resultado, tal cosa se lograría no porque los dirigentes opositores tengan algo en la bola, sino por la terca incompetencia de los socialistas. A pesar de tal cosa, se trataría de un obvio mal menor, y hay mucha gente que se conformaría con eso.

En el horizonte, sin embargo, aparecerán tarde o temprano voces no alineadas en la polarización, con discurso transideológico, el necesario en Venezuela y todo el mundo. Porque es que más que oposición, lo que se necesita es superposición. LEA

___________________

Corrupción y mentiras

HUMBERTO MARCANO RODRÍGUEZPor ser un régimen corrupto tiene que ser forajido y mentiroso, este régimen castro-comunista que no solamente ha convertido a Venezuela en el país de las colas y del NO HAY, también somos   el hazmerreír a nivel mundial por el constante engaño de “vamos hacer, pero nada se hace”, todo se destruye y es así como a una empresa   como PDVSA una de las más grande y floreciente empresa petrolera del mundo la hayan llevado en tan corto tiempo a la ruina casi total, arrastrando una monstruosa deuda que la incapacita para dedicarse a lo que toda empresa   petrolera es su cometido, explorar, producir , refinar y mercadear de tres millones de barriles de   crudo que se producían en el 2002 con 42.000 empleados y obreros y planes concretos para producir para el 2006 seis millones de crudo, ahora con 140.000 empleados y obreros apenas   produce 2.250.000 barriles diarios.

 

El fracasado ingeniero mecánico antiguo empleado del montón en INELECTRA, convertido en obra y gracias de este corrupto régimen, en presidente   de PDVSA, en uno de sus delirantes e inconscientes planes etéreos prometió las   siguientes metas   a cumplir en su fantasía “siembra petrolera” para el año 2012:

 

Para esa fecha la industria estaría produciendo 5.837.000 barriles diarios de crudo, pero finalizando el año 2014 la producción apenas llega a la cifra de 2.250.000 barriles   diarios. Abandonaron miserablemente la producción de petróleo liviano en la costa oriental de Lago de Maracaibo y ahora se le compra a Argelia.

 

Para el año 2010 el proyecto Mariscal Sucre en Península de Paria, estaría produciendo la cantidad de 11.5000 millones de pies cúbicos de gas diarios, estaría ya lista y en funcionamiento una planta de licuefacción en Guiria y se podrían exportar a Colombia un promedio de 1.200 millones de pies cúbicos de gas diarios, y se tendrían alrededor de 500.000 vehículos   a gas, resultados: No se ha construido la tal planta, apenas se producen 4.500 millones de pies cúbicos de gas diarios del sub suelo, no del proyecto Mariscal Sucre, solo 65.000 vehículos hay a gas en el país, y es Colombia la que le está vendiendo gas a Venezuela, para el uso doméstico e industrial del Zulia, así   como le vende electricidad, cuando en tiempo de la democracia era Venezuela la que le vendía electricidad a Colombia.

 

Se construirían tres nuevas refinerías en Cabruta, Caripito y Barinas, mentira total, no solo no se han construido, no hay planes para ello y las actuales de Bajo Grande Maracaibo, Amuay y Cardón en Falcón, El Palito en Carabobo y la de Guaraguao en Puerto La Cruz se encuentran en pésimas condiciones por total falta de mantenimiento, de hecho durante todo el año 2014 y el comienzo de este se le ha   estado comprando grandes cantidades de gasolina, componentes para su elaboración a empresas   de EUA.

 

Se comprometió que se construirían dos modernas ciudades en la faja del 0rinoco, falso ni movimientos de tierra existen.

Se modernizaría a flota petrolera   con la adquisición de 758 tanqueros ( Una de la más poderosas empresas marítimas del mundo es la MAERSK LINE, sumando todos sus tanqueros, gaseros, mineraleros y buques   de carga, ni en sueño alcanza esta cantidad), resultados para   el 2014 apenas PDVSA posee 23 tanqueros   de los cuales varios están fuera de servicio por obsoletos y falta de mantenimiento obligatorio de acuerdo a las leyes marítimas internacionales, apenas 42 se han mandado a construir en España, Argentina, Irán y China, construcciones que se han visto envueltas en todas clase de líos por falta de pagos, sobre precios, demoras fraudulentas, porque de esa manera mantienen el gran negocio que es el fletamento o alquiler de buques por las grandes comisiones que ello   conlleva.

 

Como ya se ha dicho en otras oportunidades PDVSA es la única empresa petrolera del mundo ahogada en gigantescas deudas tanto externas   como internas, la primera sobre pasa los 60.000 millones de dólares y la segunda alcanza los 40.000 millones   de dólares, se calcula que ha recibido del Banco Central más   de 700.000 millones   de bolívares (dinero inorgánico) para hacer frente a fallas en su circulante, es una empresa que cambió la meritocracia por la corrupción encontrándose actualmente politizada donde prevalece la pertenencia al PSUV ante que el tecnicismo.

 

OTROS

Cuando el ilegítimo e ilegal detentador de la presidencia estaba en la memoria y cuento en la Asamblea Nacional, después que leyó los decretos sobre los pírricos aumentos y habló sobre otras medidas económicas dijo, “Dios proveerá”, lo que hay que entender que no tenía   conciencia de lo que estaba decretando y que algo tan delicado como es la economía de un país, para él es como el pensamiento del “filosofo” Eudomar Santos, como va viniendo vamos viendo, decretamos aumentos y después veremos, ¿Será que la impresora del Banco Central va seguir   funcionando?. Ya el barril de petróleo llegó a 39 dólares, que si bien es cierto en   enero y febrero aún se estará cobrando el entregado en noviembre y diciembre a los precios de aquel momento, ¿Qué va suceder a partir del mes de marzo? De inmediato confesó que los recursos para los aumentos saldrían de créditos   adicionales que solicitará a la Asamblea Nacional, a confesión de partes   relevo de pruebas; esto significa el fracaso de su gira vacacional con sus 70 acompañantes, que vino con las manos vacías, a propósito el avión utilizado, es una nave de matrícula cubana   comprada por el régimen a Rusia y regalada a los Castros y que se la alquilan cada vez que sale de viaje, de allí el costo de la gira que dicen los expertos sobrepasó los tres millones de dólares. (Cuando Rómulo Betancourt fue Presidente Constitucional de la República de Venezuela, realizo dos viajes a USA acompañado de su esposa y existen pruebas documentales que el pasaje de su esposa lo pagó él de su sueldo)

 

¡Donde estarán las 650 millones de toneladas de alimentos que el “general” Carlos Osorio declaró que   tenían almacenadas para ponerlas   a la venta en toda Venezuela, porque las colas   son cada día más largas tanto en auto mercados, como en abastos y farmacias, por lo que  cada día se acrecienta más la escasez, es tan grave la situación que en los mercados municipales de Caracas, los llamados libres, ante la presencia de administradores, fiscales y delegados de precios justos la especulación en los precios de artículos alcanzan cifras astronómicas.

 

Ya los voceros del régimen han manifestado que no habrá dólares para los empresarios que fabrican artículos de aseo e higiene tanto personal como del hogar, lo que significa que aunado a la escasez los precios de estos se elevaran.

 

Nicolás Maduro habló de nombrar una comisión para que estudie sobre el aumento de la gasolina, con la intención de que la gente se pronuncie al respecto, pero no dijo nada  sobre la principal   cuestión del asunto en cuanto a la quiebra económica, se trata de los 350.000 barriles de crudo y refinados que se le regalan a Cuba, a los países chulos del ALBA y   de PETROCARIBE, solo el hecho de cesar esa regaladera sería   suficiente para comenzar a  enderezar la economía del país, pero para eso se necesita poseer lo que no se tiene y sacar a los invasores cubanos del país.

hjmrodriguez@gmail.com   —   Twitter:@Hmarcanor

CUANDO LA DICTADURA Y LA OPRESIÓN SE HACEN LEY, LA REBELIÓN ES UN SAGRADO DERECHO

Los colaboracionistas bolivarianos

philippe_petain_1El término “colaboracionismo” lo acuñó el más emblemático de los colaboracionistas, el héroe de Verdun, Mariscal Philippe Pétain, presidente del régimen de Vichy que gobernó parte del territorio de Francia ocupado por Alemania hace exactamente, este mes de junio, 67 años. El exhorto de Pétain a la “colaboración” de los franceses tornó el vocablo en un estigma. Colaboracionismo adquiere entonces en su más extrema acepción la sinonimia de traición.

No existe una sola clase de colaboracionismo. A raíz de la invasión alemana a Francia, el secretario general del Partido Comunista, Maurice Thorez, se negó a luchar contra un país que era aliado de la Unión Soviética y huyó de Francia. Diputados comunistas de la Asamblea Nacional también fueron declarados traidores y enviados a una prisión en Argelia. Una vez que la Unión Soviética es invadida por Hitler y se une a los países Aliados los dirigentes comunistas pasan a ser héroes de la resistencia.

Desde que el presidente Chávez dividió a la nación en “patriotas” y “traidores”, el concepto de colaboracionismo ha venido adquiriendo una particular significación. ¿Qué otra cosa puede ser para la masa bolivariana el disidente que el presidente Chávez califica permanente y genéricamente de “lacayo del imperialismo” y apátrida, sino un colaboracionista? Sin embargo, en ocho años de gobierno bolivariano no ha habido un solo juicio con algún valor jurídico que condene a un solo venezolano de la oposición como traidor o colaboracionista de un Estado extranjero. En el verano de 1944, cuando las tropas alemanas huyeron de la Francia liberada, los tribunales condenaron por colaboracionistas a 6.763 personas; 1.500 fueron ejecutadas.


La otra cara

El colaboracionismo adquiere expresión y contenido cuando se asocia a aquellos que sin ser militantes del movimiento que llega al poder, por diferentes razones se someten, pasiva o activamente, a la voluntad de un hombre fuerte. En todos los países ocupados por Alemania y Japón hubo colaboracionistas. Todas las dictaduras y autocracias latinoamericanas cultivaron sus propios colaboracionistas.

Las motivaciones o razones para colaborar con un régimen opresor adquieren diferentes formas. En los inicios de la Venezuela bolivariana muchos fueron seducidos por la posibilidad de cambios que ofrecía una revolución supuestamente democrática. En el proceso se han ido transformando en disidentes. La simpatía y convicción ideológica son también motivaciones.

Dirigentes políticos, empresarios e intelectuales de Francia de los años 30 creyeron que el nazismo era un mal menor comparado con el desorden de la Tercera República. En EE UU hubo tanta simpatía por el movimiento nazi que el gobierno hubo de regular el lobby financiado por Alemania. Desde entonces los agentes que actúan en nombre de extranjeros deben registrarse en el Departamento de Justicia.

Una Europa nazi-fascista ejerció un especial atractivo de orden y progreso que preocupó a EE UU, Gran Bretaña y a la Unión Soviética. El miedo es otro factor que motiva a colaboradores pasivos y activos. A medida que crece el miedo crecen los colaboradores pero también los que se resisten.

Los más activos y despreciables colaboracionistas del régimen de Vichy fueron los que formaron parte de la Milicia dirigida por el general francés Joseph Darnand. Un grupo, que por estar integrado por franceses legionarios, fueron más eficientes en combatir la Resistencia que la SS. Sus miembros gozaban de privilegios que se traducían en buenos salarios y alimentos escasos a los cuales no tenía acceso la población. Después de la guerra Darnand y muchos de sus compañeros milicianos fueron perseguidos, detenidos y algunos condenados a muerte.

Muy pocos lograron escapar al odio que provocaron en la población. Por muchos años Francia vivió lo que se ha dado en llamar el Síndrome Vichy o le passé qui ne passe pas (el pasado que no pasa).


Mentes cautivas

Los intelectuales no fueron una excepción y también sucumbieron al colaboracionismo. El año pasado el renombrado escritor alemán, Günter Grass, premio Nóbel de Literatura, reconocido mundialmente por su obra profundamente pacifista confesó que había pertenecido a la Waffen-SS en su juventud, el temible brazo militar de la GESTAPO que estuvo integrado por centenares de miles de voluntarios extranjeros colaboracionistas.

Francois Mitterand, el líder socialista de la posguerra que ejerció la presidencia de Francia, reconoció en los últimos años de su vida que había sido funcionario del régimen de Vichy. Entre colaboracionistas intelectuales se destacaron, entre otros, los casos del filósofo Martin Heidegger y el escritor francés Robert Brasillach. Después de la guerra no se le permitió a Heidegger enseñar hasta el año 1951. Brasillach, tuvo menos suerte, su más activa e ideológica participación lo llevó a la muerte por ejecución.

La relación entre Francia y Alemania durante la guerra fue motivo de especulaciones políticas y filosóficas que se asemejan a los comentarios nacionales e internacionales que han provocado la extraña dependencia entre la Venezuela bolivariana y la Cuba castrista. En esta relación en la cual la percepción generalizada es que un país domina ideológicamente al otro es posible identificar casos que tarde o temprano serán percibidos o juzgados como colaboracionismo. El número de cubanos en áreas relacionadas con la seguridad nacional no deja margen para la duda.

En 1945, Jean Paul Sartre, se refirió a “curiosas metáforas” que presentaban la relación política franco-germánica como un juego sexual en el cual Francia representaba el papel de la mujer. La mentalidad del colaboracionista, decía Sartre, es femenina, reconoce su debilidad y usa las mismas armas de una mujer. El colaboracionista es, en consecuencia, taimado, encantador y seductor. Como en las relaciones feudales de una sierva y el amo, el colaboracionista sabe que la fuente del poder de aquel es la fuerza.


El criollo

Así como no hubiera sido posible la consolidación de la revolución bolivariana y la colaboración de Cuba sin la participación de José Vicente Rangel, la alianza que encabezó el mariscal Philippe Pétain con Alemania no hubiera sido posible sin un hombre como Pierre Laval. De origen provinciano, Laval se graduó de abogado y ejerció en París donde se destacó como un astuto político socialista y oportunista. Inicialmente fue viceprimer ministro y luego primer ministro del régimen de Vichy. Laval fue el instrumento clave del colaboracionismo con Alemania. El primer político francés que luego de la ocupación alemana de Francia se entrevistó con Hitler fue Laval. De esta reunión, en octubre de 1940, surge la alianza colaboracionista franco-alemana que perdurará hasta la liberación de París, en agosto de 1944.

Pero la semblanza con la realidad venezolana no se agota allí. A pesar de las permanentes acusaciones de “vendidos al imperialismo” que el oficialismo le endilga a la oposición indiscriminadamente, incluso a los jóvenes estudiantes, el régimen bolivariano no puede escapar de su propia celada. Los factores históricos y conceptuales del colaboracionismo han calado tanto en la imaginación de grandes sectores que será difícil desentenderse de ellos con facilidad.

Por último es necesario destacar que el colaboracionismo, por principio general, sobreviene después del ascenso al poder de un líder mesiánico. Así como no se le pudo endilgar el mote de colaboracionista a Goering, Borman o Speer, que lucharon al lado del Führer desde el principio no se podría hablar de colaboracionismo en casos como los de Diosdado Cabello, Jesse Chacón o Nicolás Maduro. No son estas las circunstancias de José Vicente Rangel, Jorge Rodríguez o Luisa Estella Morales, por sólo mencionar tres ejemplos. Tampoco el de Tobías Nóbrega quien está aprendiendo cuál es la verdadera diferencia entre un respaldo con convicción y el de un simple colaboracionista.

[*] Orlando Ochoa Terán / E-mail: o.ochoa@worldnet.att.net

Es golpista el Artc. 333 de la CNRBV?

CARTAHoy 23 de Enero, Maduro desde las escalinatas de El Calvario, en Caracas, y dirigiéndose a sus copartidarios insistía reiteradamente en afirmar que él era el Presidente legítimo y constitucional de Venezuela. Por qué lo hace? Por qué esa insistencia en afirmar que él es legítimo, que su régimen es legítimo? “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, reza la conseja popular.  A qué fantasmas le tiene miedo? De qué lo acusa su conciencia? Será que él sabe, en su fuero interno, que ha engañado a Venezuela, no una vez sino varias veces? Que él sabe que constitucionalmente no podría haber ocupado la Presidencia de la Asamblea Nacional, que tampoco habría podido ser Canciller ni Vicepresidente Ejecutivo, y mucho menos Presidente de la República?. Lo acusa su conciencia de haber jurado en falso, de que mientras juraba “respetar la Constitución…” la estaba violando?. Que habría cometido perjurio grave?.
Dónde está su legitimidad de origen?
El sabe muy bien, como también lo sabe todo el mundo en Venezuela, tirios y troyanos, que ni la palabra del difunto Hugo Chávez, ni su voluntad, por muy admiradas que fueran, NO podían estar por encima de la Carta Magna, del contrato político y social que se dieron los venezolanos. Que tales nombramientos serían írritos. Que los Artículos 41 y 227 de la Constitución Nacional son muy claros y taxativos.
Los violó Maduro? El sabe muy bien que al violarlos no tiene ningún derecho a ser Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional y que tal pretensión es espúrea; y en la FAN también lo saben. Como también saben que esta burla, esta payasada, está llegando a su final y que la Patria se los reclama con insistencia y demanda su respeto. Llegó el momento de voltear esta vergonzosa y perniciosa página de nuestra historia.
Todos sabemos que ni siquiera basta la legitimidad de origen, si ése fuese el caso. Hitler ganó las elecciones en buena lid, con el respaldo popular del 95 o/o de los alemanes, y llenando todos los requisitos legales exigidos; sin embargo todos sabemos en que derivó. Acaso fue legítimo su desempeño? No nos llevó a un holocausto y a una espantosa conflagración mundial que se pudo haber evitado si se hubiese actuado a tiempo con firmeza y determinación ante sus primeras tropelías y anexiones? (Fijémonos como pareciera que el Mundo asimiló la lección ante el caso de Rusia – Crimea – Ukrania). Hitler no hubiera llegado tan lejos si no fuese por la política de “apaciguamiento” del Primer Ministro inglés Arthur Neville Chamberlain, como ahora en nuestra Patria lo ha sido la colaboracionista MUD. (“La Oposición Oficialista”). Pero llegó  la hora de la verdad. Se cayeron las vendas y las máscaras. Llegó la hora de hacer valer la Constitución Nacional. Evitemos y confrontemos el irrespeto a nuestra nacionalidad, el pisoteo de nuestra Soberanía Nacional por parte de los que usurparon el poder, la anomia inducida desde arriba y el caos que puede apoderarse de la Nación. No hay otra, si queremos tener Patria.
Está sobradamente probado que
ESTE REGIMEN ES ILEGITIMO TANTO DE ORIGEN COMO POR DESEMPENO. (Véase “PANDEMONIUM E ILEGITIMIDAD”, del 20/1/2015). La Constitución ha sido derogada de hecho. El régimen ha violado 180 de los 350 artículos de la CNRBV. Nos corresponde a los ciudadanos de Venezuela, civiles y militares, rescatar el hilo constitucional hoy roto, y enderezar el rumbo del País.
ARTICULO 333 de la CONSTITUCION NACIONAL DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA:
“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
Acaso el Artículo 333 constitucional es golpista, como pareciera afirmarlo Nicolás Maduro?

Carlos Alberto Montaner: Maduro huye hacia delante

Carlos Alberto Montaner2Maduro anunció su nueva estrategia para enfrentarse a la catástrofe venezolana. Insiste en los errores de siempre. No va a rectificar. Mintió. Inventó culpables y conspiraciones. Optó por huir hacia delante. Lo hizo tras un inútil recorrido en busca de recursos por varios países, incluida China. Apenas consiguió unos pocos créditos y la vaga promesa de ciertas inversiones. Ya no le creen. Incluso, los que tienen ciertas simpatías ideológicas tampoco le creen. Por eso le han cerrado el grifo.

Maduro gira infructuosaHacen bien en no confiar en el chavismo. Nadie ignora que esta patulea de incapaces, además de maltratar severamente a la población, y de convertir al país en un narcoestado terriblemente corrupto –el más podrido de América Latina de acuerdo con Transparencia Internacional–, ha malgastado miles de millones de petrodólares. ¿Cuántos? Para que el azorado lector se haga una idea: la cifra es mayor que la suma de todos los ingresos recibidos por el Estado venezolano desde que Simón Bolívar consiguió la independencia en el primer cuarto del siglo XIX.

Si los chavistas hubieran sabido y querido gobernar razonablemente, tras una década del barril de petróleo a cien dólares, Venezuela hoy sería un país del primer mundo y no una sociedad en plena descomposición, donde las personas se pelean a puñetazos en los supermercados y las farmacias por adquirir un poco de leche o una ampolleta de insulina.

¿Cómo llegaron a este desastre? Tomen nota los españoles: además del catastrófico padrinazgo cubano, siguieron de cerca los consejos de los profesores comunistas Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, hoy en Madrid al frente del partido Podemos. Estos personajes llegaron a tener despacho en Miraflores, la casa de gobierno en Venezuela, desde donde pontificaban y recetaban a sus anchas.

Dos pillos y un iluminadoDurante más de seis años, y al costo de varios millones de dólares que recibieron por sus asesorías, los jóvenes “expertos” académicos españoles enseñaron a los chavistas a demoler sin compasión la economía de la nación más rica de América Latina.

Arribaron a Caracas borrachos de populismo marxista, sin la menor experiencia empresarial –lo que se traduce en que ignoran cómo se crea, conserva o malgasta la riqueza–, convencidos de que la principal tarea de los gobiernos es igualar a las personas por abajo. Objetivo, por cierto, que lograron con creces. Hoy el país es una inmensa pocilga colectiva.

¿Y ahora qué va a pasar en Venezuela? Un experto en seguridad lo ha vaticinado en un tono sombrío: el chavismo –me ha dicho– no marcha hacia una revolución o contrarrevolución política, sino hacia un saqueo nacional, monstruoso y definitivo, que llegará a los hoteles y a las casas suntuosas, donde quiera que haya comida.

Saqueo 76509Venezuela va hacia el caos, regido por la ley del más fuerte, con cien mil Kalashnikovs, pistolas y cuchillos empuñados por la gente de rompe y rasga. Esos mismos que en el 2014 asesinaron a 25000 personas para despojarlas de los teléfonos móviles, las billeteras y los anillos, ahora acompañados por una enorme turba que se robará televisores, enseres domésticos y todo lo que encuentre a su paso.

¿Por qué no? Eso fue lo que aprendieron de Hugo Chávez en aquellos paseos televisados en los que el difunto militar repetía alegremente el fatídico “exprópiese” ante cualquier bien que le llamara la atención, mientras sus cómplices, vestidos de rojo, reían y aplaudían irresponsablemente. El teniente coronel les enseñó que en la contemporánea selva urbana no existen los derechos de propiedad. Sencillamente, el dueño es el que tiene la pistola en la mano y está dispuesto a utilizarla. Menudo legado.

Por supuesto, Maduro todavía tendría la posibilidad de impedir este horror. ¿Cómo? Rectificando. Debería comenzar por abrir los calabozos y liberar a los presos políticos, al tiempo que convoca a un urgente diálogo nacional con la oposición –que hoy tiene el 75% de respaldo popular— para darle un vuelco a la situación mediante una inmediata reforma consensuada.

Maduro y castro 912099¿Por qué no lo hace? Probablemente, se lo impiden los narcogenerales que temen por su bolsa y por su vida, la legión de los corruptos que prefiere continuar esquilmando al país, y sus mentores cubanos, que anualmente reciben miles de millones de dólares en subsidios y están dispuestos a pelear hasta el último venezolano por mantener ese vital flujo de recursos.

Atrapado en medio de esas fuerzas, Nicolás Maduro marcha a paso firme hacia el precipicio.

Cuentos y cuentas de la memoria

Gustavo YepesDespués de unas largas y muy merecidas vacaciones familiares visitando a los panas, finalmente se paró a dar su discurso de memoria y cuento. Como este es el gobierno de las palabras, y con la ayuda de la tecnología, me dediqué a contar las palabras que usó para contar sus cuentos.

En primer lugar, pude constatar que disparó un total de 16.782 palabras para decir muy pocas cosas. El 47% de esas palabras fueron pronombres, adverbios y proposiciones, lo que, según los que saben de eso, yo no sé nada por si acaso, denota una gran pobreza en el lenguaje, sólo comparable a la gran pobreza en que ha sumido a este sufrido país.

Como es usual, las palabras relacionadas con “socialismo” y “revolución” superaron ampliamente, 45 a 18, a las relacionadas con “democracia” y “constitución”.

Mencionó 4 veces a Diosdado y 2 a Dios. No me interesa la opinión del primero, pero el segundo, gracias a la intermediación de Laureano, ya expresó muy claramente la suya. Al galáctico lo mencionó 35 veces y, demostrando que los silencios pueden ser más contundentes que las palabras, no se dignó a mencionar a Fidel, a Raúl, ni a Cuba, creo que por primera vez en una cadena presidencial desde hace muchos años. A Obama lo mencionó 3 veces.

Habló 6 veces de “abastecimiento” y el mismo número de “seguridad”, pero nunca mencionó “desabastecimiento ni “inseguridad, demostrando una vez más su profunda conexión con la realidad del país. Dijo “no” 133 veces. Se refirió a “elecciones” en 13 oportunidades. Dijo “control” en  8 ocasiones y “libertad” una sola vez, por cierto en referencia al “clima de libertades” que vivimos los venezolanos. Pronunció “yo” 86 veces y “nosotros” 32.

Nunca mencionó la palabra “mentira”, pero dijo muchas, muchísimas. Una de ellas se refirió a ese pobre señor que capturaron después de hacer 300 compras en 15 días. Ustedes me van a disculpar, pero a ese caballero, en lugar de someterlo al escarnio público, deberían nominarlo al libro Guiness, después de haberse calado 20 colas diarias durante toda una quincena. Si suponemos que dedicó 8 horas diarias a descansar, comer y hacer sus necesidades, este superhombre hizo  300 colas a un promedio de  42 minutos por cola, echando por el suelo la perversa teoría de que los venezolanos nos pasamos varias horas al día en una sola cola.

Toda esta sarta de mentiras fue apoyada, según la transcripción oficial, por 104 “aplausos”, 24 “gritos de consignas”, 12 “griterías” y 2 “risas”. Un detalle que pude observar es que la transmisión televisiva tuvo un retraso de 10 segundos respecto a la transmisión radial. Yo, que soy un mal pensado, concluyo que eso era para darse tiempo a filtrar cualquier error de los camarógrafos que pudiera incomodar al régimen.

 

Este discurso, en mi opinión, representa una gran oportunidad para la oposición: combatir la mentira con la verdad. Ya el pueblo está claro, pero las cosas en política no hay que asumirlas, hay que difundirlas y repetirlas consistentemente. Si una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad, mucho más poder debe tener una verdad repetida el mismo número de veces.

Energía contra el militarismo dictatorial

Alberto Rodríguez BarreraEl Gobierno de Coalición, entre 1959 y 1964,  se propuso desde un principio hacer buena la tesis del no reconocimiento de los gobiernos de facto, producto del asalto al poder y, en países gobernados constitucionalmente, por minorías armadas.  Y así procedió el gobierno de Venezuela, en una forma coherente y consecuente. La política exterior fue fiel a los módulos democráticos de su política interna.

Para mediados de 1963, la Dirección General de Policía (DIGEPOL) respondió categóricamente a un dictamen de una comisión de la Cámara de Diputados que daba nombres de detenidos pertenecientes a los partidos Comunista y MIR supuestamente torturados. Se dio el caso de un estudiante (joven rico que había cometido atracos, robando automóviles) que asaltó y trató de incendiar el garaje del Ministerio de Relaciones Interiores, siendo luego abofeteado por el mismo policía que lo había desarmado. Dicho policía fue detenido, en seguimiento de la norma firme del gobierno de respetar la dignidad humana y no cometer atropellos (Betancourt recordó que cumplió 20 años con un par de grillos en una prisión de Juan Vicente Gómez, por lo cual no comulgaba con los abusos).

Pero lo que estaba claro era la táctica del partido Comunista y del MIR, manipulando a jóvenes más o menos descentrados mentalmente para asesinar policías y realizar atracos, y que cuando eran apresados montaban en la Cámara de Diputados, con gran escenografía parlamentaria, una comedia sobre supuestas torturas. El gobierno le pedía a las autoridades policiales que se comportaran respetuosamente, pero no cobardemente, ya que la policía tenía el derecho a defenderse.

En el comunicado de la DIGEPOL se admitían las fallas de un organismo nuevo que se estaba enfrentando a un tipo de delito extraño a las tradiciones de Venezuela: el delito cobarde del llamado “tiro de cachito”, y la colocación de tacos de dinamita en obras públicas, entre otras actividades. Así como el gobierno no propiciaba y repudiaba las torturas, afirmaba que “la policía de Venezuela no está constituida por una asociación de carmelitas descalzas, sino por hombres que, por la función que desempeñan en la lucha contra el delito, deben hacer respetar la autoridad de la ley”.

Un caso particular, donde se buscó confundir y atacar al gobierno, fue la detención judicial del editor Miguel Angel Capriles, dueño de una cadena de periódicos y revistas. Fue una decisión de un juez de la República y por acusación que presentara Roberto Gabaldón Márquez, quien había sido representante del partido Unión Republicana Democrática en el Instituto Agrario Nacional; y que para el momento no era persona afecta al gobierno. La Policía Técnica Judicial sólo cumplió con el deber de ejecutar esa disposición judicial. El Presidente Betancourt llamó por teléfono al detenido y estuvieron de acuerdo en que así sucedía dentro de un régimen de derecho.

En materia internacional, el gobierno se afincó en las mejores tradiciones venezolanas y en textos explícitos de la Carta de Bogotá, ley multilateral constitutiva de la Organización de Estados Americanos. Venezuela negó automáticamente el reconocimiento de todos los gobiernos de facto surgidos en la América Latina como resultado del derrocamiento de gobiernos legítimamente constituidos. Se buscaba detener la marea de golpes de estado contra gobiernos constitucionales que reaparecía en América Latina, con alarmante parecido a lo que sucedió en 1948 y preparó la ominosa década del 50.

Durante esa década, en buena parte de las naciones de la América Latina,  no gobernaban los elegidos por el pueblo, sino los autoelectos mediante el asalto y la violencia. En esta política principista Venezuela no estaba acompañada de muchos gobiernos americanos. Inclusive el más poderosos entre ellos, y el más llamado por su propio interés a ejercitar con energía un liderato democrático, los EE UU, había adoptado ante el problema de los golpes de estado una actitud pragmática u oportunista. Venezuela prefirió quedarse sola en compañía de unos pocos gobiernos consecuentes con lineamientos doctrinarios y jurídicos inobjetables, a trajinar la cómoda senda del unanimismo acomodaticio. Sabíamos que nuestra posición era justa; y que en política internacional las herejías, cuando tienen asideros de lógica, adquieren con el tiempo rango de verdades ortodoxas.

Venezuela pidió ante la OEA que se aplicara al gobierno de Cuba las sanciones previstas en el Tratado de Asistencia Recíproca de Río de Janeiro de 1947, a los gobiernos que realizaran actos de agresión contra un país de la comunidad americana. Las evidencias eran incontrastables en el sentido que desde Cuba no sólo se estimulaba por todos los medios imaginables el derrocamiento de nuestro gobierno democrático, sino que eran armas del arsenal bélico de ese país las que fueron transportadas a las costas venezolanas y descubiertas en el litoral de Paraguaná.

En el caso presentado por Venezuela, las pruebas de la agresión cubana eran concluyentes porque no se trataba sólo de fotografías aéreas de armas termonucleares instaladas en Cuba, sino de la evidencia física de las armas mismas trasladadas por el gobierno de Cuba a Venezuela, con documentos y pruebas fehacientes.

En esta política internacional, fuerza extraordinaria le dio al Gobierno de Coalición la manera de conducirse y comportarse el pueblo de Venezuela. En quienes no conocían la reciedumbre de su fibra democrática, produjo asombro la forma como respaldó al régimen constitucional ante los asaltos de los enemigos de todos los matices y tendencias. Este asombro adquiriría dimensión ecuménica, universal,  con motivo de la forma valiente, ordenada y pacífica con que la nación votaría en las elecciones del 1 de diciembre de 1964, y de la forma como las fuerzas de aire, mar y tierra de Venezuela, arma al brazo, garantizaron el derecho de los venezolanos a votar como quisieran y por quien quisieran.

De la misma manera, otro acto relevante en la política exterior fue la continuación de las conversaciones con el gobierno de Gran Bretaña referente a la revisión de los límites con la Guayana Británica, donde se solicitó la devolución del territorio que le fue arrebatado en virtud del laudo arbitral de París de 1899, donde el tribunal se excedió en sus atribuciones y dictó una línea de compromiso y no de derecho. La extensión de ese territorio abarca una superficie de 139.958 kilómetros cuadrados, que Gran Bretaña había reconocido hasta 1840 como perteneciente a Venezuela.

También encuadró dentro del enfoque de las relaciones internacionales el convenio de modus vivendi firmado entre legatarios del gobierno de Venezuela y los de la Santa Sede, convenio que para nada interfirió con el principio constitucional de la libertad y con el derecho tradicional de los venezolanos a profesar y practicar cualquier credo religioso, reconociéndose el derecho del Estado en la escogencia por la Santa Sede de las más altas autoridades de la Iglesia.  Se sustituyeron así los inoperantes cartabones contenidos en la Ley de Patronato Eclesiástico, legislación perteneciente casi a la prehistoria de nuestro derecho, por las normas más flexibles de un moderno modus vivendi cuidadosamente discutido.

Por otra parte,  se suscribió con Colombia, el 7 de agosto de 1963,  el Acta de San Cristóbal, de contenido histórico: por primera vez dos mandatarios de países con extensos límites territoriales comunes se comprometieron a poner en marcha un plan de integración económica que coordinaría y vitalizaría los sistemas de producción en las zonas situadas en torno a los hitos demarcadores de sus respectivos espacios geográficos. Se dio allí un paso eficaz para ponerle cese al cantonalismo aislador y suicida en que han vivido los pueblos de hispanoamérica, olvidándose del lúcido concepto del Libertador: “Sólo la unión de los pueblos latinos de América los hará fuertes y respetables ante las demás naciones”.

Delirios y cegueras

Frente a la escasez, hacer colas en Venezuela se convierte en una profesiónEste proyecto llamado Socialismo del Siglo XXI ha sido el más costoso, corrupto e improductivo en la historia de la humanidad, y ahora que se desploma en picada abismal, nos arrastra a todos con él como pasajeros secuestrados. Los dueños de esta implosión elaborada, los generales de tanto veneno, deberían dormir desde hace tiempo en su propio panteón de pesadilla, pues tanto mal repartido y sembrado, merece una pena que la justicia de los hombres no es capaz por sí sola de otorgar

Deberían sentirse avergonzados, derrotados, pero cómo exigir o esperar esas virtudes. Pena tendría que darles el oprobio al que han llevado al país, a  cada uno de los venezolanos, a cada uno de los que  nacerán pronto y no se merecían un destino de  jaula. Mis opiniones, cálculos y posturas no son las del especialista en cifras y cuadros estadísticos, garabatos que demuestran, dicen los entendidos, tendencias desastrosas, fracasos y  grises perspectivas.

Este proyecto llamado Socialismo del Siglo  XXI ha sido el más costoso, corrupto e improductivo en la historia de la humanidad, y ahora que se desploma en picada abismal,  nos arrastra a todos con él como pasajeros secuestrados.
Los escombros de esta pesadilla los cargamos en la vida de todos  los días. En la calle que ya no se camina, en la plaza sin luz que ya  nadie visita, en la escuela que no enseña, en el hospital donde  sobre todo se muere, en la decapitada justicia, en la mirada, el  sabor, el sonido, el olfato y el gusto, amargos todos ellos.
A éstas, el pensamiento no deja de alterarse; la imagen de la realidad que se posa en los barrotes de nuestros balcones ciudadanos es la que ocupa la naturaleza exuberante frente al  diminutivo social que no hemos podido superar a pesar de alardes y campañas publicitarias sobre las virtudes cívicas del  venezolano. A toda esa intención, no por malsana, se la traga la  selva que nos cuece.
Lo cierto es que hemos sido imaginadores del pasado, propiciadores se diría y en buena medida de aquello, de nuestro caudillismo, de las arengas puebleras, ¡ah, esos andinos sí sabían  gobernar, carajo! Mentiras, gobernaron cien años y qué.
Alborotadores de excentricidades, sí, nuestra historiografía no  logró cambiar el esquema: aquel gustico a monte, a ruana, a  caballo, a polvareda y humedales, persiguiendo un fantasma de  machete en la mano, a un caudillo, hacia no sé dónde, hacia no  sé qué, hacia no sé cuándo. Tierra de gracia. Bochinche y más  bochinche. Barbarie contra civilización.
Porque si no habitara entre nosotros ese fantasma colectivo del  caudillaje, cómo fue que entonces se sembró tanto odio, por qué  se inventaron tantos enemigos, de cuándo acá somos dos sociedades, quién el arquitecto de tanta distancia, quién borró el horizonte, quién plantó esta patraña y quién la riega constante.
Los dueños de esta implosión elaborada, los generales de tanto veneno, deberían dormir desde hace tiempo en su propio panteón de pesadilla, pues tanto mal repartido y sembrado, merece  una pena que la justicia de los hombres no es capaz por sí sola  de otorgar.
Pero no, están aquí tan campantes, gobernando al país, destruyéndolo como si nada; como antes. Y es tal su delirio y su  ceguera, que son incapaces de ver que no tan lejos se divisa un  volcán que ya fumea más que desilusión y escupe bocanadas  de rabia y de desesperanza, que a buenas o por malas deberá  vomitar para finalmente, reposar en su destino de ceniza. Y a  empezar otra vez, como siempre.

clomid in males

Editorial de Luis del Pino del pasado día 9 de noviembre

CARTA¿Se han fijado ustedes alguna vez en lo espectacular que fue la conquista de España por los musulmanes en el año 711? Tarik y Muza comandaban una fuerza militar de unos 30.000 hombres, pero en menos de dos años habían ocupado casi toda la Hispania visigoda, que contaba con entre 3 y 4 millones de habitantes.

¿Cómo es posible que una reducida fuerza expedicionaria se impusiera de manera tan rápida sobre una población cien veces mayor?

La conquista musulmana de la Península Ibérica constituye un buen ejemplo de cómo un estado aparentemente fuerte, puede disolverse como un azucarillo cuando el egoísmo de sus elites dirigentes se antepone al bien común. Tarik y Muza conquistaron España porque en realidad no había nadie que pudiera, quisiera y supiera impedírselo.

Por lo que respecta a la población, la realidad es que a nadie le importaba demasiado si los musulmanes conquistaban el país o no. Al fin y al cabo, la única consecuencia práctica de la invasión consistiría en cambiar a un señor por otro. Por lo demás, habría que seguir arando los campos igual que antes, trabajando igual que antes de sol a sol y soportando igual que antes a una nobleza militar sustentada por la misma masa de siervos.

Algunos sectores de la población, de hecho, salían ganando con la invasión. Es el caso de los judíos, que eran conscientes de que la conquista musulmana traería consigo la derogación de la dura legislación anti-judía visigótica, por lo que acogieron a los invasores con los brazos abiertos.

Y en cuanto a la nobleza visigoda (que era la única que podía salir perdiendo, al verse sustituida por los conquistadores), estaba demasiado dividida como para poder articular una defensa, a pesar de contar con una abrumadora superioridad numérica. El enfrentamiento entre los partidarios de Don Rodrigo y los hijos de Witiza tenía al país prácticamente sumergido en la guerra civil. Y los invasores musulmanes aprovecharon la ocasión para hacerse con las riendas.

Salvo algunos conatos de resistencia, como Mérida (que tuvo que ser sitiada) o Zaragoza (donde los hombre fueron ahorcados y las mujeres esclavizadas, por negarse a la entrega de la ciudad), lo cierto es que la mayor parte del territorio se ocupó sin apenas combate. Muchos nobles locales, por ejemplo en Orihuela o en Tarazona, optaron por el vasallaje o la conversión al Islam y aceptaron la conquista para conservar sus posesiones..

Sea como fuere, el caso es que la invasión musulmana ilustra con qué facilidad puede conquistarse un estado cuando la mayor parte de su población no tiene nada que defender, y aquellos que sí tienen algo que perder han perdido la voluntad de defenderse.

No he podido evitar acordarme de ese episodio al leer esta semana una catarata de declaraciones sorprendentemente conciliadoras para con Podemos, a quien el CIS acaba de confirmar como primera fuerza ya en intención directa de voto.

Que Pedro Sánchez diga que no descarta pactos puntuales con Podemos, resulta comprensible, especialmente teniendo en cuenta que casi dos millones de sus electores se han pasado ya a Pablo Iglesias. Que Izquierda Unida lloriquee, un día sí y otro también, implorando un pacto a la formación política de moda, es patético, pero casi obligado, puesto que está siendo absorbida a velocidad de vértigo por Podemos.

Algo más sorprendente ha sido ver a Núñez Feijóo decir que él es “más de Podemos que los de Podemos”; ver a José Antonio Monago reiterar que no le importaría gobernar con Podemos o ver a Cristina Cifuentes afirmar que la aparición de Podemos “tiene más cosas buenas que malas”. Y el remate del tomate ha sido escuchar a Ana Patricia Botín afirmando que la banca y Podemos tienen “un interés común”, que es que España vuelva a la senda del crecimiento.

Podíamos intuir que la encuesta del CIS (o la de Metroscopia, aún más demoledora) iba a tener consecuencias en el terreno político, pero esta especie de rendición preventiva de nuestras elites patrias resulta casi cómica. Porque no olvidemos que la fuerza real de Podemos, su fuerza constatada, es ese 8% de voto obtenido en las pasadas elecciones europeas. Todo lo demás son solo encuestas: muy significativas, pero que no dejan de ser un futurible.

Ver a un partido como el PP, que cuenta con toda la potencia de fuego de su mayoría absoluta, lanzando mensajes conciliadores a un Pablo Iglesias que no tiene más arma que una encuesta, es para troncharse de la risa. E ilustra que Pablo Iglesias podría no encontrar resistencia ninguna en su camino hacia Moncloa.

Como cuando la invasión musulmana, al pueblo llano le importa un comino cambiar uno señores por otros. De hecho, lo más probable es que abra los brazos al conquistador aunque solo sea por afán de desquitarse, porque las humillaciones reales infligidas por los actuales señores duelen siempre mucho más que las humillaciones imaginadas que los señores futuros puedan infligir. Nuestras elites nacionales han conseguido, a base de prepotencias y venalidad, que sus súbditos les tengan verdadero asco, con lo que no van a movilizarse para defenderlas.

Y en cuanto a esas mismas elites, están demasiado ocupadas peleándose por las últimas migajas del botín, como para poder articular ninguna defensa. Frente a ellas, un invasor muy inferior en número, pero decidido y organizado, tiene todas las de ganar. Pasará lo que pasó con la invasión musulmana: que algunos visigodos ayudarán al conquistador, antes de ser ellos mismos sometidos; que otros visigodos optarán por la conversión, acudiendo en socorro del vencedor; y que unos cuantos más se decantarán por el vasallaje, para conservar lo más posible de sus privilegios actuales.

Mientras tanto, Muza Iglesias y Tarik Monedero se parten de la risa en su campamento, viendo cómo el edificio de la casta se desmorona ante sus ojos, sin que tengan siquiera que desenvainar la espada..

 

Patria portátil

GUSTAVO CORONELLa patria es una suma de  lugares, gente e  historia. La naturaleza de estos tres componentes nos intensifican (o atenúan) nuestra identificación con ella.

Soy un amante del Ávila, de los Andes,  de los pequeños pueblos y los grandes ríos. Como decía el Reinaldo Solar de Gallegos, levantarnos cada mañana frente al Ávila nos llenaba de entusiasmo para la tarea. Caminar entre la fría neblina de Santo Domingo era un tónico para nuestro espíritu. Sentarme bajo la sombra de un inmenso árbol de cotoperiz (Talisia olivaeformis) en la placita de algún pueblo de Carabobo, a ver jugar niños venezolanos, nos llenaba de paz espiritual. Admirar con emoción la caída de aguas de La Llovizna, la confluencia del Orinoco y el Caroní, o simplemente caminar por el parque de Cachamay nos llenaba de orgullo, aun sabiendo que esas maravillas no eran obra nuestra sino de la naturaleza. Eran y son parte de la patria.

La conciencia de haber nacido en  la misma tierra de Sucre, Miranda, Bello, Gallegos, el maestro Sojo , Antonio Lauro, Picón Salas, Briceño Iragorry, Antonio Arráiz,  Vidal López, Andrés Galarraga, Jesús Soto o Rodrigo Riera, nos reconfortaba, nos hacía sentir parte de un conglomerado de talentos y nobleza que inspiraba e inspira cada uno de nuestros actos.  Haber compartido trabajos con los humildes y abnegados venezolanos que nos acompañaron por años en nuestras exploraciones geológicas en el interior de Venezuela nos reafirmaba la fe en la naturaleza amable y digna del venezolano. Habernos sentado en los pupitres del Liceo San José para escuchar las enseñanzas de Isaías Ojeda nos había proporcionado un fuerte sentido de pertenencia a una gran familia de gente buena y honorable.

Saber que pertenecíamos a una sociedad que pudo salir de sus fronteras para liberar a otras naciones y que luego supo mezclarse generosamente con miles de europeos desplazados por las guerras para formar una nueva y mejorada sociedad nos llenaba y nos llena de orgullo.  Así como nos llena de dulce nostalgia el recuerdo de nuestra niñez y adolescencia en lo que fue el bello pueblo de Los Teques de las décadas del  cuarenta y del  cincuenta.

Amé y amo a esa Venezuela. Ella es mi patria. Allí nací y allí están los restos de mis antepasados y hermana que me son sagrados. Mucha de ella es inmortal, en términos históricos si no geológicos. El Ávila estará “siempre” allí. Nadie podrá borrar la obra de nuestros grandes héroes ciudadanos. Siempre habrá venezolanos amables y dignos. Los pequeños pueblos de Venezuela nunca perderán su encanto. Esa es la Venezuela que atesoro en mi corazón.

Para verla de nuevo, sin embargo, no puedo regresar a lo que es hoy Venezuela, porque mucha de ella ha desaparecido.  Mucho del paisaje ha sido degradado y profanado por la nueva Venezuela. Vallas insolentes y pertenecientes a una sociedad donde se rinde culto a los villanos ensucia lo que fue alguna vez un paisaje amable. Los parajes andinos están cubiertos de basura y es necesario pensarlo bien antes de ir a un parque, debido a la inseguridad reinante. Estará todavía en pie el frondoso cotoperiz en el pueblecito ? Habrá un banco donde sentarse? Podrán los niños jugar tranquilamente allí?

La gente ha cambiado. Los héroes no son los mismos. Ahora son hasta extranjeros. Hay monumentos al Che Guevara y plazas para Marulanda. El parque Fernando Peñalver ha sido llamado Negra Hipólita, aunque ya existía un parque adyacente con el nombre de la nodriza de Bolívar. Hay una obsesión de exaltar a los desposeídos, a expensas de quienes tienen algo.  Ahora los mártires se llaman Robert Serra o Danilo Anderson o Eliécer Otaiza, aunque sus muertes comparten lo torvo y lo desviado. Los intelectuales de nuevo cuño son de simiricuire: el ensayista Earle Herrera y los poetas  Isaías Rodríguez y Tarek William Saab.

Quienes ocupan los asientos del Congreso/Asamblea Nacional ya no se llaman Andrés Eloy Blanco, Gonzalo Barrios o José Antonio Pérez Díaz, sino Pedro Carreño, Blanca Ekhout o Darío Vivas. Los líderes del gobierno no son ya un López Contreras, Betancourt o Leoni sino un Nicolás Maduro o un fósil  grotesco salido del pleistoceno llamado Diosdado Cabello.

En esta Venezuela de utilería que existe hoy la historia que nos llenaba de orgullo ha sido arbitrariamente revisada. Bolívar es un zambo, Páez un traidor, Betancourt un entreguista, la derrotada invasión cubana por Machurucuto se conmemora como una gesta revolucionaria de la Cubazuela y sus sobrevivientes traidores, como William Izarra,  son héroes nacionales, se casan en Quinta Anauco y pretenden dormir en el Panteón.  En esta Venezuela que asemeja el retrato de Dorian Gray, los valores de la Venezuela que yo amo se han invertido: la meritocracia es una mala palabra, los blancos oligarcas se robaron el dinero que era de los pobres, ser pobre es bueno y ser rico es malo, aunque el difunto usara relojes de $50.000, las victorias electorales de la oposición “son de mierdaaa”, la empresa petrolera vende pollos pero no produce petróleo, el ejército trafica con drogas en lugar de combatir el tráfico de drogas.

Esa no es mi patria, ese es un país creado para una película de horror,  cuyos valores y héroes me son extraños. De allí que mi patria Venezuela la lleve yo a donde vaya,  patria portátil a ser instalada en mi hogar, no importa donde me encuentre.

FRONTERA. Es la colombo venezolana

CARTADesde el cierre de la frontera la situación ha empeorado. Me fui hasta la zona de la aduana de San Antonio del Táchira. Tomé un carro por puesto, para aprovechar la travesía y ver lo que desde los vehículos particulares no se observa. El carro, de una línea de transporte autorizada, estaba casi destartalado. Ni soñar con aire acondicionado ni asientos en buen estado. Todos en el carro íbamos en silencio. Nos vamos acercando a la alcabala de Las Dantas, entre los municipios Junín y Bolívar.
El chofer toma tres billetes de 100 y uno de 50. Los dobla lo más pequeño que puede hasta que queda apenas un cuadrito. Coloca ese bultico prensado en la ventana, entre el vidrio y el metal. Nos paramos en la alcabala. Un joven militar se acerca y saluda con un gesto de cabeza. Observo que es joven y atractivo, cuando se asoma levemente a mirar a los pasajeros; colocando la mano sobre la ventana toma el bultico de billetes, cerrando el puño y diciendo: siga. Luego el militar se voltea hacia una papelera de plástico verde, vieja y sucia, que está justo en la isla, debajo del techito que hay allí. En ella tira el bultico de billetes. Y así sucesivamente pasan cientos de vehículos y transcurre el día, con él y con los otros militares, que al final se reparten el botín que hay en la papelera envejecida. Más que sorpresa, uno siente asco.
Es una danza de delincuentes entre quienes pagan y quienes reciben. Aquellos militares que deshonran el uniforme, aquellos contrabandistas que pagan para corromper a quienes tienen la responsabilidad de cuidar nuestra frontera. Cada uno de los cinco pasajeros paga Bs. 80 por el viaje: en total el chofer recibe Bs. 400. ¿Qué ganancia tiene si le paga Bs. 350 al militar? ¿Qué paga allí? Ah, lo que paga es que el militar no le saque combustible al vehículo. El chofer, al pasar el puente internacional, vende allí la gasolina, obteniendo miles de bolívares diarios. Permitir el paso de las gandolas, cavas y camiones, tiene otro precio. COMBUSTIBLE. Es un acto de inmoralidad pública. La observamos cuando con una manguera los militares sacan la gasolina a ciertos vehículos. Alegan que hay orden de no llevar los tanques llenos al otro lado de la frontera. ¿Qué hacen con la gasolina retenida? Tienen un par de bidones de gasolina con agua, por si acaso los inspeccionan. Así alegan que el combustible fue destruido. La verdad es que la mayoría del combustible pasa a territorio colombiano en vehículos de los militares o de sus grupos de apoyo.
EJÉRCITO. Es a unos metros antes del puente internacional Simón Bolívar, que tiene dos canales en ruta hacia Colombia. En razón de las críticas contra la Guardia Nacional, instalaron allí a funcionarios del Ejército. Ahora la cosa es peor. Los militares se dividieron los canales y el negocio. En el de la izquierda cobra la GNB y en el de la derecha el Ejército. Eso está sincronizado desde mucho antes de entrar a la primera gran alcabala, la de Peracal. El que ya pagó a la GNB va por la izquierda y sólo menciona una clave que le dio un “mosco” cuando pagó. Y los otros por la derecha ya pagaron al Ejército. Todos los días pasan por allí una 12 gandolas sin chuto, sólo a llevar gasolina al otro  lado de la frontera. También, cientos de motos. Ni un moscardón hace ruido ante el desangramiento progresivo de la patria.

El Universo Amazon

La misma empresa que desde los años 90 ha cambiado cómo compramos libros en internet, vende obras de arte y alimentos, produce películas, gana Globos de Oro, contrata a Woody Allen para una serie o desarrolla drones para sus envíos. También ofrece ropa, utensilios de cocina, libros electrónicos, el dispositivo para leerlos, teléfonos móviles de cosecha propia, música o espacio de alojamiento de datos en la nube para la NASA.

Es Amazon y en apenas dos décadas su creador, Jeff Bezos, ha logrado convencer a millones de personas para que usen sus servicios. Su estrategia comercial y de precios es un rompecabezas para cualquier analista: la empresa no para de crecer pero siempre está en números rojos -en el último trimestre de 2014 las pérdidas fueron de 437 millones de dólares netos, a pesar de tener beneficios de 20.580 millones de dólares. Bezos siempre invierte. Bezos siempre inventa. Es uno de los creadores más influyentes de los últimos años y también uno de los que, acostumbrado a romper las reglas del juego, ha causado mayor disrupción en más industrias distintas.

Cuando el sector editorial, perjudicado por la guerra de precios con Amazon, recuperaba el aliento y alcanzaba el ritmo impuesto por este gigante y lograba sellar la paz, la empresa ya había retorcido las tripas del mundo del cine. Cuando la prensa imprimía los últimos titulares sobre su reciente victoria en los Globos de Oro, gracias a la serie Transparent, Bezos anunciaba la firma de Woody Allen para su próxima producción online.

Este imperio construido a partir de lo que Amazon aprende de cada una de las compras que hacen sus clientes ha logrado adentrarse lentamente en los hábitos de millones de internautas. La empresa analiza la información de lo que se compra, cuándo, con cuánta frecuencia, lo que dice del cliente, dónde vive, cuánto tarda en recibir el pedido, si usa descuentos en un envío para alquilar en una película, si recomienda títulos a sus contactos, si comparte libros… todo lo que pasa en Amazon está documentado e informatizado para que la empresa pueda adelantarse a las necesidades del cliente.

Parte de ese futuro está ya, de manera indudable, en la gestión y almacenamiento de datos ‘en la nube’. Amazon trabaja en ello desde hace varios años y Amazon Web Service (AWS), es ya un negocio de 1,500 millones de dólares que ha convencido a instituciones como la Agencia de Inteligencia estadounidense, la CIA, o a competidores como Apple, que guarda parte de los datos vinculados a iTunes en la nube de Amazon. Y AWS, como el Kindle, como el portal Amazon y como gran parte de sus inventos, responde también a la extraña balanza de gastos y beneficios que solo Bezos sabe cuadrar.

“El concepto más importante es que cuando estás creciendo, tus costes deberían hacerlo al mismo ritmo que tus beneficios”, explicó el jefe de tecnología de Amazon, Werner Vogels, en su propio blog. En el caso de la compañía, los costes dependen del número de pedidos. “Si tienes la arquitectura correcta, puedes explotar la economía de escala y tus costes aumentarán menos que tus beneficios. Así el escalamiento del gasto se acaba convirtiendo en tu aliado”.

A finales del año pasado, la revista Wired logró adentrarse en uno de los centros de distribución de Amazon y conocer los robots que han revolucionado las operaciones de la compañía. Gracias a ellos y a una infraestructura sin precedentes en el mundo de las ventas online, Amazon puede prometer entregas en 24 horas en todo el país, incluso en días como el ‘black Friday’ que cada noviembre dispara el gasto en EE UU.

La empresa invirtió 775 millones de dólares en 2012 para adquirir una pequeña compañía de Massachusetts especializada en robots. Las máquinas rastrean una planta con un inventario de 21 millones de ejemplares y ayudan a completar un máximo de 700.000 envíos al día, según los datos proporcionados a Wired. El objetivo de Amazon es que trabajen en almacenes de 26 millones de productos y realicen 1,5 millones de envíos diarios.

Fruto de ese poder logístico, Amazon también ha sido capaz de lanzar su servicio de entrega de alimentos a domicilio. La librería es ahora un supermercado. Sus camiones llevan la compra a miles de usuarios en San Francisco, donde estrenó el programa piloto en 2013 y desde donde puede extenderse a todo el país. De momento, ya ha forzado a la competencia a crear un servicio parecido y Google Express da sus primeros pasos este 2015 en varias ciudades de la costa Este del país. Amazon Fresh cuesta 299 dólares al año y promete la entrega en el mismo día o al día siguiente de medio millón de productos.

Amazon es desde hace años uno de los grandes proveedores de negocio a empresas de reparto como FedEx o UPS y, desde que firmara un acuerdo para hacer entregas en domingo con el servicio público de correos, es también el salvador de este servicio, gravemente afectado por la falta de presupuesto y por el cambio de hábitos de los consumidores. Sin embargo, la empresa ya está desarrollando un sistema de reparto propio en el caso de la compra de alimentos, y las compañías de envíos pueden convertirse pronto en su próxima víctima.

O quizás sean los distribuidores y productoras de cine: Amazon acaba de anunciar que también financiará una obra al año y estrenará en Internet películas que lleven apenas un mes en las salas.

Viendo caer la nieve

Reflexiones dominicales

Hoy he estado admirando desde mi ventana una bella y tranquila nevada. La nieve cae convirtiendo el paisaje en una postal donde solo faltan un par de niños jugando en la blancura y una bella madre que los cuide.
Sobre la suave e inmaculada superficie veo una ardilla correr alegremente, dejando un delgado rastro. Y me pregunto si esta ardilla tendrá más o menos suerte que yo. Ciertamente está disfrutando de la nieve, de su tacto suave, de la alegría de la naturaleza de la cual formamos parte. Pero ella no recuerda  nada de lo que sucedió anteayer, mientras que yo sí puedo hacerlo y ello hace que mi alegría esté, o reforzada por los bellos recuerdos, o sujeta a sentimientos de signo contrario, de tristeza o melancolía.
La ardilla no puede saber qué hace algunos días uno de mis mejores amigos dejó de existir. No sabe que hay seres humanos quienes esperan ser decapitados por una banda de fanáticos en el Oriente medio y, mientras esperan, están conscientes, minuto a minuto, de la inminente llegada de una terrible muerte. Son sentimientos que nos llenan de tristeza porque la empatía es una cualidad esencialmente humana.
La ardilla, a lo sumo, piensa en la nuez pero no sabrá nunca que existió una corte como la de Luis XIV o genios como  Winston Churchill. No puede tratar de recrear en su imaginación el momento de la creación del universo o los sentimientos íntimos de quienes han protagonizado las epopeyas de la historia, de los grandes exploradores y viajeros,  de los heroicos defensores de las Termópilas o de Masada. No sabrá nunca de  los bellos gestos de individuos como Jesús, Galileo, Lutero, Gandhi o Martin Luther King. El recuerdo y el modelaje mental son facultades  reservadas para nosotros, los humanos. Tampoco puede la ardilla ver hacia adelante y tratar de imaginarse como seremos y como estaremos dentro de 500 años, como podremos algún día viajar a las estrellas, como lograremos vencer las más terribles enfermedades, quizás solo para ver surgir otras diferentes y no menos terribles.
Solo el ser humano, no la ardilla que corretea feliz por la nieve y que veo  desde mi ventana, puede imaginarse el destino que le aguarda. Tener conciencia de que, más temprano que tarde, será vencido por la enfermedad o la vejez y que desaparecerá algún día, no solo como individuo sino como especie, de la faz de la tierra.
Tal como el ser humano no existió en los pasados 4000 millones de años de la vida de nuestro cosmos, probablemente no existirá a partir de algún momento durante los próximos 4000 millones de años. Este es un pensamiento aterrador. No se trata solamente de la desaparición ontogénica sino de la extinción filogénica. Algunas veces este horrible pensamiento entra en mi cerebro sin permiso y me produce una sensación que solo puedo describir como una mezcla de terror,  indignación y rebeldía. Logro ahuyentarlo pero lo siento allí,  agazapado, esperando cualquier oportunidad de entrar sin permiso en mi mente.
Veo la ardilla correteando en la nieve, disfrutando como yo del paisaje blanco y maravilloso, un espectáculo que la madre naturaleza nos regala a ambos por igual.  Y me pregunto si no sería preferible ser como la ardilla, la cual vive en un presente eterno, sin saber de dónde vino y cuál será su destino.
Pero, ser humano al fin, lo que prevalece en mí es el orgullo de luchar, aun sabiendo que la batalla final está perdida.
La cita de hoy:
Al adoptar una posición la cobardía se pregunta: “Será segura?”. La conveniencia se pregunta: “Será lo político?”. Y la vanidad se pregunta: “Será popular? Pero la conciencia se pregunta: “será lo correcto?”.  Porque la medida última del hombre no es donde se ubica en momentos de conveniencia pero donde se ubica en momentos de desafíos, crisis y controversias”.   
Martin Luther King: Autobiografía.
 

  

La economía, estúpido – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

El jueves pasado el Banco Central Europeo, anunció un excepcional programa de compra de activos por un valor de 60 millardos de euros mensuales. Ello con la esperanza de bajar el valor del Euro, para poder relanzar las exportaciones y así escapar de la recesión y luchar contra el desempleo.

Se trata de una medida, que en situación de crisis, también ha sido implementada por otras economías como ha sido el caso en los EE.UU., Inglaterra y Japón.

Dichas medidas excepcionales, en el argot de los expertos son conocidas bajo el término “quantitative easing”. Básicamente se trata de una compra masiva de deuda, de preferencia pública, para inyectar dinero fresco en la economía. Muchos llaman a eso, activación de la máquina de fabricar billetes.

La muy competitiva industria europea había perdido fuerza al ver sus exportaciones penalizadas por una moneda, el euro, sobrevaluada. Una desventaja que influyó directamente en el aumento del desempleo, que se convirtió en un muy grave problema estructural para las economías de la zona Euro.

Alemania, ha aceptado el brutal cambio en la política del BCE, a condición que los países más afectados sigan adelante en sus respectivas y necesarias reformas.

Un día antes de los anuncios monetarios europeos, desde Caracas, con un retraso inexcusable, Nicolás Maduro, dio su discurso de memoria y cuenta, ante una Asamblea a sus pies.

Sin embargo, lejos de aprovechar esa inmensa ventaja, el heredero del Teniente golpista Hugo Chávez, prefirió aumentar la incertidumbre económica. El estado actual de quiebra de Venezuela, se debe al legado del “padre” político de Maduro.  Un inventario nada exhaustivo arroja lo siguiente; unos 4 millones de hectáreas expropiadas e improductivas, 280.000 empresas quebradas, una PDVSA desmantelada y la consecuente sequía de dólares.

Por su parte, el incompetente Maduro, no ha tenido mejor idea que, declararle la guerra a distribuidores y mayoristas. La ceguera del inexperto e irresponsable que dirige los destinos de Venezuela, no le permitió ver que él tiene bajo su dominio el 75% de los distribuidores y mayoristas del país.

Toda una desesperanza, la venezolana, mientras los líderes del resto del mundo, de forma responsable toman todo tipo de medidas, para ofrecerle a sus gobernados desarrollo y prosperidad.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

La muerte del Fiscal Nisman y la cloaca – Antonio Sánchez García

  Antonio Sánchez García

                     “En medio de la polvareda, perdimos a Don Beltrane”

Refranero español

El problema no fue Nisman. Ni siquiera el monstruoso atentado a la AMIA o el “exitoso” debut del terrorismo iraní en América Latina asesinando a más de ochenta judíos. El problema fue, es y seguirá siendo el brutal envenenamiento inducido y ya desatado de la opinión pública argentina: una cloaca de pestilencias difícilmente comprensible y analizable sin dominar la cartografía de la ofensa, del asesinato virtual, de la descalificación arrabalera y la impudicia en confesar las propias posiciones en términos tan rocambolescos como asombrosos convertidos en moneda corriente en la Argentina de hoy: una tristemente célebre, muy activa y fogosa tuitera no tiene reparos en describirse ante el universo de la red en los siguientes términos: “Muy yegua muy K. Fundamentalista de CFK. Y si la tocan a Cristina ay que quilombo se va a armar… Los fusilaremos a todos.”

He seguido los eventos por TeleNoticias, un canal de televisión estrictamente informativo, y hasta donde me permite colegir mi escaso conocimiento del medio informativo argentino sus periodistas me han parecido objetivos, serenos, respetuosos pero aguerridos y sin pelos en la lengua a la hora de extraer conclusiones más que evidentes aunque de consecuencias probablemente demoledoras. Pero los hechos que suscitan los comentarios de Alberto Lanata o Néstor Castro tampoco dan pábulo a otros comentarios, que no sean los del silencio. Y, al parecer, ni Lanata ni Castro son personajes susceptibles de dejarse intimidar por quienes se ven atacados por sus demoledoras conclusiones. Todas, según se esfuerzan en demostrar, absolutamente plausibles y justificadas.

Veamos los hechos: un fiscal asume un caso que le es encomendado hace diez largos años por el entonces presidente Néstor Kirchner, al que el fiscal, en una larga y frondosa entrevista concedida a un periodista de dicho canal tres días antes de su muerte, reconoce objetividad y deseos de llegar a la verdad del caso AMIA. Pero ese presidente ha muerto. Negarse a reconocer que murió en, por lo menos, extrañas circunstancias, no implica acusar a nadie de asesinato. Pero en esa misma entrevista sostiene, respaldado en tal profusión de datos que corre, se atropella y tropieza por encontrarlos, que en su comparecencia ante los diputados del Congreso Nacional demostrará que existe una componenda criminal entre la presidente de la república, su canciller y algunos de sus funcionarios con el gobierno iraní y los propios acusados por los hechos del atentado con el fin de traspapelar el caso y echarlo al olvido. Y ello no por simple cortesía diplomática, así esté involucrado el canciller Héctor Timerman, él mismo de origen judío, sino a cambio de suculentos negocios convenientes a ambos gobiernos: granos argentinos por petróleo iraní. Absolutamente legítimos salvo por la condición: librar de culpa a los funcionarios iraníes acusados hasta hoy de haber participado de la matanza de ochenta y cinco ciudadanos de origen judío.

Es obvio que una acusación de tamaña envergadura podría provocar, en cualquier democracia del mundo, un terremoto político con resultados catastróficos no sólo para la principal acusada, sino para todo un régimen. Y de allí en más: para todo un proyecto de dominación continental que tiene su fuente originaria en el llamado Foro de Sao Paulo y el castrismo continental que le diera vida. Pues entretanto, el kirchnerismo se ha hecho fuerte en el aparato de Estado y, exactamente como sucede en Venezuela, en muchos aspectos profundamente emparentada con lo que sucede en Argentina, su sobrevivencia va mucho más allá de los meros intereses personales o partidistas de quienes están en el gobierno.

Y allí llegamos a la raíz del problema, a la causa del encono y la tremenda animadversión que impregna las confrontadas posiciones en torno a la muerte de Nisman o a cualquier otro hecho de relevancia que afecte y cuestione las claves del funcionamiento del sistema gobernante. En gran medida, un sistema caudillesco y ya impregnado del carácter mafioso y gansteril inherente a los fascismos, como bien lo señalara Theodor Adorno cuando, refiriéndose a los fundamentos del sistema de dominación del nazismo alemán sostenía en 1940 que la historia del fascismo “es la historia de las luchas entre bandas, pandillas y grupos delictivos”. Todo lo cual, por cierto, enmarcado en lo que un gran pensador alemán considerase ser la esencia de lo político: “el enfrentamiento amigo-enemigo”. Y otro gran pensador alemán extrajera la conclusión conceptual definitoria: “la guerra es la diplomacia, vale decir: la política, por otros medios”. Von Clausewitz.

Obviamente: por más pugnaces y venenosas que sean las opiniones, no son ellas ni los medios que las vehiculizan capaces de inducir una guerra abierta y declarada. Ellas les preexisten. Y hasta donde les es posible, conviven en un territorio común: la democracia. Ultrapasado el cual la enemistad se hace manifiesta y el riesgo de que los enfrentamientos verbales o metafóricos pasen a los hechos y el enfrentamiento ideológico invada la virtualidad de lo físico y se convierta en guerra abierta, amenace con convertirse en un suceso irreversible.

Ese estado prebélico del enfrentamiento político, al borde de la abierta declaración de guerra interna, de agotamiento de los entendimientos, los consensos y la convivencia, constituye la seña distintiva de la política en América Latina desde que el castrocomunismo asaltara el Poder y se instaurara en Cuba el 1º de enero de 1959. Desde entonces, abiertamente reconocido por el régimen castrista su naturaleza belicosa, expansiva, injerencista ninguna sociedad latinoamericana ha escapado al sino de lo que el mismo pensador alemán, Carl Schmitt, llamara “un estado de excepción”. Vale decir: un estado en que la fragilidad del equilibrio institucional se hace connatural al sistema de dominación y la democracia se ve fracturada por la provisionalidad, es llevada al borde de la ruptura y la eclosión de una dictadura asimismo excepcional: la implantación de un régimen totalitario, unidimensional. Todos los países de América Latina sobreviven, cual más cual menos y en mayor o menor medida, en estado de excepción. Y no en el sentido más bien figurado como lo definiera Giorgio Agamben, sino en el más estricto sentido schmittiano.

De modo que la amenaza de quien se reconoce ser “una yegua kirchnerista” pronta a “fusilar a quien ose tocar a la figura” que la acaudilla no constituye una exageración metafórica: detrás del fusilamiento virtual está el asesinato real. En el caso que nos ocupa, el de un fiscal que osó tocar a la presidenta de la república, señora Cristina Fernández viuda de Kirchner.

Las palabras suelen encubrir, preparar o justificar los hechos. Los anteceden, promueven y legitiman. Una palabra bien disparada también asesina.

El mismo Carl Schmitt, posiblemente el más brillante constitucionalista alemán del siglo XX, solía llamar la atención sobre un hecho consustancial a la política y al derecho: ni la mentira ni mucho menos el mentiroso son castigados por ley. Lo que permite que sea uno de los recursos más socorridos en el enfrentamiento político, que Maquiavelo haya relativizado la verdad a los fines a los que sirve y que un lamentablemente fracasado político marxista, el italiano Antonio Gramsci haya afirmado, coincidiendo con la polaco alemana Rosa Luxemburg, que sólo la verdad es revolucionaria. Lenin, Stalin, Mao o Fidel Castro jamás hubieran estado de acuerdo. Mucho menos Perón y sus actuales herederos. La mentira puede ser tanto o más revolucionaria que la verdad. A veces, como en esta ocasión, un estorbo a los fines de la entronización del kirchnerismo. Pues la revolución antecede y sobre determina lo qué es, cuál es y cómo debe ser comprendida la verdad. O la mentira: el fin justifica los medios.

A Esquilo, el creador de la tragedia griega, se le atribuye una frase socorrida desde que fuera expresada hace dos mil quinientos años: “la verdad es la primera víctima de la guerra”. La actualizaron el inglés Lord Arthur Ponsonby y el político norteamericano Hiram Johnson al fragor del bombardeo de mentiras que acompañaron la Primera Guerra Mundial. Hasta alcanzar un aspecto esencial de la guerra: la llamada “guerra sucia”. Lo cierto es que salvo en el ámbito de las ciencias exactas, en donde a pesar de los desesperados esfuerzos de Stalin las ideologías están absolutamente excluidas, en el terreno del Poder vale más bien la otra frase que acompaña a quien se pregunte por la verdad, convertida en ley que lleva el apellido de Ramón Campoamor, redactor de la famosa cuarteta: “En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

Lo cierto es que la extraña y aún no esclarecida muerte del fiscal Alberto Nisman, en vísperas de explosivas revelaciones que podrían haber dado inicio a un proceso de rápida deslegitimación de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández viuda de Kirchner, golpeando en el corazón a uno de los países claves de la izquierda latinoamericana alineado con el castrismo, el chavismo y el Foro de Sao Paulo – hechos, no palabras – ha desvelado ante la opinión pública mundial la ruptura que agrieta al sistema político argentino, la crisis profunda que aqueja a sus instituciones, el descrédito de su sistema jurídico y policial y la tremenda pérdida de credibilidad del kirchnerismo, como lo resaltara el duro editorial de uno de los periódicos más importantes e influyentes del mundo, The New York Times. Que, desconfiando absolutamente de la imparcialidad de la justicia argentina, exigió la entrega del caso de terrorismo de la AMIA a tribunales internacionales.

Detrás del editorial del New York Times aparece un elemento de extrema gravedad en el contexto internacional: el enfrentamiento con el integrismo musulmán, responsable del horrendo crimen cometido contra los periodistas y caricaturistas de Charlie Hebdo. Parte del cruento enfrentamiento con la Yihad y el Estado Islámico, de quienes la presidente de la Argentina, un puntal de Occidente, aparece en tratativas y connivencias de gravísimas consecuencias.

Asombra que asuntos tan obvios y de tan ingente gravedad se confundan detrás de un torbellino de palabras, justificaciones y contra justificaciones, defensas a ultranza de quienes no merecen defensa alguna. Pues mientras más aclaran, más oscurecen. Ya lo dice el corresponsal de El País en Buenos Aires: “Mientras tanto, la denuncia de Nisman pasa a segundo plano y es la muerte de Nisman la que ocupa todas las horas de la televisión.” ¿Está hundida la Argentina en la cloaca de una enconada guerra sucia? Es una pregunta que va más allá de yeguas tuiteras y periodistas enconados. Lo accesorio encubre lo esencial. Malos, muy malos tiempos para la verdad.

@sangarccs

Una gira sin giros, ni anuncios – Trino Márquez

Trino Márquez

La reciente gira de Nicolás Maduro por Rusia (dos veces), China y el Medio Oriente fue un fracaso total. Salió con las tablas en la cabeza. No consiguió dinero fresco, ni pudo lograr que los miembros de la OPEP concertaran una cita para diseñar una estrategia que permita subir los precios a partir de la reducción de la oferta de crudo. Lo único que logró fue que lo trataran con cortesía, tal como establecen las normas diplomáticas, y vaporosas promesas de inversión. Hasta en este terreno los chinos le aguaron la fiesta. Anunciaron que durante los próximos veinte años invertirían 250 mil millones de dólares, y que una fracción de ese inmenso volumen iría hacia Venezuela. Trataron a Maduro como a un cliente menor. Para colmo, durante las dos semanas que duró el festín en el exterior continuó la caída en picada de los precios del crudo. El ¿primer? mandatario no pudo demostrar su liderazgo mundial porque simplemente no lo tiene.

Los resultados de ese costoso e inútil periplo no sorprenden. No podían ser otros. Se produjo impulsado por la fuerza de la desesperación, el desconcierto y la improvisación. La Cancillería –o lo que queda de ella- no negoció de antemano ninguna declaración conjunta, ni concertó ninguna estrategia con los países que recibirían al jefe del Estado.

Lo que sí generó cierto desconcierto fueron sus declaraciones iniciales, una vez de retorno en el país. Dieron la impresión de que hubiese viajado en una carreta y que hubiese estado en la atrasada y paupérrima China de Mao o en la menesterosa Rusia de Stalin. Llegó hablando de profundizar el modelo comunista. ¿Y no es acaso ese modelo –que los chinos abandonaron hace 36 años y Rusia 24- el causante fundamental de las desgracias que azotan a la nación? ¿No es por haber acosado la iniciativa particular, reducido la propiedad privada y destruido el aparato productivo que estamos colapsados?

Maduro fue a pedir auxilio a expaíses comunistas donde ahora imperan economías de mercado, se resguarda la propiedad y se estimula la iniciativa particular, y el Estado tiene cada vez menos presencia en la actividad económica. Los chinos han privatizado varios millones de pequeñas empresas. El mismo camino lo emprendieron los rusos. El mismísimo Lenin, en 1921, ante el fracaso del Comunismo de Guerra, dio un giro e introdujo la Nueva Política Económica (NEP). Deng Xiaping, considerado el padre de la nueva China, modificó la política económica diseñada y aplicada por Mao durante el aciago período de la Revolución Cultural. Para introducir los cambios que convirtieron a al gigante asiático en la segunda potencia mundial, Deng encaró a la Banda de los Cuatro, que contaba con Chiang Ching, la poderosa y fanática  viuda de Mao. La proscribió y, de paso, la encarceló. Su determinación a combatir los ancestrales prejuicios marxistas y la macerada ignorancia de la izquierda maoísta, catapultaron a China al lugar donde hoy se encuentra. Deng era, sin duda, un hombre inteligente y decidido. El líder rojo carece de esos dos atributos. Quedó petrificado en el pasado.

Sus declaraciones al regresar, se prolongaron con su desabrida y confusa intervención en la Asamblea Nacional. Controlará la escasez y el desabastecimiento con una agresiva supervisión de las distribuidoras mayoristas. Su vocación policial no declina. Se propone una macro devaluación del bolívar, pero no se atreve anunciarla. Ve la necesidad de  incrementar el precio de la gasolina, sin embargo, remite la decisión a una quimérica discusión pública. Es demasiado pusilánime. Solo sabe gobernar para agredir a la oposición.

Para descifrar el nuevo esquema cambiario hay que cursar un doctorado en finanzas. En vez de cuatro tipos de cambio, como existen actualmente, “solo” habrá tres: el de 6.30, concebido para favorecer a los vivos que se enriquecen bajo la sombra del Estado; el SICAD, que se subastará; y un tercero que se suministrará a través de las casas de bolsas públicas. Lo que nadie sabe es cómo se obtendrán los dólares para las subastas y las casas de bolsa (desde hace más de dos meses no se convoca ninguna puja). Habrá que esperar nuevos y aún más borrosos anuncios de los ministros de Economía.

El país no tiene un Presidente que ordena y dirige, sino un majadero nostálgico del marxismo más apolillado y retrogrado, que ni siquiera viajando con todo confort a los expaíses comunistas, se convence de que el futuro de Venezuela se encuentra en la economía de mercado.

@trinomarquezc

Maduro y las tres lógicas – Fernando Egaña

 Fernando Luis Egaña

Después de la lamentable y lastimera intervención de Maduro en la supuesta presentación de la “memoria y cuenta”, en la que además de repetir los embustes, los insultos y las consignas consabidas, lo más original parece que fue el “Dios proveerá”, después de ello, repito, lo único que queda es confirmar cuál es la lógica en la que se mueve Maduro y la hegemonía que él representa.

No es la lógica de la democracia o del desarrollo democrático. Tampoco es, en sustancia aunque sí en retórica, la lógica de la revolución o la transformación revolucionaria. Es la lógica de la depredación, del asalto violento de los recursos, de la exacción devastadora, de la tierra arrasada mientras se pueda. Esa es la lógica que explica lo que pasa y lo que no pasa. Es la lógica del poder que impera en Venezuela.

Durante largas décadas, sobre todo de 1936 en adelante, se fue imponiendo entre nosotros la lógica del desarrollo y de la democracia, como fines y como medios de la acción pública. Con vaivenes y altibajos. Con períodos de avance y retroceso, incluyendo el hiato dictatorial. Con épocas diáfanas y épocas opacas. Con acentos sociales o liberales. Con más o menos intervención estatal. Con prudencia y con escasez de criterio.

Pero la esencia de la lógica era fomentar un desarrollo amplio, integral, que procurara establecer, al menos, el núcleo de un estado social de derecho, y que reconociese y asegurase las libertades para el conjunto de los venezolanos. El balance de esa lógica llevada a la experiencia histórica, está por establecerse. De seguro que estará menos en los extremos de la apología o de la negación, pero lo que sí no admite duda razonable, es que Maduro y los suyos no discurren ni proceden en las coordenadas de esta lógica del desarrollo democrático.

En apariencia, luce como si pertenecieran a la lógica de una revolución, del empuje de una causa revolucionaria, en especial una causa de clase según la dinámica marxista. Y digo “en apariencia”, porque los discursos del sucesor, así como también los del predecesor, están repletos de referencias ideológicas de este tipo, y sería injusto desconocer que diversas ejecutorias también se han inspirado en criterios de hegemonía marxista. Pero la trágica realidad que padece el país, no es tanto una consecuencia de pretensiones revolucionarias, así sean mal entendidas y peor aplicadas. No. Es consecuencia, sobre todo, de otra cosa. De una cosa mucho peor. Mucho más siniestra. De otra lógica. La lógica de la depredación.

Para comenzar, la casta dirigente de la hegemonía, la nomenklatura, no es de identidad revolucionaria-proletaria, sino plutocrática-financiera. Por ende, su interés central es el acrecentamiento de las fortunas, de los patrimonios surgidos de la mega-corrupción. Si es cierto que el monto de lo depredado asciende a 250 mil millones de dólares, según las denuncias que provienen de sectores radicales del chavismo, entonces la nomenklatura y su sistema satelital o boli-burgués, no puede tener tiempo ni energía para otro asunto que no sea manejar semejante masa dineraria.

Y si se le aplicara a la cifra, la vieja conseja de la mitad de la mitad, pues su manejo exigiría, igualmente, dedicación absoluta. Y en eso andan, básicamente. Es la lógica del cartel. La lógica de la delincuencia organizada. La lógica que explica un dólar a 6,30; o la que explica el pago y el vuelto con la deuda pública; o la que explica el vandalismo presupuestario y los fondos para-fiscales; o la que explica que haya una brutal y creciente escasez de comida, medicinas, repuestos, y pare usted de contar, luego del equivalente de 1.500 millardos de dólares en ingresos fiscales en los tiempos de la hegemonía roja.

La que explica, así mismo, el inmovilismo y el temor a cualquier tipo de medidas que supongan algo de competencia, o de apertura, o de escrutinio. La lógica de la depredación apura sus afanes porque la mega-crisis pica y se extiende. Es una lógica implacable en contra de Venezuela y su población. Una lógica que sólo favorece la voracidad plutocrática, la de los clanes, claques, tribus y circuitos familiares de la nomenklatura. Una lógica radicalmente incompatible con el progreso de nuestra nación.

flegana@gmail.com

Consulte el archivo de artículos del autor

PASANDO LA HOJA / Los retos de la FANB


MANUEL ISIDRO MOLINA

Históricamente, en Venezuela y América Latina, las fuerzas armadas han jugado roles de alta incidencia política. Durante la guerra de independencia, entre 1809 y 1826, los militares hispanoamericanos –no podía ser de otra manera- fueron indispensables para quebrantar y finalmente desarticular el poder bélico colonial, junto a una pléyade de visionarios políticos emergentes que decidieron enfrentar al imperio colonial hispano, ya arrinconado por la invasión napoleónica de 1808.

Las formas laudatorias o estigmatizadoras para apreciar ese fenómeno y evaluar los roles de los militares en América Latina, no son útiles. Ambas son desequilibradas y mendaces, y absolutamente descontextualizadas por desconocer los componentes socio-históricos que alimentaron las formaciones de batalla y los aprestos logísticos.

Sin embargo, fue la época de oro de la milicia latinoamericana, para después, muy pronto, declinar hacia el autoritarismo y la codicia que arruinaron a los jefes militares y empobrecieron los desarrollo de nuestros países, desde México hasta la Patagonia.

La particular historia venezolana fue, casi ininterrumpidamente,  prisionera de la violencia y el latrocinio de los jefes militares que monopolizaron el poder, primero como héroes de la independencia, y luego como simples herederos del abuso de poder y la violación de los derechos humanos. Entre 1830 y 1935, eso fuimos, hasta que la muerte del pillo, torturador y asesino Juan Vicente Gómez dio paso a los mandos de los también generales de Ejército Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita, derrocado por militares asociados al liderazgo emergente de Acción Democrática, quienes formaron la Junta Revolucionaria de Gobierno, para dar paso al breve lapso democrático 1946-1948, que sucumbió con el derrocamiento del presidente Rómulo Gallegos, que a su vez dio paso a una década más de dictadura militar, hasta el 23 de enero de 1958.

Las Fuerzas Armadas Nacionales –hoy Fuerza Armada Nacional Bolivariana- han sido corresponsables de los fracasos políticos de la historia venezolana, así como aportantes al éxito de lo bueno que hemos cosechado. Hoy, tienen sobre sus hombros la responsabilidad de defender la paz interior y la estabilidad institucional para el funcionamiento pleno de la democracia constitucional, que nos hemos dado. Sus oficiales corrompidos están inmersos en el derrumbe ético de la nación y el empobrecimiento de nuestra economía, por lo que son parte de la crisis. Queda a sus oficiales decentes y realmente leales a la Constitución y las leyes, denunciar, perseguir y enjuiciar a los pillos de uniforme –activos y retirados- que se han dejado llevar por la codicia y el consumismo.

Venezuela está en movimiento. Civiles y militares tenemos responsabilidades conjuntas, iguales como somos ante la ley y los derechos y garantías vigentes. No se trata de dar “golpes”. Necesario es jugar limpio y contribuir al rescate moral de la República.


·        NADA TRANQUILO EL PODER JUDICIAL: “Con los nuevos magistrados, en el TSJ viene una ‘movida de mata’ ordenada por el alto poder. Muy pronto, habrá cambios en la Junta Directiva del máximo órgano jurisdiccional del país, excepto en la presidencia, donde la magistrada Gladys Gutiérrez Alvarado repetirá sin problemas. Saldrán ocho magistrados por jubilación, aunque Carrasquero y Luisa Morales de Lamuño no quieren, se niegan. Más empujón habrá sobre otros dos, para sacarlos de Dos Pilitas: usarán la misma imputación de ‘error inexcusable’ o ‘desconocimiento del derecho’, que antes sirvió para sacar a tres;  y si no ceden y quieren aferrarse al cargo, los llevarán al Poder Ciudadano, al igual que aprovecharán una inminente denuncia ante el Consejo Moral Republicano, y la Fiscalía General de la República, por millones de dólares, que mueve, tras bastidores, otro magistrado de la súper Sala constitucional, también vinculado a turbios negocios inmobiliarios, algunos olorosos a estafa.

·        EL GOBERNADOR DE MÉRIDA, Alexis Ramírez, tiene un “gatillo alegre” muy agresivo contra las mujeres, aporreador de periodistas y vecinos. Guapo y apoya’o, pues, Agustín Volcanes, “tupamaro y soplón del Sebin”, anda armado y tiene varias denuncias en la Fiscalía, Cicpc y la propia Gobernación por agresiones físicas y amenazas con pistola en mano. ¿Esperan que asesine a alguien? Lo primero que debe hacer el gobernador Ramírez es desarmarlo, para evitar un homicidio por motivos “políticos” o “pasionales”, ya que no solo tirotea y encañona a opositores políticos, incluso dentro del chavismo merideño, donde es famoso por su talante violento, sino porque sufre de celos retroactivos. Es decir, es un extemporáneo celópata “empistolado”. Si hiere o asesina a alguien, a partir de hoy, el responsable será su superior jerárquico, el gobernador Alexis Ramírez.

·        CURIOSO GAMBITO sectario de Primero Justicia en el Cabildo Metropolitano de Caracas: sin importar quien presida el organismo, Oswaldo Guerra y Mónica Landaeta se alternan, año tras año, en la Dirección General y la Dirección de Recursos Humanos. “Se las saben todas”, comentan confidencialmente.

·        AUNQUE ES SECRETO “BIEN RESGUARDADO”, ahora se sabe que la “nómina de asesores” es compartida por los trece concejales metropolitanos, cada uno tiene “sus” empleados que supuestamente “cobran sin trabajar en el Cabildo, porque forman parte del activismo político”. ¿Les suena? Así funciona el cepo chavismo-antichavismo, en el orden burocrático, al margen de las verdaderas necesidades o exigencias del pueblo caraqueño.

·        LA ALCALDÍA DEL MUNICIPIO LIBERTADOR debe a la Alcaldía Metropolitana de Caracas, 735.646.521,99 bolívares por los respectivos aportes que por ley está obligada a hacerle. Dicho monto incluye recursos de los años 2009, 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, lo que convierte al alcalde Jorge Rodríguez en un maula, sujeto a investigación y enjuiciamiento por apropiación indebida de recursos, junto con los administradores de la Alcaldía de Caracas, en perjuicio de la comunidad capitalina que también abarca los municipios Baruta, Chacao, El Hatillo y Sucre, cuyas alcaldías sí están al día, o deben muy poco.

·        LA CLÍNICA STORY (antes Story-Ruíz)de Caracas, ubicada en la parroquia Candelaria, fue comprada por un dirigente del gremio médico, quien ha pedido desocupación a varios comerciantes que tienen desde hace muchos años, sus negocios en la planta baja del edificio. La remodelación será total, multimillonaria, como otros “chavistas” hicieron con la tradicional clínica Santiago de León de Caracas, en la avenida Libertador, Las Delicias, parroquia El Recreo.

·        TAMBIÉN QUERÍA COMPRAR la clínica Venezuela, ubicada a menos de una cuadra de la Story, pero no hubo acuerdo, no por falta de real, sino supuestamente porque carece de la autorización del ministerio de Salud, debido a mala ubicación de quirófanos y sala de cuidados intensivos.

·        DESDE MIAMI LLEGA INFORMACIÓN CONFIDENCIAL: “Todos están conspirando contra Maduro, incluso quienes él menos piensa. Los testaferros de jerarcas chavistas en Miami, se la pasan hablando paja y cuando se rascan, empiezan a soltar lo que sus ‘jefes’ comentan: que ya apoyaron mucho tiempo a Maduro, que ‘no sirve y su tiempo se le acabó’… Lavan el dinero (dólares) que sacan de Venezuela, y tienen negocios entre chavistas y antichavistas, aquí no hay diferencias, corre mucho real y andan juntos. No creen en nadie, despotrican de todo el mundo, sean del gobierno, el Psuv o la MUD. Construyen mansiones en Ventura y arrasan con las tiendas de lujo… En Weston juegan golf y beben caña, pero allá en Venezuela son ‘chavistas’. A las mujeres les faltan dedos para ponerse los anillos de súper lujo que no pueden lucir en Caracas y otras ciudades de Venezuela, y andan con relojes que solo los millonarios del mundo portan. ¡Qué insulto! Uno los ve, y siente mucha dolor y pena por Venezuela”. Yo –les confieso- siento pena por ellos y ellas, sifrinos codiciosos que han pulverizado el bolívar y mantienen en jaque a la economía venezolana. La mayoría inconforme de venezolanos y venezolanas, superará está vergüenza histórica fraguada por los del cepo chavismo-antichavismo, socios en los albañales de la corrupción.

·        EL MENSAJE ANUAL DE MADURO lo analizaré la próxima semana: fue repetitivo, olvidadizo, insuficiente y desorientador. Políticamente estuvo dirigido a su debilitada audiencia, con miras al reto electoral parlamentario de 2015.

@manuelisidroXXI
* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social – Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política – Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  
* Asesor en análisis de entorno político y social.

Huir con infantil disimulo, haciendo el aguaje de que se va de frente, sería la fórmula de escapar dejando el pelero, según se deduciría de pifias de funcionarios de la República Bolivariana (RB), tras la serie de enredos que embotan sus cabezas. Esa arriesgada maniobra se probaría en medio de desesperos polìticos en otros lugares, donde recibiría el nombre de “Laurello” en homenaje a Martin Emmerling, nacido en Nuremberg (Alemania) en 1885, y quien andaba hacia delante mientras miraba hacia atrás. Éste había comenzado a demostrar su extraña habilidad en Europa, y en 1921 llegó a EEUU donde constituiría atracción del Coney Island.
Por Josué Fernández Alvarado
http://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

El drama de los gobernantes de la “RB” entraría en complicaciones, en pleno desarrollo, con el ingreso en puertas a la lista repudiada internacionalmente de funcionarios de narco-estados, debido a la acumulación de denuncias originadas por el militar retirado Eladio Aponte, quien ya se sabía que serviría de valioso apoyo incondicional en el Tribunal Supremo de Justicia. Si tales imputaciones fueran menores, igualmente se les mencionaría como ejecutores de terrorismo judicial, y persecución inhumana de personas acusadas como enemigas del régimen, sin pruebas que lo demostraran. Dentro del país, no se pondrían en claro esos graves señalamientos contra jefes militares y dirigentes oficialistas, de acuerdo con la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, al anunciar que su despacho no abriría una investigación por considerar que las declaraciones del ex magistrado “no eran suficientes”.
Sin embargo, en menos de nada, la prensa traería a sus primeras páginas al gobernador de Portuguesa, Wilmar Castro, validando las declaraciones del ex magistrado al afirmar que “Este señor (Aponte Aponte) sabe cosas y puede decirlas”. Y la libreta de los periodistas se seguiría llenando allí, al escuchar de la misma fuente sus incitaciones al delito -al parecer carente de temores a expedientes de la Fiscalía General de la República-, llamando a “hacerle huelga a Henri Falcón (gobernador de Lara), hay que hacerle huelga a Pablo Pérez (Zulia), hay que hacerle huelga al malandro majunche de Miranda (Henrique Capriles), que no está gobernando”.
En una de esas de aclarar para oscurecer, Wilmar Castro antes había referido sus presunciones de “muertes selectivas” en los asesinatos de dos personajes de notoriedad en la “RB”, la de Jesús Aguilarte, ex gobernador de Apure, y la del general retirado Wilmer Moreno, quien fue cercano colaborador en inteligencia militar gubernamental. Pero, el calificado vocero causaría el mayor impacto público al revelar que el partido del gobierno se prepara para tres escenarios con miras a las elecciones del 7-0: “Con un (Hugo) Chávez debilitado, sin Chávez y la suspensión de los comicios”, debido al clima político”.
A partir de entonces, cabrían menos dudas aún sobre las conspiraciones de militares en Cuba para definir una eventual interrupción del “proceso” que sufre la “RB” con otro capítulo de “gorilas” acorde a la tradición de dictaduras latinoamericanas. Dilma Rousseff y Cristina Kirchner negarían su apoyo a esa aventura. En onda preocupante también andaría China, la cual “corre el riesgo de perder miles de millones de dólares si Venezuela se desestabiliza, y a largo plazo teme perder la actual relación preferencial que tiene con Caracas si el gobierno cambia y Venezuela comienza a mirar a otros lugares…” así lo contarían en documentos filtrados de WikiLeaks.

CAPRILES EXPLICA A UNA SRA PORQUE NO HABLO EN EL ROSAL (VIDEO)

HENRIQUE CAPRILES EXPLICA A UNA SEGUIDORA PORQUE NO HABLO EN LA CONCENTRACIÓN DE EL ROSAL
LA SEÑORA LE RESPONDIÓ A CAPRILES ME DECEPCIONASTE.

SEÑORES, VENEZUELA NO NECESITA UN ARTISTA DE HOLLYWOOD, UN TIRA-BESITO, LO UNICO QUE LE FALTO A ESTE SR. EN ESTE VIDEO ES FIRMAR AUTOGRAFOS, POR FAVOR TENEMOS QUE ABRIR LOS OJOS, ESTE SR. SOLO SE MUEVE CUANDO EL REGIMEN ESTA PERDIDO, RECUERDEN QUE EL VENDIO A LOS MAS DE 7.000.000 DE VENEZOLANOS QUE LE CONFIARON SU VOTO Y NOS MANDO A BAILAR SALSA Y TOCAR CACEROLAS EN NUESTRAS CASAS.
LUEGO PROMETIO DEFENDER NUESTROS VOTOS Y NO LO HIZO, SE VOLVIO PURA BULLA Y NO MOVIO UN DEDO MAS PARA QUE SE RECONTARAN LOS VOTOS, COMENZO A PROMETER COSAS PARA LAS SIGUIENTES ELECCIONES. POR FAVOR.

VENEZUELA NECESITA UN PRESIDENTE, NO UN ACTOR DE HOLLYWOOD.



MANIFIESTO LIBERTAD DE LAS RESISTENCIAS UNIDAS DE VENEZUELA

Para las Fuerzas Armadas decentes de Venezuela.

De los ciudadanos venezolanos.

Hoy 23 de Enero del 2015, los jóvenes de Venezuela nos declaramos en resistencia permanente por la grave situación socio-política a la que hoy se enfrenta nuestra nación. Hoy el espíritu de cambio es un eco que recorre cada rincón de país cuando nuestro pueblo pierde horas en humillantes colas para intentar comprar un poco de comida, cuando perecen nuestros familiares producto de la crisis en materia de salud, cuando despedimos a uno de los nuestros en el aeropuerto porque su patria le negó una oportunidad para crecer y, peor aun, cuando nos toca despedir a uno de los nuestros en el cementerio porque este gobierno compró una bala con su nombre que le quitó la vida y con ella le robó  futuro a Venezuela. También levantamos la voz en contra de un Estado delincuente que usa a la justicia como instrumento de venganza y la pone en manos de sicarios rojos que algunos llaman jueces y fiscales, extinguiendo de esta forma la separación de poderes y la presunción de la inocencia. Frente a este moribundo Estado delincuente, hoy 23 de Enero, día de la democracia, una vez más declaramos y asumimos el reto histórico de entregar nuestras vidas si es necesario para devolver a Venezuela su libertad y sus valores democráticos de cara un futuro muy próximo colmado de oportunidades, donde todos los derechos sean para todos los venezolanos.

Los venezolanos debemos por fin abandonar falsos ideales mesiánicos y militaristas para lograr el tan deseado cambio, una sociedad que alberga falsas ideas y prejuicios termina en el lugar equivocado de la historia, desde la caída de la última dictadura militar  y el inicio del mal llamado periodo de “La Cuarta República”, los venezolanos comenzamos a transitar mansamente por el camino de la servidumbre; concebimos al Estado no como un instrumento político para el manejo del poder reflejado en nuestros intereses como sociedad, sino más bien como a un padre y señor Dios todopoderoso al cual debemos pedir y servir. Tenemos una visión errada de nuestros recursos naturales, los hemos percibido como especie de maná o piedra filosofal, hemos desaprovechado una gran oportunidad histórica, geopolítica y económica para hacer de esos recursos una gran riqueza, no para el Estado y sus funcionarios, sino para la ciudadanía. La cultura anti-occidental que se arraigó en la mente y los corazones del venezolano, trayendo consigo los anti-valores del mercantilismo y el estatismo, inundó nuestras Casas de Estudios donde en lugar de impulsar el emprendimiento empresarial de cada estudiante universitario, se les estimuló por el contrario a ser empleados conformistas del Estado; por años se nos enseñó a distribuir la riqueza en lugar de crearla, esto dio como consecuencia una cultura de saqueo al productor de bienes y servicios, pues no se puede distribuir lo que no se ha creado primero, y la única manera de hacerlo es, quitándole al que produce para llenar las manos del vago; a la generación actual de jóvenes venezolanos se nos heredó una cultura parasitaria.

La actual mega crisis sistemática que nos ha tocado enfrentar requiere de decisiones firmes y determinantes que cambien para siempre el curso de la historia política, económica y del pensamiento venezolano, una transformación completa del sistema. El sistema que actualmente nos gobierna es de una naturaleza comunista, origen de los anti-valores y que nos ha tenido de espaldas al mundo civilizado de la cultura occidental; es fracasado, decadente y culpable de todos nuestros problemas.

Hoy tenemos muy claro que la única forma de lograr esa Venezuela de paz, bienestar y progreso, sólo será posible con la salida de Nicolás Maduro y su sistema retrógrado, corrupto e ineficiente que sumió a Venezuela en la más profunda miseria. No habiendo solución a ninguno de nuestros problemas dentro del actual sistema socialista (comunista), y estando deseosos en consecuencia de cambiarlo, por nuestro futuro y el de las próximas generaciones, manifestamos el día de hoy lo siguiente:

 Declaramos por medio del presente documento que la solución a todos los problemas del país se lograrán resolver iniciando con la renuncia inmediata de Nicolás Maduro Moros, para así entrar en la transición de un nuevo estado democrático representativo.

 Para el cumplimiento de lo anteriormente expuesto, en nombre de la resistencia, los estudiantes y la sociedad civil organizada y ciudadanos en general:

Solicitamos a las Fuerzas Armadas que procediendo con estricto apego a la Constitución: defiendan la Soberanía Nacional y la integridad territorial y den inicio a un gobierno de transición que expulse de nuestro territorio a todo contingente militar extranjero por cuanto violan nuestra soberanía e independencia, arreste a todo funcionario de Estado inmerso en el robo de nuestro erario público, y a todo funcionario violador de nuestros Derechos Humanos por acción u omisión, de conformidad a lo establecido en la Constitución de la República y al Derecho Público Internacional.

Nosotros los ciudadanos en virtud de ser poseedores del poder originario hacemos pública esta orden a los efectivos y contingentes militares acantonados a lo largo y ancho del país, y notificamos que permaneceremos en las calles con acciones constitucionales, cívicas, pacíficas y contundentes hasta que se dé cumplimiento a lo requerido.

Sin más nada que argumentar, suscriben los ciudadanos decentes de Venezuela.

Comunicado avalado por las Resistencias:

Movimiento Cumana (@movcumana)
ЯESISTENCIAZulia (@PatriaMia_)
Resistencia Altamira (@Altamir_RAG14)
BastionDelZulia ЯuZ (@bastiondelzulia)
Tachira Fuerte (@TachiraFuerte)
PlazaREstudiantil (@PlazaLCL)
Resistencia Mgta (@RRMgta)
ResistenciaVenezuela (@ResistenciaV58)

Monedero (Podemos) ingresó “otro millón de €” de Venezuela desde una fundación

Juan Carlos Monedero facturó también dinero de gobiernos latinoamericanos a través de una fundación española. El número tres de Pablo Iglesias recibió dos transferencias, con origen en Venezuela, por un importe cercano al millón de euros a través de la Fundación del Centro de Estudios Políticos y Sociales, según confirmaron a este diario fuentes de la seguridad del Estado. La sociedad intermediaria tiene sede en Valencia y está conducida, entre otros, por el catedrático de Derecho Constitucional Roberto Viciano, consultor y asesor de países como Venezuela, Bolivia y Ecuador. En concreto, el fundador de Podemos recibió pagos por importes de alrededor de 500.000 y 480.000 euros, que sumados a los 425.150 que facturó su empresa elevan la cifra a cerca de 1,5 millones, publica MARISA RECUERO / El Mundo

La persona intermediaria entre Venezuela y la citada fundación es Roberto Viciano Pastor, catedrático de la Universidad de Valencia, donde es titular de la cátedra Jean Monnet sobre instituciones políticas de la Unión Europea. Este profesor universitario fue también director del Departamento de Derecho Constitucional de esta Universidad y secretario general de la misma, además de dirigir el Máster en Derecho Constitucional de dicha institución valenciana y codirigir los de Derecho Electoral y Derecho Parlamentario y Técnica Legislativa de la Universidad de Castilla-La Mancha.

No obstante, Viciano está vinculado también con la vida universitaria latinoamericana, a través de su participación en el programa de doctorado en Derecho de la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador y el de Derecho Constitucional en la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, en Bolivia. Es más, dirigió equipos de seguimiento y asesoramiento a las asambleas constituyentes de Ecuador, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

La fundación a través de la cual Monedero recibió los dos pagos tiene como vicepresidente al economista Alberto Montero Soler, el profesor de Economía de la Universidad de Málaga, y miembro del equipo de Pablo Iglesias, que contrató a Íñigo Errejón para un proyecto que exigía dedicación absoluta pese a que éste compatibilizó dicho trabajo con su actividad en Podemos.

Sin respuesta

Este diario se puso en contacto con Podemos para preguntar a Juan Carlos Monedero sobre el motivo de esas transferencias de dinero, pero, por tercer día consecutivo, no obtuvo respuesta. En su lugar, ayer, fue el eurodiputado Pablo Echenique el que salió en defensa de su compañero de partido, asegurando que “va a explicar hasta el último detalle” en relación a los 425.150 euros que ingresó a finales de 2013 a través de la empresa Caja de Resistencia Motiva 2, creada para cobrar ese dinero tres años después de realizar el trabajo.

Monedero pudo haber ahorrado en torno a 130.000 euros en impuestos gracias a esta empresa, atendiendo a los cálculos realizados por expertos fiscales consultados. Y es que los 425.150 euros corresponden a servicios prestados en 2010, cuando aún no existía la citada sociedad. La Ley del Impuesto Sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) advierte en su artículo 14.1b que los ingresos por una actividad económica se deben apuntar el mismo año en que se generan. “Los rendimientos de actividades económicas se imputarán conforme a lo dispuesto en la normativa reguladora del Impuesto sobre Sociedades, sin perjuicio de las especialidades que reglamentariamente puedan establecerse”.

La Ley del Impuesto sobre Sociedades establece en su artículo 19.1 que los ingresos y los gastos de una empresa deben imputarse al periodo en el que se prestaron. “Los ingresos y los gastos se imputarán en el período impositivo en que se devenguen, atendiendo a la corriente real de bienes y servicios que los mismos representan, con independencia del momento en que se produzca la corriente monetaria o financiera, respetando la debida correlación entre unos y otros”.

En el caso de Monedero, los ingresos y gastos debieron imputarse al año 2010, tomando como referencia la norma. Sin embargo, ese año, Caja de Resistencia Motiva 2 aún no estaba dada de alta en el Registro Mercantil. Atendiendo a los cálculos realizados por los asesores fiscales consultados, el número tres de Pablo Iglesias tendría que haber pagado a Hacienda en torno a 200.000 euros como persona física por el cobro de esos 425.150 euros, además de un salario medio neto como profesor universitario del entorno de los 30.000 euros.

Cuentas

Juan Carlos Monedero sólo pagó en impuestos por el dinero cobrado 70.417 euros, según consta en el balance de la empresa, declarando esos ingresos a través del Impuesto sobre Sociedades. La diferencia con la cantidad que hubiese pagado si declara a través de IRPF habría sido de esos 130.000 euros. No obstante, esta cifra podría ser menor si se deducen los gastos -cifrados en 2.159 y 57.548 euros, respectivamente-. En este sentido, conviene reseñar que “son gastos dudosamente deducibles en 2013, ya que se prestaron en el año 2010″, según reconocen fuentes fiscales.

El artículo 305 del Código Penal considera un delito contra la Hacienda Pública el disfrute de beneficios fiscales “indebidamente obtenidos” por una cuantía superior a los 120.000 euros.

Monedero, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, realizó los trabajos por los que cobró esos 425.150 euros sin permiso de la institución, según fuentes conocedoras, lo que es considerado una conducta ilegal en el ámbito universitario. Es más, solicitó el permiso en diciembre de 2013, una vez cobrado el dinero, cuyo 20% debería entregar por ley a la Universidad.

“El dinero no me alcanza, por eso hago la cola”

Los tigrenses y guanipenses pasaron hambre, sueño y calor durante las colas que este viernes se hicieron frente al supermercado Unicasa de la capital del municipio Simón Rodríguez, debido a que habían llegado productos de primera necesidad, publica E. Adrianza / J. Vicent / El Tiempo

La clienta María Maita pasó cinco horas haciendo fila para comprar papel higiénico, aceite, leche, salsa de tomate, café y avena en hojuelas.

Maita precisó que madruga todos los días para pasearse por los abastos de El Tigre y Guanipa, para ver qué consigue comprar, pero que esta situación la tiene muy cansada y espera que pronto se acaben las colas.

Contó que gastó 336 bolívares en los productos que ayer se hallaron en Unicasa. Así no tiene que pagar el doble, triple o más comprándoselos en la calle a los “bachaqueros”.

Xiomara González, usuaria, detalló que cada día son más las personas que hacen cola para adquirir productos y que a pesar de las quejas, la situación continúa igual en todas partes.

Añadió que pasa entre cinco a siete horas haciendo filas, para comprar leche, pollo, harina de maíz o cualquier otro producto que llegue.

“Ya estoy cansada de tanto hacer cola, dejo de hacer mis oficios del hogar por estar de un lado a otro, tratando de conseguir alimentos”, acotó.

Mariela Ramírez, cliente, dijo que los guardias nacionales controlan la venta de los alimentos y que se devolvió a buscar un aceite para comprarlo y el efectivo castrense le dijo que no sin dar más explicaciones.

“Estamos viviendo una situación muy difícil en Venezuela, donde tenemos que dejar de hacer muchas cosas, por estar haciendo colas”, contó.

Rosalinda Maita, compradora, relató su odisea para hallar papel higiénico, aceite y salsa de tomate. Dijo que tuvo que comprar lo que encontró en Unicasa, porque a pesar de que se fue muy temprano al automercado no consiguió la leche, debido a que ya se había vendido toda.

“Nada de fotos”

“Aquí no vas a tomar fotos”. Estas fueron las palabras que los funcionarios militares le dijeron al reportero gráfico de El Tiempo, cuando intentó captar ayer unas imágenes de la larga fila que hacían los ciudadanos en el abasto Bicentenario de Anaco.

Los efectivos castrenses le dijeron al trabajador, quien pidió una explicación de la negativa, que estaba totalmente prohibido tomarle fotos a las colas y que de hacerlo sería detenido y obligado a borrar las imágenes.

Con esta restricción transcurrió la jornada de venta de alimentos y otros productos considerados escasos en la ciudad gasífera.

Aceite comestible, margarina, harina de maíz, de trigo, pollo regulado, suavizante y desodorante, fueron en su mayoría los artículos que ofrecieron tanto los comercios dependientes del gobierno, como los privados.

El ama de casa María Rangel relató que desde las 4:00 de la madrugada acudió junto con sus dos hijas a hacer las filas en el Abasto Bicentenario.

Fue poco después de las 10:00 de la mañana cuando tuvo la oportunidad de ingresar al establecimiento.

“Esto es un sacrificio grande. Por ejemplo yo he tenido que dejar de hacer trabajos en mi casa para dedicarme a hacer colas. No me queda de otra. Yo no puedo comprarle a los revendedores porque soy pobre y el dinero no me alcanza, por eso hago la cola”, detalló la mujer.

Otro que aseguró madrugar para tener la opción de comprar en el Bicentenario o donde consiguiera alguno de los productos escasos, fue el obrero jubilado Humberto Rodríguez.

Explicó que salió de su residencia, ubicada en la avenida Los Pilones de Anaco, poco antes de las 5:00 de la mañana y que cuando llegó al Bicentenario ya tenía un “gentío” por delante.

“Es lamentable que uno tenga que pasar por esto. Yo tengo ya cierta edad y en toda mi vida primera vez que veo algo así. Pero uno tiene que hacer esto para que la platica le pueda alcanzar, porque si no, en cuatro cositas que uno compre en otra parte se queda sin nada en el bolsillo”, puntualizó el hombre.

GUSTAVO TOVAR-ARROYO: ¡Oh, Dios!


“Dios no proveerá, está cansado de tanto
chantaje al pobre pueblo venezolano…”

El apocalipsis de San Juan

He de confesar que el disparate venezolano me ha hecho despreciar el rol de los profetas en la historia del hombre. Todos podemos ser profetas de nuestra tierra y de la que no es nuestra también. No hay ninguna ciencia, es fácil.

Considero, además, que los profetas son unos pícaros, hasta San Juan y su apocalipsis lo fue. Se sientan al borde de un despeñadero frente a un valle (por ejemplo, el de Caracas), se montan una batola blanca, encienden algunos inciensos alrededor, se tatúan un tercer ojo en el centro de la frente, fruncen el ceño, abstraen la mirada hacia el firmamento y, cerrando los ojitos para figurar un trance sideral y místico, predicen.

No es difícil prever qué va a pasar en una sociedad si se observan con detenimiento los signos de su tiempo (como en Venezuela): inmoralidad, corrupción, cinismo, desabastecimiento, suciedad, hambre, crimen, colas, riñas, nuevorriquismo, desprecio y demencia (mucho madurismo exacerbado) para solemnizar sin sudor alguno: “Hermanos, no sólo se acerca el apocalipsis…, los venezolanos somos el apocalipsis”.

¿Podremos escribir un apocalipsis venezolano o necesitamos a San Juan?

Es fácil predecir.

El eterno retorno de la idiotez

Siguiendo el ejemplo de la picardía profética de San Juan y su apocalipsis, era fácil concluir entonces como lo es ahora -y sin haber leído a Nietzsche- que el mismo Hombre que había devastado deslumbrantes civilizaciones antiguas como la egipcia, la persa o la griega, lo volvería hacer una y otra vez, por los siglos de los siglos, Amén.

La idiotez retorna eternamente, como ahora en Venezuela con Chávez, su Maduro y esa larga lista de chiflados que integran el chavismo y que con una pericia poco común han arruinado a un país en quince años.

No hace falta profecía ni alzarse místicamente en una colina de humo para advertir que el colapso será total. Tampoco hace falta inventar que será un monstruo quimérico de 10 cabezas quien devastará al país, no hace falta fabular, digámoslo con nombre y apellido: será Nicolás.

Pero no, los lunáticos se sientan a dialogar con los enchufados sobre el sexo de Dios y prefirieron participar en un circo bufo a rebelarse junto a los verdaderos ángeles de la nación: los estudiantes, para salvar al país. Los lunáticos invocan a Dios e incumplen con su responsabilidad.

¿Tú eres uno de ellos? Pues si lo eres, será mejor que Dios te agarre confesado.

A Dios se le enredó el papagayo venezolano

Primero fue Capriles quien sugirió que el hilo invisible de Dios elevaría su tiempo perfecto (redentor) en Venezuela para vengar el fraude electoral del que fue objeto no él (Capriles) sino el pueblo venezolano y ahora es ese campeón olímpico de la eterna idiotez (que siempre retorna): Maduro, quien nos avisa que ante el apocalipsis total que el pueblo padece (no Maduro) el que solucionará todo y proveerá será Dios.

Al menos en algo están de acuerdo Capriles y Maduro: será Dios quien nos redima de esta acumulación de desastres. Ni Capriles ni Maduro -¿falsos profetas?- se sienten capaces de hacerlo.

Para ellos Venezuela es un simple papagayo de Dios y en este momento se le ha enredado -a Dios-, no a toda una nación.

(Abro un paréntesis para preguntarme: ¿A cuál Dios le estarán rogando Capriles y Maduro para que haga su tiempo perfecto y nos provea? ¿No será que le están suplicando a un Dios distinto? ¿Será esa diferencia de dioses invocados la verdadera causa de tanta desatención y desvarío?)

¡Dios, perdónanos a los venezolanos, que no tenemos idea de lo que hacemos!

El evangelio -venezolano- según Tovar

Pensándolo bien, sí escribiré un conciso evangelio para esta Venezuela que de un tiempo para acá es tan creyente y devota. Todos podemos hacerlo, hasta yo que no soy profeta ni en mi tierra.

Algo inventaré, el Dios del tiempo perfecto me provee y me bendice.

Hace una semana profeticé sobre el apocalipsis venezolano en mi artículo “La oposición y sus caperucitos rojos”, mencioné que si no nos comportábamos como simples ciudadanos y no como feligreses del chavismo (como caperucitos rojos) nos sucedería lo que el profeta Eurípides señaló: “Aquél a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco”, es decir, terminaríamos todos locos.

Estamos muy cerca de estarlo. No recuerdo un momento histórico venezolano donde la realidad política hubiese sido tan delirante y disparatada.

¿Estamos locos?

No lo creo, nuestra conciencia despierta y reconoce que no es Dios quien nos liberará de esta demencia, sino nosotros mismos con esfuerzo, sacrificio, visión y desafío ciudadano. Sin miedos ni invocaciones celestes. Sin lunatismos.

Estoy seguro que Dios no proveerá, está cansado de tanta irresponsabilidad y de tanto chantaje venezolano. Además, hay que dejarlo tranquilo, tiene cosas más importantes qué resolver. Repetiré esta cita de Maquiavelo que mencioné en mi pasada entrega: “Dios no está dispuesto a hacerlo todo y así quitarnos el libre albedrío y la parte de gloria que nos corresponde”.

Mi evangelio será conciso. Su buena nueva eres tú, sí tú, que no estás dispuesto al lunatismo ni a la esclavitud. Tú que entiendes que sólo movilizando y luchando saldremos de este pecado de estupidez que es el madurismo.

Mi buena nueva radica en ti. Mírate al espejo, el tiempo perfecto está en tu mirada, que ella nos provea de libertad. Fórmate y lucha, el evangelio lleva tu nombre: escríbelo.

Y sé tú, no Dios, quien salve a Venezuela tan bella y tan llena de gracia…

Gustavo Tovar Arroyo